Huracán

Te explicamos qué es un huracán, cómo es su estructura y clasificación. Además, cuáles son sus características generales, consecuencias y más.

Huracán
Un huracán debe presentar vientos de 118 kilómetros por hora como mínimo.

¿Qué es un huracán?

Un huracán es un tipo de ciclón tropical caracterizado por vientos de alta intensidad, tormentas eléctricas y lluvias abundantes. El área de tormenta de los huracanes más grandes puede superar los 1000 kilómetros de diámetro.

Se trata de fenómenos frecuentes en la cuenca noreste del océano Pacífico y en la del Atlántico norte, en especial en el mar Caribe y el golfo de México. Por la intensidad de las tormentas y la gran extensión de las áreas que afectan, los huracanes pueden generar importantes daños materiales y muchas pérdidas de vidas humanas y animales. 

Los huracanes se clasifican con la escala Saffir-Simpson en cinco categorías, de la menos a la más destructiva. Para ser considerado un huracán, los ciclones tropicales deben presentar vientos que alcancen los 118 kilómetros por hora.

Formación y estructura de un huracán

Huracán
El ojo de un huracán puede llegar a medir casi 50 kilómetros de ancho.

Los huracanes se forman sobre la superficie de los océanos a partir de la combinación de tres elementos:

  • Una zona de alta temperatura en la atmósfera, ya que los huracanes necesitan aire caliente para formarse. 
  • Altas temperaturas en las aguas de los océanos, ya que los huracanes necesitan agua caliente para formarse. 
  • Elevada humedad en la atmósfera, ya que las nubes, las lluvias y las tormentas de los huracanes necesitan de esta humedad para formarse. 

Cuando estos tres factores se combinan, el aire cálido y húmedo se eleva desde la superficie del mar. A medida que su altura aumenta, se enfría, condensa sus partículas de vapor de agua y forma nubes. Con el avance de la formación de la tormenta, las nubes se hacen más grandes, se acumula más aire cálido y húmedo, se forma un espiral de vientos y se crea el huracán.  

Los huracanes poseen una estructura de viento giratoria en torno a un ojo o centro de baja presión, que puede llegar a medir hasta 50 kilómetros de ancho. Dentro de este ojo, se produce una calma relativa, y alrededor de él ocurren las tormentas y los vientos que generan el huracán.

Tipos de huracanes

Los huracanes se clasifican según su intensidad a partir de la escala de Saffir-Simpson, que establece cinco categorías según la velocidad de los vientos:

  • Categoría 1. Presentan vientos de entre 118 y 153 kilómetros por hora. 
  • Categoría 2. Presentan vientos de entre 154 y 177 kilómetros por hora.
  • Categoría 3. Presentan vientos de entre 178 y 209 kilómetros por hora.
  • Categoría 4. Presentan vientos de entre 210 y 249 kilómetros por hora.
  • Categoría 5. Presentan vientos de más de 250 kilómetros por hora.

Zonas y temporadas de huracanes

Las zonas en las que los huracanes suceden con mayor frecuencia son el océano Atlántico norte y el océano Pacífico oriental. En el Atlántico norte, son más reiterados e intensos en la zona del mar Caribe y en el golfo de México, mientras que en el Pacífico, suceden principalmente en las costas de Filipinas, China y Japón

Como los huracanes necesitan aire y agua caliente para formarse, son mucho más habituales en los meses más cálidos. Por esa razón, la temporada de huracanes se extiende entre junio y noviembre, cuando el hemisferio norte se encuentra en verano.

Cuando los huracanes tienen lugar en el océano Pacífico oriental, reciben el nombre de tifones. El fenómeno atmosférico es el mismo, solo que cambia de nombre según en qué región del planeta suceda.

Consecuencias de un huracán

Huracán
Los huracanes provocan tormentas e inundaciones.

Las principales consecuencias que producen los huracanes son: 

  • Inundaciones. Las tormentas que acompañan a los huracanes suelen provocar inundaciones en extensas áreas afectadas. 
  • Daños en la infraestructura. Los vientos y las tormentas pueden destruir caminos, puentes, puertos, viviendas e infraestructura en general. 
  • Interrupción de los servicios públicos. Los huracanes suelen provocar cortes de energía generalizados por los daños en la infraestructura eléctrica e interrupción de servicios como el agua potable y la conectividad. También afectan la actividad de los aeropuertos y los vuelos comerciales. 
  • Pérdida de vidas y desplazamiento de la población. Los huracanes producen muchas veces pérdida de vidas humanas y animales. Cuando afectan zonas extensas y la reconstrucción de la infraestructura es muy lenta y dificultosa, mucha gente elige dejar sus viviendas y trasladarse a otros lugares no afectados. 

Monitoreo y prevención de huracanes

Existen organismos que se dedican al monitoreo de los huracanes para tener información sobre cuándo y dónde se formarán, su posible recorrido, y dónde y cuándo tocarán tierra. De ese modo, se pueden establecer estrategias de alerta y prevención para preparar a las personas que viven en aquellas zonas que podrían ser afectadas por el paso del huracán. 

Los principales organismos encargados del monitoreo de huracanes en el Atlántico norte y el Pacífico son:

  • El Centro Nacional de Huracanes (NHC). Tiene sede en Miami, Florida, y es parte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos. Es la principal organización encargada de monitorear y pronosticar huracanes en el Atlántico norte, incluidos el golfo de México y el mar Caribe.
  • La Agencia Meteorológica de Japón (JMA). Monitorea y pronostica tifones en el noroeste del Pacífico, especialmente en las áreas cercanas a Japón.
  • La Administración de Servicios Atmosféricos, Geofísicos y Astronómicos de Filipinas (PAGASA). Es la agencia meteorológica nacional de Filipinas y se encarga de monitorear y pronosticar los huracanes que afectan al país.

Los nombres de los huracanes

Desde 1950 los huracanes son identificados con nombres de personas. En un inicio, se los llamaba con nombres de mujer, pero a partir de 1970 comenzaron a utilizarse también nombres de varón. 

Los nombres se eligen en orden alfabético. Así, el nombre de la primera tormenta comenzará con A, la segunda con B, y a medida que se sucedan los siguientes huracanes la inicial irá cambiando según el abecedario

Esto sirve también para identificar el número de tormentas que sucedieron en una temporada. Por ejemplo, el huracán Iván fue el noveno de la temporada 2004. 

Los huracanes más destructivos de la historia

Algunos de los huracanes más devastadores de la historia reciente fueron: 

  • El huracán Mitch. Sucedió en 1998. Afectó a América Central, la península de Yucatán y Florida. Sus vientos superaron los 280 kilómetros por hora. Se estima que produjo más de 19.000 muertes. 
  • El huracán Katrina. Sucedió en 2005. Afectó principalmente a la ciudad de Nueva Orleans, en Estados Unidos. Se cree que fue el huracán que mayor cantidad de pérdidas económicas produjo. 
  • El huracán Patricia. Sucedió en 2015. Afectó a América Central, México y el sur de Estados Unidos. Se cree que fue el huracán que presentó los vientos de mayor velocidad de la historia, con más de 345 kilómetros por hora.  

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar?

"Huracán". Autor: Gustavo Sposob. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/huracan/. Última edición: 6 febrero, 2024. Consultado: 29 febrero, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gustavo Sposob

Profesor de Enseñanza Media y Superior en Geografía (UBA).

Fecha de actualización: 6 febrero, 2024
Fecha de publicación: 11 abril, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)