Novela romántica

Te explicamos qué es la novela romántica, su origen y el lenguaje en que se narra. Además, sus características generales, ejemplos y más.

La novela romántica suele hablar de amor, muerte, abandono y sensación de pérdida.

¿Qué es la novela romántica?

La novela romántica es aquella que aborda temas como el amor, la muerte, la sensación de incomprensión o el rechazo al mundo. Suele remontarse a épocas pasadas o lugares lejanos o imaginarios. En este tipo de novela, el mundo emocional de los personajes es central para narrar sus pasiones y los sentimientos de melancolía o soledad que los agobian.

La novela romántica surge con el Romanticismo, movimiento que se extiende desde el siglo XVIII hasta el XIX. En ella se expresa narrativamente la fuerza lírica de esta corriente, que tuvo gran importancia en Alemania e Inglaterra, y que luego se expandió por el mundo.

Sus características predominantes fueron un marcado subjetivismo, la idealización de la naturaleza y el paisaje, el interés en los temas históricos, cierto nacionalismo y, usualmente, la presencia de una historia de amor tormentosa.

Ver además: Novela contemporánea

Características de la novela romántica

Las principales características que describen la novela romántica son las siguientes:

  • El romance estructura la acción. La trama amorosa es el eje a partir del cual se desarrollan los acontecimientos. Los personajes son impulsados por el sentimiento desbordado de amor, pese a que no necesariamente tendrán siempre un final feliz. A veces, incluso, el desenlace de la historia puede ser trágico.
  • Marcada subjetividad y presencia del yo. La subjetividad lo impregna todo. La novela romántica otorga protagonismo al mundo interior de los personajes, a sus sentimientos, estados de ánimo y arrebatos pasionales. Describe, de modo intimista, los tormentos del individuo, las luchas que atraviesa en la búsqueda del amor o sus dificultades para adaptarse al mundo y la sociedad.
  • Idealización de la naturaleza. La descripción de la naturaleza es fundamental. Se la idealiza y se la utiliza como metáfora de los sentimientos de los personajes. El paisaje, en este sentido, no se comporta como telón de fondo, sino que tiene una función expresiva.
  • Nostalgia por el pasado. La nostalgia por un pasado idealizado marcó este periodo. La fascinación por la Edad Media, momento del nacimiento de los primeros nacionalismos, y periodo de apogeo del gótico, de mística y espiritualidad, fue fundamental. Hay, en este gesto, cierta actitud de escapismo frente a los estragos que ya comenzaba a causar la Revolución Industrial en la realidad de los autores.
  • Nacionalismo. Los autores del Romanticismo sintieron fascinación por la Edad Media. Había en ellos una necesidad de revisitar, en sus libros, el momento de nacimiento de sus naciones, ocurrido en este periodo. En parte, la búsqueda de la identidad (individual y colectiva) fomenta este espíritu. Consecuencia de esto también es la incorporación de la herencia popular, antiguamente considerada baja cultura, a la literatura y el arte.

Ejemplos de novelas románticas

Durante el Romanticismo, la producción novelística fue enorme. Entre las novelas más destacadas del período, podemos mencionar:

  • Las cuitas del joven Werther (1774), de Goethe. Es una novela epistolar de fuerte influencia en el Romanticismo. Cuenta la vida de Werther, un joven artista que se aleja de su familia (contraria a que este se dedique al arte) y se va a vivir a un lugar llamado Wahlheim, donde se enamora de la joven Charlotte, quien está ya comprometida para casarse.
  • Atala (1801), de François-René de Chateaubriand. Precursor de la novela romántica, este libro cuenta la historia de René, un exiliado de la Revolución francesa, en sus viajes a través de los Estados Unidos. La convivencia con una tribu indígena lo llevará a conocer los horrores de la ocupación europea sufridos por los nativos.
  • Orgullo y prejuicio (1813), de Jane Austen. Retrato de la vida burguesa de la Inglaterra del siglo XIX, en esta historia se entremezclan amor, intrigas y codicia para narrar las peripecias de una familia que busca casar a sus hijas antes de perder su patrimonio y quedar sumida en la pobreza, debido a la muerte del padre.
  • Ivanhoe (1820), de Walter Scott. Es una novela de aventuras e historia de amor enmarcada en la Edad Media y ambientada en Inglaterra, durante los tiempos de las cruzadas cristianas a Palestina. Cuenta los avatares que sufren el caballero Ivanhoe y la joven Rowena para poder estar juntos.
  • Guatimozin, último emperador de México (1846), de Gertrudis Gómez de Avellaneda. Calificada como novela romántica de corte histórico y con tema indianista, cuenta la historia de la conquista de México desde un punto de vista inédito hasta el momento de su publicación.
  • Jane Eyre (1847), de Charlotte Brontë. Historia de amor con tonos de misterio, este clásico de la literatura inglesa narra la vida de Jane Eyre desde su infancia hasta convertirse en institutriz privada en una mansión. Es considerada una novela revolucionaria para su época, mordaz en su crítica social y reveladora de un incipiente feminismo.
  • Cumbres borrascosas (1847), de Emily Brontë. Clásica de la literatura en lengua inglesa de corte gótico, esta novela cuenta la historia del amor tormentoso entre Heathcliff y Catherine. El rechazo de esta última a Heathcliff para casarse por conveniencia hace que la narración derive en una oscura trama de venganza.
  • Amalia (1851), de José Mármol. Este clásico de la literatura argentina gira en torno a la historia de amor de Amalia y Eduardo, atravesada por la violencia política imperante durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas. Destaca la recreación de la realidad histórica de 1840.
  • Los miserables (1862), de Víctor Hugo. Esta narración, considerada una de las cumbres de la novela romántica, plantea una profunda reflexión sobre la sociedad, el bien y el mal, la ley y la justicia. Luego de haber estado en prisión por robar comida para su familia, el protagonista vuelve a las andanzas, pero la intervención de un sacerdote le hace replantearse toda su vida.
  • María (1867), de Jorge Isaac. Clásico de la novela romántica en Hispanoamérica, cuenta la historia de amor contrariado de Efraín y María, su hermana adoptiva. Narrada como un libro de memorias, la historia se enmarca en el exuberante paisaje colombiano.

Sigue con: Novela contemporánea

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Novela romántica". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/novela-romantica/. Última edición: 8 marzo, 2023. Consultado: 27 mayo, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 8 marzo, 2023
Fecha de publicación: 22 febrero, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)