Tratados de Locarno (1925)

Te explicamos qué fueron los Tratados de Locarno. Además, sus causas, consecuencias y principales protagonistas.

Gustav Stresemann, Austen Chamberlain y Aristide Briand protagonizaron los Tratados de Locarno.

¿Qué fueron los Tratados de Locarno?

Los Tratados de Locarno fueron un conjunto de acuerdos por los que Alemania, Francia, Bélgica, el Reino Unido e Italia buscaron garantizar el mantenimiento de la paz en Europa occidental. Los tratados fueron negociados en la ciudad suiza de Locarno en octubre de 1925 y fueron firmados en Londres el 1 de diciembre de 1925.

El más importante de los Tratados de Locarno fue el que estableció un acuerdo sobre las fronteras de Alemania con Francia y Bélgica. Este acuerdo supuso el reconocimiento alemán de las fronteras occidentales dispuestas en el Tratado de Versalles (1919) y una garantía mutua de respetarlas. Otro punto importante fue el compromiso de resolver conflictos por medios pacíficos.

Los Tratados de Locarno dieron inicio a una época conocida como era Briand-Stresemann, por el apellido de los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y Alemania, caracterizada por la distensión en las relaciones entre ambos países. Esta distensión también fue llamada “espíritu de Locarno”.

Tras el ascenso de Adolf Hitler en Alemania, la Unión Soviética y Francia firmaron un acuerdo al que Alemania contestó con la remilitarización de Renania en 1936. Este hecho supuso una transgresión de los términos del Tratados de Locarno e inauguró el expansionismo alemán que provocó el inicio de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939.

Preguntas frecuentes

¿Qué fueron los Tratados de Locarno?

Los Tratados de Locarno fueron una serie de acuerdos firmados por Alemania, Francia, Bélgica, el Reino Unido e Italia para garantizar la paz en Europa occidental en el período de entreguerras. El principal acuerdo fue el reconocimiento mutuo de las fronteras occidentales de Alemania.

¿Quiénes firmaron los Tratados de Locarno?

Los Tratados de Locarno fueron firmados por los gobiernos de Alemania, Francia, Bélgica, el Reino Unido e Italia.

¿Cuándo se firmaron los Tratados de Locarno?

Los Tratados de Locarno fueron acordados en octubre de 1925 en la ciudad suiza de Locarno y firmados el 1 de diciembre de 1925 en Londres.

¿Por qué fue importante el espíritu de Locarno?

El espíritu de Locarno fue el clima de concordia política entre los países de Europa occidental que caracterizó al período abierto por los Tratados de Locarno en 1925. Coincidió con un momento de prosperidad económica luego de las dificultades de la inmediata posguerra. La prosperidad económica fue interrumpida por la crisis iniciada en 1929 y el espíritu de Locarno concluyó tras el ascenso de Hitler al poder en Alemania en 1933 y la remilitarización alemana de Renania en 1936.

El contexto histórico

La ocupación franco-belga del Ruhr provocó una grave crisis económica en Alemania en 1923.

Tras la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), los gobiernos de los países vencedores le impusieron a Alemania una serie de condiciones mediante la firma del Tratado de Versalles en 1919. 

Las cláusulas territoriales del Tratado de Versalles supusieron la pérdida para Alemania del 13 % de su territorio. Las cláusulas militares llevaron a una fuerte reducción del armamento y las tropas de Alemania así como la desmilitarización de Renania (región fronteriza con Francia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos) y la ocupación aliada de la parte occidental de esa región.

A estas cláusulas se sumaron las reparaciones de guerra, es decir, las costosas indemnizaciones económicas que debía pagar Alemania a los países vencedores. Los problemas de Alemania para hacer frente a las reparaciones de guerra provocaron en 1923 la ocupación francesa y belga de la región alemana del Ruhr. Esto provocó una importante crisis económica en Alemania. Estados Unidos y el Reino Unido presionaron a los gobiernos francés y alemán para que negociaran.

En 1924, las partes involucradas aceptaron el Plan Dawes, redactado por una comisión presidida por el financista estadounidense Charles Dawes, que facilitó a Alemania el pago de las reparaciones. Esta situación de concordia económica se relacionó con una nueva era de cooperación política que se plasmó en la firma de los Tratados de Locarno en 1925.

¿Cuáles fueron los acuerdos de los Tratados de Locarno?

Las negociaciones que llevaron a la firma de los Tratados de Locarno comenzaron cuando el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Gustav Stresemann, propuso a su par de Francia, Aristide Briand, tratar el asunto del reconocimiento legal de las fronteras occidentales alemanas.

En octubre de 1925, Stresemann y Briand se reunieron en la ciudad suiza de Locarno junto a los ministros de Asuntos Exteriores de Bélgica (Émile Vandervelde) y el Reino Unido (Austen Chamberlain). También participó en las reuniones el presidente del Consejo de Ministros de Italia, Benito Mussolini. La firma de los Tratados de Locarno tuvo lugar el 1 de diciembre de 1925 en Londres. 

Los acuerdos firmados fueron los siguientes:

  • Un tratado de garantía mutua con respecto a las fronteras de Alemania con Francia y Bélgica (firmado por Alemania, Francia y Bélgica, con el Reino Unido e Italia como garantes).
  • Un tratado de arbitraje entre Alemania y Bélgica, y otro entre Alemania y Francia.
  • Un tratado de arbitraje entre Alemania y Polonia, y otro entre Alemania y Checoslovaquia.
  • Un tratado de asistencia mutua entre Francia y Polonia, y otro entre Francia y Checoslovaquia, en caso de ataque alemán.

El tratado de garantía mutua de las fronteras de Alemania con Francia y Bélgica era el principal de los acuerdos firmados. Establecía lo siguiente:

  • Que las fronteras occidentales de Alemania, con Francia y Bélgica, eran inviolables.
  • Que Francia, Bélgica y Alemania nunca se atacarían mutuamente excepto en caso de legítima defensa o como consecuencia de una obligación de la Sociedad de Naciones.
  • Que resolverían sus disputas por medios pacíficos.
  • Que, en el caso de que alguno de los firmantes rompiera estos acuerdos, los demás firmantes acudirían en ayuda del atacado según lo que acordara la Sociedad de Naciones.

Los tratados entre Francia, Checoslovaquia y Polonia suponían la ayuda mutua en caso de un ataque no provocado.

Consecuencias de los Tratados de Locarno

Los Tratados de Locarno iniciaron un período de cooperación que terminó cuando Hitler llegó al poder en Alemania.

Como resultado indirecto de los Tratados de Locarno, Alemania ingresó en la Sociedad de Naciones el 8 de septiembre de 1926 y los aliados evacuaron Renania en 1930, cinco años antes del calendario previsto en el Tratado de Versalles.

Sin embargo, el gran problema de los Tratados de Locarno fue que ni Stresemann ni ningún gobierno alemán posterior reconoció las fronteras orientales de Alemania. El tratado de garantía mutua correspondía a las fronteras occidentales, mientras que las fronteras orientales quedaron sujetas solamente a un acuerdo de arbitraje. Fue precisamente en el este donde, a la larga, tuvo su origen la Segunda Guerra Mundial.

Los Tratados de Locarno fueron definitivamente anulados por Adolf Hitler cuando, poco después de acceder al poder en Alemania, impulsó la remilitarización de Renania en 1936. Posteriormente, Hitler incumplió el acuerdo de arbitraje con Checoslovaquia y Polonia e invadió ambos países. La invasión de Polonia provocó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Protagonistas de los Tratados de Locarno

Aristide Briand (1862-1932)

Aristide Briand fue un político socialista francés que fue elegido diputado en 1902. Durante los siguientes treinta años desempeñó papeles clave en la política francesa. Fue primer ministro y ocupó cargos del gabinete en varias oportunidades.

Briand fue expulsado de las filas socialistas en 1906 por aceptar el cargo de ministro de Instrucción Pública en el gobierno “burgués” de Ferdinand Sarrien del Partido Radical. Consideraba que los socialistas debían colaborar con los radicales para implementar reformas. En 1911 se unió al Partido Republicano-Socialista.

Briand se desempeñó como primer ministro unos años antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial y durante parte de la guerra. Volvió a ocupar el cargo en 1921 pero renunció al año siguiente al no conseguir la firma de un pacto de seguridad con el Reino Unido.

En 1925, Briand fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores por el primer ministro Paul Painlevé. Desempeñó este cargo durante más de cinco años y bajo distintos gobiernos. Este fue el momento de apogeo de su carrera. 

Aceptó la proposición del ministro de Asuntos Exteriores alemán, Gustav Stresemann, para la firma de los Tratados de Locarno en 1925 y convenció de ello al ministro de Asuntos Exteriores británico, Austen Chamberlain. 

También promovió la firma del Pacto Briand-Kellog en 1928 y propuso en la Sociedad de Naciones un ambicioso proyecto de unidad europea. Falleció de forma inesperada en 1932.

Gustav Stresemann (1878-1929)

Gustav Stresemann fue un político alemán que, tras triunfar en los negocios, entró en política como miembro del Partido Liberal Nacional, un partido de derecha desde el que apoyó la política imperialista de Guillermo II.

Durante la Primera Guerra Mundial, Stresemann fue un entusiasta defensor del expansionismo alemán. Tras la decepción de la derrota, rápidamente se convirtió en un “republicano realista”. Rechazado por sus ideas derechistas en el Partido Demócrata Alemán de Friedrich Naumann y Max Weber, fundó su propio partido, el Partido Popular Alemán.

En 1919 se opuso al Tratado de Versalles y a la Constitución de Weimar. Luego la crisis precipitada por la ocupación franco-belga del Ruhr en 1923, accedió al cargo de canciller al frente de una amplia coalición de partidos. Su primera decisión fue renunciar a la política de “resistencia pasiva” que estaba arruinando la economía alemana y había precipitado la hiperinflación.

Pese a conseguir estabilizar la moneda, tuvo que renunciar tras perder el voto de confianza. En adelante, desempeñó el cargo de ministro de Asuntos Exteriores hasta su muerte en 1929.

Stresemann no renunció a sus objetivos de devolver a Alemania un papel de gran potencia, pero optó por una política de negociación. Los principales frutos de esta política fueron el Plan Dawes, los Tratados de Locarno (que le valieron el Premio Nobel de la Paz en 1926, compartido con el francés Aristide Briand), el ingreso de Alemania en la Sociedad de Naciones y su adhesión al Pacto Briand-Kellogg.

Los dos últimos años de su vida los pasó aquejado por su mala salud y por el creciente cuestionamiento interno a su política. Dentro de su propio partido, hubo importantes disensiones que llevaron a muchos militantes a la extrema derecha. Stresemann murió en octubre de 1929.

Austen Chamberlain (1863-1937)

Austen Chamberlain era hijo del político liberal Joseph Chamberlain y medio hermano de Neville Chamberlain (primer ministro británico entre 1937 y 1940). Austen Chamberlain fue miembro del Parlamento entre 1892 y 1937 y ocupó un amplio número de cargos gubernamentales. Fue líder del Partido Conservador de marzo de 1921 a octubre de 1922.

Desempeñó el cargo de ministro de Asuntos Exteriores entre 1924 y 1929 y, con esa función, representó al Reino Unido en las negociaciones que llevaron a la firma de los Tratados de Locarno en 1925. Por su labor recibió el Premio Nobel de la Paz en 1925.

En 1931 se desempeñó como primer lord del Almirantazgo. Murió en marzo de 1937.

Émile Vandervelde (1866-1938)

Émile Vandervelde fue una figura destacada del movimiento obrero belga y de la Internacional Socialista. Fue un importante luchador por el sufragio universal, que finalmente se introdujo en Bélgica como sufragio universal masculino en 1919.

Fue varias veces ministro en gabinetes de coalición, y como ministro de Asuntos Exteriores participó en la negociación de los Tratados de Locarno en 1925. Continuó en el cargo dos años más, pero fue duramente criticado por los partidos de oposición al defender que el servicio militar durara menos y mantener una postura pacifista.

Tras desempeñar otros cargos ministeriales entre 1935 y 1937, terminó su carrera pública y comenzó a ejercer como profesor de Derecho en la Universidad Libre de Bruselas. Murió en 1938.

Sigue con:

Referencias

  • Britannica, Encyclopaedia (2022). Pact of Locarno. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Cabrera, M., Juliá, S. & Martín Aceña, P. (comps.) (1991). Europa en crisis. 1919-1939. Editorial Pablo Iglesias.
  • Johnson, G. (2004). Locarno Revisited: European Diplomacy 1920-1929. Routledge.
  • Sevillano Calero, F. (2020). La Europa de entreguerras. El orden trastocado. Síntesis.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Tratados de Locarno (1925)". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/tratados-de-locarno-1925/. Última edición: 2 octubre, 2023. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Augusto Gayubas

Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 2 octubre, 2023
Fecha de publicación: 28 septiembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)