Sumerios

Te explicamos quiénes fueron los sumerios y cuáles fueron sus principales inventos. Además, sus características, sociedad y más.

Sumerios
Los sumerios fundaron decenas de ciudades-Estado en la Mesopotamia asiática.

¿Quiénes fueron los sumerios?

Los sumerios fueron una civilización antigua que habitó la Mesopotamia asiática entre el 3500 y 1750 a. C. A lo largo de su historia, los sumerios fundaron cientos de ciudades-Estado a orillas de los ríos Tigris y Éufrates, controladas por sacerdotes y líderes militares que buscaban imponer su dominio en la región.

A través de unidades políticas centralizadas, organizaron la producción agrícola y el comercio, ordenaron la construcción de grandes obras, establecieron sistemas de leyes y formaron grandes ejércitos.

Entre otros rasgos culturales, los sumerios son reconocidos por haber inventado uno de los primeros sistemas de escritura y haber compuesto el primer el Poema de Gilgamesh, la primera versión del mito del diluvio universal.

Ver además: Cultura zapoteca

Características de la civilización sumeria

Las principales características de los sumerios fueron:

  • Habitaron la Mesopotamia asiática entre 3500 y 1750 a. C. y fundaron decenas de ciudades alrededor de los ríos Tigris y Éufrates.
  • Se organizaron en ciudades-Estado independientes, controladas por una casta de sacerdotes y líderes guerreros que concentraban el poder político, económico y social.
  • Su historia estuvo marcada por las guerras constantes entre las ciudades y los intentos de conquista y hegemonía política.
  • Sus ciudades fueron conquistadas por pueblos extranjeros y recuperaron su independencia en diferentes ocasiones.
  • Inventaron la escritura cuneiforme, que utilizaban para contabilizar la administración de bienes y servicios de la ciudad.
  • Desarrollaron varios textos literarios, épicos y religiosos que influenciaron a las culturas contemporáneas y posteriores de toda la región.

Ubicación geográfica de los sumerios

Sumerios

Los sumerios se establecieron en la Mesopotamia asiática, una región ubicada en las áreas no desérticas del actual Irak y la zona limítrofe del noroeste de Siria. Era un área fértil sobre los ríos Tigris y Éufrates, rodeada del Desierto de Arabia, los Montes Taurus, los Montes Zagros y el Golfo Pérsico.

La región se dividía en:

  • Alta Mesopotamia. Era la zona del norte, donde se encuentran las nacientes de los ríos. Se podía practicar la agricultura de riego natural.
  • Baja Mesopotamia. Era la zona del sur, con la pendiente y la desembocadura de los ríos. Por el clima seco y caluroso, era necesaria la construcción de canales para controlar las sequías y las crecidas de los ríos.

Origen e historia de los sumerios

Sumerios
Los sumerios dejaron asentados de manera escrita muchos eventos de su historia.

Los sumerios fueron un pueblo de origen asiánico. No se sabe con exactitud cuándo migraron hacia la región mesopotámica, aunque hay restos arqueológicos anteriores al 3500 a. C. que pueden vincularse con las posteriores ciudades sumerias. Los especialistas dividen la historia sumeria en los siguientes periodos:

  • Período de Uruk (c. 3500-2900 a. C.). Los sumerios se instalaron en la baja Mesopotamia y fundaron más de 30 ciudades. Entre ellas se destacaron Ur, Uruk, Lagash, Kish y Umma. Durante este periodo, las élites políticas de las ciudades-Estado estaban vinculadas a los sacerdotes, y los templos funcionaban como centros religiosos, políticos y administrativos. La ciudad de Uruk condensó la hegemonía política y cultural en la región.
  • Período dinástico arcaico (2900-2334 a. C.). El crecimiento demográfico y las disputas entre ciudades por los recursos (agua, tierras y materias primas) inclinaron la balanza de poder político a favor de líderes militares, que se convirtieron en reyes. El centro de poder de las ciudades pasa de los templos a los palacios reales. A pesar de las continuas guerras, la población siguió aumentando debido a las mejoras en la producción agrícola y se fundaron nuevas ciudades.
  • Reino de Akkad (2334-2218 a. C.). Desde el 2400 a. C., el pueblo semita de los acadios se estableció gradualmente en la Mesopotamia central y fundó la ciudad de Mari. En 2334 a. C., bajo el mando de Sargón, los acadios se apoderaron de la ciudad de Kish y comenzaron una serie de campañas militares para dominar la región. Sargón se consagró como Rey de las Cuatro Zonas del Universo y estableció un reino con capital en Akkad, que obligó a los pueblos sometidos a pagar tributo.
  • Periodo Guti (2218-2047 a. C.). Las ciudades sumerias comenzaron una serie de rebeliones que minaron el poder político de Akkad. A su vez, los guteos, un pueblo proveniente de la zona montañosa del actual Irán, invadieron las ciudades mesopotámicas y destruyeron la capital de Akkad. Los guteos tomaron las costumbres y la lengua de los acadios, se impusieron a las ciudades sumerias y comenzaron a cobrarles tributo.
  • Renacimiento sumerio (2047-1800 a. C.). Luego de una serie de rebeliones para liberarse del dominio guteo, las ciudades sumerias lograron expulsar a los guteos de Mesopotamia. La ciudad de Ur inició un proceso de unificación y alianza entre ciudades. Durante este periodo se destacaron las ciudades de Ur y Lagash, y son características las construcciones en forma de zigurats (pirámides con terrazas, templos y largas escalinatas). La independencia de las ciudades sumerias se mantuvo hasta la invasión de los amorreos a la Baja Mesopotamia, hacia el 2000 a. C., que arrasaron con las construcciones y se apoderaron de bienes y ciudades.
  • Imperio babilónico (1792-1750 a. C.). Hammurabi, rey de la ciudad de Babilonia conquistó a los pueblos asirios y sometió a las ciudades sumerias. El imperio babilónico buscó centralizar el poder y unificar los territorios en su mando: creó un sistema de leyes comunes e impuso la cultura acadia en todas las ciudades. Con la muerte de Hammurabi, las rebeliones y las incursiones de pueblos vecinos desplomaron el imperio.

Organización social de los sumerios

Sumerios
Los escribas y otros artesanos especializados eran mantenidos por el Estado.

La sociedad sumeria era jerárquica y los grupos de ciudadanos se dividían en base a su rol u oficio. Los sacerdotes fueron desde el principio el grupo que controló la administración y organización de las ciudades-Estado sumerias. Se consideraba que eran intermediarios entre las personas y los dioses. A cambio de sus servicios religiosos, poseían tierras y cobraban tributos.

Con el aumento de los conflictos entre ciudades, los guerreros cobraron mayor importancia política y se asentaron, junto al grupo sacerdotal, como elites de las sociedades sumerias: controlaban la administración de gobierno y la distribución de bienes obtenidos a partir de los impuestos.

Además, había algunos grupos sociales que realizaban tareas especiales y recibían su alimento y otros bienes por parte del Estado: escribas, guerreros, funcionarios, comerciantes y artesanos especializados.

La mayoría de la población estaba integrada por campesinos que vivían en las aldeas y se dedicaban a la producción de alimentos y el trabajo de la tierra. Además, debían cumplir obligaciones públicas, como trabajar en las grandes construcciones, cultivar tierras reales o prestar servicio militar.

Por último, en la sociedad sumeria había esclavos, que eran prisioneros de guerra.

Organización política de los sumerios

Sumerios
En el zigurat de cada ciudad se concentraba el poder político y religioso local.

A lo largo de su historia, la organización política de los sumerios se fue modificando según su contexto. Durante la época de su independencia, las ciudades-Estado sumerias tenían un gobierno teocrático.

Inicialmente, las ciudades eran gobernadas por patesi, sacerdotes que administraban el culto y los asuntos legales, económicos y sociales. En los templos se concentraba la actividad política además de realizarse las ceremonias y ofrendas religiosas.

Con el crecimiento urbano y el aumento constante de las guerras, se consolidó el poder político de los reyes guerreros. Los sacerdotes se dedicaron exclusivamente a las funciones religiosas y los gobiernos quedaron en manos de lugales, príncipes militares que centralizaron sus gobiernos en los palacios urbanos. Los reinados fueron dinásticos (se heredaban a través de las generaciones de familias de reyes) y siguieron vinculados a las creencias religiosas, ya que el lugal era considerado un representante de los dioses en la tierra.

Organización económica de los sumerios

Sumerios
Los escribas registraban los bienes que llegaban a los palacios a través del pago de tributos.

La economía de las ciudades-Estado sumerias se basaba en la agricultura, el comercio y la organización del tributo. Las ciudades controlaban el territorio circundante, a partir del cual se abastecían para la subsistencia de su población.

En la baja Mesopotamia, se practicaba una agricultura de regadío a gran escala. Era necesario construir canales y obras hidráulicas que permitieran controlar la subida y bajada de los ríos. De esta manera, se evitaban inundaciones y se podía realizar riego artificial en épocas de sequía.

Parte de los bienes agrícolas producidos por los campesinos eran entregados como tributos al gobierno de las ciudades. Los templos y palacios almacenaban estos bienes y los administraban para el crecimiento de la ciudad: intercambio de bienes con otras ciudades, construcción de obras públicas, mantenimiento de grupos sociales (escribas, guerreros y otros funcionarios) y asistencia en situación de crisis (sequías o guerras).

Religión sumeria

Sumerios
La cosmovisión sumeria influenció las creencias de las culturas mesopotámicas posteriores.

Los sumerios eran politeístas, es decir, creían en la existencia de muchos dioses. En su cosmovisión, en el pasado los dioses habían vivido en las ciudades y creado a la humanidad, a la que le habían asignado las tareas que ellos no querían realizar.

Cada ciudad sumeria tenía un dios principal:

  • Enki (dios de la tierra y el agua) era el dios patrono de Eridu
  • Enlil (dios del viento y las tormentas) era venerado en Nippur
  • Nannar (divinidad de la Luna) era adorado en Ur
  • Utu (dios del Sol) era el dios principal de Lagash
  • Anu (dios del cielo) era la divinidad gerente de Uruk

Además, creían que todos los conocimientos culturales y los logros técnicos eran dones otorgados por los dioses. Las victorias y derrotas militares también eran decisiones divinas. Por eso, era fundamental contentar a las divinidades a través de ceremonias y ofrendas continuas, que dirigían los sacerdotes. En este sentido, los templos se constituyeron como los edificios públicos centrales de la civilización a lo largo de la historia sumeria.

Cultura sumeria

Sumerios
En el Código de Hammurabi, el rey de Akkad puso las leyes por escrito.

Los principales rasgos culturales de los sumerios fueron:

  • Arquitectura. Los sumerios se caracterizaron por construir edificios en base a ladrillo cocido sin cementos. Por eso, periódicamente debían mejorar sus construcciones, lo que generó que el nivel de las ciudades se elevara por sobre las planicies de alrededor. Una construcción característica de la arquitectura sumeria fueron los zigurats, edificaciones con forma piramidal que se realizaban con ladrillos secados al sol. En la cima, había un santuario consagrado al dios patrono del templo y de la ciudad. El edificio se diseñaba imaginando una escalera para que la divinidad descendiera hacia la ciudad y la protegiera.
  • Escritura. Los sumerios crearon un sistema de escritura para registrar los productos que se recibían en los templos y en los palacios. Esta tarea era llevada a cabo por escribas, que eran personas educadas especialmente para tal fin. A lo largo de su historia, la escritura sumeria tuvo diferentes etapas:
  • escritura pictográfica (los dibujos representaban objetos)
  • escritura ideográfica (los ideogramas representaban conceptos)
  • escritura fonográfica (los signos representaban sonidos y se combinaban para generar diferentes palabras)
  • escritura cuneiforme (se complejizó el sistema y se estilizaron los signos para una escritura más fluida).
  • Literatura. Los arqueólogos han encontrado numerosos relatos sumerios, escritos en tablillas de barro. Estos textos brindan historias, leyendas y mitos que permiten conocer mejor la cosmovisión de los antiguos sumerios. Es especialmente reconocido el Poema de Gilgamesh, en el que se narra la primera versión del mito del diluvio universal, que luego sostuvieron otras religiones.
  • Legislación. Los sumerios basaban su legislación en el derecho consuetudinario; es decir, en la tradición dictada por la costumbre. Hacia 1790 a. C., el rey de Babilonia hizo redactar sus leyes por escrito, en un texto que hoy es conocido como el Código de Hammurabi. Esta compilación estaba integrada por 282 leyes que trataban temas muy diversos como los robos, los homicidios, los problemas comerciales, el matrimonio o la esclavitud. Las leyes tenían castigos muy severos y se basaban en el principio de la Ley del Talión: “ojo por ojo, diente por diente”. Según este principio, quien cometía un delito debía ser castigado con un mal igual al que había causado.

Sigue con:

Referencias

  • Liverani, M. (1995). El antiguo Oriente. Historia, sociedad y economía. Lingua, 2, 65.
  • Kuhrt, A. (2000). El Oriente Próximo en la Antigüedad (c. 3000-330 a. C.). Grupo Planeta (GBS).
  • Sanmartín, J., & Serrano, J. M. (1998). Historia antigua del próximo oriente: Mesopotamia y Egipto (Vol. 22). Ediciones Akal.

¿Cómo citar?

"Sumerios". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/sumerios/. Última edición: 15 febrero, 2024. Consultado: 15 abril, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 15 febrero, 2024
Fecha de publicación: 18 abril, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)