Civilización cretense

Te explicamos qué fue la civilización cretense, su origen y desarrollo. Además, características de los palacios y el origen del mito del minotauro.

civilización cretense
Hacia 1500 a. C., Cnosos se convirtió en el principal centro urbano de la civilización cretense.

¿Qué fue la civilización cretense?

La civilización cretense, también conocida como civilización minoica, es considerada un antecedente cultural de la Antigua Grecia. Se ubicó en la isla de Creta, al sur de Grecia, durante la edad de Bronce entre el 3.000 y el 1100 a. C.

Durante su apogeo, la civilización cretense se destacó por su poderío comercial y naviero. La isla de Creta fue considerada el centro político y cultural más importante del mar Egeo, ya que estaba situada en un punto geográfico estratégico con conexión a Europa, Asia y África.

Además, estos pueblos se destacaron por el arte de sus cerámicas y sus pinturas murales, y por su arquitectura, con la construcción de palacios como el de Cnosos. Estas piezas y construcciones fueron usadas por los arqueólogos e investigadores para conocer la historia y características de la civilización minoica, porque los registros escritos que existen de esta cultura aún no pudieron ser descifrados.

Puede servirte: Civilización griega

Historia de la civilización cretense

Entre el 3.000 y el 2.000 a. C. los cretenses se agruparon en pequeñas comunidades y conformaron las primeras aldeas. Se cree que parte de estas poblaciones llegaron al territorio cretense desde otros lugares. Aunque también existen registros de asentamientos anteriores a esta era, los especialistas no han podido identificar una cultura común.

Debido a que no se pudieron descifrar los escritos de la civilización, los arqueólogos establecen una periodización histórica en base al estudio de las cerámicas y objetos hallados. A partir de esta evidencia, se suelen identificar tres etapas principales de la civilización cretense:

  • Etapa prepalacial (2800-2000 a. C.). Esta etapa marcó el comienzo de la consolidación de la cultura minoica, que estuvo caracterizada por el crecimiento urbanístico y por una población que se dedicó a la agricultura, a la caza y a la explotación forestal. Posteriormente, la ubicación geográfica privilegiada de la isla y la falta de algunos recursos llevaron a esta cultura a desarrollar la navegación y el comercio. El conocimiento para manipular los diferentes metales y materiales impulsó a los cretenses a comercializar sus productos con otras islas del Egeo, Anatolia, Siria y Egipto.
  • Etapa paleopalacial (2000-1700 a. C.). El creciente desarrollo comercial y artístico, y el aumento poblacional de Creta permitieron inaugurar una nueva etapa que se caracterizó, principalmente, por la construcción de palacios que funcionaban como sede de la vida económica y social cretense. Estas edificaciones eran de gran tamaño y tenían un patio interno y ambientes de almacenamiento.
  • Etapa neopalacial (1700-1450 a. C.). Durante esta etapa un conjunto de catástrofes naturales destruyó los palacios del periodo anterior, que luego fueron reconstruidos. Estos nuevos palacios y edificaciones fueron aún más deslumbrantes que sus antecesores, a causa del crecimiento económico cretense producto de la expansión comercial y el desarrollo de la metalurgia y la cerámica.
  • Postpalacial (1450-1100 a. C.). Algunos especialistas consideran que las erupciones del volcán de la isla de Tera (actual isla de Santorini) marcaron el fin de la autonomía y la independencia cultural cretense. Las cenizas volcánicas se asentaron en grandes áreas de la región cretense y volvieron improductivas muchas de sus tierras. Esta crisis productiva generó un decaimiento en la flota naviera y el poder comercial cretense. A su vez, durante este periodo de debilitamiento político, Creta es conquistada por los aqueos y, desde entonces, gobernada por una dinastía micénica.

Cultura de la civilización cretense

Civilización cretense
El arte cretense decoraba sus palacios con la belleza y la armonía de la naturaleza.

Arte, arquitectura y producción artesanal 

Muchas de las evidencias que se tienen de la civilización cretense surgieron del estudio de las cerámicas de la época. Arthur Evans fue un arqueólogo británico que dedicó gran parte de su carrera al estudio de esta civilización, lo que permitió conocer el trabajo de los cretenses en diferentes áreas como la metalurgia, la cerámica y la arquitectura.

  • Arte. Las paredes de los palacios minoicos estaban decorados con pinturas murales. Los principales motivos eran tomados de la naturaleza y buscaban recrear un ambiente sereno, con el objetivo de hacer del palacio un espacio de belleza.
  • Metalurgia. Se considera que esta civilización tuvo un gran desempeño y habilidad con los metales: fueron buenos hacedores de joyas en oro, bronce y cobre.
  • Arquitectura. Esta cultura se caracterizó por la construcción de lujosos y grandes palacios, que fueron encontrados en lugares como Cnosos y Festos. Estas edificaciones eran de gran tamaño, tenían columnas, patios, no tenían murallas y contaban con gran cantidad de ambientes. En sus ambientes se destacó la presencia de frescos, que eran pinturas con coloridos y brillantes tonos en las que se representaban paisajes y figuras.
  • Cerámica. Esta manifestación artística fue la que posibilitó conocer gran parte de lo que se sabe de la civilización cretense. Estos pueblos tenían un gran conocimiento sobre el manejo de la cerámica y construyeron vasijas, ánforas y copas. Para decorarlas dibujaban y pintaban animales marinos y figuras geométricas, y utilizaban colores como el amarillo, el rojo, el blanco, el pardo, el anaranjado y el rosado.
  • Escritura. Esta cultura desarrolló una escritura que se clasificó en tres etapas. En un primer lugar, se trató de jeroglíficos similares a los producidos por los egipcios y luego existen evidencias de escritura de tipo lineal A y B. Estos registros escritos de la época aún no pudieron ser descifrados.

El mito del minotauro 

El mito del minotauro es una de las leyendas más emblemáticas de Creta. La historia cuenta que Minos, Sarpedón y Radamantis eran los tres hijos del rey Asterión. Luego de la muerte de Asterión, Minos dijo a sus hermanos que la voluntad de los dioses era que él gobernara todo el palacio. Para probarlo, les aseguró que los dioses responderían a cualquiera de sus pedidos. Le pidió entonces a Poseidón, dios del mar, que hiciera salir del océano un toro y prometió que lo sacrificaría en su nombre.

Poseidón así lo hizo, pero Minos, al ver la belleza del toro blanco, no quiso sacrificarlo, lo ocultó en su rebaño y entregó otro toro al dios del mar. Al darse cuenta del engaño, Poseidón, como castigo, hizo que Pasifae, la esposa de Minos, se enamorase del toro y concibiera con él a un minotauro: un hombre con cabeza de toro que se alimentaba de carne humana.

Minos mandó a construir un laberinto para encerrar al minotauro porque generaba disturbios en el pueblo y ordenó que cada año debían sacrificarse catorce jóvenes atenienses (producto de ciertas disputas con ese pueblo) para alimentarlo.

Un joven ateniense, Teseo, se ofreció como víctima del toro y junto con Ariadna, la hija de Minos de la que se enamoró, logró matar al minotauro y salir con vida del laberinto.

Sigue con: Civilización micénica

Palacios cretenses

Templo de Creta
Desde los palacios se regulaba la agricultura y la distribución de los alimentos.

Alrededor del 2.000 a. C. se crearon en Creta grandes ciudades en las que se levantaron palacios y mansiones imponentes. Cada palacio era una estructura autónoma desde donde se regulaba la distribución o el almacenamiento de los alimentos y la vida política y religiosa de cada territorio.

Existían características similares entre los distintos palacios que se situaron a lo largo de toda Creta. Muchos de ellos contaban con zonas de almacenamiento, cocinas, talleres, santuarios y teatros. Se caracterizaban por no tener murallas a su alrededor, tener patios internos, talleres (en los que se elaboraban muchas de las piezas que luego se comercializaban), columnas y frescos que decoraban las paredes.

Alrededor del 1700 a. C. algunos de estos palacios fueron destruidos, se cree que a causa de fenómenos naturales, y luego vueltos a construir.

Los palacios más destacados de esta época fueron:

  • Palacio de Cnosos. Es el palacio más importante del que se tiene registro, y se encuentra a pocos kilómetros de Heraclión, capital de la isla. Fue descubierto en 1878 y las excavaciones fueron comandadas por Arthur Evans.
  • Palacio de Festos. Está ubicado en el sudoeste de la isla, a 50 kilómetros de Heraclión, y es el segundo palacio más importante. Tiene patios, talleres y templos, y su excavación estuvo liderada por el arqueólogo italiano Federico Halbherr.
  • Palacio de Malia. Es el tercer palacio más importante descubierto y está ubicado en el norte de la isla de Creta. La edificación se realizó en torno a un patio central y fue destruido, junto con el palacio de Festos y el de Cnosos, y luego reconstruido.
  • Palacio de Zakros. Está ubicado en la costa este de la isla de Creta y se destacó por su importancia comercial y militar. Es más pequeño que el resto de los palacios descubiertos.

Puede interesarte: Guerra de Troya

Religión cretense

civilización cretense
Los cretenses realizaban un juego en el que acróbatas se arrojaban sobre un toro.

Como otros tantos pueblos de la antigüedad, la civilización cretense se caracterizó por ser politeísta. Los cretenses veneraban a varios dioses y eran naturalistas, es decir, sus dioses provenían o estaban relacionados con la naturaleza.

Rendían culto a la diosa madre de la naturaleza, que era símbolo de fertilidad y que era representada por una figura femenina que solía estar acompañada por animales como serpientes y pájaros.

Todo lo que se conoce de la religión de esta civilización se obtuvo a través de los objetos, el arte y las edificaciones halladas. Se cree que los cretenses adoraban a sus dioses tanto en forma privada como pública y para eso realizaban ofrendas que consistían en diferentes danzas, procesiones y rituales de sacrificio de animales.

Para esta civilización fue de gran importancia la figura del toro, que era símbolo de vida y fuerza. En muchas de las ceremonias de culto se realizaba un juego taurino, que consistía en que uno de los acróbatas se arrojaba sobre un toro al que previamente provocaba.

Sociedad de la civilización cretense

En la civilización cretense, existía una minoría privilegiada vinculada a las cortes de los palacios. Los restos arqueológicos permiten afirmar a los especialistas que esta minoría disfrutaba de una calidad de vida superior, ligada al lujo y a las riquezas. En torno a los centros palaciegos, existían además otros grupos familiares que vivían en edificaciones de dos o tres pisos y que, probablemente, se dedicaban a los sectores administrativo y comercial.

La mayoría de la población libre estaba compuesta por campesinos y labradores, que vivían en las aldeas del ámbito rural. Además, en la sociedad existían esclavos que, en su mayoría, pertenecían a la corte de los palacios.

Economía y política de Creta

civilización cretense
La producción artesanal se realizaba en las dependencias de los palacios.

La economía de la civilización minoica estaba sostenida por el comercio marítimo. Su cercanía con el delta del Nilo les permitió a los cretenses tener un gran intercambio cultural y comercial con Egipto, Chipre, Siria, Sicilia, Asia Menor y el resto de Grecia.

Creta tenía muy desarrollada la producción artesanal, por lo que exportaba productos de cerámica, tejidos y utensilios de metal. También era importante la agricultura y la ganadería, y exportaba muchos de los productos obtenidos de estas industrias, como el aceite, el vino, las aceitunas, la lana y el trigo. Por su parte, Creta importaba de otros territorios metales, como oro, cobre y plata.

Aunque por su tamaño y estructura el palacio de Cnosos tenía una notable superioridad respecto de los otros, no existía una unidad política que rigiera toda la civilización cretense. En torno a los diferentes palacios se organizaba la vida política, social, religiosa y económica de las poblaciones cercanas.

Sigue con: 

Referencias

  • Pomeroy, S., Burstein, S. M., Donlan, W., & Tolbert, J. (2003). La Grecia primitiva y la Edad de Bronca. Antigua Grecia. Editorial Crítica.
  • Fernández Nieto, F. J. (2005). Las civilizaciones prehelénicas y el mundo micénico. Historia antigua de Grecia y Roma. Tirant lo Blanch.
  • “Minoan palatial centres” en UNESCO.
  • “Knossos: palatial centre of minoan Crete” en Erenow.
  • “Malia” en Minoan Crete.
  • “Crete” en Britannica.
  • “Las claves de la cultura minoica” en ONU.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Civilización cretense". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/civilizacion-cretense/. Última edición: 15 febrero, 2024. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 15 febrero, 2024
Fecha de publicación: 11 septiembre, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)