Tundra

Te explicamos qué es la tundra y cómo es la flora y la fauna de este bioma. Además, cuáles son sus características generales, su clima y más.

Tundra
El suelo de la tundra suele estar cubierto de nieve durante gran parte del año.

¿Qué es la tundra?

La tundra es un paisaje bioclimático que se caracteriza por tener bajas temperaturas y el suelo cubierto de nieve y hielo casi todo el año. Este tipo de paisaje se encuentra en las regiones cercanas a los polos y en las áreas más elevadas del planeta, en donde la altitud reduce significativamente la temperatura.

El paisaje de tundra se puede encontrar en algunos sectores del norte de Canadá y Groenlandia (América del Norte), en algunas regiones de Rusia (Asia), en gran parte de la Antártida, en las cercanías del Polo Norte y en las altas cumbres de las cordilleras más elevadas del planeta.

El clima que prevalece en este paisaje es el clima polar de tundra, que se caracteriza por tener temperaturas bajo cero al menos seis meses al año y veranos cortos y frescos. La capa superior del suelo de la tundra, conocida como permafrost, permanece congelada la mayor parte del tiempo.

La vegetación en la tundra es escasa y está compuesta principalmente por musgos, líquenes y pequeñas plantas resistentes al frío. La fauna también está adaptada a la escasez de recursos y suele incluir mamíferos, tales como renos, osos y zorros. Además hay aves migratorias, que utilizan la tundra en el verano como área de reproducción.

El clima extremo también condiciona la vida humana. Por esa razón, las regiones de tundra suelen estar prácticamente despobladas y las comunidades que viven allí son muy pequeñas.

Clima de la tundra

Tundra
El promedio de temperatura invernal en la tundra es de 15 grados bajo cero.

El clima de la tundra se denomina polar de tundra, y se encuentra en las zonas cercanas a los polos norte y sur. Existe además un subtipo denominado polar de tundra alpina, que se encuentra en las cimas de las cordilleras más elevadas del planeta, como el Himalaya y los Andes.

Se trata del clima más frío de la Tierra, con temperaturas que no superan los 10 °C en verano. En los meses de invierno, las temperaturas promedio son de -15 °C. El frío máximo registrado históricamente fue de -89 °C en la estación Vostok, en la Antártida.

El clima de tundra es, además, muy poco lluvioso. Las bajas temperaturas y la escasa humedad en el ambiente generan que las precipitaciones sean muy pocas a lo largo del año. Cuando se producen, casi siempre lo hacen en forma de nieve.

Día y noche polares en la tundra

Sol de medianoche - tundra
En la tundra, durante el verano, el sol permanece sobre el horizonte o apenas se oculta

Tanto en la tundra antártica como en la tundra ártica se produce el fenómeno del día polar, que se caracteriza por la presencia de la luz solar durante las 24 horas del día. Esto sucede porque, al estar en los extremos del planeta, las regiones de tundra polar quedan siempre de cara al sol durante el verano, a pesar de la rotación de la Tierra. 

Por el contrario, en las zonas cercanas a los polos, el sol permanece oculto durante meses en el invierno y se produce el fenómeno denominado noche polar. La ausencia del sol es uno de los factores que garantiza el congelamiento del suelo en la tundra, ya que las temperaturas durante la noche continua son extremadamente bajas.

Suelo de la tundra

tundra
El congelamiento del suelo depende en gran medida de la temperatura del aire.

En la tundra, la superficie del suelo se encuentra casi todo el año congelada. Este tipo de suelo recibe el nombre de permafrost. La presencia de hielo y nieve de forma casi permanente condiciona la vida vegetal, que solo puede desarrollarse en los meses de verano, cuando comienza el deshielo. Así, el crecimiento estacional de plantas es efímero, ya que cuando empiezan los meses fríos el suelo se vuelve a congelar.

El contexto de cambio climático y de aumento de las temperaturas globales supone un enorme desafío para las regiones polares en relación con el suelo de la tundra. El derretimiento del permafrost afecta sensiblemente a las especies animales y vegetales adaptadas a crecer y desarrollarse en ese tipo de suelos, y la pérdida de los hielos genera importantes cambios en la dinámica natural y la biodiversidad de estas regiones. 

Flora y fauna de la tundra

tundra
En la tundra pueden encontrarse hasta cuatrocientas especies diferentes de plantas con flores.

Las plantas más numerosas en la tundra son los arbustos, los musgos y los líquenes. Los musgos están especialmente adaptados para este ambiente, ya que miden como máximo 10 centímetros y pueden soportar los intensos vientos. En este ecosistema no existen árboles debido a las bajas temperaturas. Sin embargo, sí pueden encontrarse hasta cuatrocientas especies diferentes de plantas con flores.

Por otra parte, las especies de animales que viven en la tundra han experimentado diversas adaptaciones a las condiciones climáticas. Algunas de estas son anatómicas (por ejemplo, poseer una gruesa capa subcutánea de grasa para aislarse del frío, como en el caso de los osos blancos) y otras son de comportamiento (por ejemplo, construir túneles en el suelo o en la nieve para protegerse, tal como hacen los zorros).

Tipos de tundra

Tundra alpina
La tundra alpina se encuentra a gran altitud y presenta bajas temperaturas y fuertes vientos.

Existen tres tipos de tundra en diferentes lugares geográficos:

  • Tundra ártica. Se encuentra en el hemisferio norte. Allí, la congelación del suelo avanza significativamente hacia el subsuelo y la temperatura puede llegar a los 50 grados bajo cero en invierno. Durante el verano, son ecosistemas receptores de especies migratorias.
  • Tundra antártica. Se encuentra próxima al polo sur, en el continente antártico y en las islas cercanas. Solo en zonas muy limitadas tiene vida vegetal, a excepción de líquenes, musgos y algas, que se encuentran tanto en la tierra como en el agua. Los únicos mamíferos que habitan allí son los pingüinos y las focas.
  • Tundra alpina. Se encuentra a gran altitud, con baja presión atmosférica, muy bajas temperaturas y fuertes vientos. No crecen vegetales de mayor tamaño que los arbustos y la fauna es prácticamente inexistente.

Importancia ambiental de la tundra

La tundra desempeña un importante rol en la regulación climática global debido a los servicios ambientales que ofrece:

  • Captura de carbono. La tundra almacena carbono en forma de materia orgánica congelada. Si bien el permafrost actúa como un depósito de carbono, su progresivo descongelamiento —como consecuencia del cambio climático— provoca la liberación de grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que aumenta la proporción de gases de efecto invernadero y contribuye al incremento de las temperaturas globales.
  • Regulación del clima. La reflexión de la luz solar por la superficie brillante de la tundra, especialmente durante los períodos de nieve, contribuye a la regulación del clima local, al afectar la radiación solar que la Tierra absorbe y refleja.
  • Preservación del agua dulce. La presencia de permafrost y la limitada capacidad de drenaje del suelo en la tundra influyen en la retención del agua, lo que contribuye a la regulación de los ciclos hidrológicos, a la formación de cuerpos de agua estacionales y a la preservación del agua dulce del planeta.

Amenazas de la tundra

tundra
El liquen de la tundra es enormemente sensible a la contaminación.

Entre las principales amenazas de la tundra, se encuentran:

  • El cambio climático. El incremento de las temperaturas globales afecta a la tundra porque acelera el descongelamiento del permafrost. Este proceso libera gases de efecto invernadero, como el metano y el dióxido de carbono, lo que aumenta la presencia de estos gases perjudiciales en la atmósfera.
  • La extracción de recursos naturales. La expansión de actividades humanas, como la extracción de petróleo y gas, la minería y la tala, compromete el equilibrio ecológico de la tundra y degrada el hábitat de especies animales y plantas.
  • La contaminación. La contaminación proveniente de fuentes distantes tiene impactos negativos en la tundra. Sustancias como contaminantes orgánicos persistentes, plásticos y microplásticos se acumulan en sus aguas y afectan la biodiversidad de los ecosistemas acuáticos.
  • El desarrollo de infraestructura. La construcción de infraestructura como carreteras, gasoductos y oleoductos puede fragmentar y alterar los ecosistemas de la tundra. Esto puede tener efectos en la migración de especies y en el desarrollo y la reproducción de los animales.

Referencias

Sigue con:

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Tundra". Autor: Gustavo Sposob. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/tundra/. Última edición: 22 marzo, 2024. Consultado: 17 julio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gustavo Sposob

Profesor de Enseñanza Media y Superior en Geografía (UBA).

Fecha de actualización: 22 marzo, 2024
Fecha de publicación: 4 mayo, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)