Primera Guerra Mundial

Te explicamos qué fue la Primera Guerra Mundial, las causas y las consecuencias de este conflicto. Además, cuáles fueron sus características principales.

Primera Guerra Mundial
La Primera Guerra Mundial fue un conflicto entre las potencias europeas de comienzos del siglo XX.

¿Qué fue la Primera Guerra Mundial?

La Primera Guerra Mundial, también conocida como la Gran Guerra, fue un conflicto armado de gran escala que sucedió entre 1914 y 1918, y en el que se enfrentaron las principales potencias de la época. Fue el primer conflicto bélico que se desarrolló como una guerra de posiciones, con una tecnología que incluyó armas de repetición, bombardeos y ataques aéreos sobre redes de trincheras.

Los países combatientes se alinearon en dos grandes alianzas: 

  • La Triple Alianza, liderada por Alemania, Italia y el Imperio austrohúngaro. 
  • La Triple Entente, integrada por Francia, Gran Bretaña y Rusia. 

La guerra fue consecuencia de la competencia política, económica y territorial de los imperios colonialistas europeos. Sin bien fue un conflicto que sucedió principalmente en Europa, terminó afectando profundamente la economía mundial. 

La Gran Guerra alcanzó unos niveles de mortandad y destrucción inexistentes hasta entonces. El avance de la tecnología armamentística, la transformación del conflicto en una guerra de posiciones y la incorporación de soldados en una guerra de masas, llevó a la muerte de más de 10 millones de soldados y más de 5 millones de civiles. 

Al finalizar el conflicto, las economías europeas se vieron profundamente afectadas y Estados Unidos consolidó su poder en el nuevo orden mundial. El mapa europeo cambió drásticamente: desaparecieron los Imperios Centrales como grandes unidades políticas y surgieron nuevos países. Las tensiones producidas por la destrucción, la pobreza y la inestabilidad política transformaron a las sociedades occidentales.  

Preguntas frecuentes

¿Por qué se produjo la Primera Guerra Mundial?

La Primera Guerra Mundial fue causada por la rivalidad entre los imperios coloniales europeos, que competían por territorios, recursos y poder.

¿Quién ganó la Primera Guerra Mundial?

El bando que ganó la Primera Guerra Mundial estaba integrado por el Reino Unido, Francia, Italia, Estados Unidos y Japón (y otros países que lo apoyaron). Rusia pertenecía a este bando al comenzar la guerra, pero se retiró del conflicto unos meses antes de finalizar.

¿Cómo fue la Primera Guerra Mundial?

La Primera Guerra Mundial fue una guerra de masas, por la cantidad de personas involucradas, y fue la primera “guerra total”, ya que todos los recursos de los países implicados se dedicaron a la guerra. Además, fue la primera guerra de posiciones: los ejércitos se asentaron en trincheras para mantener la ocupación de territorios.

¿Cuáles fueron las batallas más importantes de la Primera Guerra Mundial?

Entre las batallas más importantes de la Primera Guerra Mundial se encuentran las dos batallas del Marne (1914 y 1918), la batalla de Galípoli (1916), la batalla de Verdún (1916) y la batalla del Somme (1916).

¿Cuáles fueron las consecuencias de la Primera Guerra Mundial?

Las principales consecuencias de la Primera Guerra Mundial fueron la muerte de casi quince millones de personas, la transformación del mapa europeo (se desintegraron los imperios alemán, austrohúngaro y otomano en diferentes Estados), la creación de la Sociedad de las Naciones, la crisis económica de posguerra y la consolidación de la hegemonía de Estados Unidos en la política internacional.

Características de la Primera Guerra Mundial

En la guerra de posiciones, los ejércitos se asentaron en redes de trincheras.

Entre las principales características de la Primera Guerra Mundial se encuentran:

  • Extensión temporal. Si bien todos los países que iniciaron la guerra creían que se iba a tratar de un conflicto bélico corto y de rápida resolución, la Gran Guerra duró cuatro años y medio, desde el 28 de julio de 1914 hasta el 11 de noviembre de 1918.
  • Guerra de masas. Por primera vez en la historia, el conflicto bélico alcanzó una escala de masas. Durante la Gran Guerra se movilizó al conjunto de la población por un periodo extremadamente prolongado (más de 4 años). Por primera vez, se consideró la vida del hombre como “material bélico” disponible en función de objetivos militares de manera masiva. 
  • Guerra de posiciones. En vez de una guerra de movimientos, la Gran Guerra desencadenó en una guerra de posiciones. En esta modalidad de combate, los soldados se perpetraron en trincheras para defender las posiciones obtenidas. Las batallas de Verdún y Somme son el ejemplo más cruel de este nuevo sistema bélico; duraron varios meses y se llevaron más de dos millones de vidas de soldados. Ante los nuevas armas de repetición, los países beligerantes construyeron redes de trincheras en los frentes de guerra. 
  • Industria al servicio de la guerra. En este contexto, el verdadero potencial bélico se encontraba en la fuerza industrial de cada Estado. Las innovaciones de las industrias metalúrgicas, mecánicas y químicas desarrollaron nuevos armamentos (ametralladoras, gases, lanzallamas, tanques y submarinos, entre otros). 

Eventos desencadenantes de la Primera Guerra Mundial

El asesinato del heredero austríaco desencadenó las declaraciones de guerra entre potencias.

La Gran Guerra tuvo lugar desde 1914 hasta 1918. Se considera su punto de inicio el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria (heredero al trono del Imperio Austro-Húngaro) por parte de un joven nacionalista serbio en Sarajevo. 

Este evento desencadenó un conflicto diplomático que se convirtió en un conflicto armado. En consecuencia, el Imperio Austro-Húngaro declaró la guerra a Serbia. Rusia salió en apoyo a Serbia, Alemania declaró la guerra a Rusia e invadió Bélgica y, entonces, Gran Bretaña ingresó al conflicto en contra de Rusia.

Alianzas de la Primera Guerra Mundial

La Triple Alianza estaba integrada por el Imperio alemán, el Imperio Austrohúngaro y el Reino de Italia.

Las potencias enfrentadas se agruparon en dos bandos que estaban integrados de la siguiente manera:

  • Triple Alianza. Estaba integrada por los llamados "Imperios Centrales": el Imperio alemán, el Imperio austrohúngaro y el Reino de Italia. Este último, no obstante, se cambió de bando al primer año del conflicto, y combatió en su lugar el Imperio otomano y Bulgaria. Otras naciones se sumarían a la alianza en base a sus relaciones con las Potencias Centrales.
  • Triple Entente. Estaba conformada por el Reino Unido, Francia y el Imperio ruso. Italia se unió en 1915 y luego lo hicieron también Japón, Rumania y Estados Unidos. A medida que el conflicto creció, otras naciones se sumaron a la alianza en contra de los Imperios Centrales.

Antecedentes de la Primera Guerra Mundial

Durante la “paz armada” las potencias invirtieron en el desarrollo de sus industrias bélicas.

Desde finales del siglo XIX, en Europa se vivió un periodo conocido como “la paz armada”. Las potencias imperiales europeas se competían por su poder económico y territorial, lo que hacía continuamente crecer las tensiones entre los Estados. En ese contexto de conflicto latente, las potencias comenzaron a invertir cada vez más recursos en la producción de armamento y en la ampliación de sus ejércitos. 

Ante esta situación, las diferentes potencias fueron tejiendo un sistema de alianzas entre Estados. En 1882 se conformó la Triple Alianza, un acuerdo que comprometió a Alemania, Italia y al Imperio Austro-Húngaro a apoyarse militarmente entre ellos. En 1907, Rusia, Gran Bretaña y Francia firmaron su propia coalición con los mismos fines: la Triple Entente. 

En este contexto, hubo algunos factores decisivos que llevaron al crecimiento de los conflictos entre las potencias:

  • Competencia económica. Con el desarrollo del capitalismo industrial, el poder de los Estados comenzó a medirse por sus recursos materiales y productivos. Su posibilidad de imponerse sobre las otras potencias dependía en gran medida de su capacidad económica, industrial y financiera. 
  • Imperialismo territorial. En las últimas décadas del siglo XIX, las potencias europeas buscaron extender su influencia política y económica en aquellas regiones donde los Estados eran más débiles. A través de la ocupación militar, las potencias europeas se impusieron en el continente africano y en muchas áreas de Oceanía. Las poblaciones, los gobiernos y las economías locales fueron sometidas al control de los estados europeos, que impusieron medidas para satisfacer sus propios intereses. 
  • Nacionalismo. Desde el siglo anterior se había consolidado en Europa un nuevo tipo de identidad colectiva: la identidad nacional. Según las ideas nacionalistas, debía existir una correspondencia directa entre territorio, unidad política e identidad cultural. A partir de las representaciones del pasado y del presente, se creó la idea de que los países debían estar compuestos por unidades culturales homogéneas. Esta nueva ideología entraba en conflicto directo con la realidad de las poblaciones europeas, en las que los Estados estaban muchas veces conformados por entidades étnicas con diversos orígenes y costumbres.
  • Intereses contrapuestos. En el mapa político de Europa, las diferentes potencias y países tenían intereses políticos que los enfrentaban entre sí. Había potencias (como el imperio Austro-Húngaro y Gran Bretaña) que buscaban conservar su poder frente al crecimiento de otros Estados; otros querían mejorar su porvenir (como Italia y Serbia); en cambio, había Estados que habían sufrido grandes derrotas en el pasado reciente y deseaban restaurar su poder (como Francia, Turquía o Rusia). 

Frentes de la Primera Guerra Mundial

La Batalla del Somme fue una de las más sangrientas de la Primera Guerra Mundial.

La Gran Guerra ocurrió de manera simultánea en varios frentes:

  • Frente occidental. Es la frontera en la que se enfrentaron Francia y Gran Bretaña contra Alemania, luego de que esta última invadiera Bélgica y Luxemburgo. Luego, se establecieron líneas de trinchera que estancaron las posiciones de ambos bandos. Las principales batallas de este frente fueron la Batalla del Marne, la Batalla de Verdún y la Batalla del Somme.
  • Frente oriental. Es el territorio en el que luchaban Alemania y el Imperio Austrohúngaro contra las tropas del Imperio Ruso. Además de las zonas fronterizas entre estos países, el frente abarcó el Reino de Polonia (invadido por Alemania), la zona de los Cárpatos y la Armenia rusa (con la incorporación del Imperio otomano al conflicto). Entre las batallas más importantes de este frente se encuentran la Batalla de Tannenberg y la Batalla de Lodz.  
  • Frente balcánico. Es la región donde combatieron el Imperio austrohúngaro, el Imperio otomano y Bulgaria, contra Serbia, Montenegro y Grecia.
  • Frente de Oriente Medio. Consistió en el enfrentamiento de tropas más que nada británicas en su intento por penetrar el Imperio otomano y crear un corredor hasta Rusia. A este frente se sumó Palestina en 1916. La batalla más destacada fue la Batalla de Gallipoli.
  • Frente africano. Las fuerzas británicas y francesas en África atacaron a las colonias alemanas, y esto creó un clima que aprovechó Sudáfrica para sumarse al conflicto y adueñarse también de África del Sudoeste en 1915.

Fin de la Primera Guerra Mundial

En 1918, con el Tratado de Brest-Litovsk, Rusia firmó su salida de la guerra.

En 1917 sucedieron dos acontecimientos que cambiaron de manera determinante el desarrollo de la guerra. El Imperio ruso atravesó la Revolución rusa que expulsó al zar e instaló un nuevo régimen, gobernado por los bolcheviques. El nuevo gobierno buscó la salida de la guerra con los Imperios Centrales y firmó en 1918 el tratado de Brest-Litovsk, según el cual Rusia debía ceder los territorios de Polonia, Lituania, Estonia, Ucrania y Finlandia. 

Por otro lado, Estados Unidos ingresó al conflicto de manera directa y envió armas, municiones y alimentos a sus aliados Francia y Gran Bretaña.

Frente a este desequilibrio, Alemania llevó a cabo cuatro ofensivas seguidas, con las que logró posicionarse sobre Francia y llegar a 60 kilómetros de París. Sin embargo, la contraofensiva unificada de los aliados se impuso sobre el ejército alemán.

Ante el agotamiento y las continuas derrotas, las tropas alemanas comenzaron a retroceder y se generalizó el desánimo. Las presiones y movimientos internos en la población alemana obligaron al emperador Guillermo II a abdicar. El 11 de noviembre, un consejo del provisional gobierno alemán firmó el armisticio con Francia y Gran Bretaña y, finalmente, se puso fin a la guerra. 

Consecuencias  de la Primera Guerra Mundial

Los líderes de las potencias vencedoras determinaron el nuevo mapa político europeo.

Entre las principales consecuencias de la Primera Guerra Mundial, se pueden destacar:

  • El reordenamiento del mapa europeo. En los tratados de posguerra se estableció la repartición de territorios y la creación de nuevos Estados, que delimitaron un nuevo mapa político europeo. Polonia apareció como nuevo estado que funcionaría como “Estado tapón” entre Alemania y Rusia. Los Imperios Centrales fueron desmantelados: Austria, Yugoslavia, Checoslovaquia y Hungría aparecieron como Estados autónomos. Las posesiones turcas en Medio Oriente pasaron a manos británicas. Las colonias alemanas se repartieron entre los Estados vencedores. 
  • La creación de la Sociedad de las Naciones. Se creó por primera vez una organización internacional con el objetivo de evitar los conflictos armados de gran escala en el futuro. Aunque el alcance de la Sociedad de las Naciones fue limitado y no logró cumplir su objetivo, fue un antecedente claro para la creación de la Organización de las Naciones Unidas después de la Segunda Guerra Mundial
  • Las consecuencias sociales de la guerra. La guerra causó la muerte de 10 millones de soldados y 5 millones de civiles. Por otro lado, comenzó a reconocerse el espacio social obtenido por las mujeres durante la guerra, que con su trabajo sostuvieron la producción industrial. En Estados Unidos, Bélgica, Alemania, Holanda, Suecia, Austria y Hungría se aprobó el sufragio femenino. 
  • Las consecuencias económicas de la guerra. El escenario económico europeo quedó materialmente agotado. Además de los altísimos niveles de destrucción de industrias, campos y ciudades, los países vencidos debieron soportar condiciones de paz muy duras, que los llevaron a tener que replantear su economía y enfrentar terribles tensiones sociales. Los países vencedores, en cambio, recobraron sus antiguos niveles de producción y afianzaron su rol como proveedores industriales. 
  • La hegemonía de Estados Unidos. El gobierno estadounidense utilizó los créditos y las inversiones como herramienta para sostener a las economías europeas, que le permitieron a su vez aumentar su influencia en los países latinoamericanos (compradores de los bienes industriales europeos). 

Tratado de Versalles

Al finalizar la Gran Guerra, las potencias realizaron varios acuerdos. El más importante de ellos fue el Tratado de Versalles, en el que se acordaron diferentes puntos:

  • Culpabilidad. Quedó oficialmente establecida la responsabilidad de Alemania y la destrucción consecuente de la guerra. Alemania debió reconocer que fue su agresión la que desencadenó el conflicto.
  • Cláusulas territoriales. Se estableció el nuevo ordenamiento del mapa político europeo (aunque muchas de estas cláusulas se apoyaron en otros tratados firmados tras el final de la guerra). Como potencia derrotada, Alemania perdió el 13 % de su territorio europeo (donde vivían 6.5 millones de personas) y todas sus colonias, que fueron repartidas entre las potencias vencedoras.  
  • Cláusulas militares. Se limitó drásticamente a la armada y el ejército alemán y se desmilitarizó Renania (la región alemana en la frontera con Francia). 
  • Reparaciones de guerra. Se impuso el pago de indemnizaciones de guerra a Alemania (la cantidad y destino de los pagos se establecieron al año siguiente en las conferencias de Spa y de Londres).
  • Sociedad de las Naciones. Se acordó la creación de una organización internacional orientada a mediar entre los países para evitar futuros enfrentamientos. A Alemania se le prohibió su incorporación. 

La dureza de estas condiciones y la humillación que sintieron los alemanes fueron elementos fundamentales para la profundización de los sentimientos nacionalistas en Alemania y crecimiento del nacionalsocializmo nazi en la década posterior. 

Sigue con:

Referencias

  • Hobsbawn, E. J. (1998). Historia del siglo XX. Crítica
  • Tato, M. I., Bubello, J. P., Castello, A. M. y Campos, E. (2011). Historia de la segunda mitad del siglo XX. Estrada.
  • Gilbert, M., & Devoto, A. (2005). La primera guerra mundial. Esfera de los Libros.

¿Cómo citar?

"Primera Guerra Mundial". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/primera-guerra-mundial/. Última edición: 16 noviembre, 2023. Consultado: 21 febrero, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 16 noviembre, 2023
Fecha de publicación: 2 mayo, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)