Burguesía

Te explicamos qué es la burguesía, cómo se originó y los valores que sostenía. Además, cuáles son sus características generales y ejemplos.

La burguesía se consolidó como clase social dominante con el sistema capitalista.

¿Qué es la burguesía?

Se conoce como burguesía a la clase social que es propietaria de los medios de producción dentro de un sistema económico capitalista. Es un término que originalmente se utilizó para denominar al grupo social de comerciantes que surgió en la sociedad feudal europea de la Edad Media y que protagonizó las transformaciones producidas por la Primera Revolución Industrial y la expansión del capitalismo en la Edad Moderna.  

Los términos burgués y burguesía provienen de la Edad Media y se empleaban para referirse a los habitantes de los “burgos” que eran los nuevos asentamientos que se instalaban alrededor de los castillos medievales. Los burgueses eran comerciantes que acumulaban riquezas a partir de la práctica de un oficio, del intercambio mercantil o del préstamo de dinero. 

En términos históricos, la burguesía fue la clase social europea que creció durante el siglo XVII y se convirtió en propietaria de grandes extensiones de tierra (burguesía agraria) y de empresas comerciales (burguesía mercantil). Luego, en el siglo XVIII, con las transformaciones de la Revolución Industrial, apareció la burguesía industrial, que era dueña de las fábricas y del capital necesario para el nuevo sistema de producción. 

En la filosofía política, la escuela de pensamiento marxista, crítica del sistema capitalista, define a la burguesía como la clase social de los propietarios, dueños de los medios de producción, que se enriquece a partir de la explotación de la mano de obra del proletariado (sector obrero). Muchas veces, desde esta perspectiva, el término es empleado de manera despectiva como “burguesía parasitaria” o “burguesía explotadora”, entre otros ejemplos.

Por su parte, la sociología y la historia a veces usan el término para definir de manera específica a determinados grupos en las distintas sociedades que estudian. Por eso, el concepto “burguesía”, así como la clase social a la cual hace referencia, ha variado con el tiempo.

En la actualidad, el término “burguesía” también se utiliza en las ciencias sociales para definir a un grupo social que posee determinadas características (como la posesión de bienes, herramientas y capital) en oposición a otros grupos sociales (como la aristocracia, la clase obrera o el campesinado).

Puntos clave

  • La burguesía es una clase social que se define por ser propietaria de los medios de producción.
  • En el sistema capitalista es la clase social dominante.
  • Según el marxismo, la burguesía se beneficia de la explotación de la clase obrera.
  • Fue la protagonista de las revoluciones liberales del siglo XIX en Europa.

Ver además: Causas y consecuencias de la Revolución Industrial

Historia de la burguesía

La burguesía europea apoyó las revoluciones liberales del siglo XIX.

El origen de los burgueses (siglos XIV y XV)

El origen histórico de la burguesía se encuentra en los grupos sociales de comerciantes y artesanos de la sociedad feudal europea que vivían en las ciudades. La expansión y el empoderamiento de este grupo social fueron factores clave en la transición del sistema feudal medieval a la aparición del capitalismo en la Edad Moderna. 

Los burgueses no estaban sujetos a ningún señor feudal de la misma manera que el campesinado. No tenían privilegios como la nobleza y el clero, pero tampoco se encontraban atados a la servidumbre y el trabajo agrícola de la tierra

Sus oficios eran valorados por las clases altas, ya que los miembros de la nobleza y el clero podían acceder a bienes de lujo traídos por los comerciantes o a bienes manufacturados producidos por artesanos especializados.

Ver también: Feudalismo

El crecimiento de la burguesía (siglos XVI y XVII)

Las condiciones que diferenciaban a los burgueses de los campesinos durante la Edad Media permitieron que los burgueses de diferentes partes de Europa crecieran como grupo social y acumularan riquezas monetarias. 

Por otro lado, los cambios económicos de los siglos XVI y XVII hicieron que la sociedad europea se volviera más compleja y más variada. Aparecieron diferencias dentro de los distintos grupos sociales y la burguesía comenzó a tener divisiones internas. 

En Inglaterra y otros países de Europa occidental, apareció la burguesía agraria, conformada por campesinos enriquecidos que se habían convertido en grandes terratenientes y comenzaron a contratar a jornaleros (mano de obra asalariada) para el trabajo de la tierra. Se trataba de un grupo social que no trabajaba personalmente sus tierras (por lo que no eran campesinos) pero tampoco estaba conformado por nobles (que era la clase social que tradicionalmente era dueña de las tierras).

Por otro lado, apareció un grupo denominado “la alta burguesía”, conformado por comerciantes más ricos, dueños de las empresas que organizaban los intercambios entre los reinos europeos con América, Asia y África. Debido a sus enormes ganancias y la gran acumulación de riquezas, se convirtieron además en prestamistas de dinero y entre sus clientes se encontraban nobles, clérigos y reyes de diferentes partes de Europa.

En las ciudades, otra parte de la burguesía urbana estaba compuesta por los maestros que controlaban los gremios de artesanos. Los más ricos eran los que controlaban la producción y los precios de los bienes de lujo (como telas finas, muebles y joyas) para el consumo de los nobles. 

Por último, apareció otro grupo burgués que estaba ligado al comercio y los mercados locales y regionales. Se trataba de empresarios que desarrollaron la industria rural a domicilio: una forma de organización de la producción que utilizaba la mano de obra campesina (ubicada en los campos) para producir bienes que se vendían luego en los mercados urbanos. 

La burguesía en la Revolución industrial

En la segunda mitad del siglo XVIII, en Europa se produjeron una serie de cambios económicos que se conocen como la Primera Revolución Industrial. Hacia 1760, en Inglaterra se inició una transformación en la manera de producir mercancías que consolidó el poder de la burguesía frente al resto de la sociedad. Los pequeños y grandes comerciantes, los banqueros y los artesanos fueron los grandes beneficiados. 

En las zonas urbanas se comenzaron a crear fábricas que utilizaban máquinas de vapor para mecanizar determinadas tareas del proceso productivo. Los primeros empresarios fabriles eran burgueses que tenían diversos orígenes, como maestros gremiales, empresarios de la industria rural a domicilio o comerciantes que invirtieron en la producción. 

Con la creación de las fábricas, los habitantes más pobres de las zonas rurales comenzaron a migrar hacia las ciudades para tomar trabajos asalariados. Esta nueva clase social, conformada por personas que no tenían tierras ni herramientas de producción, constituyó el proletariado.

De esta manera, se constituyó la sociedad capitalista que quedó dividida en dos grandes grupos sociales: la burguesía capitalista dueña de los medios de producción (las fábricas, las maquinarias, las materias primas y el capital para invertir) y el proletariado, integrado por los trabajadores u obreros que solo disponían de su capacidad de trabajo para ofrecer cambio de un salario.

Las revoluciones burguesas

La clase burguesa consolidó su poder político con las revoluciones liberales del siglo XIX.

Los profundos cambios económicos y sociales de los siglos XVII y XVIII llevaron al crecimiento de la burguesía como clase social. Si bien era la clase más adinerada y con mayor poder económico, esto no se reflejaba en la estructura política de las diferentes sociedades europeas, que estaba dominada por la aristocracia. 

La Revolución francesa de 1789, fue la primera expresión de este conflicto. Luego, durante el siglo XIX, en Europa se sucedieron una serie de revoluciones que buscaron limitar el poder de las noblezas terratenientes y promover sistemas políticos acordes a los intereses de la burguesía. 

Estas oleadas revolucionarias se conocen como “revoluciones burguesas” o “revoluciones liberales” y se caracterizaron por haber acabado con los gobiernos absolutistas y haber establecido formas de gobierno liberales. 

Más en: Revoluciones burguesas

Ideología de la burguesía

Con el tiempo, la burguesía desarrolló su propia ideología basada en los valores y principios que mejor representaban sus intereses. La principal corriente de pensamiento burgués fue el liberalismo político (al que hoy en día se llama “liberalismo clásico”, para diferenciarlo de otras ideas posteriores).

El liberalismo clásico sostenía que la sociedad estaba compuesta por un conjunto de individuos racionales y libres, cuyas libertades debían garantizarse en un marco legal. El individuo era la base de la sociedad y sus derechos y necesidades eran más importantes que las del Estado y la religión. 

Para los filósofos políticos liberales, el Estado tenía el deber de garantizar la seguridad de los individuos sin limitar las libertades personales. El liberalismo promovía la libertad de expresión, asociación y comercio y se basaba en el derecho de la propiedad privada

En su expresión política, sostenía que los derechos de las personas debían garantizarse a través de la creación de una Constitución y que el gobierno debía estar constituido por representantes elegidos por la ciudadanía. 

Las revoluciones burguesas del siglo XIX seguían el pensamiento liberal y buscaron limitar el poder absoluto del rey y crear gobiernos parlamentarios. Otras características del pensamiento liberal eran la defensa del sufragio censitario (es decir, del voto de las personas con propiedades), la separación de la Iglesia y el Estado, y la división de poderes. 

Entre los principales pensadores del liberalismo clásico se encuentran John Locke, Montesquieu, Voltaire, Thomas Jefferson, Benjamín Franklin y Alexis de Tocqueville. 

Diferencias entre burguesía y aristocracia

La aristocracia era la clase que detentaba el poder en el orden feudal. Los integrantes de esta casta compartían un origen noble y eran los grandes poseedores de tierras y propiedades. El origen de su nobleza estaba ligado a las historias de grandes héroes militares que habían defendido los reinos europeos. 

La burguesía, en cambio, no poseía títulos de nobleza de origen ni grandes propiedades, pero sí la capacidad para generar y administrar dinero. Esto llevó a que durante los siglos XVIII y XIX, cada vez más familias de la nobleza se emparentaran con familias adineradas de la burguesía

Diferencias entre burguesía y proletariado

Los burgueses eran los dueños de las fábricas donde trabajaba el proletariado.

A diferencia de la burguesía, el proletariado y el campesinado estaban compuestos por las clases bajas de la sociedad, que no tenían otra cosa que ofrecer que su mano de obra, su fuerza y capacidad de trabajo.

En la Edad Media los campesinos trabajaban las tierras de un señor feudal, al que estaban sujetos por los lazos de vasallaje que caracterizaban a la sociedad feudal. Con la aparición del sistema de producción capitalista, parte del campesinado empobrecido que no tenía tierras para trabajar se mudó a las ciudades para emplearse en las fábricas como asalariados. 

Esta nueva clase social urbana se llamó proletariado y se caracterizó en solo poseer su capacidad de trabajo, ya que no era dueña de ningún tipo de medio de producción (tierra, herramientas, materias primas o capital). La burguesía, en cambio, era la dueña de los medios de producción y se enriquecía con el trabajo del proletariado.

Sigue con:

Referencias

  • Ryan, Alan (2023). "Bourgeoisie". Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/ 
  • Stearns, P. (1994). “Liberalism”, “Middle class” y “Working class”. Encyclopedia of social history. Garland Publishing. 
  • Wilczynski, J. (1981). "Bourgeoisie". An Encyclopedic Dictionary of marxism, socialism and communism. Macmillan Reference Books.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Burguesía". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/burguesia/. Última edición: 15 marzo, 2024. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 15 marzo, 2024
Fecha de publicación: 17 agosto, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)