Guerra Fría

Te explicamos qué es la Guerra Fría y qué potencias se enfrentaron. Además, sus características y principales conflictos.

La Guerra Fría fue un conflicto entre Estados Unidos y la Unión Soviética que duró más de 40 años.

¿Qué fue la Guerra Fría?

La Guerra Fría fue un período de tensión entre Estados Unidos (EE. UU.) y la Unión Soviética (URSS) que se extendió entre el fin de la Segunda Guerra Mundial (1945) y la disolución de la URSS (1991). Este antagonismo se generó por la existencia de dos sistemas económicos y sociales opuestos: el capitalismo (sostenido por Estados Unidos) y el comunismo (sostenido por la Unión Soviética).

Decenas de países del mundo apoyaron a alguna de las dos potencias o quedaron bajo su influencia y el mapa político quedó dividido en dos grandes bloques antagónicos (a esto se le llama “mundo bipolar”).

La Guerra Fría tiene este nombre porque el conflicto nunca llegó a un enfrentamiento directo entre EE.UU. y la URSS. Sin embargo, durante este periodo se vivió “una paz que no era paz” (en palabras de George Orwell): el mundo entero temía la rivalidad entre potencias que contaban con armas nucleares

Ante el riesgo que implicaba un combate armado directo, EE. UU. y la URSS se enfrentaron a través de “guerras subsidiarias”, es decir, enfrentamientos armados en otros países (especialmente en Asia, África y América). En estas guerras subsidiarias, tanto EE. UU. como la URSS intervinieron ofreciendo ayuda económica y militar a las facciones locales para obtener influencia en la política internacional.

La rivalidad entre ambas potencias llevó a una gran competencia de poder y ostentación. Esto fomentó el desarrollo industrial de cada país, más allá de sus objetivos militares y políticos. Tanto la URSS como Estados Unidos buscaron demostrar que sus sistemas eran los mejores para garantizar el bienestar de sus ciudadanos y el progreso económico de las comunidades políticas. De esta manera, la rivalidad se expresó, además, en los ámbitos económico y cultural.  

Iniciada de forma clara y definitiva en 1947, tras un rápido proceso de deterioro en las relaciones de los Aliados de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría alcanzó su apogeo entre 1948 y 1953. Tras diversos períodos de distensión y enfrentamiento, la llegada de Gorbachov al poder en la URSS desencadenó un proceso que culminó con la desintegración de la URSS en 1991. 

Preguntas frecuentes

¿Qué fue la Guerra Fría?

La Guerra Fría fue un período de tensiones entre el Bloque occidental capitalista (liderado por Estados Unidos) y el Bloque oriental comunista (liderado por la Unión Soviética).

¿Cuándo fue la Guerra Fría?

La Guerra Fría se inició en 1947 con la ruptura de las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y finalizó en 1991 con la disolución de la Unión Soviética.

¿Cuáles son las causas de la Guerra Fría?

Las principales causas de la Guerra Fría fueron la consolidación de Estados Unidos y la Unión Soviética como potencias mundiales luego de la Segunda Guerra Mundial y su competencia por imponer su control e influencia en la política internacional. A su vez, la rivalidad entre ambas potencias se expresó en la defensa de dos sistemas económicos opuestos y la conformación de dos grandes bloques de alianzas: el capitalismo en el Bloque occidental y el comunismo en el Bloque oriental.

¿Por qué se llama así?

La Guerra Fría tiene ese nombre porque Estados Unidos y la Unión Soviética no se enfrentaron de manera directa, sino que se disputaron el control y la influencia internacional a través de conflictos en otros territorios.

¿Quiénes se enfrentaron en la Guerra Fría?

En la Guerra Fría se enfrentaron dos bloques de países que defendían diferentes sistemas políticos, económicos y sociales: el Bloque oriental comunista liderado por la Unión Soviética y el Bloque occidental capitalista liderado por Estados Unidos. 

¿Cómo terminó la Guerra Fría?

La Guerra Fría terminó cuando la Unión Soviética se disolvió como unidad política en 1991 y cayó el Bloque oriental comunista.

La guerra ideológica: capitalismo vs. comunismo

La Guerra Fría fue además una guerra ideológica en la que competían los valores de dos sistemas opuestos, tanto en lo político como en lo económico: 

  • Capitalismo. Se basa en el derecho a la propiedad privada y la inversión con el objetivo de obtener beneficios económicos. Ideológicamente defiende la iniciativa individual basada en el principio de libertad y critica al comunismo por coartar esa iniciativa individual.
  • Comunismo. Se basa en la propiedad común de los recursos y medios de producción, y la distribución equitativa de sus beneficios. Critica al capitalismo por basarse en la explotación de la clase trabajadora en beneficio de unos pocos individuos que acumulan los bienes, los medios de producción y el capital.

Características de la Guerra Fría

Entre las principales características de la Guerra Fría se pueden destacar:

  • Fue un periodo de tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética que se desencadenó entre 1945 y 1991, debido a la competencia política entre ambas potencias.
  • Aunque durante el conflicto, EE.UU. y la URSS no tuvieron un enfrentamiento armado directo, el mundo quedó dividido en dos grandes bloques (occidental-capitalista y oriental-comunista) en los que las potencias impusieron su influencia. 
  • EE. UU. y la URSS contaban con armas nucleares de destrucción masiva y las consecuencias de los riesgos de un enfrentamiento directo fueron temidas durante más de cuatro décadas en todo el mundo.
  • Entre los principales conflictos del ámbito político, las potencias intervinieron en la Guerra de Corea, la Crisis de los misiles en Cuba y la Guerra de Vietnam
  • En el ámbito económico, la competencia de las potencias las llevó a desarrollar diferentes modelos de producción, organizaciones económicas internacionales y, especialmente, una carrera armamentista y una carrera espacial. 
  • En el ámbito cultural, tanto Estados Unidos como la Unión Soviética buscaron demostrar que sus sistemas político-económicos eran mejores para garantizar el bienestar de sus ciudadanos, a través de la propaganda, el cine y los estudios académicos. 

Orígenes de la Guerra Fría

Las tensiones comenzaron con los acuerdos de posguerra de la Segunda Guerra Mundial.

El alejamiento de la Unión Soviética y las potencias occidentales (Estados Unidos, Reino Unido y Francia) se había iniciado en 1917 con el triunfo de la revolución bolchevique en Rusia. 

Luego del estallido de la Segunda Guerra Mundial, la invasión alemana a los territorios rusos llevó a que la Unión Soviética se aliara con las potencias occidentales. Los Aliados consiguieron derrotar a los fascismos europeos y al expansionismo japonés, pero su acuerdo empezó a debilitarse antes de que terminara la guerra. 

Con la firma de los tratados de final de la Segunda Guerra Mundial, las potencias victoriosas comenzaron a enfrentarse entre ellas y compitieron por el control de territorios y su influencia en el resto de los países. De esta manera, hacia 1947 se inició la Guerra Fría, un largo período de rivalidad que enfrentó a EE. UU. y la Unión Soviética y que determinó las relaciones internacionales durante casi medio siglo.

Los dos bloques de la Guerra Fría

Durante la Guerra Fría, los países del mundo quedaron alineados en torno a los bloques. Por motivos geográficos e ideológicos, la esfera de influencia de los Estados Unidos recibió el nombre de “bloque occidental” y la de la Unión Soviética “bloque oriental”. En su competencia por el control de recursos, territorios e influencia política, cada país diseñó diferentes estrategias para consolidar su poder.

Conformación del Bloque occidental

Para evitar el crecimiento del comunismo en los países europeos devastados por la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos aplicó el “Plan Marshall. Este plan económico tenía como objetivo entregar asistencia técnica y económica para la rápida recuperación de las economías europeas, el incremento del comercio, la reconstrucción urbana y la mejora de la calidad de vida de la población. 

En 1949, ante el temor del poder soviético, las potencias occidentales fundaron la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). En los años siguientes, las potencias firmantes crearon diferentes organizaciones (Comunidad Europea del Carbón y el Acero, Comunidad Europea de Energía Atómica, Comunidad Económica Europea, etc.) que integraron política y económicamente al bloque occidental. 

Conformación del bloque oriental

Luego de la Segunda Guerra Mundial, Stalin buscó mantener el control en los territorios que había obtenido y hacer crecer su influencia en los países aliados de la región. 

Durante los primeros años de posguerra, se creó la Kominform (el Buró de Información de los Partidos Comunistas y Obreros) para dirigir a los partidos comunistas del bloque oriental según las directivas de la URSS, y la Comecon (Consejo de Ayuda Mutua Económica) para favorecer la cooperación económica de estos países. 

Además, se creó el Pacto de Varsovia, a partir del cual los países firmantes se comprometían a apoyarse en caso de enfrentamientos bélicos. 

La carrera armamentística y tecnológica durante la Guerra Fría

Yuri Gagarin (URSS) fue el primer hombre en atravesar la atmósfera y viajar al espacio.

Luego de los enfrentamientos de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, las diferentes potencias del mundo sabían que la hegemonía política y económica se fundaba en la posesión de armamento

Durante las décadas de la Guerra Fría, tanto Estados Unidos como la URSS y las diferentes potencias involucradas invirtieron millones de dólares y recursos en el desarrollo de la industria bélica. Esto hacía que, a su vez, aumentaran las tensiones entre las potencias y el miedo al desenlace de una tercera guerra mundial.

La competencia industrial entre EE.UU. y la URSS se dio especialmente en tres ámbitos: la carrera nuclear, la carrera militar y la carrera espacial. 

Carrera nuclear

Estados Unidos había desarrollado la bomba nuclear en 1945, y lanzó dos bombas en Japón (en Hiroshima y Nagasaki) al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, la URSS destinó recursos para desarrollar la tecnología atómica. En 1949, detonó su primera bomba atómica en un campo de pruebas y EE. UU. dejó de ser la única potencia nuclear del planeta. 

En las décadas siguientes, ambas potencias desarrollaron bombas de hidrógeno de aún mayor nivel destructivo. Para evitar el uso de las armas nucleares (y los consecuentes contraataques), EE. UU. y la URSS firmaron acuerdos para evitar la proliferación de esta tecnología

Sin embargo, los desarrollos científicos continuaron y actualmente nueve países cuentan con armas nucleares (EE. UU., Rusia, China, Francia, Reino Unido, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte). 

Complejo militar-industrial 

De manera paralela, tanto en EE. UU. como en la URSS crecieron los grupos de empresarios, políticos y altos mandos militares que presionaron a los gobiernos para aumentar los gastos en desarrollo militar. 

Durante las largas décadas de la Guerra Fría, la industria militar se convirtió en una de las más rentables a nivel mundial. 

Carrera espacial

En 1957, la URSS puso en órbita por primera vez un satélite artificial, llamado Sputnik I, cuyo destino era recibir y emitir señales de radio. Un mes después, los rusos quisieron demostrar que un ser vivo podía atravesar la atmósfera y sobrevivir en la gravedad cero, y enviaron a la perra Laika a bordo del Sputnik II. 

En 1961, la URSS envió al primer astronauta al espacio, Yuri Gagarin. Unos meses más tarde, Estados Unidos envió al segundo: Alan Shepard. En 1967, EE. UU. inició el proyecto Apolo con el objetivo de aterrizar en la Luna. En 1969 el Apolo XI logró realizar un aterrizaje exitoso y Neil Amstrong fue el primer hombre en caminar por la superficie lunar. 

Conflictos militares durante la Guerra Fría

Fidel Castro instaló en Cuba un régimen comunista, a pocos kilómetros de la costa estadounidense.

Entre los principales conflictos militares que se desarrollaron durante la Guerra Fría, se encuentran:

  • Guerra de Corea (1951-1953). Luego de la Segunda Guerra Mundial, las diferentes facciones políticas de la península de Corea se disputaron el poder y la orientación del nuevo gobierno a través de un enfrentamiento bélico en el que intervinieron directamente Estados Unidos y la Unión Soviética. Al finalizar el conflicto, la península quedó dividida en dos: al norte, la República Popular Democrática de Corea (apoyada por la URSS) y al sur, la República de Corea (apoyada por EE. UU. y la ONU). 
  • Crisis de los misiles (1962). Desde 1959, la Revolución Cubana instaló un régimen socialista liderado por Fidel Castro y se opuso a la explotación económica estadounidense del país. EE.UU. invadió las costas cubanas pero las tropas fueron derrotadas. Cuba se alió con la URSS y permitió la instalación de misiles de mediano alcance en su territorio. En respuesta, el presidente Kennedy (EE. UU.) amenazó con un ataque de mar, tierra y aire a Cuba. Sin embargo, ante la rápida escalada de las tensiones, Kennedy y Jruschov (líder de la URSS) iniciaron negociaciones secretas para evitar una guerra nuclear. Acordaron remover, respectivamente, los misiles de Turquía y de Cuba, instalar una línea telefónica directa entre Washington y Moscú, y limitar el armamento nuclear a futuro. 
  • Guerra de Vietnam (1955-1975). Luego de la Segunda Guerra Mundial, en el sureste asiático controlado por Francia comenzaron a levantarse varios movimientos independentistas. En Vietnam, el líder comunista Ho Chi Min lideró la agrupación armada Viet Minh, cuyo objetivo era liberarse de Francia e instalar un país independiente de régimen comunista. En 1954, Vietnam quedó dividido en dos Estados que, al año siguiente, comenzaron una guerra que duró más de dos décadas: el norte controlado por los comunistas con apoyo de la URSS y el sur controlado por los vietnamitas liberales con apoyo de EE. UU. y Francia. En 1975, Vietnam del Norte derrotó al sur y logró la unificación del país bajo el régimen comunista. Esta se considera la derrota más grande para EE. UU. durante la Guerra Fría. 
  • Guerras subsidiarias. Otros enfrentamientos bélicos que se desarrollaron en el contexto de la Guerra Fría y en los que las potencias intervinieron directa o indirectamente fueron la Guerra Civil Griega, Primera Guerra de Afganistán, Guerra Civil del Líbano, Guerra de Angola, Guerra Indo-Pakistaní, y la Guerra del Golfo
  • División de Alemania. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los Aliados ocuparon su territorio entre el Reino Unido, Estados Unidos, Francia y la Unión Soviética. Con el comienzo de la Guerra Fría, los territorios ocupados por las potencias occidentales quedaron unificados en la República Federal Alemana (bajo la influencia directa de EE. UU.). En contraposición, la zona oriental alemana quedó bajo influencia de la URSS y se conformó como la República Democrática Alemana. La ciudad de Berlín quedó dividida en ambas administraciones, como Berlín Occidental y Berlín Oriental. A esta división se debe la construcción, a comienzos de la década de 1960, del Muro de Berlín, cuya destrucción en 1989 marcó el final de la Guerra Fría.

Fin de la Guerra Fría

La caída del muro de Berlín es el símbolo de la disolución de la URSS y el fin de la Guerra Fría.

Desde fines de la década de 1970, la URSS sufrió diversas crisis económicas que se desencadenaron a partir de un insuficiente abastecimiento de energía (que dificultaba el funcionamiento de las empresas estatales), el estancamiento de la producción siderúrgica y metalúrgica, y la insuficiente producción agraria. 

Esto generó además un atraso tecnológico respecto del mundo capitalista (especialmente en las áreas de telecomunicaciones e informática). A su vez, continuaba creciendo el aparato estatal y la burocracia (trabajadores públicos) era cada vez más numerosa. 

Desde 1985, el primer ministro Mijail Gorbachov, comenzó a impulsar una serie de reformas con el fin de fortalecer el sistema comunista, llamadas la Perestroika y la Glasnost. Buscó integrar a la URSS en el sistema económico internacional e introducir, de manera gradual y parcial, una economía de mercado (sin intervención estatal). Para ello, otorgó una mayor autonomía empresarial y autorizó la inversión extranjera en la creación de empresas mixtas (de gestión privada y estatal). 

Además, inició una política de no intervención en los países del bloque comunista. Permitió la libertad de expresión en los medios de comunicación masiva e impulsó una reforma electoral, a partir de la cual miembros de la oposición al comunismo pudieron ingresar al Parlamento. 

Con el desarrollo de estas medidas, el comunismo comenzó a derrumbarse en la mayor parte de los países del bloque oriental. Finalmente, en 1988, Gorvachov anunció el retiro de tropas de los países comunistas de Europa del Este. 

En cada país, la transición al capitalismo asumió formas y características distintas:

  • En Hungría, los propios comunistas introdujeron cambios graduales y optaron por una transición pacífica y la implementación de un sistema de elecciones libres que dieron el triunfo, en 1990, a las fuerzas anticomunistas.
  • En Polonia, la movilización liderada por el sindicato Solidaridad fue incrementando las huelgas y manifestaciones, a través de las cuales se lograron reformas democráticas y, en 1989, elecciones libres. En 1990, Lech Walesa (líder del sindicato) fue elegido presidente e inició una serie de reformas que rápidamente acercaron a Polonia al modelo capitalista occidental. 
  • En Alemania, las huelgas y la represión policíaca generaron un clima de tensión extremo que en 1989 llevaron a la división del Partido Comunista en el gobierno y a la destitución de Honecker (primer ministro de Alemania Oriental). A los pocos días se habilitó el tránsito fronterizo entre las dos Alemanias y a través del Muro de Berlín. Al año siguiente, se convocó a elecciones libres y, tras arduas negociaciones, se llevó a la reunificación de las dos Alemanias bajo un régimen capitalista. 
  • En Bulgaria, al día siguiente de la caída del muro, hubo un golpe dentro del Partido Comunista y se sustituyó al gobernador por un político reformista que llevó a la democratización del país.

La caída del Muro de Berlín

La caída del Muro de Berlín, en 1989, fue el símbolo de la caída del bloque comunista. La apertura de las elecciones en la URSS llevó al crecimiento de las tensiones dentro del partido entre los ultrarreformistas (que querían imponer aún más reformas a favor de una economía de mercado) y los ultraconservadores comunistas que intentaron controlar el poder a través de un golpe de Estado en 1991. 

Una inmensa oleada de protestas populares en las ciudades y la división interna del ejército frenaron la acción ultraconservadora. Muchas de las repúblicas que hasta entonces eran parte de la URSS la abandonaron y formaron una Comunidad de Estados Independientes (Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán), mientras que otras optaron por una independencia total (Estonia, Letonia, Lituania y Moldavia). 

Luego del golpe de Estado, Gorvachov dimitió oficialmente el 25 de diciembre de 1991 y, con ese acto, la URSS dejó de existir y dio fin a la Guerra Fría. 

Sigue con:

Referencias

  • Hobsbawn, E. J. (1998). La Guerra Fría. En Historia del siglo XX. Crítica.
  • McMahon, R. (2009). La guerra fría. Una breve introducción. Alianza.
  • Tucker, S. C., & Roberts, P. M. (2007). The Encyclopedia of the Cold War: A Political, Social, and Military History, 5 Volume Set. ABC-CLIO.

¿Cómo citar?

"Guerra Fría". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/guerra-fria/. Última edición: 24 octubre, 2023. Consultado: 20 febrero, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 24 octubre, 2023
Fecha de publicación: 26 abril, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)