Amado Nervo

Te explicamos quién fue Amado Nervo, cuáles fueron sus principales obras literarias y cómo transcurrió su carrera diplomática.

Amado Nervo
Amado Nervo fue un escritor modernista cuya obra no siempre encajó en este movimiento.

¿Quién fue Amado Nervo?

Amado Nervo fue un escritor y diplomático mexicano, considerado como una de las voces más singulares del modernismo. Conocido mayormente por su poesía, fue también autor de novelas y ensayos, y es el único autor modernista que cultivó la poesía mística. Su obra a menudo es considerada un elemento singular dentro del movimiento.

Nervo fue el poeta mexicano más popular de la primera mitad del siglo XX. Su obra, caracterizada por la expresividad de sus metáforas y la búsqueda introspectiva, fue muy influyente en la cultura popular y en el panorama literario de la época, lo que le trajo tanto fanáticos como detractores.

Al contrario de lo que a menudo se piensa, el nombre de Amado Nervo no fue un seudónimo del autor, sino una simplificación de su nombre verdadero.

Nacimiento y juventud de Amado Nervo

Amado Nervo nació el 27 de agosto de 1870 en la población de Tepic, en el estado mexicano de Jalisco, en el seno de una familia numerosa. Su madre y su padre, Juana Ordaz y Núñez y Amado Nervo y Maldonado, tuvieron seis hijos propios (de los que Amado fue el mayor) y dos hijas adoptivas. Nervo se crio en un hogar de clase media provinciana, en el México republicano y liberal.

Según lo cuenta el propio Nervo, sus primeras experiencias con la poesía se produjeron a muy temprana edad, influenciado por su madre, a la que le gustaba la poesía y escribía sus propios versos. A esto añade que su infancia se produjo en medio de un “tiempo sagrado [que] regulaba la vida de los habitantes de Tepic” (Monsiváis, 2019). Nervo atesoró durante toda la vida el recuerdo de su pueblo natal.

En 1883, el padre de Nervo falleció, víctima de la fiebre amarilla, y su madre decidió enviar a Amado a Michoacán, donde emprendió sus estudios en el Colegio de San Luis Gonzaga, en la ciudad de Jacona. Algunos años después continuó su formación en un seminario en la ciudad de Zamora de Hidalgo, donde empezó la carrera de leyes. La educación, en ese entonces, era aún controlada por las instituciones religiosas.

La Escuela de Leyes, sin embargo, cerró al año siguiente y Nervo contempló la posibilidad de una carrera de sacerdote, para lo que cursó el primer año de Teología en 1891. Sin embargo, las dificultades económicas que su familia enfrentaba tras la muerte de su padre lo obligaron a volver a Tepic a trabajar.

Al año siguiente, Nervo volvió a partir, esta vez con destino a Mazatlán, en Sinaloa, donde obtuvo un empleo de periodista en un diario local, El correo de la tarde. Allí escribió gacetillas, crónicas, poemas y traducciones del inglés y del francés hasta 1894.

En el México de finales del siglo XIX existían importantes tensiones entre los sectores conservadores y religiosos, y los sectores liberales que abogaban por una nación moderna y laica. El primer bando estuvo representado por los partidarios del Segundo Imperio Mexicano y el segundo por Benito Juárez (1806-1872) y el partido liberal.

La trayectoria literaria de Amado Nervo

Amado Nervo
La primera obra de Nervo fue la novela El bachiller de 1895.

En 1894, Nervo se mudó a la Ciudad de México para seguir una carrera periodística y literaria. Allí comenzó a colaborar con la Revista Azul, recién fundada por Manuel Gutiérrez Nájera (1859-1895) y Carlos Díaz Dufoo (1861-1941), que aparecía cada semana en el diario El Liberal.

Esto le abrió las puertas en otros diarios locales, como El Nacional, El Universal y El Mundo, y lo hizo frecuentar a otros autores hispanoamericanos, como el también mexicano Luis Gonzaga Urbina (1864-1934), el peruano José Santos Chocano (1875-1934), el español Ramón de Campoamor (1817-1901) y especialmente el padre del modernismo, el nicaragüense Rubén Darío (1867-1916).

En medio de este ambiente de intercambio cultural, Nervo publicó en 1895 su primer libro, la novela El bachiller, y luego sus primeras dos obras de poesía: Perlas negras y Místicas, ambas de1898. Ese mismo año estuvo entre los fundadores de la Revista moderna, sucesora de la Revista Azul y una de las publicaciones periódicas más importantes del modernismo, a cargo de la cual estuvo hasta dos años después. 

Nervo viajó a Europa por primera vez en 1900, como enviado del diario El imparcial a la Exposición Universal en París. Allí se codeó con diversos escritores, como los franceses Catulle Mendès (1841-1909) y Jean Moréas (1856-1910), el colombiano Guillermo Valencia (1873-1943) y el argentino Leopoldo Lugones (1874-1938), y estrechó el nexo con Rubén Darío, con quien llegó a tener una importante amistad.

En Europa, Nervo halló la inspiración para nuevas publicaciones: en 1901 apareció Poemas, en 1902 El éxodo y las flores del camino y también Lira heroica, en 1904 Las voces y en 1905 Jardines interiores. Además, en París conoció en 1901 a Ana Cecilia Luisa Dailliez, el gran amor de su vida, a quien más adelante se llevó a México junto a su hija de una relación previa, Margarita Elisa, de quien Nervo también se hizo cargo.

Tras un regreso a México, Nervo fue designado en 1905 como secretario de la delegación mexicana en Madrid. El escritor estuvo contento de volver a Europa y seguir frecuentando los círculos literarios de ese continente.

Allí su talento floreció y produjo la mayor parte de los 29 volúmenes de poemas, ensayos e historias breves que componen su obra. Las principales obras publicadas en este período fueron los poemarios Serenidad (1914) y Plenitud (1918), y las novelas El diablo desinteresado (1916) y El diamante de la inquietud (1917).

La amada inmóvil

Amado Nervo
Nervo dedicó su poemario La amada inmóvil a su compañera Ana Cecilia Dailliez.

A comienzos de 1912, mientras Nervo esperaba un ascenso diplomático que nunca habría de llegar, tuvo que hacer frente a la muerte prematura de su mujer, víctima de la fiebre tifoidea. Nervo quedó a cargo de la hija de Ana Cecilia, la joven Margarita Elisa Dailliez.

La muerte de su compañera afectó a Nervo profundamente. Esa experiencia dolorosa lo empujó a escribir un poemario titulado La amada inmóvil, que permaneció inédito mientras Nervo estuvo con vida. Publicada póstumamente en 1922, esta fue una de las obras más conocidas de Nervo, en la cual puede leerse la dedicatoria:

En memoria de Ana
encontrada en el camino de la vida
el 31 de agosto de 1901.
Perdida -¿para siempre?-
el 7 de enero de 1912

Tomado de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (2010).

Se dice que la composición de este poema se produjo cuando Nervo velaba en soledad el cadáver de Ana Cecilia, antes de que fuera sepultada en el cementerio de San Lorenzo y San José. 

En 1918, la Revolución mexicana le impidió a Nervo continuar sus labores diplomáticas. Regresó a su patria y llevó consigo a la joven Margarita. La relación con Margarita pronto se tornó muy difícil. Todo apunta a que, siendo ella aún quinceañera, Nervo trató de enamorarla y fue enfáticamente rechazado. La joven se acabó casando con un sobrino del poeta, Rafael Padilla Nervo, con quien tuvo cuatro hijos más adelante.

Muerte y legado de Amado Nervo

Amado Nervo
Amado Nervo murió en Uruguay en 1919. Su tumba está en la Ciudad de México.

Tras su vuelta a México, Nervo era ya un poeta de renombre internacional. Esto le permitió retomar sus funciones diplomáticas ese mismo año, y fue designado como ministro plenipotenciario de México en Argentina y Uruguay. En este último país, su salud dio las primeras señales de deterioro.

El 24 de mayo de 1919, Nervo sufrió una falla renal grave y falleció en Montevideo. Su cuerpo fue repatriado por vía marítima y, una vez en México, recibió un homenaje fúnebre de parte del gobierno del entonces presidente Venustiano Carranza (1859-1920). Finalmente, fue sepultado el 14 de noviembre en la Rotonda de los Personajes Ilustres, en la Ciudad de México.  

La obra de Nervo ha continuado editándose y leyéndose a lo largo del tiempo, y se considera una de las más destacadas del modernismo. Su poesía es mucho más conocida y celebrada que sus ensayos, dramas y narraciones, y su vida ha sido objeto de investigaciones biográficas y de reversiones cinematográficas, como el filme La amada inmóvil (1945) del argentino Luis Bayón Herrera (1889-1956).

Las principales obras poéticas de Amado Nervo son:

  • Perlas negras (1898)
  • Místicas (1898)
  • Lira heroica (1902)
  • Serenidad (1915)
  • Plenitud (1918)
  • La amada inmóvil (1922, póstumo)

Sigue con:

Referencias

  • Maura Ocampo, A. (1988). Diccionario de escritores mexicanos. Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
  • Monsiváis, C. (2019). Yo te bendigo, vida. Amado Nervo: crónica de vida y obra. Ediciones Proceso.
  • Nervo, A. (2010). La amada inmóvil. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. https://www.cervantesvirtual.com/
  • Secretaría de Cultura del Gobierno de México. (2020). Amado Nervo, el poeta modernista de todos los tiempos. https://www.gob.mx/
  • The Encyclopaedia Britannica. (2023). Amado Nervo (Mexican author). https://www.britannica.com/

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Amado Nervo". Autor: Gilberto Farías. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/amado-nervo/. Última edición: 9 enero, 2024. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gilberto Farías

Licenciado en Letras (Universidad Central de Venezuela)

Fecha de actualización: 9 enero, 2024
Fecha de publicación: 28 diciembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)