Edith Piaf

Te explicamos quién fue Edith Piaf, por qué es considerada la gran voz de la canción popular francesa y cuáles son sus canciones más conocidas.

Edith Piaf
Edith Piaf popularizó internacionalmente la chanson o balada francesa.

¿Quién fue Edith Piaf?

Edith Piaf fue una cantante, compositora y actriz de cine y de teatro francesa, conocida como el “gorrión de París”. Fue especialmente célebre por su voz de contralto y por temas como “La vida en rosa” (La vie en rose) y “No, no me arrepiento de nada” (Non, je ne regrette rien), así como por sus orígenes humildes y su vida de sufrimientos.

La carrera musical de Piaf comenzó durante su adolescencia y duró treinta años. Grabó su primer disco a los 21 años y tuvo su mayor auge durante la ocupación alemana de Francia, en la Segunda Guerra Mundial. En la cima de su popularidad, Piaf trabajó con distintos compositores que escribieron para ella y además incursionó en el cine y el teatro, llegando a participar en una docena de películas.

Las canciones que hicieron famosa a Piaf han sido versionadas por distintos artistas a lo largo de la historia y forman parte de numerosas bandas sonoras cinematográficas. Su vida, además, ha inspirado numerosas biografías y películas. En la actualidad, existe un museo dedicado a su recuerdo en el distrito XI de París.

Infancia y juventud de Edith Piaf

Edith Giovanna Gassion nació el 19 de diciembre de 1915, en la calle Belleville de París. Se dice que su madre, Annetta Maillard, una cantante callejera de origen ítalo-bereber, dio a luz en plena calle mientras trataba de llegar al hospital; un relato que la propia cantante jamás negó ni confirmó. En todo caso, su padre, Louis Alphonse Gassion, un acróbata circense, estuvo ausente durante sus primeros años de vida, durante los cuales la niña se crio con su abuela paterna, dueña de una casa de prostitución en Normandía.

En ese burdel, la pequeña Edith pasó sus primeros años, hasta que su padre volvió del frente, tras el fin de la Primera Guerra Mundial, y decidió llevársela a vivir en un pequeño circo itinerante. A partir de 1922, padre e hija cantaron juntos en las calles de distintas ciudades. Su padre tenía numerosas amantes y el dinero siempre escaseaba, pero Edith, mientras tanto, daba las primeras muestras de su enorme talento para el canto.  

De regreso en París, algunos años más tarde, Edith tuvo su único y breve reencuentro con su madre y su hermano, Herbert, y consiguió sus primeras oportunidades para cantar en bares, cafés y restaurantes. En ellos deleitaba al público con chansons réalistes (“canciones realistas”), o sea, baladas de tono melancólico y sentimental, algunas provenientes del repertorio materno.

Pronto Edith se hizo conocida en algunos barrios de París como cantante callejera y, cerca de 1930, siendo aún una adolescente, decidió separarse de su padre. Empezó entonces un dueto de canto con Simone Berteaut (1916-1975), conocida como “Momone”, quien fue durante toda su vida su amiga más cercana.

Juntas cantaron en la plaza Pigalle, en Ménilmontant, y en muchos otros lugares, hasta que Edith se enamoró de Louis Dupont, un joven mensajero y repartidor de dieciocho años. Aquel fue su primer gran amor, con quien se estableció en el barrio de Montmartre y tuvo una hija, Marcelle, en 1933.

Edith intentó conseguir un trabajo regular, pero pronto retomó su oficio de cantante callejero. Con su bebé recién nacido en brazos, Edith cantaba junto a Momone en bares y burdeles, a pesar de que ello le trajo problemas en su relación de pareja. Finalmente, en 1935, la niña enfermó y falleció de meningitis. Edith, desconsolada, se vio obligada a prostituirse para pagar el funeral de su primogénita.

El “gorrión” de París

Edith Piaf
Piaf firmó su primer contrato y grabó su primer disco en 1936.

En 1935, Edith fue descubierta por Louis Leplée, el dueño de un cabaret parisino, quien le ofreció un contrato para que cantara en su local nocturno. Allí se la presentaba como “la môme piaf”, es decir, “el pequeño gorrión”, dada su contextura menuda y poderosa voz. A partir de entonces, Edith adoptó este seudónimo como su nombre propio: Edith Piaf.

Ese año, Leplée fue asesinado y se supo que se codeaba con el mundo criminal parisino. Piaf entonces se vio acosada por periodistas e investigadores, a la par que se quedaba sin trabajo y sin su protector. Sin embargo, los dueños de los otros cabarets de plaza Pigalle la contrataron y pronto estuvo cantando en Chez O’ Dett y en otros cabarets, convertida en una estrella del music-hall.

Al comienzo, sus temas eran material estándar de cabaret, pero luego contó con compositores propios, como Marguerite Monnot (1903-1961) y Michel Emer (1906-1984). Entre ellos destacó el letrista Raymond Asso (1901-1968), con quien Piaf tuvo una intensa relación sentimental. Muchos afirman que fue Asso quien hizo de ella la estrella internacional que luego llegó a ser.

Así, en 1936, Piaf grabó su primer tema de estudio, titulado Les Mômes de la cloche, y también debutó en el cine en La garçonne de Jean de Limur (1887-1976). Ese mismo año, además, Asso la condujo al teatro ABC de París, donde se presentaba la cantante y comediante Marie Dubas (1894-1972), de quien Edith aprendió mucho en cuanto a manejo escénico. En ese mismo teatro se presentó Piaf por primera vez en 1937 y la audiencia la recibió con aplausos sostenidos.

Después de aquello, la Môme Piaf era la nueva sensación de los diarios franceses, donde los críticos elogiaron su voz y su performance. Se le abrieron las puertas de la radio y de nuevos teatros como el Européen y el Bobino. Sus canciones de éxito, como Mon Legionnaire y Le Fanon de la Légion, habían sido escritas en su mayoría por Asso. Él era para Piaf mucho más que un colaborador y un amante: ella lo consideraba su salvador.

Sin embargo, Asso era también quien controlaba su carrera, decidía sus presentaciones y negociaba el dinero. En 1938 surgieron las primeras tensiones entre ambos, pues Piaf quería tener un mayor control sobre sus presentaciones. La ruptura entre ambos se produjo en 1939, a raíz de la movilización de Asso al frente de batalla de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La vida de Piaf en la Francia ocupada

Edith Piaf
Durante la Segunda Guerra Mundial, Piaf se convirtió en un ícono nacional de Francia.

A pesar de los rigores de la guerra y de la ocupación de Francia por las tropas alemanas en junio de 1940, la carrera de Piaf nunca se detuvo. Ese mismo año inició sus colaboraciones con el poeta y dramaturgo Jean Cocteau (1889-1963), con su pieza Le Bel indifférent, especialmente escrita para Piaf, que ella protagonizó con su compañero de entonces, el actor Paul Meurisse (1912-1979).

Juntos, Piaf y Meurisse emprendieron nuevos proyectos actorales, incluida la película Montmartre-sur-Seine de Georges Lacombe (1902-1990). Durante el rodaje, Piaf conoció a Henri Contet (1904-1998), quien más adelante se convirtió en uno de sus mayores colaboradores y el autor de temas icónicos de su trayectoria como Padam, padam… de 1953.

Al mismo tiempo, Piaf continuó presentándose en teatros y clubes nocturnos. En el contexto bélico, sus canciones adquirieron un doble sentido nacionalista: Tu est partout (“Estás en todos lados”) se interpretaba en alusión a la resistencia francesa y Ou sont'ils mes petits copains (“Mi legionario”) como un canto a las tropas francesas derrotadas.

Esto contribuyó a que Piaf se convirtiera en un ícono nacional durante momentos de dificultad colectiva y ayudó a matizar el hecho de que las tropas alemanas sentían por ella particular predilección. De hecho, Piaf visitó Berlín en 1943, donde se presentó junto con otros artistas franceses.

Al mismo tiempo, Piaf se valió de la relativa impunidad que su fama le proporcionaba para ayudar a otros músicos y artistas perseguidos por los nazis, a quienes solía esconder en distintos burdeles parisinos. Entre ellos estuvieron su amigo y compositor Michel Emer y el pianista Norbert Glanzberg (1910-2001). 

Aun así, su rol en la Francia ocupada fue siempre ambiguo, y hay quienes afirman que sentía un genuino cariño por las tropas alemanas, entre las cuales tenía numerosos seguidores. Durante los últimos meses de la guerra, escribió una de sus primeras canciones, que fue una de las más populares de todo su repertorio: La vie en rose (“La vida en rosa”).

En 1944, por otro lado, Piaf descubrió al actor Yves Montand (1921-1991) y se convirtió en su amante y protectora. Tras la guerra, protagonizaron la película Étoile sans lumière en 1945 y al año siguiente Les Portes de la Nuit de Marcel Carné (1906-1996). Ese mismo año se separaron.

El éxito internacional de Edith Piaf

Edith Piaf
Edith Piaf durante su visita a Brasil en 1957.

Culminada la guerra, Piaf se encontró convertida en la artista más popular de Francia. Durante los años siguientes emprendió giras internacionales por Europa, Estados Unidos y Sudamérica, inicialmente con el colectivo Les Compagnons de la Chanson.

Durante un tour en Nueva York, en 1948, Piaf conoció al que fue su gran amor: el boxeador francés Michel Cerdan (1916-1949), a quien llamó en entrevistas “el único hombre que realmente he amado”. La pareja vivió momentos idílicos durante el año que duró su amorío, en el cual Cerdan ganó además el campeonato mundial de boxeo en peso mediano.

En octubre de 1949, sin embargo, Cerdan murió en un accidente aéreo cuando sobrevolaba las Azores. Desconsolada, Piaf compuso en su memoria Mon Dieu (“Dios mío”) y L’hymne à l’amour (“Himno al amor”), a la par que comenzaba a consumir cada vez mayores dosis de morfina, recetada por su médico para calmar los dolores de sus padecimientos reumáticos. Esta adicción la acompañó durante sus años restantes de vida.

La gira internacional de Piaf continuó con intensidad. En ocasiones compartió escena con músicos extranjeros como el argentino Atahualpa Yupanqui (1908-1992), pero sobre todo con el joven cantante popular francés Charles Aznavour (1924-2018), quien fue también su secretario, chofer y confidente. Aznavour, a cambio, le dedicó varias de sus canciones.

Además, durante esos años Piaf tuvo numerosos romances. Algunos con celebridades como Marlon Brando (1924-2004) y el músico Georges Moustaki (1934-2013). Asimismo, en 1952 contrajo matrimonio con el actor y cantante francés Jacques Pills (1906-1970), con quien estuvo durante cuatro años.

Entre enero de 1955 y octubre de 1962, Piaf tuvo las mayores presentaciones de su carrera como cantante en el hall de conciertos del Paris Olympia, en la capital francesa. Allí se presentó en cinco oportunidades a lo largo de los años, y tuvo momentos estelares que fueron grabados en video, como su célebre interpretación de Non, je ne regrette rien en 1961.

Además, durante esos años publicó un libro autobiográfico: El baile de la suerte,en 1952, y escribió un segundo que se publicó después de su muerte: Mi vida, en 1964.

Enfermedad y muerte de Edith Piaf

Edith Piaf
Edith Piaf en Holanda durante una de sus últimas giras en 1962.

Durante una de sus presentaciones en Nueva York, en 1959, Piaf se desplomó en el escenario. De vuelta en Francia, se sometió a algunas operaciones quirúrgicas que no resultaron muy exitosas, y sus dolores la obligaron a usar más y más morfina. Solo así podía mantenerse en pie durante el tiempo que duraba el espectáculo.

A los cuarenta y seis años, ya en un estado frágil de salud, se casó con Theo Sarapo (1936-1970), un cantautor francés de apenas 26 años de edad, y al año siguiente grabó su última canción: L'Homme de Berlín (“El hombre de Berlín”). Finalmente, el 11 de octubre de 1963, Edith Piaf falleció en Plascassier, con cuarenta y siete años de edad, víctima de un cáncer de hígado.

Fue sepultada en el cementerio parisino de Père Lachaise, en medio de una multitud de admiradores. Su legado artístico es considerado parte del patrimonio cultural francés y sobre todo parisino, y hoy en día se honra su memoria en el Museo Edith Piaf en el distrito IX de la capital francesa.

Los principales temas de Piaf han sido versionados por distintos artistas de muchas nacionalidades y forman parte de bandas sonoras cinematográficas. Su vida atormentada, similarmente, ha inspirado numerosas biografías, obras teatrales y películas.

Algunos de los temas más conocidos del repertorio de Edith Piaf son:

  • Mon légionnaire (1937)
  • La vie en rose (1945)
  • Hymne à l'amour (1949)
  • Padam padam… (1951)
  • Les amants d'un jour (1956)
  • Milord (1959)
  • Non, je ne regrette rien (1960)

Referencias

  • Amiguet, T. (2018). “Édith Piaf, el gorrioncito que se transformó en fénix”. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.com/
  • Burke, C. (2012). No Regrets: The Life of Edith Piaf. A&C Black.
  • Jara, F. (2020). “Édith Piaf, la inigualable cantante francesa nacida en un barrio humilde que puso al mundo de pie” Infobae. https://www.infobae.com/
  • Poret, L. (2019). Edith Piaf: My Universe. Independiente.
  • The Encyclopaedia Britannica. (2023). Edith Piaf (French singer). https://www.britannica.com/

Sigue con:

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Edith Piaf". Autor: Gilberto Farías. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/edith-piaf/. Última edición: 22 diciembre, 2023. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gilberto Farías

Licenciado en Letras (Universidad Central de Venezuela)

Fecha de actualización: 22 diciembre, 2023
Fecha de publicación: 22 diciembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)