Contaminación del agua

Te explicamos qué es la contaminación del agua, su origen y sus causas. Además, sus consecuencias y posibles soluciones.

Contaminación del agua
Dependiendo del grado de contaminación el agua puede ser tratada y potabilizada.

¿Qué es la contaminación del agua?

La contaminación del agua o contaminación hídrica es la presencia de componentes químicos, tóxicos o microorganismos en el agua, que alteran sus propiedades naturales y la vuelven inservible, es decir, no apta para su consumo ni para albergar vida, y que puede afectar el suelo y otros cauces de agua.

Los componentes tóxicos del agua contaminada pueden ser diversos: microbios, metales pesados, sedimentos, bacterias, desechos orgánicos, sustancias radioactivas o fluidos industriales con sustancias químicas. Los componentes tóxicos llegan al agua, tanto por el vertido directo de desechos al agua como por la contaminación de los suelos que terminan depositando las sustancias contaminantes en las napas subterráneas.

Dependiendo del tipo y del grado de contaminación, es decir, de la densidad de ciertos agentes contaminantes que pueden estar presentes en el agua, puede ser tratada y potabilizada a través de procesos de separación de componentes, como precipitación, filtración y desinfección de las impurezas.

En ocasiones algunas fuentes hídricas que solían estar muy contaminadas, luego de ser tratadas y recuperadas, volvieron a albergar vida animal y vegetal (aunque no son aptas para el consumo humano), además de dejar de ser un riesgo para los suelos y demás afluentes de agua cercanos.

Ver además: Contaminación térmica

Origen de la contaminación del agua

contaminación del agua
La contaminación del agua se originó con el desarrollo urbano.

La contaminación del agua data de épocas muy antiguas del desarrollo urbano, en especial, a partir de la Revolución Industrial del siglo XVIII que se destacó por el uso de nuevas tecnologías para la producción en serie.

El modelo de manufactura a gran escala impulsó el uso indiscriminado de recursos naturales, la sobreproducción de bienes e incalculables cantidades de basura. Ese modelo se viene manteniendo de manera cada vez más acelerada, hasta la actualidad.

El avance de un sistema de producción a gran escala, sin el uso prudente de los recursos naturales y sin el adecuado tratamiento de la basura y los residuos, provocó el colapso ambiental que se evidencia en la actualidad que, entre otras consecuencias, provocó la contaminación del agua.

Causas de la contaminación del agua

Contaminación del agua
Muchas industrias abusan del agua potable y generan gran cantidad de residuos contaminantes.

Las principales causas de la contaminación del agua son:

  • La deforestación indiscriminada. El suelo y la vegetación cumplen la función de drenar el agua que proviene de la lluvia o de inundaciones. Las plantas ayudan a contener el agua para que no arrase con el terreno y las distintas capas del suelo filtran el agua de manera lenta y natural. Una vez que alcanza las napas subterráneas, el agua pura nutre los suelos. La tala indiscriminada deja desprotegidos los suelos que se vuelven infértiles e incapaces de filtrar el agua de manera adecuada.
  • La basura y las aguas residuales. Las ciudades concentran altos niveles de contaminación ambiental, tanto del suelo, del aire como del agua. Mediante los avances tecnológicos es posible extraer el agua de las napas subterráneas, que es apta para el consumo, o de cauces naturales de agua, excepto en zonas de grandes urbes y alrededores en las que la excesiva contaminación del suelo, que proviene de las industrias, los desagües de las cloacas, de los residuos no procesados y de la basura, termina impactando en la calidad del agua. El crecimiento demográfico suele ser más acelerado que la toma de conciencia ciudadana y que la implementación de legislaciones adecuadas para el control de las industrias, lo que agrava el nivel de contaminación generado por la vida en sociedad.
  • Las actividades agrícolo-ganaderas. La industria de la agricultura y de la ganadería implican un uso desmesurado de agua potable, que es un recurso natural limitado, y contribuyen a la degradación del suelo. La agricultura intensiva emplea grandes cantidades de fertilizantes químicos que afectan los suelos y las aguas subterráneas lo que provoca daños irreversibles. La ganadería intensiva requiere de grandes cantidades de agua potable, por ejemplo: unos 20.000 litros de agua para producir 1 kilogramo de carne. Además, genera desmesuradas cantidades de desechos orgánicos consecuencia de las grandes poblaciones de animales hacinados y sus restos que son vertidos en cauces de agua y no pueden ser procesados de manera natural.
  • La pesca indiscriminada. La industria pesquera es una de las causas de contaminación de los océanos, tanto por la cantidad de plásticos producto de las redes y herramientas de pesca masiva, como por la matanza indiscriminada de animales que terminan por desestabilizar los ecosistemas acuáticos. Los buques pesqueros emplean sistemas de redes que son capaces de capturar una gran cantidad de animales marinos, no solo los que tienen intención de cazar. Esta actividad realizada cada vez con mayor intensidad y menor control, durante un prolongado período de tiempo, provoca daños irreversibles como la extinción de especies de animales.
  • La explotación petrolera. La contaminación de agua por petróleo es provocada por los derrames accidentales durante su extracción que termina arrasando con la vida del ecosistema acuático y terrestre, con el agravado de su efecto residual durante muchos años. Además, hay riesgo de contaminación por derrames durante su traslado y la producción de derivados, como la conversión a gas natural comprimido que contamina el aire, y por la contaminación del producto final destinado al uso masivo de combustibles para transportes y maquinarias industriales.

Consecuencias de la contaminación del agua

Contaminación del agua
El agua contaminada provoca efectos negativos para la biodiversidad.

El agua contaminada genera consecuencias negativas para los ecosistemas y, en muchos casos, los daños son irreversibles. El agua es un recurso natural esencial para la vida de todos los seres vivos del planeta, animales y vegetales.

La escasez de agua potable, debido a la explotación de este recurso natural por parte de las industrias y de la negligencia del humano sumada a la creciente contaminación, está afectando cada vez a más especies animales, humanos y no humanos, que no tienen acceso a este recurso clave para la vida.

Entre las principales consecuencias del agua contaminada se encuentran:

  • Incremento de la pobreza y deterioro de la calidad de vida en las sociedades humanas ante la falta de agua potable, recurso esencial para la higiene alimentaria y la salud.
  • Incremento de alimentos tóxicos que provienen de fuentes contaminadas, como la pesca, la ganadería y la agricultura, que pueden perjudicar la salud de las personas.
  • Aumento de personas que padecen enfermedades por ingerir agua contaminada, como el cólera, el botulismo o la hepatitis A.
  • Deterioro de la biodiversidad debido al daño de los suelos que se vuelven infértiles y no son aptos para la vegetación que sirve de alimento para diversas especies animales. Además, el agua tóxica perjudica a plantas y animales y a toda la vida acuática cuyo ecosistema cada vez está más contaminado. La mayoría de los daños son irreversibles, como la destrucción de un ecosistema o la extinción de especies completas.

Soluciones a la contaminación del agua

A pesar de las consecuencias irreversibles, aún hay mucho por hacer para dejar de contaminar el agua y revertir parte del daño. Algunas posibles soluciones que contribuyen a dejar de contaminar el agua son:

  • Reducir el uso de químicos fertilizantes para los monocultivos.
  • Tratar y depurar las aguas residuales a fin de que no resulten tóxicas para el resto de los cauces hídricos o el suelo.
  • Limitar el uso de plásticos, en especial, los de un solo uso, y reciclarlos siempre que sea posible.
  • Reducir el consumo de animales y derivados, además de fomentar el consumo de vegetales agro ecológicos, sin pesticidas.
  • Reducir el consumo desmesurado de bienes materiales que no son necesarios o que se presentan con un envoltorio desechable repleto de plásticos diversos.
  • Concientizar sobre el uso adecuado de los recursos naturales, desde la importancia de su obtención hasta el impacto posterior al consumo del producto final manufacturado con esos recursos naturales.
  • Concientizar sobre la diferencia de la basura y de los residuos reciclables, además de incorporar el hábito de hacer compost.
  • Intensificar las legislaciones pertinentes al cuidado de los recursos y, en especial, del adecuado tratamiento de los desechos a fin de evitar la contaminación.
  • Proponer e implementar nuevas estrategias de producción y de consumo más amigables con el medio ambiente.
  • Dimensionar que cada acción de cada persona genera un impacto en el planeta. Si se pueden reducir las acciones negativas e incrementar las positivas, se alcanzará una mejoría.

Sigue con: Recursos renovables y no renovables

Referencias

¿Cómo citar?

"Contaminación del agua". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/contaminacion-del-agua/. Última edición: 15 enero, 2024. Consultado: 24 abril, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 15 enero, 2024
Fecha de publicación: 2 mayo, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)