— Información y características —

Civilización Griega

Te explicamos qué fue la civilización griega, cómo se originó y sus formas de gobierno. Además, sus características, religión, arte y más.

Civilización Griega
La civilización griega se destacó por su arte, especialmente la escultura y la arquitectura.

¿Qué fue la civilización griega?

La civilización griega se desarrolló en el extremo noreste del mar Mediterráneo, en territorios de la actual Grecia y el oeste de Turquía, junto a los mares Egeo y Jónico. Llegó a abarcar también a varias islas, como Creta, Chipre, Rodas, y Sicilia (Italia), y a algunos sitios del sur de la península itálica.

Cronológicamente corresponde a lo que suele llamarse antigua Grecia, que se subdivide en las siguientes etapas: la Edad Oscura (1100-750 a. C.), la Grecia arcaica (750-480 a. C.), la Grecia clásica (480-323 a. C.) y el período helenístico (323-30 a. C.). El comienzo de la civilización griega coincide con el final de la civilización micénica, que había erigido grandes palacios en la Grecia continental y en islas como Creta, pero dejó repentinamente de existir en torno al 1100 a. C. La civilización griega concluyó cuando los romanos conquistaron Grecia en el siglo II a. C. y anexaron Egipto (último reino independiente gobernado por una dinastía de origen griego) en el año 30 a. C.

La civilización griega se destacó por su arte (escultura, arquitectura, cerámica, teatro, literatura) y por un importante legado filosófico, con pensadores como Sócrates, Platón y Aristóteles. Sus aportes ejercieron influencia sobre el Imperio romano y, posteriormente, sobre los artistas e intelectuales del Renacimiento. Habitualmente se la considera como la base de la cultura occidental, que entre otras cosas adoptó la democracia (sistema de gobierno creado en Atenas).

La civilización griega estuvo inicialmente compuesta por pequeñas aldeas que, a partir de la época arcaica, formaron ciudades-Estado llamadas polis. Entre las polis más importantes se destacaron Atenas y Esparta. Cada polis tenía su propia legislación y organización interna. Además, las polis disputaban una competición deportiva llamada Juegos Olímpicos, que es un antecedente de las olimpíadas que se disputan en la actualidad.

Ver además: Civilización cretense

El origen de la civilización griega

civilización griega
Las montañas ocupaban gran parte del territorio de la antigua Grecia.

La geografía de Grecia influyó de manera significativa en el desarrollo de la civilización griega. Sus habitantes disponían de escasos recursos naturales, pero tenían acceso al mar que, con su abundante agua y sus islas, resultó una importante fuente de riqueza.

Las montañas ocupaban gran parte de la antigua Grecia y unos pocos ríos atravesaban el paisaje rocoso, por lo que algunas áreas eran insuficientes para el desarrollo de la agricultura. Estas características del terreno forzaron a los antiguos griegos a colonizar varias islas vecinas, donde pudieron cultivar tierras, y se convirtieron en hábiles marineros y comerciantes. Con el tiempo, colonizaron otras tierras a lo largo y ancho del mar Mediterráneo.

El surgimiento de las polis suele explicarse por estas características del terreno, que facilitaron la formación de pequeñas ciudades-Estado independientes, separadas entre sí, que consistían en una ciudad amurallada y un territorio agrícola, y que compartían algunas pautas culturales con las ciudades vecinas.

Las formas de gobierno en la antigua Grecia

Existieron varios sistemas de gobierno durante la historia de la civilización griega, como:

  • La monarquía. Fue el gobierno que tenía como figura central a un rey que recibía el trono a través de la herencia familiar. En Atenas funcionó una monarquía encabezada por un rey que gobernaba junto a un consejo de nobles, llamados eupátridas, hasta que las reformas de Solón en el siglo VI a. C. establecieron una oligarquía. En Esparta funcionó una diarquía, en la que gobernaban dos reyes acompañados por un consejo de ancianos llamado gerusía. El reino de Macedonia, desde el que Alejandro Magno conquistó gran parte del mundo entonces conocido, y los reinos helenísticos que se formaron tras su muerte, tenían sistemas monárquicos.
  • La oligarquía. Fue el tipo de gobierno que concentraba el poder en un grupo pequeño de individuos, generalmente de la misma clase social. En Atenas, este sistema fue implementado por Solón en el siglo VI a. C., quien dividió a la sociedad en clases con distintos niveles de participación política según sus ingresos económicos, en contra del sistema previo basado en la pertenencia a un linaje. Los más pobres pudieron por primera vez votar en una asamblea que se llamó ecclesía. Algunos escritores de la antigua Grecia consideraban a la oligarquía una forma degenerada de un modelo ideal de gobierno llamado aristocracia (el “gobierno de los mejores”), aunque el término aristocracia suele ser usado por los historiadores para referirse a los sectores sociales que poseían tierras y privilegios hereditarios.
  • La tiranía. Fue el tipo de gobierno que encabezaba un individuo que había tomado el poder de una polis por la fuerza, tras derrocar al gobierno precedente gracias al apoyo popular o militar. El tirano se destacaba por asumir un poder absoluto y, aunque algunos tiranos fueron impopulares (sobre todo, entre la aristocracia), otros fueron apreciados por los ciudadanos. En Atenas, Pisístrato instauró una tiranía a mediados del siglo VI a. C., al ocupar el gobierno de la polis por la fuerza, y si bien fue tolerado debido a su moderación, sus hijos y sucesores Hipias e Hiparco fueron repudiados.
  • La democracia. Fue la modalidad de gobierno introducida en Atenas a finales del siglo VI a. C. y adoptada luego en otras polis. Tras el derrocamiento de los tiranos en Atenas, un aristócrata llamado Clístenes propuso una reforma radical para evitar el retorno de la tiranía. Estableció el principio de la isonomía (es decir, la igualdad legal y política de todos los ciudadanos, con independencia de su linaje y riqueza) y la división territorial en demos, cuyos ciudadanos participaban en las asambleas. Esto dio nacimiento a la democracia, en la que todos los hombres libres participaban políticamente (pero permanecían excluidas las mujeres y los esclavos).

Ver también: Democracia ateniense

La religión de la civilización griega

Templo de Poseidon - civilización griega
La religión griega contaba con un dios supremo llamado Zeus.

La religión griega era de tipo politeísta, es decir, se basaba en el culto a múltiples deidades que representaban fenómenos naturales (como los truenos, los mares y los cuerpos celestes), prácticas humanas (como la guerra, las artes y el amor) o ideas abstractas (como la justicia y la sabiduría).

Las deidades más importantes eran los doce dioses del Olimpo, que podían variar en su composición pero estaban siempre bajo la autoridad de un dios supremo llamado Zeus, dios del cielo y del trueno y “padre de los dioses”, que tenía su trono en el monte Olimpo. Según las creencias griegas, los dioses intervenían constantemente en la vida humana. Entre ellos se destacaban:

  • Atenea. Diosa de las artes, la sabiduría y la guerra, patrona de Atenas.
  • Afrodita. Diosa del amor y la belleza.
  • Ares. Dios de la guerra.
  • Artemisa. Diosa de la cacería.
  • Apolo. Dios del arte y la arquería, asociado a la luz y la curación.
  • Deméter. Diosa de los cereales y la agricultura.
  • Dionisio. Dios del vino, la fertilidad y la diversión.
  • Hefesto. Dios del fuego y la forja.
  • Perséfone. Diosa del inframundo.
  • Poseidón. Dios del mar y los terremotos.

El culto de estas divinidades solía celebrarse en templos y era presidido por sacerdotes o sacerdotisas, aunque también existían formas de culto doméstico. Además existían los oráculos, es decir, la práctica de dirigir preguntas a las divinidades y recibir una respuesta con la intermediación de un sacerdote o una profetisa.

La religión griega se plasmó en el arte y en la literatura, lo que permitió a los historiadores conocer la mitología griega (los mitos y leyendas protagonizados por dioses y héroes, que fueron desarrollados narrativamente en epopeyas como la Ilíada y la Odisea). En estas obras, los dioses fueron representados con cuerpos y características humanos, con pasiones y caprichos, relacionándose con seres humanos y con semidioses (como Heracles, que era hijo de Zeus y de una mujer mortal).

La medicina griega

Desde los comienzos de la civilización griega, la enfermedad era considerada un castigo divino, y la curación un regalo de los dioses. Sin embargo, a partir del siglo V a. C. se desarrollaron métodos para comprender las causas materiales de las enfermedades.

Los médicos estudiaron el cuerpo humano, la conexión entre causa y efecto, que permitía relacionar ciertos síntomas con determinadas enfermedades, y se dedicaron a probar diversos tratamientos. El aporte principal fue la creencia de que el paciente podía controlar su salud con base en su dieta, lo que contrastaba con la mentalidad fatalista y espiritual de épocas anteriores.

El médico Hipócrates (460-370 a. C.) fue especialmente importante, y es considerado el “padre de la medicina”. Su enfoque terapéutico se basaba en el poder curativo de la naturaleza. Esta doctrina sostenía que el cuerpo contenía, de forma natural, el poder intrínseco de sanarse. La terapia hipocrática se concentraba, entonces, en facilitar el proceso natural. Muchos de los procedimientos y clasificaciones de Hipócrates influyeron en la medicina europea posterior.

El arte en la antigua Grecia

Civilización griega
La escultura griega se destacó por las figuras humanas y divinas realizadas en mármol.

El arte de la civilización griega, especialmente el que se realizó durante el siglo de Pericles (época de esplendor artístico en Atenas, cuando gobernó el político y general Pericles, durante el siglo V a. C.), ejerció mucha influencia en el arte romano y, desde el Renacimiento hasta nuestros días, en la cultura occidental.

Pueden reconocerse diferentes períodos del arte griego, que se diferencian tanto por los materiales utilizados como por el modo de trabajarlos. Por ejemplo, las primeras esculturas de la época arcaica eran trabajadas en madera, luego comenzó a usarse el mármol y el bronce y, en la época clásica, se perfeccionó el trabajo con estos últimos materiales.

La representación realista de las figuras humanas, la influencia de la mitología en los temas retratados (que incluían la representación de dioses), y la manifestación de un ideal de belleza fueron características propias del arte griego, especialmente en la escultura (cuyo máximo exponente fue Fidias).

En la arquitectura, se destacó la elegancia de las proporciones en edificios como templos y teatros, que incorporaban detalles ornamentales en espacios determinados. Sus estilos se diferencian en tres órdenes: dórico, jónico y corintio. Sin embargo, la mayor parte de los edificios y esculturas no han perdurado hasta nuestros días, a causa de guerras, saqueos y terremotos. Unos pocos templos que permanecen en pie, como el Partenón y el templo de Hefesto, en Atenas, permiten apreciar la magnitud de sus edificaciones. Muchas de las esculturas griegas son actualmente conocidas gracias a copias realizadas por los romanos.

La mitología griega

La mitología griega es un conjunto de relatos, mitos y leyendas en los que los autores griegos intentaban explicar el origen del mundo y de las costumbres de la antigua Grecia. Los relatos, que muchas veces tomaban la forma de epopeyas, eran protagonizados por los dioses del Olimpo, divinidades menores y héroes (humanos o semidioses), y trataban sobre rituales, fenómenos de la naturaleza o aspectos de la vida política y social.

En general, los motivos míticos se transmitían oralmente en la forma de poesías o cantos, y se representaban en esculturas y recipientes cerámicos decorados. Los relatos que nos han llegado de forma más completa son aquellos que fueron recogidos de forma escrita, como los poemas épicos atribuidos a Homero (la Ilíada y la Odisea) o las obras de Hesíodo (Teogonía y Los trabajos y los días).

Más en: Mitología griega

El pensamiento filosófico en la antigua Grecia

Civilización griega
A Sócrates se lo reconocía por su destacado poder de oratoria.

Junto con la escultura y la arquitectura, el pensamiento filosófico fue otro de los grandes aportes de la civilización griega al mundo occidental. Consistía en el pensamiento basado en la razón para responder preguntas sobre el ser humano, la naturaleza y el universo. Sus orígenes se remontan al siglo VI a. C. y su historia se divide en 3 etapas:

  • La filosofía presocrática. Esta etapa se caracterizó por el recurso al pensamiento racional (el logos) y la formulación de teorías para esclarecer los fenómenos naturales, contra las explicaciones basadas en la voluntad divina. Se destacaron filósofos como Heráclito de Éfeso y Tales de Mileto, a quien Aristóteles consideraba el primer filósofo.
  • La filosofía griega clásica. En esta etapa se cambió el foco del universo al ser humano y sus instituciones, y se distinguieron dos tendencias: la de los sofistas (escépticos respecto a la posibilidad de conocer realmente al ser humano) y la de Sócrates y sus continuadores, como Platón (discípulo de Sócrates) y Aristóteles  (discípulo de Platón), que creían en la posibilidad de llegar a un conocimiento verdadero sobre el ser humano, la justicia, la política y la sociedad. Estos últimos fueron los pensadores que establecieron la tradición filosófica que más influyó a la cultura occidental.
  • La filosofía helenística. Esta etapa se destacó por la preocupación acerca de la relación entre las cuestiones éticas y el bienestar personal. Surgieron numerosas escuelas de pensamiento, como el platonismo (inspirado en la obra de Platón), el cinismo, el estoicismo o el epicureísmo.

Otros pensadores intervinieron en otras áreas del saber, que si bien no constituían actividades filosóficas, formaron parte del legado de la civilización griega a la ciencia y el pensamiento occidental, como la matemática (por ejemplo, Pitágoras ) o la historia (por ejemplo, Heródoto o Tucídides).

Sigue con: Historia de la filosofía

Referencias

  • Cartwright, M. (2018). Ancient Greek Medicine. World History Encyclopedia. https://www.worldhistory.org
  • Gondek, R. M. (s.f.). Introduction to ancient Greek art. Khan Academy. https://www.khanacademy.org
  • Hornblower, S. (2022). ancient Greek civilization. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com
  • Pollard, J., Thornhill, R. & Adkins, A. (2022). Greek religion. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com
  • Pomeroy, S., Burstein, S., Donlan, W. & Tolbert, J. (2001). La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica.

¿Cómo citar?

"Civilización Griega". Autor: Julia Máxima Uriarte. Para: Humanidades.com. Última edición: 30 de noviembre de 2022. Disponible en: https://humanidades.com/civilizacion-griega/. Consultado: 30 de noviembre de 2022.