Fascismo italiano

Te explicamos qué fue el fascismo italiano y cómo llegó al poder la dictadura fascista. Además, sus características, sus principales representantes y su historia.

El fascismo italiano llegó al poder tras la Marcha sobre Roma en 1922.

¿Qué fue el fascismo italiano?

El fascismo fue una ideología y un movimiento político de extrema derecha que nació en Italia en el período de entreguerras. Su creador fue Benito Mussolini, quien fundó en 1919 un grupo llamado Fasci italiani di combattimento y, en 1921, el Partido Nacional Fascista, que llegó al poder en 1922 tras la llamada “Marcha sobre Roma”.

La ideología fascista combinaba el nacionalismo y el militarismo con una crítica al comunismo y al liberalismo. Además, promocionaba la intervención del estado en la economía y la satisfacción de reivindicaciones sociales mediante el control estatal de los sindicatos y de otros organismos laborales y recreativos.

El fascismo controló el gobierno italiano desde 1922 y adquirió la forma de una dictadura a partir de 1925, cuando Mussolini concentró más poder, se disolvieron los partidos políticos y sindicatos opositores, y se anularon la libertad de prensa y el derecho a huelga. El fascismo también inspiró a otros movimientos como el nazismo en Alemania, con el que se alió durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y resultó derrotado.

Mussolini fue ejecutado el 28 de abril de 1945 y el movimiento fascista dejó de existir como tal, pero en los años siguientes surgieron algunos grupos minoritarios denominados neofascistas.

Puntos clave

  • El fascismo italiano fue una ideología política nacionalista que surgió en 1919 durante el período de entreguerras y fue fundada por Benito Mussolini.
  • En 1922 el fascismo controló el gobierno italiano a través de un golpe de Estado (la Marcha sobre Roma) que instauró una dictadura liderada por Mussolini.
  • Fue un tipo de gobierno que sirvió de inspiración para el nazismo de Adolf Hitler en Alemania.

Características del fascismo italiano

El fascismo italiano puede ser definido a partir de las siguientes características:

  • Fue una ideología y un movimiento político nacionalista italiano que nació a comienzos del período de entreguerras como una reacción a las negociaciones de paz de París que no reconocieron todas las demandas territoriales de Italia (lo que se llamó “victoria mutilada”).
  • Surgió como una crítica al parlamentarismo y a los políticos liberales que aceptaron los acuerdos del Tratado de Versalles y que no pudieron solucionar los problemas económicos derivados de la devastación provocada por la Primera Guerra Mundial (como el desempleo y la pobreza).
  • Se propuso como una solución frente al crecimiento del socialismo y el comunismo (además de criticar al individualismo liberal), que eran percibidos como un peligro que atentaba contra los valores de la patria.
  • Su principal impulsor y creador fue Benito Mussolini, un periodista y ex combatiente en la Primera Guerra Mundial que, antes de la guerra, había sido socialista y, luego de su experiencia militar, fundó el movimiento fascista como una integración entre el nacionalismo militarista y un programa de reformas para satisfacer reivindicaciones sociales.
  • El movimiento fascista convocó principalmente a veteranos de guerra y desempleados, que se integraron en las fuerzas de choque conocidas como “camisas negras”, pero también contó con el apoyo de intelectuales y sectores provenientes de la clase media y de la burguesía industrial, que temían el avance del comunismo.
  • Recibió la influencia del futurismo, un movimiento artístico cuyo Manifiesto futurista (1909), escrito por el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti, defendía los valores de la guerra, el heroísmo, el patriotismo y la velocidad de la modernización.
  • La primera organización fascista fue integrada por los Fasci italiani di combattimento, que luego dieron lugar al Partido Nacional Fascista, ambos creados por Mussolini. El Partido Nacional Fascista llegó al poder en octubre de 1922, luego de un episodio conocido como la Marcha sobre Roma.
  • Construyó una simbología que recuperaba los símbolos de la antigua Roma para trazar una continuidad con el pasado glorioso del Imperio romano, lo que terminó marcando una diferencia con el futurismo, que llamaba a desprenderse de todo pasado.
  • Una vez en el poder, el fascismo fomentó el culto al “Duce” (el caudillo, es decir, Mussolini) y desplegó un elaborado aparato de propaganda. También desarrolló mecanismos de adoctrinamiento y prohibió la actividad política y sindical opositora. Se constituyó como una dictadura o un régimen totalitario.
  • El Partido Nacional Fascista implementó un modelo de organización política corporativo, donde el partido y el estado estaban fusionados, y la economía dependía de la intervención estatal (el estado controlaba, entre otras cosas, las relaciones entre trabajadores y empresarios mediante la gestión de sindicatos fascistas y la acción de un ministerio de las corporaciones).
  • Influyó en otros movimientos, como el nazismo en Alemania. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la Italia fascista intervino como aliada de Alemania y Japón, lo que determinó su derrota.

Causas del ascenso del fascismo italiano

Entre las causas que explican el nacimiento y ascenso del fascismo italiano, se cuentan:

  • La sensación de sacrificio y “victoria mutilada” de Italia tras la Primera Guerra Mundial (1914-1918). El ejército italiano perdió a más de medio millón de soldados que combatieron del lado de los Aliados pero no vio reconocidas todas sus reivindicaciones territoriales en la conferencia de paz que llevó al Tratado de Versalles (1919). Este descontento con las potencias aliadas y con los políticos republicanos y liberales italianos que firmaron los tratados fue aprovechado por el discurso nacionalista, antiparlamentario y antiliberal del fascismo.
  • La exaltación de la vida en las trincheras que experimentó Mussolini como soldado durante la Primera Guerra Mundial. Muchos soldados y veteranos de guerra (como los Arditi) se sintieron identificados y lo siguieron en el movimiento fascista. Este aspecto se relacionó también con el espíritu de grupo (que era contrapuesto al individualismo liberal) y con los símbolos y discursos belicistas de Mussolini.
  • La crisis económica que generó la Primera Guerra Mundial en Europa. En Italia, los años que siguieron a la guerra fueron testigos de altos índices de desempleo y pobreza. El fascismo responsabilizó a los dirigentes políticos liberales y al sistema parlamentario burgués de no poder solucionar los problemas derivados de la crisis.
  • El crecimiento de agrupaciones y sindicatos socialistas en Italia. Las dificultades económicas provocaron huelgas y ocupaciones de tierras o fábricas que en ocasiones derivaron en conflictos violentos. El fascismo canalizó el temor de algunos sectores sociales (como las clases medias o los grandes industriales) al avance del socialismo y el comunismo (que había tomado el poder en Rusia en 1917). Con este objetivo, los Fasci italiani di combattimento, fundados por Mussolini en 1919, actuaron como grupos de choque que atacaban con violencia locales partidarios y dispersaban manifestaciones.

El surgimiento del fascismo italiano

Benito Mussolini (1883-1945) fue afiliado del Partido Socialista Italiano hasta que estalló la Primera Guerra Mundial, cuando, en contraposición con la neutralidad promovida por el partido, adoptó una posición favorable al ingreso del Reino de Italia en la guerra. Desde el ingreso de Italia en la guerra en 1915, Mussolini sirvió en el frente, hasta que fue herido en 1917.

La experiencia militar de Mussolini, sumada a sus desacuerdos con los tratados de Versalles (1919), exacerbaron su nacionalismo y lo llevaron a fundar en 1919 los Fasci italiani di combattimento, un grupo político y paramilitar nacionalista que congregó a veteranos de guerra y otros sectores sociales descontentos con los políticos liberales y con el avance del socialismo y el comunismo.

El término “fascismo” provino de esta organización, que luego dio lugar al Partido Nacional Fascista, fundado por Mussolini en 1921. El término en latín fasces designaba en la antigua Roma a los haces de varas con un hacha, que representaban el poder de los magistrados. Su uso por Mussolini buscaba trazar una conexión entre el esplendor y el expansionismo militar del Imperio romano, y el estado fascista que quería instaurar en Italia.

La Marcha sobre Roma

Los “camisas negras” marcharon hacia Roma para exigir la formación de un gobierno fascista.

En octubre de 1922, Mussolini dio un golpe de Estado conocido como “La Marcha sobre Roma”. Una gran cantidad de “camisas negras” (como se conocía a los grupos paramilitares que respondían a la autoridad de Mussolini, integrados por veteranos de guerra, desocupados y otros sectores que se identificaban con las ideas fascistas) marchó hacia Roma con la intención de exigir al rey de Italia, Víctor Manuel III, que formara un gobierno fascista.

Mussolini contaba con el apoyo de algunos sectores de las clases medias, de la burguesía y del ejército, por lo que el rey lo nombró presidente del Consejo de Ministros. Una vez que se instaló en Roma, Mussolini formó un gabinete de gobierno en el que el Partido Nacional Fascista era una minoría, pero logró que el Parlamento le otorgara plenos poderes con el argumento de “restaurar el orden” en Italia.

En 1923 modificó la ley electoral, lo que le permitió obtener la mayoría parlamentaria en 1924. También le dio una forma institucional a los “camisas negras”, que pasaron a ser conocidos como Milicia Voluntaria para la Seguridad Nacional. En 1924, el secuestro y asesinato de un dirigente socialista, Giacomo Matteotti, provocó la denuncia de la oposición y la respuesta de Mussolini con medidas autoritarias que dieron inicio a una dictadura fascista.

La dictadura fascista

La Italia fascista forjó una alianza militar con la Alemania de Hitler.

A partir de 1924 Mussolini aceleró el proceso de implantación de la dictadura fascista. Abolió los partidos y sindicatos, suprimió cualquier libertad política y se proclamó Duce (“caudillo”). En adelante, la propaganda sistemática llevó a la exaltación de la figura del Duce como líder carismático de la Italia fascista.

En 1925 se creó la Opera Nazionale Dopolavoro (órgano de actividades recreativas para los trabajadores) y se lanzó una campaña para la autosuficiencia alimentaria (la “batalla del trigo”) que en el largo plazo resultó fallida. En 1926 se creó la Opera Nazionale Balilla para el entrenamiento físico y el adoctrinamiento de jóvenes (los niños de 8 a 14 años eran llamados balilla, las niñas de 8 a 13 años piccole italiane, y los niños de 14 a 18 años avanguardisti).

En 1927 se aprobó la Carta del Lavoro (Carta del Trabajo) que consolidaba el modelo corporativo del estado fascista (con sindicatos fascistas controlados por el gobierno y una economía intervenida por el estado), y en 1928 el Gran Consejo Fascista se convirtió en el órgano máximo del gobierno de Mussolini.

Otras medidas políticas del gobierno fascista fueron:

  • Los Pactos de Letrán (1929), por los que acordó con la Santa Sede aceptar la independencia de la ciudad del Vaticano y declarar al catolicismo como religión oficial de Italia.
  • La expansión territorial en África y los Balcanes. Entre 1935 y 1936 Mussolini invadió Abisinia (Etiopía) y fue sancionado por la Sociedad de Naciones, mientras que la Alemania nazi apoyó la invasión y se formó el Eje Roma-Berlín. Además de apoyar a los nacionalistas en la guerra civil española (1936-1939), el gobierno de Mussolini se unió al Pacto Antikomintern firmado entre Alemania y Japón, y en 1939 anexionó Albania al Reino de Italia.
  • Las leyes raciales (1938), que fueron inspiradas por las ideas racistas de Adolf Hitler y llevaron a la persecución de minorías en Italia.
  • El Pacto de Acero (1939), una alianza militar firmada con la Alemania de Hitler en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Un año después, ya iniciada la guerra, firmó el Pacto Tripartito (1940) con Alemania y el Imperio de Japón.
  • El ingreso de Italia en la Segunda Guerra Mundial (1940), aliada con Alemania y Japón, que derivó en la invasión aliada de Sicilia y el sur de Italia en 1943, la destitución de Mussolini por parte del rey Víctor Manuel III y la instauración en el norte de Italia de la República Social Italiana, gobernada por Mussolini como un estado títere del Tercer Reich alemán.

¿Quién fue Gabriele D’Annunzio?

Gabriele D’Annunzio (1863-1938) fue un poeta, líder militar y político italiano. Antes de la Primera Guerra Mundial se convirtió en el más grande de los poetas de su país y en uno de los principales exponentes del decadentismo. Ferviente nacionalista, defendió enérgicamente la entrada de Italia en la Primera Guerra Mundial, en la que perdió un ojo mientras servía en la aviación.

En 1919, junto a trescientos seguidores y desafiando lo acordado en el Tratado de Versalles, ocupó el puerto de Fiume (actual Rijeka en Croacia). Gobernó la ciudad como dictador hasta diciembre de 1920, cuando tropas italianas lo forzaron a abandonarla. Sin embargo, finalmente consiguió su propósito, ya que, bajo la dictadura de Mussolini, Fiume pasó a ser italiana en 1924.

Los dirigentes fascistas que alcanzaron el poder en 1922 consideraron a D’Annunzio un precursor literario y estético de su movimiento. D’Annunziose convirtió en un ardiente fascista y recibió diversas recompensas del gobierno del Duce, como el título de príncipe de Montenevoso. En adelante, abandonó la política y se dedicó a sus actividades literarias hasta su muerte el 1 de marzo de 1938.

El fin del fascismo italiano

Cuando los aliados ingresaron en la parte de Italia que estaba ocupada por los nazis (la República Social Italiana, también conocida como República de Saló), Mussolini intentó huir pero fue capturado por un grupo de partisanos (milicianos de la resistencia italiana) que lo ejecutaron el 28 de abril de 1945.

Al día siguiente, el cuerpo de Mussolini —junto al de su amante, Clara Petacci, y a los de otros dirigentes fascistas— fue expuesto en la Plaza Loreto de Milán, donde fue objeto de ultrajes por parte de los ciudadanos congregados.

Concluida la Segunda Guerra Mundial, el rey Víctor Manuel III abdicó en 1946, desprestigiado por su inicial apoyo al fascismo, y asumió su hijo Humberto II, quien ejerció durante unos pocos días, pues un plebiscito celebrado en junio decidió la conformación de una república. A partir de entonces y hasta comienzos de la década de 1990, en la República italiana predominó el Partido Demócrata Cristiano con la oposición del Partido Comunista Italiano.

De todos modos, algunos grupos identificados como neofascistas continuaron participando en la política italiana, como el partido Movimiento Social Italiano fundado en 1946 por exfuncionarios de la República Social Italiana.

Sigue con:

Referencias

  • Bobbio, N. (2006). Ensayos sobre el fascismo. Editorial UNQ/Prometeo.
  • Britannica, Encyclopaedia (2023). Gabriele D’Annunzio. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Gentile, E. (2005). La vía italiana al totalitarismo. Partido y estado en el régimen fascista. Siglo XXI.
  • Soucy, R. (2022). Fascism. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/ 

¿Cómo citar?

"Fascismo italiano". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/fascismo-italiano/. Última edición: 26 febrero, 2024. Consultado: 24 abril, 2024.

Sobre el autor

Autor: Augusto Gayubas

Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 26 febrero, 2024
Fecha de publicación: 28 septiembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)