Imperio Otomano

Te explicamos qué es el Imperio Otomano y cómo era su organización político-territorial. Además, sus características, decadencia y más.

Imperio Otomano
El Imperio Otomano controló el Sudeste europeo, el Medio Oriente y el Norte de África.

¿Qué fue el Imperio Otomano?

El Imperio Otomano fue un estado monárquico que existió entre 1299 y 1922 d. C. Creció desde Anatolia (actual Turquía) y llegó a abarcar el sureste europeo, el Cercano Oriente y el norte de África. Estuvo gobernado por la dinastía osmanlí, también conocida como la Casa de Omán, un linaje de origen turco.

Sus gobernantes más destacados fueron Mehmed II (1444-1481), que conquistó Constantinopla; Selim I (1512-1520), que incorporó el Medio Oriente asiático y Egipto al Imperio; y Suliman “El Magnífico” (1520-1566), que conquistó el sureste europeo.

El Imperio otomano fue un estado multiétnico que incluyó poblaciones de gran heterogeneidad cultural y religiosa. En su larga historia, estuvo involucrado en numerosos conflictos que afectaron el devenir de otras potencias.

En 1453, los otomanos tomaron Constantinopla (capital del Imperio Romano de Oriente) y la convirtieron en su capital, bajo el nombre de Estambul. Desde allí, lograron constituir un gran imperio que perduró hasta el siglo XIX.

En los últimos tiempos del imperio, los movimientos nacionalistas, la competencia con las potencias extranjeras y los conflictos internos llevaron a una época de crisis e inestabilidad. Durante la Primera Guerra Mundial, el estado otomano llevó a cabo el genocidio armenio, considerado por muchos historiadores como el primer genocidio del siglo XX.

Con el fin de la Gran Guerra, la derrota concluyó en una serie de tratados que impusieron una partición de los territorios del Imperio y la constitución de la actual República de Turquía.

Ver además: Civilización babilónica

Ubicación geográfica del Imperio otomano

Imperio Otomano
Durante su época de esplendor, el Imperio llegó a abarcar casi toda la cuenca del Mediterráneo.

En su momento cumbre, el Imperio Otomano se componía de 29 provincias y cuatro estados vasallos: Moldavia, Transilvania, Valaquia y Crimea. Limitaba al oeste con Marruecos, al este con el Mar Caspio, al norte con Europa y el mediterráneo occidental, y al sur con Sudán, Somalia, Eritrea y Arabia.

El Imperio Otomano se ubicó como puente entre Oriente y Occidente, por lo que ocupó una posición central en los conflictos mundiales durante casi seis siglos. En su época de apogeo, su territorio conectaba tres continentes: Europa, África y Asia.

Ubicación temporal del Imperio otomano

El Imperio otomano fue fundado en 1299 d. C. y perduró hasta 1922 d. C. En sus más de 600 años de historia, el Estado otomano vivió el final de la Edad Media, atravesó la Edad Moderna y subsistió hasta mediados de la Edad Contemporánea.

Historia del Imperio otomano

Origen (siglo XIII)

Desde el siglo XI d. C., Anatolia estaba gobernada por el Sultanato de Rüm (una monarquía gobernada por la dinastía selyúcida). Dentro del territorio, había diferentes tribus turcomanas que habían emigrado desde Asia central y le pagaban tributos al sultán para afirmar su fidelidad.

Hacia mediados del siglo XIII d. C., el Imperio mongol venció a la dinastía selyúcida y las tribus turcomanas ganaron independencia. Una de estas tribus, ubicada originalmente en las colinas de Bitinia, estaba liderada por Osmán I, fundador de la dinastía osmanlí. Osmán inició una serie de campañas y comenzó a expandir sus territorios.

Conformación del Imperio otomano (siglo XIV)

Durante el siglo XIV, los descendientes de Osmán I continuaron su legado y realizaron una serie de conquistas que permitieron conformar un estado territorial en toda Anatolia y la península balcánica europea.

Los cristianos occidentales iniciaron cruzadas para evitar el avance de los otomanos hacia Europa.

Fetret, crisis y auge imperial (siglos XV y XVI)

Imperio Otomano
Mehmed II conquistó Constantinopla y la convirtió en la capital del Imperio otomano.

A comienzos del siglo XV, el Imperio mongol invadió Anatolia y casi logra desintegrar el estado otomano. Tras un periodo conocido como Fetret (“interregno”), Mehmed I logró reconquistar territorios y erigirse como nuevo gobernante del estado otomano. Durante décadas, Mehmed y sus sucesores se dedicaron a restablecer el orden interno, suprimir las revueltas de los principados conquistados y centralizar el poder en la dinastía osmanlí

Desde mediados del siglo XV, con la conquista definitiva de los Balcanes, el Imperio comenzó un periodo de crecimiento y esplendor, marcado por la solidez de sus instituciones y por la continua ampliación de sus fronteras.

Mehmed II conquistó Constantinopla y la convirtió en Estambul, nueva capital imperial. Durante el reinado de Selim I (1512-1520), el Imperio otomano se erigió como el estado más poderoso de Medio Oriente y del norte de África; y con el liderazgo de su hijo, Solimán “El Magnífico” (1520-1566), el Imperio reforzó sus dominios europeos y conquistó el reino húngaro.

Sultanato de las mujeres (siglos XVII y XVIII)

Imperio Otomano
El palacio de Topkapi fue la sede política y administrativa del Imperio entre 1465 y 1853.

Se conoce como el Sultanato de las mujeres al periodo que abarca desde mediados del siglo XVI hasta finales del siglo XVII. En este tiempo, algunas veces, los herederos legítimos se convertían en sultanes cuando todavía eran muy pequeños o por alguna razón eran ineptos para gobernar. Por eso, las Valide Sultan (madres legales de los sultanes), ejercieron muchas veces su influencia y, en la práctica, actuaron como sultanas.

Sin embargo, no hay que confundir el nombre del periodo con la idea de que las mujeres efectivamente ejercían como sultanas o podían ser herederas legítimas. Fue un periodo donde se permitió la excepcionalidad de que las Valide Sultan se convirtieran en regentes oficiales de los sultanes en momentos de inestabilidad o debilidad política de la dinastía imperial.

La mayor exponente de este periodo fue Valide Kösem Sultan, también llamada Mahpeyker, que fue regente de dos dinastías y con su habilidad para la política logró restablecer el orden interno en momentos de inestabilidad.

Con el siglo XVII comenzaron a aparecer las debilidades militares. Los iraníes atacaron las fronteras orientales y tomaron los territorios del Cáucaso, Azerbaiyán, Irak y el sureste de Anatolia. Esta debilidad se acentuó con las revueltas kurdas en Siria. Sin embargo, Munrad IV (1623-1640) logró retomar el control en Anatolia y el Medio Oriente árabe y, en 1639, firmó un tratado de paz con los iraníes a través del cual se estableció el control otomano de Irak y el control iraní Azerbaiyán y el sur del Cáucaso.

Sin embargo, los conflictos internos y las disputas por el sultanato continuaron durante los reinados de Ibrahim (1640-1648) y Mehmed IV (1648-1687). Este periodo estuvo marcado por el ascenso al poder de la familia Kröpülü, cuyos miembros ejercieron como visires del sultán y lograron mejorar la estabilidad del poder por unas décadas.

En 1645 comenzó la Gran Guerra Turca, un conflicto que duró hasta finales de siglo, en el que los otomanos se enfrentaron con varias potencias (como el Sacro Imperio Romano Germánico, Imperio ruso y la República de Venecia, entre otras) con el fin de expandirse por el territorio europeo.

A finales del siglo, los otomanos intentaron conquistar Viena, capital del Sacro Imperio Romano Germánico y fracasaron. Esta derrota llevó a una gran pérdida de recursos militares, organización y disciplina, además de los territorios de Hungría y Transilvania.

Durante el siglo XVIII, el Imperio se vio en constantes conflictos con la monarquía de los Habsburgo y con los zares rusos.

Reformas y surgimiento de los movimientos nacionalistas (siglo XIX)

A comienzos del siglo XIX, Selim III (1789-1807) introdujo una serie de reformas a fin de mejorar el estado general del imperio y la organización militar. A su vez, jugó un papel fundamental en los juegos de alianzas de las potencias europeas (con Francia, Inglaterra y Rusia). Sin embargo, los conflictos de poder internos continuaron y las diferentes facciones intervinieron en el poder (por ejemplo, con la “revuelta de los jenízaros” en 1807).

Hacia mediados del siglo XIX, el imperio se hallaba en una grave crisis económica y administrativa. En 1876, el sultán fue depuesto por un grupo político heterogéneo, conocido como “los Jóvenes Turcos”, que buscaba restaurar un gobierno constitucional y democrático. Se instauró una monarquía parlamentaria, conocida como la “Primera Constitución”, que duró solo un año hasta que el nuevo sultán logró disolverla.

Sumado a esto, durante el siglo XIX, se extendieron los movimientos nacionalistas que buscaban crear estados propios para las naciones o etnias que habitaban el imperio. Muchos de ellos fueron apoyados por los países europeos, que se podían beneficiar con el debilitamiento del Imperio. 

En los Balcanes se dieron las revueltas nacionalistas de Grecia y Serbia, y se perdieron territorios fundamentales para el Imperio, como la isla de Creta. Más tarde, Mehmet Alí (gobernador turco en Egipto) se rebeló contra el poder osmanlí y logró una gran autonomía para Egipto y los territorios sirios. Y, desde finales del siglo, el movimiento nacionalista armenio comenzó a organizarse a través de diferentes partidos.

Revolución y ascenso de los “Jóvenes turcos” (siglos XIX y XX)

Imperio Otomano
Los “Jóvenes Turcos” impusieron una monarquía parlamentaria y ubicaron a Mehmed V como sultán.

Entre 1896 y 1909 gobernó Abdul Hamil, cuyo propósito fue dar unidad e integridad al imperio que se estaba desmembrando. Buscó frenar la expansión de las ideas nacionalistas. Por un lado, resaltó los derechos de todos los ciudadanos imperiales y aludió a la idea de la gran patria otomana. Pero por el otro, utilizó a la policía para perseguir y reprimir la expresión de ideas opositoras al régimen.

Durante su gobierno los intereses financieros europeos se terminaron de afianzar dentro del territorio otomano. En forma de inversiones para la construcción de ferrocarriles y puertos, el capital extranjero y la deuda, se introdujeron con fuerza en el imperio. Sin embargo, las inversiones no se vincularon con el sector industrial, por lo que, con el tiempo, se creó una dependencia de las importaciones llegadas desde los mercados europeos.

En 1908, a través de una rebelión, los Jóvenes Turcos obligaron al gobierno de Abdul Hamil a restablecer la Constitución de 1876. Luego, el nuevo parlamento dictó su destitución e impusó la designación de Abdul Hamil II como nuevo sultán, aunque con un poder limitado.

Mientras tanto, frente a la inestabilidad interna, las potencias europeas presionaron sobre las fronteras. Los Habsburgo anexaron los territorios de Bosnia y Herzegovina, y Bulgaria declaró su independencia.

Por otro lado, pasados los meses, el nuevo régimen parlamentario liderado por el CUP (partido mayoritario) comenzó a enfrentarse a una gran oposición interna, vinculada a los círculos políticos conservadores otomanos, las altas jerarquías religiosas, porciones del ejército y el mismo sultán. En 1909 se desató una contrarrevolución que fue sofocada en pocas semanas.

Primera Guerra Mundial, Genocidio armenio y desintegración del imperio (siglo XX)

Imperio Otomano
El genocidio armenio comenzó con su deportación durante la Primera Guerra Mundial.

En la Primera Guerra Mundial, el gobierno otomano se alió a los Imperios Centrales (Alemania y Austria-Hungría), en contra de Francia, el Reino Unido y Rusia. Durante la guerra, el frente más importante para los otomanos fue la frontera con Rusia en el Cáucaso y la región de Armenia se convirtió en la principal zona de lucha.

En este contexto se desató el genocidio armenio, considerado por muchos historiadores como el primer genocidio del siglo XX. En principio, el gobierno otomano implementó una política de “tierra quemada” en la zona y expulsó a la minoría armenia, a la que se acusaba de asistir a las tropas rusas. Luego, el gobierno de los Jóvenes Turcos deportó a cientos de miles de armenios de todas las regiones de Anatolia hacia Mesopotamia y Siria.

Se calcula que en las fronteras con Siria e Irak existieron más de veinticinco campos de concentración que fueron utilizados para confinar a la población armenia. Actualmente el número de víctimas armenias es discutido por diversas posiciones. Las fuentes alemanas (aliadas al Imperio Otomano durante la Guerra) estimaron más de un millón y medio de víctimas. En cambio, los medios oficiales otomanos rebajaron la cifra a medio millón.

Con el final de la Primera Guerra Mundial, la firma del Tratado de Versalles estableció la partición del Imperio Otomano. Algunas regiones del imperio fueron anexadas por las potencias victoriosas de la guerra; otras lograron su independencia y se constituyeron como nuevos estados. Sin embargo, los conflictos en la región se prolongaron y fue recién con los tratados de Sevres (1920) y Lausana (1923) que quedaron delimitados los nuevos límites de la República de Turquía.

Organización política del Imperio otomano

Imperio Otomano
Mehmed II estableció las bases de la organización política del Imperio otomano.

Desde su fundación hasta finales del siglo XIX, la principal forma de gobierno del Imperio otomano fue la de una monarquía absoluta en la que regía un sultán. Durante los gobiernos de Mehmed II (1451-1481) y Solimán el Magnífico (1520-1566), se estableció la organización política del imperio que, con ciertas modificaciones producto del contexto histórico, se mantuvo durante siglos.

El sultán, “señor de dos mares y dos continentes”, se encontraba en la cúspide de una estricta jerarquía estatal. El ceremonial y los protocolos le otorgaban un lugar sagrado, vinculado con el mandato divino musulmán.

Inmediatamente por debajo del sultán se encontraba el Gran Visir, que presidía el divan, el Consejo de Estado. Además, estaban los jenízaros (soldados del sultán) y el agá (su comandante), los juristas (que redactaban las leyes), los ulemas (jerarquía religiosa) y los defterdar (tesoreros del imperio)

En el vasto territorio del imperio, la soberanía del sultán se ejercía en relación a la proximidad o lejanía de la capital. Las regiones más cercanas a Constantinopla estaban divididas en beylerbeyilik (regiones) y sanjacatos (provincias), y estaban sujetas a un mayor control y dependencia del poder central. En cambio, en las zonas más alejadas, los territorios estaban organizados como principados semiautónomos.

Organización social en el Imperio otomano

La sociedad otomana estaba dividida en dos clases:

  • Asker. Eran los soldados y servidores del estado. Practicaban la fe musulmana, juraban lealtad perpetua al sultán y se integraban en el complejo entramado de costumbres, conducta y lenguaje que caracterizaba al ceremonial otomano.
  • Re’aya. Era el resto de la población otomana, que a través de su producción y trabajo sustentaban al Estado pagando impuestos.

Esta distinción no era estamental ni rígida ya que las personas podían, en relación a su ocupación, pasar de una clase a otra. Se trataba más bien de una distinción jurídica que permitía establecer privilegios o deberes según su pertenencia al entramado burocrático imperial.

Por otro lado, el Imperio otomano era un Estado multiétnico, compuesto por cientos de pueblos y comunidades de distinto origen, que vivían dentro del territorio del imperio pero que conservaban sus costumbres y prácticas religiosas con bastante autonomía. La protección y la libertad del imperio permitieron a estas comunidades mantener por siglos una identidad propia vinculada a su idioma, sus costumbres, sus creencias y su historia.

Durante los siglos XIX y XX, muchas de estas comunidades tomaron del contexto histórico y del auge de los movimientos nacionalistas europeos la iniciativa para reclamar una autonomía completa y, a la larga, generar la caída y desintegración del imperio.

Religión en el Imperio Otomano

Imperio Otomano
La religión oficial del Imperio Otomano era el Islam.

La religión oficial del Imperio Otomano era el Islam, y la expansión de sus territorios obedeció, en principio, al propósito de llevar la religión a todo el mundo. Sin embargo, durante los primeros siglos, los turcos mostraron una gran tolerancia respecto a la práctica de otras religiones dentro del Imperio.

Al grupo de hombres que pertenecían a la administración de la religión se los llamaba ilmiye. En la cúspide se encontraba el gran muftí de Estambul, la más alta jerarquía religiosa, de quien dependían los nombramientos del resto de los cargos religiosos de importancia.

Con la expansión territorial, se incorporaron poblaciones de diversas etnias y creencias. En principio, los turcos no buscaron islamizar a estas poblaciones y les permitieron practicar libremente sus religiones. Consideraban que en un imperio multiétnico era más fácil gobernar comunidades con cierto grado de autonomía y cobrar, a su vez, un impuesto extra por mantener algunas libertades.

Por otro lado, en vez de dividir a los grupos por su origen étnico, las autoridades otomanas organizaban a las comunidades conquistadas según su práctica religiosa en diferentes millet: ortodoxo, armenio gregoriano, judío, católico o protestante.

Entonces, las comunidades que no eran musulmanas se organizaban en torno de sus líderes religiosos. Y las jerarquías de cada millet estaban conformadas por reconocidos asesores cercanos al sultán otomano.

Sigue con: Imperio Bizantino

Referencias

  • Bennassar, B., Jacquart, J., Blayau, N., Denis, M., & Lebrun, F. (2005). Historia moderna (Vol. 8). Ediciones AKAL.
  • Kia, M. (2011). Daily life in the Ottoman Empire. ABC-CLIO.
  • Romero, E. y Romero, I. (2017). Breve historia del Imperio Otomano. Ediciones Nowtilus
  • Hintlian, G. (2003). El genocidio armenio. Historia y política: Ideas, procesos y movimientos sociales, (10), 65-94.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Imperio Otomano". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/imperio-otomano/. Última edición: 4 marzo, 2024. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 4 marzo, 2024
Fecha de publicación: 26 abril, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)