Fascismo

Te explicamos qué es fascismo y cómo se originó. Además, cuáles son sus características principales, cómo actuaba ante la oposición y qué fue el Holocausto.

fascismo nazi
Uno de los casos más emblemáticos del fascismo fue la Alemania nazi de Adolf Hitler.

¿Qué es el fascismo?

El fascismo fue un movimiento político que surgió en Europa en la década de 1920 y gobernó diferentes países hasta 1945. Se oponía a los movimientos liberales que promovían la democracia y a los movimientos obreros que surgieron bajo los modelos del marxismo y del anarquismo.

Como movimiento político, nació en Italia ligado a la figura de Benito Mussolini, y tomó por primera vez el poder en Roma en 1922. El rápido triunfo de Mussolini provocó que el uso del término fascismo se extendiera para referirse a los movimientos totalitarios de extrema derecha que nacieron en el período de entreguerras en Europa. 

El ejemplo más relevante fue la versión alemana encabezada por Adolf Hitler, el nacionalsocialismo o nazismo. En España, el falangismo, y en cierta medida, la dictadura de Francisco Franco tuvieron rasgos típicos del fascismo.

Por extensión, y a veces de forma poco apropiada, la palabra fascismo se utiliza para referirse a todo tipo de movimientos autoritarios de extrema derecha que han ido surgiendo en el mundo en épocas posteriores.

Preguntas frecuentes

¿Qué fue el fascismo?

El fascismo fue un movimiento político que se impuso en diferentes países europeos desde la década de 1920.

¿Cuáles fueron los movimientos fascistas más importantes?

Los movimientos fascistas europeos más importantes fueron el italiano liderado por Benito Mussolini, el alemán dirigido por Adolf Hitler y el español guiado por Francisco Franco.

¿Qué establece la ideología fascista?

La ideología fascista defiende un nacionalismo radical, el establecimiento de dictaduras autoritarias y la lucha contra el comunismo y cualquier forma de oposición. 

Orígenes del fascismo

En Italia, el fascismo surgió con los grupos paramilitares llamados “camisas negras”.

El fascismo nació en sociedades afectadas por la Primera Guerra Mundial (1914-1918), debido a diversos factores: 

  • La existencia de millones de excombatientes con una ideología autoritaria, antidemocrática e hipernacionalista.
  • Una fuerte crisis económica.
  • El descontento nacionalista en algunos países europeos como Italia o Alemania.
  • El miedo de las clases medias y altas al triunfo de una revolución comunista, tal como había pasado en Rusia en 1917.

Surgimiento del fascismo en Italia

En Italia, el fascismo tuvo sus orígenes con un poeta italiano llamado Gabriele D’Annunzio, que fue soldado durante la Primera Guerra Mundial y defendía ideas nacionalistas.

Al finalizar la Primera Guerra, los países aliados que resultaron ganadores (Estados Unidos, Inglaterra, Francia e Italia) se repartieron los territorios conquistados. 

Los italianos consideraron que habían sido perjudicados en el reparto, ya que no habían recibido los territorios que reclamaban. En este contexto, D’Annunzio tomó por la fuerza la ciudad de Fiume (actual territorio de Croacia), con un ejército de 2000 soldados.

En 1920 D’Annunzio, junto con el sindicalista Alceste de Ambris, escribió una constitución llamada La carta de Carnaro e instauró en Fiume un régimen particular en el que se atribuyó poderes especiales, ignorando la democracia. Creó un grupo de militares de camisa negra que se encargaba de reprimir y torturar a cualquier persona que criticara o se opusiera al régimen.

En paralelo, otro militar italiano llamado Benito Mussolini estaba adquiriendo cada vez más poder. Mussolini aprovechó la situación de descontento social por la crisis económica y los pocos beneficios que Italia había obtenido tras la guerra. Se oponía a los movimientos socialistas y comunistas italianos, y atacó a sus militantes con un ejército paramilitar, también llamado camisas negras. Tras acceder al poder, Mussolini se inspiró en muchas de las ideas y medidas tomadas por D’Annunzio en Fiume.

Surgimiento del fascismo en Alemania

El régimen fascista de Hitler persiguió a los judíos, gitanos y homosexuales.

En 1933 el militar austrohúngaro Adolf Hitler tomó el poder en Alemania, adoptando la visión fascista con un fuerte agregado de racismo contra todos aquellos que no pertenecían a la raza aria, considerada superior. 

El régimen fascista de Hitler persiguió a los judíos, gitanos, homosexuales y enfermos mentales, además de los militantes de la oposición política. Creó el nazismo o partido Nacional-socialista, bajo el lema de Ein Volk, Ein Reich, Ein Führer, que en alemán significa: “un pueblo, un imperio, un líder”. 

Surgimiento del fascismo en España

En 1936 el militar Francisco Franco lideró un golpe de Estado en España. Como en la ciudad capital el golpe no tuvo éxito, se desencadenó la guerra civil española, que enfrentó a republicanos y sublevados o revolucionarios. 

En 1939 los sublevados resultaron victoriosos tras contar con una fuerte unidad militar e instalaron una dictadura, que duró hasta 1975. Su gobierno tuvo varios rasgos que compartió con los regímenes de Mussolini y de Hitler. 

Características del fascismo

Fascismo
El culto al líder era un elemento fundamental de la ideología fascista.

Algunos rasgos comunes al fascismo son:

  • Totalitarismo. El partido oficial era el único permitido, y las personas debían subordinarse al Estado. El uso de la fuerza y la figura del gran líder fueron fundamentales para ejercer el control de la sociedad.
  • Antiliberalismo. El liberalismo era considerado una ideología débil, que atentaba contra los ideales de disciplina y obediencia. 
  • Antimarxismo. El fascismo creía que la sociedad debía ser una nación homogénea y creía que las ideas marxistas de la “lucha de clases” atentaban contra su unidad. Las organizaciones socialistas, comunistas y anarquistas fueron perseguidas. 
  • Autoritarismo y militarismo. La sociedad era pensada como una organización militar, en la que la disciplina y el orden eran fundamentales. La policía y las fuerzas militares se encargaban de mantener la obediencia de la sociedad a través de la violencia. 
  • Nacionalismo exacerbado. El concepto de nación era fundamental en los regímenes fascistas. La expansión territorial para engrandecer el Estado nacional era uno de los objetivos principales. 
  • Liderazgo carismático. La figura del jefe (duce en Italia, führer en Alemania, caudillo en España) reunía el poder absoluto sobre el partido, el Estado y la sociedad. El carisma del líder era difundido a través de un sistema de propaganda que alimentaba el culto a la personalidad. 
  • Empleo de la propaganda. El control de los medios de comunicación fue fundamental para prohibir la libertad de expresión y difundir la ideología a través de un importante aparato de propaganda política. 
  • Empleo del terror. Quienes se oponían al régimen totalitario eran amenazados, tomados prisioneros o asesinados. 
  • Racismo. El fascismo discriminaba a la población según el origen étnico o racial de las personas. En Alemania, se sostenía la superioridad de la raza aria por sobre el resto de los habitantes y se llevó a cabo el asesinato sistemático de judíos y gitanos. 

El fascismo italiano

Benito Mussolini fue el líder del fascismo italiano que tomó el poder en 1922.

En un contexto de crisis política, económica y social, existía un gran descontento en la población italiana. Entre 1918 y 1920 estallaron miles de huelgas obreras en el país por el desempleo, los bajos salarios y el cierre de fábricas. Por otro lado, el sector más pobre del campesinado se rebeló contra sus patrones y se adueñó de propiedades rurales en las afueras de Roma. 

Mientras tanto, el gobierno liberal democrático no ofrecía respuestas eficaces ni rápidas. En 1919, Benito Mussolini fundó los fasci italiani di combattimento (“grupos armadas de combate”), un movimiento de grupos paramilitares armados para combatir a los partidos de izquierda. Su postura atrajo a buena parte de la población italiana y fue ganando el apoyo de los empresarios, terratenientes, clases medias, el ejército y la Iglesia católica, que eran sectores que temían la explosión de una revolución comunista

Con el apoyo político y económico de estos sectores, en 1921 creó el Partido Nacional Fascista. Al año siguiente, lideró un golpe de Estado, conocido como “la marcha sobre Roma”. El gobierno liberal democrático dimitió y el rey Victor Manuel III traspasó el gobierno a Mussolini.  

A partir de 1924 Mussolini profundizó las políticas fascistas para instalar un régimen totalitario: abolió los partidos políticos y los sindicatos, suprimió libertades de expresión política (como las huelgas) y se proclamó Duce (que significa “guía” o “líder”). Adquirió las funciones de jefe de gobierno, primer ministro y secretario de Estado. En adelante, la propaganda sistemática llevó a la exaltación de la figura del Duce como líder carismático de la Italia fascista. 

En términos sociales, reformó el sistema educativo para controlar las ideas y los valores que se enseñaban en la escuela. Los docentes y profesores universitarios debieron vestir camisas negras (como los fasci) y jurar fidelidad al régimen. 

En términos políticos, Mussolini intervino la organización del poder. Disolvió la Camara de Diputados y la sustituyó en 1939 por la Cámara de los Fasci y de las Corporaciones. Los diferentes cargos de poder fueron ocupados por militantes fascistas designados por el Duce. El Papado y la alta jerarquía de la Iglesia Católica apoyó el régimen fascista y ayudó en la construcción del régimen totalitario. 

En términos económicos, el gobierno de Mussolini buscó intervenir las relaciones entre trabajadores y empresarios a fin de controlar la actividad sindical. Los propietarios y obreros fueron agrupados en corporaciones que se encontraban bajo estricta supervisión estatal. En el ámbito rural, promovió el incremento de la producción agrícola y en el ámbito urbano apostó a la industrialización concentrada, orientada al desarrollo de armamento bélico.

En este contexto, hacia mediados de la década de 1930, Mussolini comenzó su política exterior expansionista y reclamó territorios en diferentes partes de África. En 1935, invadió Abisinia (actual Etiopía) y en 1936, pactó con Alemania una alianza militar. 

El nacionalsocialismo alemán

El ascenso del nazismo contó con el apoyo de diferentes sectores de la población alemana.

Luego de la Primera Guerra Mundial, se desató en Alemania una crisis económica, política y social sin precedentes. La República de Weimar (gobierno democrático liberal) no pudo hacer frente a los continuos reclamos de los diferentes sectores de la sociedad y con la profundización de la crisis se fue debilitando. En ese contexto, tanto los partidos de ultraizquierda y como los de ultraderecha se popularizaron. 

Adolf Hitler dirigió el Partido Nacional-Socialista Obrero Alemán desde 1921. Era un partido nacionalista, antisemita y crítico de las consecuencias en Alemania que tuvo la firma del Tratado de Versalles. En 1923, durante una corta estancia en la cárcel, Hitler escribió “Mein Kampf” (que significa “mi lucha”), el libro que resume su ideología .

La crisis de 1929 y su brutal repercusión en Alemania permitieron que Hitler se ganara el apoyo del gran capital alemán y amplios grupos de la población. En las elecciones de 1933, el partido nazi obtuvo el 45 % de los votos, y Hitler fue nombrado canciller. En 1934 alcanzó los votos necesarios en el Parlamento para obtener plenos poderes y la facultad de dictar leyes. Ante el fallecimiento del presidente Hindenburg, Hitler concentró todo el poder en sus manos (las funciones de presidente y de canciller) y se autoproclamó Führer del Tercer Reich de Alemania

Desde entonces, Hitler impuso un régimen totalitario: prohibió los partidos, eliminó libertades políticas y cívicas, y organizó a persecución violenta y sistemática de sus adversarios a través de los grupos paramilitares del partido (las SA y las SS), y la policía secreta (la Gestapo). 

Los nazis buscaron homogeneizar la sociedad alemana imponiendo su ideología en todos los aspectos de la vida y en todos los sectores sociales. Para ello, se implementó la propaganda masiva que fomentaba el racismo, el antisemitismo, el anticomunismo y el nacionalismo. Además, se alimentó el culto al líder a través de la educación, y los desfiles y grandes eventos, en los que se mostraban fotos de Hitler, cruces esvásticas y banderas nazis.

El racismo fue un aspecto clave de la ideología y las políticas nazis. La discriminación racial se oficializó con el ascenso del gobierno nazi y se profundizó en los años posteriores. Al comienzo, la discriminación fue racial y propagandística. Luego, con las leyes de Nuremberg firmadas en 1935, se asentaron las bases legales para desarrollar la segregación espacial y cívica. Se crearon guetos barriales y se limitó la libertad de circulación de las personas de origen o práctica judía. La discriminación racial también alcanzó a los gitanos y otras minorías étnicas de la población alemana. 

Con el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, la población de los guetos fue movilizada a campos de concentración y obligada a realizar trabajos forzados, en condiciones de vida atroces. Esto implicó el diseño de un sistema sofisticado para la explotación de las personas prisioneras. Hacia el final de la guerra, el gobierno nazi dictaminó la “solución final del problema judío”, que implicó el asesinato sistemático de los prisioneros judíos a través de cámaras de gas e inanición. Al genocidio del pueblo judío se lo conoce hoy en día como Holocausto, e implicó el asesinato de más de 6 millones de personas. 

Al igual que el fascismo italiano, el nazismo implementó el control estatal de la economía, controló las relaciones entre obreros y propietarios, invirtió en la industria pesada orientada al rearme y se lanzó a una política territorial expansionista a partir de la cual se desencadenó la Segunda Guerra Mundial. 

Sigue con:

Referencias

  • Griffin, R. (2019). Fascismo. Alianza Editorial.
  • Hobsbawn, E. J. (1998). Historia del siglo XX. Crítica.
  • Tato, M. I., Bubello, J. P., Castello, A. M. y Campos, E. (2011). Historia de la segunda mitad del siglo XX. Estrada.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Fascismo". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/fascismo/. Última edición: 2 julio, 2024. Consultado: 17 julio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 2 julio, 2024
Fecha de publicación: 8 junio, 2016

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)