Época clásica

Te explicamos qué fue la época clásica y los períodos en que se divide. Además, cuáles son sus características generales y cómo fue su final.

epoca clasica coliseo arquitectura roma
En la época clásica corresponde al florecimiento de la civilización grecorromana.

¿Qué es la época clásica?

La “Época Clásica” o “Antigüedad Clásica”, es un período de la historia ubicado entre la Alta Antigüedad (cuando aparecieron las primeras civilizaciones de Oriente Próximo Antiguo) y la Baja Antigüedad (la transición hacia la Edad Media).

Este período corresponde al florecimiento de la cultura grecorromana, ubicada en la cuenca del Mediterráneo y las costas del Oriente Próximo. Incluye el momento en que la civilización griega alcanzó su máximo esplendor artístico, filosófico, arquitectónico y económico y el desarrollo del Periodo Helenístico, durante el cual la cultura griega se extendió por Oriente y fue, a su vez, influenciada por elementos culturales de las culturas locales.

También comprende el desarrollo de la cultura romana en la península itálica y su conquista de la región mediterránea y el Cercano Oriente.

Ambas civilizaciones constituyen un antecedente fundamental de la cultura occidental actual, debido a que en su seno se crearon instituciones, prácticas y formas de pensamiento que siguieron influenciando a las sociedades europeas durante siglos.

Ver además: Período clásico (Europa)

Ubicación de la época clásica en el tiempo

La época clásica comienza en el siglo V a. C., con el fin de la guerra entre las ciudades-Estado de la Grecia Antigua y el Imperio Persa. Los ejércitos griegos obtuvieron la victoria ante el invasor persa. Así se fundó un nuevo sentimiento de grandeza y de confianza cultural entre sus habitantes.

Dependiendo de las fuentes consultadas, este inicio puede considerarse aún más temprano, en el siglo VIII a. C., con la mítica fundación de Roma en el año 753 a. C.

De modo similar, la época clásica culmina en el siglo V d. C., con la Cristianización del Imperio romano de Occidente, su caída y desintegración ante la invasión de los pueblos germánicos del norte y este de Europa. A partir de entonces se da inicio a la Edad Media.

La Grecia Clásica (de 510 a 330 a. C.)

Entre los siglos VI y IV a. C., las polis griegas tuvieron una época de esplendor, riqueza económica y desarrollo cultural. Tebas, Atenas, Corinto, Mileto y Esparta resaltaron por sus avances artísticos, arquitectónicos y militares. Además, promovieron la profundización de los conocimientos matemáticos, filósofos y el estudio de la naturaleza. En Atenas, el periodo que va del 490 y 404 a. C. es conocido como el Siglo de Oro, debido a su esplendor cultural, político y económico.

Los principales rasgos del esplendor de la cultura griega fueron los siguientes:

  • Filosofía. La disciplina filosófica nació en el siglo VI a. C., y tuvo su esplendor durante el siglo V a. C. Los pensadores se cuestionaban sobre el origen de la vida y el funcionamiento de la naturaleza, y enaltecían el pensamiento racional para conocer y comprender el mundo en el que vivían. Platón y Aristóteles, entre otros filósofos, son exponentes de la filosofía clásica griega.
  • Estudio de la naturaleza. Otros pensadores, como Heráclito, Zenón, Anaxágoras, Parménides o Empédocles estudiaron otros temas relacionados a la naturaleza (como la astronomía o la botánica).
  • Medicina. De esta época datan los estudios de Alcmeón e Hipócrates, que investigaron el cuerpo humano y desarrollaron importantes avances en medicina.
  • Artes. Durante el periodo clásico, hubo un gran fomento a las artes. Algunas ciudades, como Atenas, se convirtieron en centros para el desarrollo artístico, tanto para las artes visuales (como la escultura) como para las artes escénicas (como el teatro). De este periodo data la arquitectura de Fidias y las obras de teatro de Sófocles, Esquilo y Eurípides.
  • Política. Cada polis mantuvo su independencia política y estableció su propio sistema de gobierno. En Esparta, por ejemplo, se estableció un gobierno aristocrático que tenía diferentes magistraturas (algunas temporales y otras vitalicias). En Atenas se desarrolló, por primera vez en la historia, un sistema de gobierno democrático que incorporaba la participación política del pueblo.

En la segunda mitad del siglo V a. C., la rivalidad entre Atenas y Esparta, las dos polis más poderosas, aumentó y generó la formación de dos coaliciones: la Liga de Delos (ateniense) y la Liga del Peloponeso (espartana). Las diferentes polis de la región quedaron alineadas en uno u otro bando y, desde 431 a. C., se enfrentaron en la Guerra del Peloponeso. Hacia 404 a. C, la Liga de Delos fue finalmente derrotada. Sin embargo, estas décadas de guerra debilitaron a todas las polis que se vieron involucradas en el conflicto.

El período helenístico (de 330 a 146 a. C.)

época clásica
Alejandro Magno llegó a dominar Grecia, Egipto, India, Persia y Asia Central.

Macedonia, ubicada al norte de Grecia, fue un reino de cultura griega que desde mediados del siglo IV a. C., comenzó su expansión militar. Las campañas de Filipo II fueron victoriosas gracias a sus innovadores tácticas militares, que combinaban el uso de la caballería y la infantería. En 338 a. C., los macedonios derrotaron a los atenienses en la batalla de Queronea y se impusieron sobre toda la región. Las polis griegas perdieron su autonomía y quedaron sometidas a la Liga de Corinto, encabezada por los macedonios.

En 336 a. C., Alejandro Magno, hijo de Filipo II, asumió el tronó y continuó con las campañas de expansión iniciadas por su padre. En una década logró conquistar vastos territorios y construir el imperio más grande la Antigüedad, que abarcó las regiones de Grecia, Egipto, Anatolia, el Levante, Mesopotamia y Asia central (hasta el río Indo).

Sin embargo, a la muerte de Alejandro, las luchas por la sucesión acabaron por desmembrar el imperio en diversos reinos, cuyas fronteras se fueron modificando con el devenir militar de las diferentes fuerzas políticas de la región.

Hacia el siglo I a. C., la república romana comenzó su expansión territorial y terminó conquistando los reinos helenísticos, debilitados por las disputas internas y la constante presión militar.

Este periodo se caracterizó por la formación de una nueva cultura. Con sus conquistas militares, los macedonios expandieron la cultura griega por Asia y Egipto. A su vez, esta cultura recibió la influencia de las creencias, los valores y los estilos orientales. Como resultado de esta combinación, se desarrolló la cultura helenística. Sus principales características fueron:

  • Lengua. En este período se impuso la koiné: un dialecto griego combinado con las diferentes lenguas locales. Funcionaba como una lingua franca, es decir, un lenguaje comprendido por todos que facilitaba la comunicación entre pueblos diferentes.
  • Cultura y mecenazgo. Ciudades como Alejandría, Pérgamo y Antioquía gozaron de la importancia que antes tuvieron las polis Atenas, Tebas y Esparta. Las ciudades helenísticas se destacaron como centros urbanos culturales. Sus gobernantes impulsaron la creación de instituciones educativas y bibliotecas, y fomentaron las artes. También se desarrolló el mecenazgo como relación cultural: las élites nobles contrataban filósofos y estudiosos, y contribuían al desarrollo de conocimientos científicos de matemática, geografía, medicina, filosofía o física.
  • Sincretismo religioso. Durante el periodo helenístico, en los diferentes reinos se combinaron los cultos locales, provenientes de Oriente (como el culto a Serapis, Isis o Cibeles) con el panteón clásico de los dioses y la mitología griega.

Más en: Período helenístico

La Antigua Roma

La Antigua Roma fue una civilización que se estableció en la península itálica y conquistó gran parte de Europa, el norte de África y el Cercano Oriente. Su historia suele dividirse en tres etapas, según su forma de gobierno: Monarquía (753-509 a. C.), República (509-27 a. C.) e Imperio (27 a. C.-476 d. C.).

El último siglo del periodo republicano y los primeros del periodo imperial son considerados como el momento de esplendor de la civilización romana, debido a que Roma se impuso como potencia dominante en la región.

En el periodo republicano, el sistema de gobierno romano se caracterizaba por la división de las funciones públicas entre diferentes funcionarios e instituciones: el Senado, la Asamblea y los magistrados (o “funcionarios”). En cambio, durante el periodo imperial, los poderes administrativo, político, militar y religioso quedaron monopolizados bajo la figura de un emperador.

Durante los siglos de esplendor, la cultura romana se destacó en disciplinas diversas como la literatura, la arquitectura, la filosofía y las artes plásticas. Las obras que se produjeron en esta época se transformaron en referencias para los artistas y pensadores de los tiempos posteriores. Muchos elementos de la cultura romana sobrevivieron a la caída del Imperio e influyeron en los ideales, valores y estilos artísticos de la cultura occidental moderna.

Los principales rasgos de la cultura clásica romana fueron:

  • Arte y arquitectura. Los romanos desarrollaron un estilo propio, influenciado tanto por los etruscos como por los griegos. De los etruscos, los romanos tomaron el arco y la bóveda como elementos fundamentales de su arquitectura. En cambio, los romanos se inspiraron en los griegos para el diseño de columnas y el uso de estatuas en los templos y los edificios civiles.
  • Obras monumentales. Los diferentes emperadores ordenaron construir grandes obras públicas en todo el imperio, como monumentos, acueductos, redes cloacales, caminos, baños públicos, etc. El carácter monumental de algunos templos, y espacios públicos pretendía demostrar a los otros pueblos el poder y la magnificencia de los romanos. Entre ellos crearon gigantes anfiteatros, arcos de triunfo y basílicas. Todavía pueden verse las ruinas de algunas de estas grandes obras; por ejemplo, el Templo de Júpiter de Baalbek (en el Líbano), el arco de Caracalla (en Marruecos), el acueducto de Segovia (en España) o el Foro romano (en Italia).
  • Derecho romano. Las relaciones entre los ciudadanos y el Estado fueron reguladas en textos precisos, y se creó una noción de derecho. A lo largo del tiempo, las diferentes normas, leyes y principios jurídicos fueron codificadas y se integraron en lo que se conoce como derecho romano. Este tipo de legislación se constituyó como una de las fuentes principales del derecho moderno.
  • Filosofía. La filosofía romana estuvo influenciada por sus antecedentes griegos. Los romanos tomaron dos corrientes filosóficas fundamentales: el estoicismo y el epicureísmo. Los estoicos, como Séneca, Epicteto y Marco Aurelio, buscaban, a través de la razón filosófica, la paz interior y la virtud, fundamentos esenciales de la ética. En cambio, los epicúreos sostenían que la filosofía tenía el objetivo práctico de la búsqueda de felicidad. En ese sentido, defendían el hedonismo (el disfrute de los placeres corporales).
  • Lengua. Con la expansión de las fronteras y la cultura romana, el latín se constituyó como una lengua fundamental en toda la región. Con la caída del Imperio, la combinación del latín con otras lenguas (muchas de ellas de origen germánico) devino en muchos idiomas actuales como el español, francés, italiano, gallego, rumano, portugués, entre otros.
  • Literatura. Los poetas clásicos romanos, como Virgilio (Eneida, Bucólicas, Geórgicas), Ovidio (Metamorfosis, Arte de amar) y Horacio (Odas, Épodos, Arte poética), vivieron el fin del periodo republicano y la construcción imperial. Los nobles romanos continuaron la tradición helenística de mecenazgo: encargaban la composición de obras literarias a los poetas y los mantenían económicamente.
  • Estudios históricos. Diversos escritores de la Roma clásica, como Tito Livio, Suetonio y Tácito, relataron los sucesos de su época y se convirtieron en un legado fundamental para los estudiosos de épocas posteriores.

Ver además: Imperio romano

Línea del tiempo de la época clásica

  • Siglo V a. C.
  • Guerras médicas (Grecia vs. Persia): 499-449 a. C.
  • Guerra del Peloponeso (Atenas vs. Esparta): 431-404 a. C.
  • Siglo IV a. C.
  • Guerra de Corinto (Esparta vs. Atenas, Argos, Corinto, etc.): 395-387 a.C.
  • Inicio de la invasión Macedónica: 346 a. C.
  • Muerte de Alejandro Magno: 323 a.C.
  • División de Macedonia en tres reinos a partir de 301 a. C.
  • Siglo III a. C.
  • Roma conquista a los samnitas, etruscos y galos entre 280 y 275 a. C.
  • Inician las guerras púnicas en 264 a. C.
  • Inician las guerras macedónicas en 214 a. C.
  • Siglo II a. C.
  • Fin de las guerras macedónicas en 148 a. C.
  • Fin de las guerras púnicas en 146 a. C.
  • Guerras sirias (192-188 a. C.), Roma conquista Asia menor.
  • Siglo I a. C.
  • Creación el Imperio romano en 27 a. C.
  • Dinastía Julio-Claudia (27 a. C.-69 d. C.)
  • Siglo I d. C.
  • Dinastía Flavia (69-96 d. C.)
  • Dinastía Antonina (96-180 d. C.)
  • Siglo II d. C.
  • El Imperio romano alcanza su mayor extensión territorial en el año 117 d. C.
  • Dinastía Severa (193-235 d. C.)
  • Siglo III d. C.
  • Crisis del Siglo III (235-284 d. C.)
  • División del Imperio romano en dos en el año 285 d. C.
  • División del Imperio romano en cuatro (tetrarquía) en el año 293 d. C.
  • Siglo IV d. C.
  • Oficialización del Cristianismo como religión imperial en el año 380 d. C.
  • Inicio de las invasiones de los pueblos germánicos en 386 d. C.
  • División definitiva del Imperio romano en Occidente y Oriente en 395 d. C.
  • Siglo V d. C.
  • Desintegración del Imperio romano de Occidente a partir de las invasiones de las tribus germánicas, entre 406 y 476 d. C.

Sigue con: Alta Edad Media

Referencias

  • Historia Antigua II. El Mundo Clásico. Javier, C. P., & Pilar, F. U. (2015). Editorial UNED.
  • “Introducción” en El mundo mediterráneo en la Edad Antigua: el helenismo y el auge de Roma (pp. 3-20). Grimal, P. (1992).  Siglo Veintiuno Editores.
  • La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Pomeroy, Burstein, Donlan & Tolbert (2011). Ed, Crítica.
  • El Imperio romano. Economía, sociedad y cultura. Garnsey, P. y Saller, R.(1991)  Ed. Crítica.
  • “Antigüedad clásica” en Wikipedia.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Época clásica". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/epoca-clasica/. Última edición: 15 marzo, 2024. Consultado: 9 julio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 15 marzo, 2024
Fecha de publicación: 17 mayo, 2019

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)