Descolonización en Asia

Te explicamos qué fue el proceso de descolonización en Asia. Además, sus causas e historia.

La descolonización en Asia se produjo mayormente tras la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué fue la descolonización en Asia?

La descolonización en Asia fue un proceso que llevó a la independencia de las antiguas colonias europeas en el continente asiático. La mayoría de las independencias se produjeron luego de la Segunda Guerra Mundial, especialmente a fines de la década de 1940 y durante las décadas de 1950 y 1960.

La descolonización se debió al impulso de los movimientos nacionalistas de las colonias asiáticas, cuyos líderes a menudo recibieron una educación occidental. Estos movimientos fueron muy activos desde la Primera Guerra Mundial (1914-1918), y ampliaron su presión independentista luego de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), cuando Francia y Gran Bretaña demostraron que no eran potencias invencibles.

Los primeros territorios asiáticos que se emanciparon luego de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, fueron los que habían sido ocupados por los japoneses entre 1941 y 1942, aunque su consolidación y reconocimiento tomó algunos años. 

En Medio Oriente, las independencias comenzaron en 1946 (con la excepción de Irak que la obtuvo en 1932), y la principal colonia británica (la India) se independizó en 1947. Las demás posesiones europeas en Asia fueron accediendo a la independencia en un proceso que, en algunos casos (como el de Indochina), se vinculó con los conflictos de la Guerra Fría.

Puntos clave

  • La descolonización en Asia fue un proceso de independencia de las diferentes colonias en las que Europa ejercía su poder.
  • El proceso de descolonización se extendió desde finales de la década de 1940 (después de la Segunda Guerra Mundial) hasta finales de 1960. 
  • Las principales causas que llevaron a la descolonización fueron:
    • La debilidad económica que atravesaba Europa luego de la guerra.
    • La oposición de las dos superpotencias (Estados Unidos y la Unión Soviética) al antiguo orden colonial europeo. 
    • El enfrentamiento cada vez más profundo entre los movimientos afines al comunismo (apoyados por la Unión Soviética o por la China comunista) y los alineados con el capitalismo occidental (apoyados por Estados Unidos).

Causas de la descolonización en Asia

El mantenimiento de los imperios coloniales con presencia en Asia y África (británico, francés, neerlandés, español y portugués) comenzó a hacerse insostenible luego de la Segunda Guerra Mundial. Los gobiernos europeos debieron acceder a las reivindicaciones de los movimientos independentistas por una serie de razones:

  • Los movimientos nacionalistas, generalmente dirigidos por líderes formados con ideas occidentales de libertad e independencia, intensificaron sus reclamos debido al desprestigio que habían sufrido los gobiernos europeos durante la guerra (como Francia y Reino Unido, que dependieron de la intervención de Estados Unidos y la Unión Soviética para vencer a la Alemania nazi)
  • Las reivindicaciones independentistas ganaron legitimidad debido a la participación de algunas tropas coloniales en los ejércitos aliados durante la guerra (como las fuerzas indias en el ejército británico).
  • La debilidad económica que atravesaba Europa tras la devastación de la guerra provocó que las naciones europeas concentraran sus esfuerzos en su propia reconstrucción interna.
  • Las dos superpotencias que surgieron de la Segunda Guerra Mundial (Estados Unidos y la Unión Soviética) se mostraron contrarias al antiguo orden colonial europeo, y la ONU (Organización de las Naciones Unidas) alentó el fin del colonialismo. Esta situación generó, por otro lado, que algunas luchas por la independencia se vincularan con la Guerra Fría, es decir, que fueran libradas por movimientos afines al comunismo (apoyados por la Unión Soviética o por la China comunista) o alineados con el capitalismo occidental (apoyados por Estados Unidos).

Aun así, las negociaciones para llegar a la independencia no estuvieron exentas de episodios de violencia y en ocasiones dieron lugar a encarnizadas guerras. De todos modos, el proceso fue bastante rápido y, en la década del sesenta, la mayor parte de las colonias había accedido a la independencia. Decenas de nuevos estados se unieron así a la comunidad internacional.

La independencia y partición de la India

El movimiento nacionalista indio

Jawāharlāl Nehru aceptó la partición de dos estados: India (hindú) y Pakistán (musulmán).

El movimiento nacionalista de la India fue uno de los más antiguos. A partir de 1885 fue organizado en torno al Partido del Congreso y, luego de la Primera Guerra Mundial, liderado por Mahatma Gandhi, defensor de la no violencia, que había realizado estudios universitarios en Inglaterra.

Junto a su discípulo y luego principal líder político del movimiento, Jawāharlāl Nehru, Gandhi reclamó insistentemente la independencia de la India respecto al Imperio británico, incluso antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, cuando promovió el movimiento Quit India (Abandonen la India) en 1942, que provocó que Gandhi, Nehru y otros militantes nacionalistas fueran encarcelados por los británicos.

La difícil situación económica de Europa tras la Segunda Guerra Mundial y la victoria del Partido Laborista en el Reino Unido en 1945 (que llevó a su líder, Clement Attlee, al cargo de primer ministro) facilitaron las negociaciones con los nacionalistas indios que se iniciaron ese mismo año. Sin embargo, surgieron dos posturas enfrentadas: Gandhi y Nehru defendieron el mantenimiento de un único estado multirreligioso, mientras que el líder de la Liga Musulmana, Muhammad Ali Jinnah, planteó la partición de la colonia en dos estados, uno hindú y otro musulmán.

Tras una serie de violentos disturbios (1946-1947), Nehru finalmente aceptó la partición. El resultado fue el nacimiento, el 15 de agosto de 1947, de dos estados independientes: la Unión de la India (luego República de la India), de mayoría hindú y dirigida por el Partido del Congreso de Nehru, y Pakistán (luego República Islámica de Pakistán), de mayoría musulmana.

Las transferencias de población hindú y musulmana a través de las fronteras durante el proceso de partición provocaron hechos de violencia con un saldo de miles de muertos. En adelante, India y Pakistán entablaron un conflicto que continúa en el siglo XXI.

La República de la India

Luego de la independencia, la India, el segundo país más poblado del planeta, se convirtió en “la mayor democracia del mundo” (es decir, el régimen democrático con la mayor población en el mundo). La constitución de 1950 proclamó una república federal con libertades políticas y derecho de voto para toda la población adulta. 

Además, Nehru fue uno de los impulsores del Movimiento de Países No Alineados (junto con Nasser, de Egipto, y Sukarno, de Indonesia), que pretendía defender los intereses de los países descolonizados del Tercer Mundo en el contexto de la Guerra Fría.

El Partido del Congreso, cuya dirección quedó en manos de Nehru y, luego, de su familia, gobernó desde la independencia hasta la década del noventa. A Jawāharlāl Nehru lo sucedió como primer ministro su hija Indira Gandhi (1966-1977 y 1980-1984) y, tras el asesinato de esta, su nieto Rajiv Gandhi (1984-1989).

Nehru implementó una economía controlada por el estado, cuyos resultados supusieron un crecimiento en torno al 3 % del PIB, que apenas compensaba el poderoso crecimiento demográfico. 

La situación de estancamiento económico y pobreza, sumada a ciertos actos de corrupción atribuidos al gobierno de Rajiv Gandhi, provocó la alternancia política en los noventa, con la derrota electoral del Partido del Congreso y la aplicación de reformas económicas liberalizadoras (algunas de ellas implementadas por el propio Partido del Congreso) que elevaron las tasas de crecimiento.

La independencia de Indonesia

El revolucionario indonesio Sukarno proclamó la independencia en 1945, aunque recién fue reconocida en 1949.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Imperio de Japón derrotó y desalojó a los neerlandeses de su colonia en Indonesia (llamada en ese entonces Indias Orientales Neerlandesas) en 1942. En este contexto cobró vigor el movimiento nacionalista dirigido por el revolucionario indonesio Sukarno, quien se había educado en institutos neerlandeses en la colonia y había sido enviado al exilio por su agitación anticolonial.

Con la llegada de las tropas japonesas en 1942, Sukarno fue liberado de su exilio. Tres años después, cuando dichas tropas se rindieron a los aliados, los nacionalistas indonesios proclamaron la independencia del país el 17 de agosto de 1945.

Una vez concluida la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de los Países Bajos intentó dos veces retomar el control del archipiélago por la fuerza, en 1947 y 1948. A la resistencia indonesia se sumaron las presiones de la ONU y Estados Unidos (el gobierno estadounidense llegó a amenazar con retirar a los Países Bajos la ayuda del Plan Marshall, un programa de asistencia para la recuperación económica de los países europeos tras la devastación de la guerra).

Esta situación llevó, a fines de 1949, a que Indonesia alcanzara su independencia bajo la presidencia de Sukarno, reconocida por el gobierno neerlandés. Indonesia se constituyó en una república democrática, pero durante la década del cincuenta se vio afectada por la inestabilidad política, lo que dio lugar a un modelo de gobierno autoritario que encabezó Sukarno con el nombre de “democracia dirigida”. En 1967 Sukarno fue derrocado y reemplazado por el general Suharto, quien gobernó Indonesia hasta 1998.

Las guerras de Indochina y Corea

La guerra de Indochina concluyó con la derrota francesa ante la guerrilla comunista de Vietnam.

Indochina (Vietnam, Laos y Camboya) formó parte del Imperio francés desde la segunda mitad del siglo XIX. Corea cayó bajo el control japonés en 1907, oficialmente anexada al Imperio de Japón en 1910. Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, el proceso descolonizador en ambos países se confundió con los conflictos de la Guerra Fría.

El líder del Viet Minh (guerrilla nacionalista y comunista de Vietnam), Ho Chi Minh, proclamó la independencia de Vietnam en septiembre de 1945 y esto provocó una guerra con el ejército francés entre 1946 y 1954. Con el apoyo de la China comunista, el Viet Minh logró derrotar a los franceses, que fueron definitivamente vencidos en la batalla de Dien Bien Phu (1954).

El resultado de la guerra de Indochina fue la firma de los Acuerdos de Ginebra, que acordaron la independencia de Laos y Camboya y la partición de Vietnam en dos estados: Vietnam del Norte (comunista), gobernado por Ho Chi Minh, y Vietnam del Sur (pro-occidental), que en adelante fue apoyado por Estados Unidos.

A partir de 1955 estalló una nueva guerra entre el norte y el sur, en la que Estados Unidos se involucró cada vez más: primero envió asesores y luego tropas para contrarrestar el avance del comunismo en la región. El resultado de la guerra de Vietnam fue el triunfo de los comunistas en 1975 y la unificación de Vietnam bajo un solo gobierno socialista.

En Corea, la derrota japonesa de 1945 provocó la división de Corea en dos áreas, la septentrional bajo influencia de la Unión Soviética y la meridional bajo influencia de Estados Unidos. Pero la invasión del sur por parte del gobierno de Corea del Norte en 1950 provocó una guerra que duró hasta 1953. Las tropas estadounidenses se involucraron apoyando a Corea del Sur, mientras la Unión Soviética y China apoyaron a Corea del Norte. El resultado fue un armisticio que ratificó la separación entre dos estados.

Los tigres asiáticos

La descolonización de los “tigres asiáticos”

Dos pequeños países (Corea del Sur y Taiwán) y dos ciudades (Singapur y Hong Kong) protagonizaron un importante desarrollo económico desde principios de los años sesenta. Corea del Sur se constituyó como república independiente en 1948, aunque debió atravesar la guerra de Corea entre 1950 y 1953.

Taiwán se independizó del Imperio del Japón en 1945 y pasó a formar parte de la República de China. Sin embargo, tras la derrota del ejército nacionalista del Kuomintang frente a las tropas comunistas dirigidas por Mao Zedong en 1949, el Partido Comunista Chino instauró la República Popular China y los nacionalistas se replegaron en Taiwán, donde establecieron su propia república.

Singapur era una colonia británica que quedó en manos de los japoneses en 1942 y volvió al control británico en 1945. Obtuvo su independencia en 1963 al integrarse en la Federación de Malasia, y en 1965 se separó de dicha federación para constituirse como República de Singapur.

Hong Kong era una colonia británica que fue ocupada por Japón en 1941 y recuperada por el Reino Unido en 1945, hasta que fue cedida a la República Popular China en 1997. Desde entonces es una región administrativa especial que está bajo soberanía china pero tiene un importante grado de autonomía.

Economía y política de los “tigres asiáticos”

A excepción de Hong Kong, el crecimiento económico de estas regiones a partir de la década de 1960 se basó en una rápida industrialización que combinó la intervención estatal, el espíritu empresarial, el fomento de la exportación, la alta productividad, la abundancia de mano de obra y un alto nivel de ahorro de la población.

Estos territorios abandonaron la condición de países subdesarrollados y pasaron a pertenecer a la nómina de países industrializados, por lo que fueron conocidos como los cuatro “tigres asiáticos”. El desarrollo económico no se correspondió con una democratización de los sistemas políticos.

En Corea del Sur, aunque formalmente era una república, gobernó una dictadura encabezada por el general Park Chung-hee entre 1961 y 1979, que se prolongó hasta 1987 (cuando se reformó la Constitución). En Taiwán, el general Chiang Kai-chek gobernó como presidente hasta 1975, por lo que algunos lo caracterizan como un dictador. Recién en 1992 se celebraron las primeras elecciones libres en la isla.

Singapur fue gobernado autoritariamente desde antes de la independencia en 1965 y hasta 1990 por el político Lee Kuan-yew, y Hong Kong dejó de ser colonia británica recién en 1997.

Las independencias en Medio Oriente

En el período de entreguerras, el Reino Unido reconoció la independencia de algunos países árabes, como Egipto (en África) e Irak (en Asia). En 1946, luego de la Segunda Guerra Mundial, tuvieron lugar las independencias en los territorios del Levante mediterráneo que habían estado bajo la autoridad del Reino Unido y Francia: Siria, Transjordania (luego Jordania) y Líbano.

El Mandato Británico de Palestina concluyó en mayo de 1948 con la creación del Estado de Israel. Previamente se habían producido conflictos entre las poblaciones judías y musulmanas de la región, lo que llevó a la ONU a aprobar en 1947 un plan de división del territorio entre un estado judío y un estado árabe.

Una vez proclamada la independencia del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948, una coalición árabe (Egipto, Transjordania, Siria, Líbano e Irak) invadió el territorio del nuevo estado y así comenzó la primera guerra árabe-israelí que concluyó en julio de 1949 con la victoria israelí. Este resultado consolidó la posición del Estado de Israel, que continuó recibiendo inmigrantes judíos mientras miles de palestinos se convirtieron en refugiados, pero no detuvo los conflictos árabe-israelíes en la región, que continúan en el siglo XXI.

La descolonización en otros países de Asia

Otros países que se independizaron durante el proceso de descolonización en Asia fueron:

  • Filipinas (1946), que había sido colonizada por Estados Unidos.
  • Birmania (1948), que había sido colonia británica.
  • Sri Lanka (1948), llamada Ceilán durante el dominio británico.
  • Malasia (1963), que estaba conformada por antiguas colonias británicas.
  • Timor oriental (1975), colonia portuguesa que luego de la independencia fue ocupada por Indonesia, hasta que se reconoció nuevamente su independencia en 2002.

Sigue con:

Referencias

  • Getz, T. (s.f.). Political Decolonization, c.1945-1997. Khan Academy. https://www.khanacademy.org/ 
  • Metcalf, B. y Metcalf, T. (2014). Historia de la India. Tercera edición. Akal.
  • Springhall, J. (2001). Decolonization since 1945. The Collapse of European Overseas Empires. Red Globe Press.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Descolonización en Asia". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/descolonizacion-en-asia/. Última edición: 13 enero, 2024. Consultado: 25 mayo, 2024.

Sobre el autor

Autor: Augusto Gayubas

Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 13 enero, 2024
Fecha de publicación: 28 septiembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)