Población rural y urbana

Te explicamos en qué difieren la población rural y la urbana, sus principales características y las problemáticas del crecimiento de las ciudades.

población rural - campo
La población rural basa su economía en el sector primario.

¿En qué se diferencian la población rural y la urbana?

La población rural es el conjunto de personas que vive en el campo en localidades con menos de 2000 habitantes. La población urbana es aquella que vive en localidades con más de 2000 habitantes.

Una diferencia importante entre la vida en el campo y la vida en la ciudad tiene que ver con el acceso a los servicios. La población rural suele disponer de escasos medios de transporte y de servicios públicos como el agua potable, gas natural o cloacas. Además existen pocos medios de transporte público y la mayoría de las personas utilizan sus propios medios como autos, motos, bicicletas y caballos.

Otra diferencia se relaciona con la infraestructura de transporte. Las personas que viven en ciudades disponen de múltiples medios de transporte públicos como colectivos, taxis, trenes y subterráneos, y de una gran variedad de servicios como alumbrado en la vía pública, agua de red, cloacas, gas natural y conectividad.

Las actividades económicas son diferentes en el campo y en la ciudad. Los espacios rurales se caracterizan por la predominancia de la agricultura y la ganadería, por lo que la mayoría de las personas que viven allí tienen trabajos relacionados con estas actividades. En las zonas urbanas, por el contrario, predomina el sector industrial, comercial, de servicios y de administración pública, actividades que generan la mayoría de los empleos. 

Los criterios para delimitar las áreas urbanas y rurales varían. En la mayoría de los países de América Latina se considera ciudad a las localidades de más de 2000 habitantes. Otros países como Colombia lo establecen en 1500, Nicaragua en 1000 y México en 2500. En otros casos el criterio no es la cantidad de población sino el abastecimiento de servicios como la electricidad, la cantidad de viviendas o que la localidad sea capital nacional, provincial o municipal.

Características de la vida en la zona rural

Población rural y urbana
En las zonas rurales la mayoría de las personas trabaja en actividades relacionadas con la agricultura y la ganadería.

La vida de las personas que viven en las zonas rurales se caracteriza por:

  • La densidad de la población es baja, lo que significa que viven muy pocas personas por metro cuadrado.
  • El trabajo en el campo suele estar vinculado con la agricultura y la ganadería.
  • La disponibilidad de servicios públicos es muy reducida, por lo que muchas personas no cuentan con gas natural, cloacas o agua corriente.
  • La oferta de transporte público es muy reducida, por lo que las personas que viven en los espacios rurales suelen usar su propio medio de transporte que puede ser un auto, una moto, una bicicleta, un tractor o un caballo.

Características de la vida en la ciudad

Población rural y urbana
En las zonas urbanas existe una alta densidad poblacional.

La vida de las personas que viven en las ciudades se caracteriza por:

  • La densidad de población es alta, lo que significa que viven muchas personas por metro cuadrado.
  • La mayoría de las personas viven en edificios, en especial en el centro de las ciudades.
  • El costo de las viviendas resulta elevado.
  • La mayoría de las personas en las ciudades tienen trabajos relacionados con actividades secundarias y terciarias como el comercio, los servicios, el turismo, la industria, la administración pública y la construcción.
  • La amplia variedad de servicios (como transporte, educativos, de salud, entre otros) les permite a los habitantes de la ciudad tener muchas opciones disponibles para estudiar, movilizarse por la ciudad o para realizar un tratamiento médico.
  • Los bienes materiales suelen ser más caros que en el campo, por lo que el costo de vida de las personas que viven en las ciudades suele ser más elevado.

El crecimiento de las ciudades

Población rural y urbana
Las zonas urbanas siguen en constante crecimiento.

El cambio del estilo de vida rural a uno urbano se produjo, de manera significativa, luego de la Revolución industrial (entre 1760 y 1850). A partir de esos años surgieron grandes metrópolis y alrededor de ellas se concentraron poblados denominados “suburbios”, con una menor densidad poblacional y una menor disponibilidad de servicios pero, por su cercanía a una gran ciudad, las personas podían acceder a los servicios y comercios rápidamente.

Uno de los principales motivos por los que muchas personas dejaron el campo para instalarse en las ciudades fue el económico. Las grandes urbes solían disponer de mayor oferta laboral, lo que representaba más posibilidades de acceso a la educación, la salud y el desarrollo profesional.

A nivel mundial, durante el último siglo se ha evidenciado una disminución de la población rural y un aumento de la población urbana.

El porcentaje de población urbana aumentó del 13 % en 1900 al 56 % en la actualidad. En algunos países ese porcentaje es muy elevado: en Bélgica el 97,9 % de la población vive en ciudades y en Uruguay el 95,3 %. Por el contrario, en otros países la población rural aún es muy numerosa, como en Burundi, donde solo el 12 % de las personas vive en ciudades y el resto lo hace en el campo.

Consecuencias del crecimiento de las ciudades

Población rural y urbana
Las zonas urbanas generan altos índices de contaminación.

La elevada cantidad y densidad de población que tienen las zonas urbanas repercute en una serie de problemáticas para sus habitantes. Algunas de las más significativas son: 

  • La contaminación. Una de las problemáticas más importantes de las zonas urbanas es la contaminación del aire y del agua, como consecuencia de la actividad económica y la generación de residuos sólidos y cloacales. La baja calidad del aire y del agua en las zonas urbanas puede generar severos problemas de salud en la población.
  • Las dificultades en la movilidad. Los problemas de tránsito, los servicios públicos de transporte saturados de gente y las dificultades de estacionamiento son algunos de los problemas frecuentes en las zonas urbanas.
  • El alto costo de acceso a la vivienda. Los precios de compra o alquiler de viviendas en las zonas urbanas suelen ser elevados. Esto hace que sea frecuente la formación de asentamientos urbanos precarios y que mucha gente viva en las calles.

Los espacios periurbanos

Los espacios periurbanos son zonas de transición entre lo urbano y lo rural, donde se entrelazan actividades urbanas y agrícolas. Suelen ubicarse en los márgenes de las grandes ciudades, en el límite con el espacio rural.

Las personas que viven en estos espacios suelen realizar actividades relacionadas con el campo, pero también, por la cercanía a la ciudad, hay quienes trabajan en actividades relacionadas con los espacios urbanos.

Además, la cercanía a la ciudad les permite a las personas acceder a los servicios que ofrecen las ciudades. 

Referencias

Sigue con:

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Población rural y urbana". Autor: Gustavo Sposob. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/poblacion-rural-urbana/. Última edición: 10 abril, 2024. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gustavo Sposob

Profesor de Enseñanza Media y Superior en Geografía (UBA).

Fecha de actualización: 10 abril, 2024
Fecha de publicación: 18 julio, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)