Cerámica

Te explicamos qué es la cerámica y cuáles son sus características. Además, los tipos de cerámica que existen y su proceso de fabricación.

Cerámica
La cerámica es una de las técnicas más antiguas conocidas por la humanidad.

¿Qué es la cerámica?

La cerámica es un tipo de material fabricado a partir de la mezcla de diferentes materiales sólidos inorgánicos y su posterior cocción en un horno. Se obtienen así objetos con fines utilitarios y ornamentales, con distinto grado de resistencia y vistosidad. Al arte y la técnica de producir este tipo de objetos se los denomina también “cerámica” o “alfarería”, y a las sustancias que pueden someterse a este proceso se las conoce como “materiales cerámicos”.

El proceso de fabricación de la cerámica consiste, en primer lugar, en obtener una mezcla pastosa y maleable, a través de la unión de agua y distintos materiales cerámicos como arcilla, sílice, alúmina, caolín y óxidos metálicos. Luego, se procede a darle su forma a través del amasado y, normalmente, de un torno giratorio. Entonces, se somete la mezcla a la cocción en un horno, con lo que adquiere rigidez. Finalmente, la pieza es decorada con esmalte.

La cerámica es un material muy resistente a la temperatura, por lo que su cocción y vitrificación se produce normalmente por encima de los 1000 °C. En los casos en que la arcilla se mezcla con óxidos de aluminio, berilio, circonio y otros similares, se requiere entre 1300-1600 °C para endurecer la mezcla. Una vez cocida, la cerámica se somete a un enfriamiento muy lento y, a partir de entonces, puede resistir temperaturas de hasta 3000 °C sin perder sus propiedades ni modificar su forma.

¿Cuándo se inventó la cerámica?

La cerámica es una de las técnicas más antiguas conocidas por el ser humano. Su invención se remonta al neolítico (10000-2200 a. C.). Si bien está presente en prácticamente todas las culturas antiguas, las primeras manifestaciones de mayor refinamiento se hicieron en la Antigua China. Por su parte, el nombre “cerámica” proviene de la voz griega keramikos, que significa “hecho de arcilla”.

Características de la cerámica

Cerámica
La cocción de la cerámica se realiza a temperaturas que rondan los 1300 °C.

La cerámica, en términos generales, presenta las siguientes propiedades y características:

  • Tiende a cristalizarse. Dependiendo de sus materiales, la cerámica puede presentar una estructura cristalina, amorfa o algún estado intermedio.
  • Es duradera. A pesar de su fragilidad, la cerámica resiste a la corrosión y la abrasión y no se desgasta con el pulido.
  • Es refractaria. La cerámica puede soportar temperaturas muy altas sin descomponerse en sus materiales constitutivos, o sea, sin ablandarse.
  • No es combustible. La cerámica no puede incendiarse, ya que se trata de un aislante térmico con altísimo punto de fusión.
  • No es oxidable. El contacto de la cerámica con el oxígeno del aire y del agua no produce óxidos de ningún tipo, a pesar de contar con materiales metálicos.
  • No es elástica. Una vez cocida, la cerámica se torna dura y frágil, de modo que permanece siempre con su forma definida.
  • No es conductora. La cerámica no conduce el calor ni la electricidad.

Tipos de cerámica

Porcelana - Cerámica
Los materiales cerámicos pueden ser porosos o impermeables.

Dependiendo del tipo de materiales y procesos utilizados en su fabricación, existen dos tipos de cerámica:

  • Cerámica porosa o permeable. Es aquella cuyos materiales no se han vitrificado todavía, es decir que no han sido expuestos a temperaturas lo suficientemente elevadas como para fundir el cuarzo con la arena. Suele hacerse con arcilla de grano grueso, por lo que su acabado es áspero y permeable a los gases y las grasas, absorbe la humedad y su fractura es terrosa. Por ejemplo: la arcilla cocida, la loza y los materiales refractarios.
  • Cerámica impermeable (o semiimpermeable). Es aquella que se produce a través de la vitrificación completa (o casi completa) de sus materiales, o sea, de su fusión a temperaturas que rondan los 1200 °C. Suele ser más dura, resistente a la humedad y a los gases, y normalmente adquiere también cierta transparencia. Por ejemplo: el gres cerámico y las porcelanas blandas y duras.

¿Cómo se fabrica la cerámica?

El proceso de fabricación de la cerámica se puede resumir en las siguientes etapas:

  • Extracción. Se mezclan los materiales que constituyen la arcilla deseada. Esto normalmente ocurre en canteras al aire libre.
  • Molienda. Se tamiza la arcilla para extraer piedras e impurezas, y luego se la tritura según el grosor deseado de los granos. Mientras más gruesos sean, más rústico será el acabado y más porosa la cerámica.
  • Mezclado. Se humedece la arcilla hasta obtener una pasta húmeda y maleable. A menudo se incorporan también otros materiales.
  • Maduración. Se deja reposar la mezcla durante un par de semanas, hasta que alcance su punto idóneo.
  • Modelado. Se amasa la arcilla y se le da la forma deseada, ya sea con las manos, con herramientas o con un torno rotativo.
  • Secado. Se deja secar la pieza durante un día para que elimine la humedad residual.
  • Cocción. Se introduce la pieza en un horno a la temperatura debida y se cuece hasta alcanzar su punto de dureza ideal. Luego, se deja reposar durante el tiempo necesario para que se enfríe.
  • Decorado. Se emplean pinturas y esmaltes para decorar la pieza y obtener así el acabado final.

Importancia de la cerámica

Cerámica
La cerámica es un elemento común para casi todas las civilizaciones antiguas.

Debido a su gran durabilidad, las piezas cerámicas forman parte importante de los yacimientos arqueológicos en el mundo entero. Esto evidencia su enorme importancia para los pueblos antiguos, que emplearon esta técnica para producir utensilios de todo tipo, efigies religiosas y vasijas fúnebres decorativas, como en el Antiguo Egipto.

De hecho, la alfarería fue una de las primeras grandes técnicas dominadas por la humanidad. Muchas de las grandes piezas decorativas de la historia son fruto de la maestría en el arte de la cerámica: desde los famosos azulejos portugueses, hasta los delicados jarrones chinos de la dinastía Ming.

En el mundo moderno, la cerámica ha jugado un papel muy importante en diferentes industrias. Esto incluye, por ejemplo, la fabricación de aislantes térmicos y eléctricos, y de ladrillos, tejas, lozas y baldosas, elementos cruciales para el arte de la construcción.

Sigue con:

Referencias

  • Consentino, P. (1999). Enciclopedia de técnicas de cerámica. Guía de las técnicas de cerámica y su utilización paso a paso (Trad. Dora Castro). Editorial Acanto.
  • Mason, T. (2024). Ceramic composition and properties. Encyclopaedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Morales Güeto, J. (2012). Principios físico-químicos de la cerámica. Tecnología de los materiales cerámicos. Ediciones Díaz de Santos.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Cerámica". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/ceramica/. Última edición: 22 abril, 2024. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 22 abril, 2024
Fecha de publicación: 9 septiembre, 2016

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)