Ilustración

Te explicamos qué fue la Ilustración, sus características generales y sus principales representantes. Además, qué fue el despotismo ilustrado.

Ilustración
La Ilustración impactó en la vida de las sociedades europeas en diversos aspectos.

¿Qué fue la Ilustración?

La Ilustración fue un movimiento intelectual que se desarrolló en Europa durante el siglo XVIII y que influyó en la política, la economía, las ciencias, el arte, la religión y otros aspectos de la cultura occidental.

Los pensadores ilustrados, también llamados iluministas, se preguntaban acerca del mundo que los rodeaba a través del uso de la razón, que era considerada la luz que iluminaba el conocimiento y que podía terminar con la ignorancia. Debido a que este movimiento tuvo lugar principalmente en el siglo XVIII, este siglo es habitualmente llamado “el siglo de las luces”.

Según los filósofos ilustrados, todo conocimiento podía ser alcanzado por medio de la razón, lo que entraba en conflicto con los dogmas religiosos y con los fundamentos hereditarios de la autoridad política. Por influencia de la Ilustración se desencadenaron procesos revolucionarios como la Independencia de los Estados Unidos  (1776) y la Revolución francesa (1789).

Ver además: Romanticismo

El contexto histórico

Los antecedentes intelectuales de la Ilustración

La Ilustración surgió en Europa a fines del siglo XVII y adquirió su mayor impulso a lo largo del siglo XVIII. En aquellos años, el dogma religioso seguía siendo influyente en el modo de entender el mundo, pero una serie de hechos habían modificado las bases del conocimiento, habían puesto en entredicho la autoridad intelectual de la Iglesia católica y habían liberado el camino para la formulación de las nuevas ideas ilustradas:

  • El movimiento humanista (siglos XV y XVI), que había devuelto la centralidad al ser humano frente al principio religioso de que Dios era la medida de todas las cosas.
  • La revolución científica (siglos XVI y XVII), que desarrolló un método de estudio basado en la observación, el cálculo, la formulación de hipótesis y la experimentación.

El contexto político de la Ilustración

Dos factores políticos influyeron en el surgimiento del pensamiento ilustrado:

  • La Revolución Gloriosa (1688) en Inglaterra, que instauró una monarquía parlamentaria e impulsó nuevas formas de entender la relación entre la política, el pensamiento y el crecimiento económico.
  • La vigencia del absolutismo en Francia, cuyo monarca absoluto gobernaba “por derecho divino” sobre una sociedad dividida en estamentos, en la que el clero y la aristocracia tenían privilegios heredados. Algunos ilustrados franceses veían en Inglaterra un modelo de “progreso” frente al oscurantismo religioso y la tiranía política del Antiguo Régimen francés.

La Ilustración por países

La Ilustración fue especialmente fuerte en Francia, donde sus exponentes adoptaron el nombre de “filósofos” (philosophes). Entre ellos destacaron algunos nombres como Voltaire, Montesquieu y Jean-Jacques Rousseau. También fue en Francia donde se publicó la Enciclopedia, una monumental obra compilada por Denis Diderot y Jean le Rond D’Alembert que contenía textos sobre diversos temas escritos por filósofos ilustrados.

En Gran Bretaña y sus colonias americanas se destacaron pensadores como David Hume, Adam Smith y Thomas Jefferson, y se suele reconocer a John Locke como un precursor. En Alemania, fue muy influyente Immanuel Kant, y en Italia, Cesare Beccaria.

En España fue muy relevante el pensamiento de Gaspar Melchor de Jovellanos, pero tuvieron más influencia política los exponentes del despotismo ilustrado, como el conde de Campomanes. Sin embargo, a los territorios españoles en América llegaron ideas ilustradas de diversos países, y junto a los episodios revolucionarios en Europa y Estados Unidos, influyeron en los posteriores procesos de independencia.

Características de la Ilustración

Isaac Newton
Isaac Newton enunció leyes fundamentales de la naturaleza.

Algunas de las características de la Ilustración fueron:

  • El pensamiento racional. Se consideraba que el uso de la razón era el único medio para alcanzar la verdad y comprender el mundo, por lo que se abandonaron los dogmas religiosos y las creencias que no se sostenían en la observación empírica y la lógica.
  • El conocimiento como camino hacia el progreso. Los descubrimientos científicos e innovaciones tecnológicas eran considerados un estímulo para el progreso tanto material como moral, pues eran capaces de mejorar la calidad de vida de las personas y conducirlas hacia la felicidad.
  • La enunciación de leyes de la naturaleza. Los estudios y experimentos realizados mediante el método científico permitieron explicar fenómenos hasta entonces inexplicables o tradicionalmente interpretados por doctrinas teológicas. De este modo, se formularon leyes de la naturaleza, como las leyes de la mecánica de Newton.
  • El enciclopedismo. La recopilación del conocimiento y su divulgación se realizó a través de las enciclopedias, con el objetivo de combatir la ignorancia y transmitir la “luz” de la razón. La expresión más elocuente fue la Enciclopedia compilada en Francia por Denis Diderot y Jean le Rond D’Alembert, que se sostenía en el argumento de que el conocimiento estaba asociado a la libertad.
  • El antropocentrismo. Se recuperó el principio del humanismo renacentista según el cual el hombre era el centro de la existencia o el motivo principal de cualquier reflexión sobre el universo, contra las doctrinas teológicas que hacían foco en Dios. A diferencia de algunas ideas anteriores, que sustentaban este principio antropocéntrico en la mera existencia humana, la Ilustración destacó como algo peculiarmente humano la capacidad de razonar y de pensar de manera crítica.
  • La instrucción de la población. Se consideraba que la capacidad transformadora de la razón debía ser divulgada mediante la instrucción de amplias capas de la población. La burguesía y la aristocracia pudieron acceder a los libros y enciclopedias ilustrados. También se solían realizar reuniones privadas en las que se discutían diversos temas de política, ciencia, filosofía, entre otros. Así como muchos sectores burgueses se mostraron partidarios de las ideas ilustradas, también hubo aristócratas que manifestaron adhesión, e incluso en algunas cortes reales se buscó combinar el absolutismo monárquico con un reformismo ilustrado (lo que fue posteriormente llamado “despotismo ilustrado”).
  • La crítica a la Iglesia. Se cuestionó el poder de la Iglesia y las estructuras sociales tradicionales por ser obstáculos a la búsqueda de la verdad, la realización personal y el progreso social. Aunque algunos ilustrados se identificaron con una teología racionalista llamada “deísmo”, otros promovieron el escepticismo, el agnosticismo o el ateísmo.
  • El rechazo del absolutismo. Se adoptó una posición crítica respecto al absolutismo y se propuso en cambio la defensa de libertades políticas y civiles. Esto implicó el rechazo de los privilegios aristocráticos y la defensa del principio según el cual existían derechos naturales comunes a todos los seres humanos, por lo que cobraba importancia el concepto del individuo. Estas ideas acercaron a algunos ilustrados a los movimientos democráticos o republicanos e influyeron en el liberalismo.

El despotismo ilustrado

Despotismo ilustrado
El lema del despotismo ilustrado era “todo para el pueblo, pero sin el pueblo''.

El despotismo ilustrado, también conocido como absolutismo ilustrado, fue un modo de gobierno característico de algunas monarquías europeas de la segunda mitad del siglo XVIII. Se trataba de monarquías absolutas en las que el poder político estaba concentrado en el rey, que gobernaba con el consejo de algunos ministros. Pero, a diferencia del absolutismo clásico, el despotismo ilustrado incorporaba el principio de que el uso de la razón debía guiar las decisiones políticas.

El término “despotismo ilustrado” fue empleado por primera vez por historiadores alemanes en el siglo XIX para destacar el intento de estas monarquías por conciliar el absolutismo político con las ideas ilustradas. El monarca, instruido en estas ideas o aconsejado por ministros o pensadores ilustrados, manifestaba una sensibilidad discursiva hacia las necesidades del pueblo e implementaba reformas basadas en la idea de progreso, aunque el poder político seguía concentrado de modo absoluto.

La frase que representó al despotismo ilustrado fue “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”, que significaba que el gobierno ejecutaba medidas para el pueblo, pero las decisiones eran tomadas sin la intervención del pueblo. Este principio se oponía a las ideas de muchos filósofos ilustrados que proponían modelos constitucionales de gobierno o formulaban la idea de que el pueblo era soberano y debía gobernarse a sí mismo.

Algunos ejemplos representativos del despotismo ilustrado fueron las monarquías de Federico II de Prusia (1740-1786), Carlos III de España (1759-1788), Catalina II de Rusia (1762-1796), Gustavo III de Suecia (1771-1792), o María Teresa (1740-1780) y José II (1780-1790) de Austria.

Más en: Despotismo ilustrado

Representantes de la Ilustración

John locke - ilustración
John Locke fue un precursor de la Ilustración que estableció tres derechos naturales del hombre.

Entre los principales representantes de la Ilustración se destacaron:

  • Isaac Newton (1642-1727). Fue un científico y teólogo inglés que, mediante la observación y el cálculo, enunció una serie de leyes que rigen la naturaleza, entre ellas la ley de gravitación universal y las leyes del movimiento que pusieron las bases de la mecánica clásica. Es considerado un inspirador del pensamiento ilustrado.
  • John Locke (1632-1704). Fue un filósofo empirista y médico inglés que estableció que cada ser humano tiene tres derechos naturales: a la vida, a la libertad y a la propiedad privada. Fue uno de los padres del liberalismo y fue un precursor de las ideas de la Ilustración.
  • Charles Louis de Secondat, barón de Montesquieu (1689-1755). Mejor conocido como Montesquieu, fue un filósofo francés que estableció el principio de la división de poderes del Estado (previamente esbozado por John Locke): legislativo, ejecutivo y judicial.
  • David Hume (1711-1776). Fue un filósofo y economista escocés que se destacó por su aporte a la corriente filosófica denominada empirismo, que sostenía que no hay ideas innatas, sino que todas proceden de la experiencia sensible.
  • Denis Diderot (1713-1784). Fue un filósofo y escritor francés, creador junto a Jean le Rond D’Alembert de la Enciclopedia, la obra más emblemática del pensamiento de la Ilustración.
  • François-Marie Arouet, mejor conocido como Voltaire (1694-1778). Fue un escritor y pensador francés, que defendió la libertad de pensamiento con base en la razón y que criticó la intolerancia religiosa y el fanatismo.
  • Jean-Jacques Rousseau (1712-1778). Fue un escritor suizo que aportó una visión del ser humano en estado de naturaleza y que repensó la idea del contrato social. A diferencia del pensador inglés Thomas Hobbes, que suponía que el estado de naturaleza era una lucha de todos contra todos, Rousseau consideraba al ser humano bueno por naturaleza, pero afirmaba que era corrompido por la vida en sociedad.
  • Antoine-Laurent de Lavoisier (1743-1794). Fue un químico y economista francés considerado el padre de la química moderna por sus estudios sobre la combustión y sobre la importancia del oxígeno en dicha reacción, entre otras contribuciones.
  • Jean le Rond D’Alembert (1717-1783). Fue un matemático y filósofo francés que consideraba que las matemáticas y las leyes de la física eran los principios fundamentales para comprender el mundo. Creó junto con Denis Diderot la Enciclopedia.
  • Immanuel Kant (1724-1804). Fue un filósofo alemán que hizo importantes contribuciones en los campos de la epistemología y la ética, y que escribió algunas de las obras más influyentes de la filosofía occidental, como Crítica de la razón pura.

Consecuencias de la Ilustración

Entre las consecuencias de la Ilustración se cuentan algunos episodios políticos que marcaron el final del siglo XVIII e influyeron en el siglo XIX. Aunque no puede considerarse la única razón para explicar estos hechos, en general se reconoce el impacto del pensamiento ilustrado en acontecimientos como la Independencia de los Estados Unidos (1776) y la Revolución francesa (1789), así como en las ideas de algunos líderes revolucionarios de Hispanoamérica a comienzos del siglo XIX.

La Ilustración también promovió el pensamiento crítico e influyó en corrientes filosóficas y científicas del siglo XIX, como el positivismo. Sin embargo, igualmente generó reacciones, como el Romanticismo que, a comienzos del siglo XIX, puso el énfasis en los sentimientos. Por otro lado, la confianza en la razón y el progreso fueron considerados coherentes con el proceso de industrialización, aunque las luchas sociales y las guerras de los siglos XIX y XX debilitaron el optimismo que habían fomentado los ilustrados.

Sigue con: Revolución científica

Referencias

  • Beales, D. (2005). Enlightenment and Reform in 18th-Century Europe. Tauris.
  • Duignan, B. (2022). Enlightenment. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com
  • Hunt, L., Martin, T. R., Rosenwein, B. H. & Smith, B. G. (2016). The Making of the West. Peoples and Cultures. 5th edition. Bedford/St. Martin’s.
  • Munck, T. (2001). Historia social de la Ilustración. Crítica.

¿Cómo citar?

"Ilustración". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://humanidades.com/ilustracion/. Última edición: 1 de diciembre de 2022. Consultado: 04 de febrero de 2023

Sobre el autor

Autor: Augusto Gayubas

Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Última edición: 1 diciembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)