Idealismo

Te explicamos qué es el idealismo, cómo se clasifica y los representantes de esta teoría. Además, cuáles son sus características y críticas.

Iluminismo
Kant es uno de los filósofos más importantes del idealismo como postura filosófica.

¿Qué es el idealismo?

El idealismo es un conjunto de teorías filosóficas que sostiene la primacía ontológica y gnoseológica de las ideas. Esto significa que las ideas tienen existencia autónoma, mayor grado de realidad que las cosas materiales y, además, son una forma más perfecta de acceder al conocimiento.

De la contraposición entre idealismo y mundo sensible se desprende la creencia general de que el idealismo se opone al materialismo. Si bien es cierto que para el materialismo solo existe el mundo material y tangible, no es correcto decir que el idealismo niega al mundo material. De hecho, algunas formas de idealismo, como el kantiano, suponen la existencia del mundo material, ya que apuntan a la forma en que conocemos al mundo y no a su existencia.

El idealismo es una escuela filosófica de larga trayectoria que abarca, en sus respectivas formas, los estudios de filósofos tan distantes en el tiempo como Platón, Berkeley, Descartes, Leibniz e Immanuel Kant.

Sin embargo, y más allá de sus diferencias, todas las formas de idealismo coinciden en que para poder alcanzar la verdad de las cosas (y conocerlas con propiedad), debemos prestar atención a las ideas y no solo a los objetos materiales-sensibles.

Ver además: Racionalismo

Etimología e historia del idealismo

La palabra “idealismo” viene del latín idea, que a su vez viene del griego idein (ἰδεῖν), que significa “ver”. El primer filósofo en usar el término idealismo para referirse a una postura metafísica fue Christian Wolff (1679-1754), pensador alemán que escribió y trabajó durante los siglos XVII y XVIII. Wolff utilizó el término para referirse a la creencia de que la realidad está hecha de ideas.

En términos filosóficos, se llama idealista a toda doctrina ontológica (que hable del ser en general) que sostenga que la realidad verdadera es intangible o inexperimentable. Según esta definición, la doctrina platónica de los dos mundos puede entenderse como un antecedente del idealismo tal como se lo conoce a partir de la modernidad. Según Platón, la realidad física o material no es más que una copia degradada e imperfecta del mundo de las ideas, que no cambia, es eterno y perfecto.

Al idealismo platónico siguió el neoplatonismo, que fue una escuela filosófica que se desarrolló entre los siglos I y V. Tanto el platonismo como el neoplatonismo son formas de un idealismo trascendental, ya que sostienen que la realidad verdadera está más allá del alcance del mundo físico, en un plano de existencia al que solo se accede de manera parcial y a través del intelecto o “nôus” (como se lo llama en griego antiguo). Algunos académicos, sin embargo, sugieren que el idealismo platónico original puede ser entendido como un dualismo metafísico por su teoría de las dos realidades o, en todo caso, una cierta forma de idealismo objetivo.

El cristianismo, como sistema de pensamiento, también es una forma de idealismo. Esto se debe a la influencia neoplatónica de algunos pensadores como Plotino (205-270) y Porfirio (232-304), que fueron recibidos en la obra de Agustín de Hipona (354-430). Algunos siglos más tarde, el pensador aleman Hermann Lotze (1817-1881) escribió tratados teológicos basándose en las mismas ideas que San Agustín.

La Edad Moderna dio paso a distintas formas de idealismo cuya teoría y doctrina fue desarrollada principalmente por pensadores alemanes. Ejemplo de ello son las ideas de Leibniz, Kant, Hegel, Bolzano, Fichte, Mach, Cassirer y Schelling. Otros pensadores modernos que presentaron formas de idealismo fueron George Berkeley y Descartes, cada uno con sus características propias y distintivas.

Características del idealismo

En términos generales, el idealismo se caracteriza por considerar que las ideas constituyen la realidad única o más perfecta, dependiendo del tipo de idealismo al que se adhiera. Al mismo tiempo, solo la mente (y en algunos casos el espíritu) tiene acceso a esta realidad única y verdadera.

Desde un punto de vista epistemológico, se concede la idea de que pueda existir un mundo independiente al ideal o puesto por la mente. La diferencia está en que solo podemos conocerlo por medio de la intervención del intelecto. Esta es la razón por la cual un pensador como Berkeley sostuvo que solo existe lo que es percibido por el sujeto y, al mismo tiempo, la misma razón por la que Kant abandonó toda pretensión de conocer lo que las cosas son en sí mismas.

Otro rasgo común a todas las formas de idealismo es considerar que las ideas, la conciencia, el intelecto o el espíritu están siempre en una graduación mayor de perfección que el mundo material. Este es considerado, de manera general, como una copia o degradación del mundo ideal. En algunos casos, incluso, es apenas una proyección o invención de la mente.

Tipos de idealismo y sus representantes

Idealismo platónico

Platon-escultura-idealismo
Los universales según Platón, son objetos que poseen un sentido más abstracto.

Llamado también “realismo platónico”, el idealismo platónico proviene de los escritos del filósofo griego de la antigüedad Platón (427 a.C.-347 a.C.), discípulo de Sócrates y maestro de Aristóteles, quien en su República y en otros diálogos platónicos plantea la existencia de universales: objetos que existen en un sentido más perfecto y abstracto que los objetos físicos. La naturaleza de estos objetos es metafísica y eterna, habitan otro plano de realidad distinta al mundo material, que es accesible solo por medio de la intelección filosófica.

El ser humano no tiene acceso a estos universales a través de ninguno de sus sentidos, pero puede concebirlos, puede inteligirlos. En eso se diferencian de los particulares, perfectamente tangibles, que son los objetos a nuestro alrededor y constituyen una copia de la forma original universal, es decir, una copia de las ideas.

Puede servirte: Aportaciones de Platón

Idealismo objetivo

El idealismo objetivo es una variante del idealismo, muy posterior a Platón, y plantea que las ideas existen por sí mismas y que solo podemos tener acceso a ellas mediante la experiencia.

Su nombre proviene de su cercanía con la lógica científica, que inicialmente se basó en esa misma concepción de lo real como algo que puede ser descubierto mediante la experimentación.

Idealismo subjetivo

El idealismo subjetivo sostiene que las ideas existen dentro de la mente del sujeto, por lo que no existe un mundo autónomo por fuera de ella. Esta escuela se divide a su vez en dos variantes:

  • Idealismo subjetivo radical. Quienes sostienen esta postura aseguran que la subjetividad es la que construye el mundo, por lo que no existe una naturaleza independiente de quienes la percibimos, sino que existe “para nosotros”.
  • Idealismo subjetivo moderado. Quienes defienden esta postura sostienen que la percepción de lo real varía según el contenido de la mente, por lo que su existencia varía según el sujeto, a pesar de tener cierta existencia propia.

Idealismo alemán

El idealismo alemán surge como la escuela filosófica idealista objetiva alemana de los siglos XVIII y XIX. Su principal exponente fue el pensador prusiano Immanuel Kant, aunque es posible rastrear algunas influencias del Romanticismo, la Ilustración y el contexto histórico de la Europa posterior a las Guerras Napoleónicas.

Según Kant, el mundo exterior existe, pero no es cognoscible para el hombre en su totalidad, por lo que a menudo se dice que Kant era a la vez materialista e idealista. Esto es así porque para Kant no tenemos acceso a lo que las cosas son en sí (a lo que llama “noúmeno”). En cambio, los objetos de la experiencia, que toman su origen hipotético del noúmeno, se llaman “fenómenos” y son resultado de un proceso de unificación intelectual que se aplica a la multiplicidad sensible percibida por los sentidos.

Otros pensadores alemanes representantes del idealismo fueron Fichte (1762-1814), Schelling (1775-1854) y Hegel (1770-1831), quienes trabajaron a partir de la revolucionaria obra de Kant.

Idealismo trascendental

Immanuel Kant - idealismo
Para Kant, debían contemplarse lo dado y lo puesto en todo conocimiento.

El idealismo trascendental, también llamado “subjetivismo trascendental”, es el nombre que Immanuel Kant dio a su doctrina específica de pensamiento. En su obra magna, Crítica de la razón pura, Kant resumió la base de su filosofía al decir que “Pensamientos sin contenidos son vacíos; las intuiciones sin conceptos son ciegas”, es decir, que ambos conceptos son interdependientes para el conocimiento de cualquier cosa.

Así, los objetos son el resultado del trabajo conjunto de la sensibilidad (que aporta “lo dado” a ella por el noúmeno) y la razón (que aplica distintas categorías “puestas” por el sujeto para unificar la multiplicidad sensible percibida).

Sigue con: Nihilismo

Referencias

  • Allison, H. E. (1992). El idealismo trascendental de Kant: una interpretación y defensa (Vol. 40). Anthropos Editorial.
  • Von Schelling, F. W. J. (2005). Sistema del idealismo trascendental (Vol. 14). Anthropos Editorial.
  • Dunham, J., Grant, I. H., & Watson, S. (2014). Idealism: The history of a philosophy. Routledge.
  • Ameriks, K. (Ed.). (2017). The Cambridge companion to German idealism. Cambridge University Press.

¿Cómo citar?

"Idealismo". Autor: Juan Pablo Segundo Espínola. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/idealismo/. Última edición: 7 marzo, 2024. Consultado: 22 abril, 2024.

Sobre el autor

Autor: Juan Pablo Segundo Espínola

Licenciado en Filosofía (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 7 marzo, 2024
Fecha de publicación: 25 agosto, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)