Mujeres en la Revolución francesa

Te explicamos qué rol tuvieron las mujeres en la Revolución francesa. Además, quiénes se destacaron y qué derechos reclamaron.

La marcha sobre Versalles de 1789 comenzó como una manifestación de mujeres.

¿Qué rol tuvieron las mujeres en la Revolución francesa?

La Revolución francesa fue un proceso revolucionario que comenzó en 1789 y tuvo el objetivo de terminar con las estructuras políticas y sociales del Antiguo Régimen en Francia.

Si bien la mayor parte de sus protagonistas políticos fueron hombres, muchas mujeres de distintos estratos sociales tuvieron un rol destacado tanto en movilizaciones populares (como la marcha sobre Versalles) como en la organización de clubes y sociedades revolucionarias (como la Sociedad de las Republicanas Revolucionarias).

La lucha de las mujeres en la Revolución francesa combinó los objetivos políticos revolucionarios con el reclamo de derechos para las mujeres. Sin embargo, durante la Revolución francesa las mujeres siguieron siendo en gran medida apartadas de la actividad política, como demuestra la promulgación del sufragio universal exclusivamente masculino en 1792. Aun así, se consiguió el reconocimiento de algunos derechos civiles, como la igualdad de hombres y mujeres ante el divorcio.

Entre las mujeres que se destacaron durante la Revolución francesa se cuentan Olimpia de Gouges (autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana), Pauline Léon, Claire Lacombe, Charlotte Corday y Théroigne de Méricourt.

Preguntas frecuentes

¿Quiénes fueron las mujeres que participaron en la Revolución francesa?

Muchas mujeres participaron en el proceso de la Revolución francesa. Algunas de ellas son: Olimpia de Gouges, Pauline Léon, Claire Lacombe, Marie-Jeanne Roland, Germaine de Staël, Charlotte Corday, Théroigne de Méricourt o Etta Palm.

¿Qué acciones realizaron las mujeres en la Revolución francesa?

Muchas mujeres participaron en manifestaciones contra la escasez de alimentos o contra el Antiguo Régimen. Algunas mujeres con ciertos recursos colaboraban con la causa revolucionaria y oficiaban de anfitrionas de salones en los que se reunían personalidades políticas. También escribían discursos o panfletos políticos, presentaban reclamos de igualdad de derechos a la Asamblea Nacional y creaban sociedades de mujeres que contribuían con una u otra facción revolucionaria (aunque en 1793 todas las sociedades de mujeres fueron clausuradas por el gobierno revolucionario).

¿Qué derechos reclamaron las mujeres en la Revolución francesa?

En general, las mujeres que participaron en la Revolución francesa reclamaron la igualdad entre hombres y mujeres en ámbitos como la participación política, el derecho de voto y la educación. Si bien consiguieron algunos derechos civiles, su participación política siguió siendo restringida.

Las mujeres en la marcha sobre Versalles

Antes de la Revolución francesa hubo en Europa mujeres que, desde una posición individual, plantearon reivindicaciones a favor de la igualdad femenina. Un ejemplo es la ilustrada española Josefa Amar, que escribió libros como Importancia de la instrucción que conviene dar a las mujeres (1784) y discursos como el Discurso en defensa del talento de las mujeres y de su aptitud para el gobierno (1786) o el Discurso sobre la educación física y moral de las mujeres (1790).

Sin embargo, hubo que esperar a la Revolución francesa para que la voz de las mujeres empezara a expresarse de manera colectiva. En octubre de 1789, casi tres meses después de la toma de la Bastilla, un grupo de mujeres de París se manifestó contra el elevado precio del pan y la escasez de harina.

Miles de hombres y mujeres de París se unieron a la manifestación y, dado que el rey Luis XVI había celebrado días antes un banquete en su palacio, comenzaron a marchar hacia el palacio de Versalles para transmitir su indignación y exigir que el rey y la reina se trasladaran a París y abandonaran sus lujos.

Algunos manifestantes lograron entrar en el palacio y se produjeron hechos de violencia hasta que el rey aceptó trasladarse con su familia al palacio de las Tullerías, en París.

Las ideas de Condorcet sobre los derechos de las mujeres

Entre los ilustrados franceses que elaboraron el programa ideológico de la Revolución francesa destaca la figura de Nicolas de Condorcet (1743-1794), quien en su obra Bosquejo de un cuadro histórico de los progresos del espíritu humano (publicado póstumamente en 1795) reclamó el reconocimiento del papel social de las mujeres.

Condorcet comparaba la condición social de las mujeres de su época con la de los esclavos y era partidario de su participación ciudadana, como expresó en el ensayo Sobre la admisión de las mujeres en el derecho de ciudadanía (1790). Tras el triunfo de la revolución en 1789 surgió una contradicción evidente: una revolución que basaba su justificación en la idea universal de la igualdad natural y política de los seres humanos (“libertad, igualdad, fraternidad”), negaba el acceso de las mujeres (la mitad de la población) a los derechos políticos, lo que en realidad significaba negar su libertad y su igualdad respecto al resto de los individuos.

"El hábito puede llegar a familiarizar a los hombres con la violación de sus derechos naturales, hasta el extremo de que no se encontrará a nadie de entre los que los han perdido que piense siquiera en reclamarlo, ni crea haber sido objeto de una injusticia.(...) Por ejemplo, ¿no han violado todos ellos el principio de la igualdad de derechos al privar, con tanta irreflexión, a la mitad del género humano del derecho de concurrir a la formación de las leyes, es decir, excluyendo a las mujeres del derecho de ciudadanía? ¿Puede existir una prueba más evidente del poder que crea el hábito incluso cerca de los hombres eruditos, que el de ver invocar el principio de la igualdad de derechos (...) y de olvidarlo con respecto a doce millones de mujeres?”

Nicolas de Condorcet
Sobre la admisión de las mujeres en el derecho de ciudadanía, 1790

Olimpia de Gouges y la Declaración de los Derechos de la Mujer

Olimpia de Gouges reclamaba libertad, igualdad y derechos políticos para las mujeres.

La dramaturga y activista revolucionaria Olimpia de Gouges (1748-1793), cuyo nombre de nacimiento fue Marie Gouze, fue la principal protagonista de la lucha por los derechos de las mujeres durante la Revolución francesa. 

En 1791 publicó la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana que era un calco de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano aprobada por la Asamblea Nacional en agosto de 1789 pero con unos cambios significativos en los términos empleados.

Una comparación entre ambos textos resulta esclarecedora:

“Los representantes del pueblo francés, constituidos en Asamblea Nacional, considerando que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos del hombre son las únicas causas de los males públicos y de la corrupción de los gobiernos (...) reconocen y declaran (...) los siguientes derechos del hombre y del ciudadano”. 

Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, 1789 

“Las madres, las hijas y las hermanas, representantes de la nación, piden ser constituidas en Asamblea Nacional. Considerando que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos de la mujer son las únicas causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer en una solemne declaración los derechos naturales, inalienables y sagrados de la mujer (...)”. 

Olimpia de Gouges
Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, 1789 

Al reinterpretar el gran documento programático de la revolución, Olimpia de Gouges denunciaba que la revolución había olvidado a las mujeres en su proyecto igualitario y liberador. Afirmaba que la mujer nace libre y debe permanecer igual al hombre en derechos” y que “la ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las ciudadanas y los ciudadanos deben contribuir, personalmente o por medio de sus representantes, a su formación”.

El programa de Olimpia de Gouges era claro: libertad, igualdad y derechos políticos, especialmente el derecho de voto, para las mujeres. Sin embargo, el planteamiento feminista no era compartido por la gran mayoría de los hombres que dirigían la revolución. Muchos consideraban que las mujeres debían ocuparse de los quehaceres privados del hogar y la familia.

En 1793, durante la época del gobierno jacobino conocida como “el Terror”, Olimpia de Gouges fue acusada de defender los principios políticos de los girondinos (opositores de los jacobinos), fue encarcelada y ejecutada en la guillotina.

La Sociedad de las Republicanas Revolucionarias

En la facción de los enragés (una de las facciones más radicales de la Revolución francesa) se habían agrupado algunos sans-culottes parisinos (sectores bajos urbanos, como artesanos y obreros). En este grupo había mujeres revolucionarias, como la actriz Claire Lacombe.

En 1793, Lacombe creó junto a Pauline Léon la Sociedad de las Republicanas Revolucionarias. Pauline Léon había participado en la toma de la Bastilla, el 14 de julio de 1789, y había presentado un documento firmado por más de trescientas mujeres a la Asamblea Nacional en 1792, en el que solicitaba la formación de una milicia armada femenina (proyecto que finalmente fue rechazado).

La Sociedad de las Republicanas Revolucionarias estaba formada por mujeres pertenecientes a las clases trabajadoras y a la pequeña burguesía, que defendían el derecho de los mujeres de participar en la revolución y reclamaban mejoras en sus condiciones de vida. Algunas vestían la escarapela tricolor o el gorro frigio de la Francia revolucionaria.

Sin embargo, en octubre de 1793 la Convención Nacional que gobernaba Francia clausuró esta y todas las sociedades y clubes de mujeres que había en Francia, lo que, junto a la ejecución de Olimpia de Gouges, simbolizó el fracaso de los reclamos feministas durante la Revolución francesa.

Tras la revolución, el Código Civil napoleónico (1804), en el que se recogieron los principales avances sociales de la revolución, negó a las mujeres los derechos civiles reconocidos para los hombres durante el período revolucionario (igualdad jurídica, derecho de propiedad), e impuso leyes discriminatorias según las cuales el hogar era definido como el ámbito exclusivo de la actuación femenina.

Otras mujeres destacadas de la Revolución francesa

Marie-Jeanne Roland

Marie-Jeanne Roland participó en la revolución junto a los girondinos.

En Francia, los salones literarios eran lugares de reunión de personalidades de la política y las letras. Entre los anfitriones de estos salones se encontraban mujeres, como Marie-Jeanne Roland, quien era partidaria de la revolución, tenía afinidad con los girondinos (una facción moderada) y escribía artículos y discursos políticos.

En el salón de Roland se reunieron importantes dirigentes revolucionarios. Marie-Jeanne Roland y su esposo, Jean-Marie Roland, eran contrarios a los grupos más radicales y denunciaron el extremismo jacobino. En 1793, Marie-Jeanne Roland fue encarcelada y finalmente ejecutada en la guillotina.

Germaine de Staël

Otro salón literario de París era el de Germaine de Staël, quien tenía ideas ilustradas y defendía una educación igualitaria para hombres y mujeres

Durante la Revolución francesa, fue partidaria de una posición moderada afín a la monarquía constitucional, por lo que debió exiliarse en la época del gobierno republicano de la Convención en 1793. Cuando regresó a Francia, defendió en un escrito a María Antonieta, que estaba siendo enjuiciada, y durante la época napoleónica debió exiliarse nuevamente.

Sophie de Condorcet

El girondino Nicolas de Condorcet solía participar en el Círculo Social, un club revolucionario fundado en 1790 que promovía el republicanismo. Entre 1790 y 1791, el Círculo Social promovió los derechos de las mujeres, con la participación de personalidades como Etta Palm. 

Sophie de Condorcet, esposa de Nicolas de Condorcet, permitió que el Círculo Social se reuniera en su casa.

Charlotte Corday

Charlotte Corday asesinó al líder jacobino Jean-Paul Marat y fue ejecutada.

Entre las mujeres que participaron en la Revolución francesa del lado de los girondinos se destacó Charlotte Corday. Además de participar en reuniones políticas, en julio de 1793 asesinó a Jean-Paul Marat, uno de los líderes jacobinos responsables de la época del Terror. Ese mismo mes, los jacobinos la ejecutaron en la guillotina.

Théroigne de Méricourt

Una de las mujeres que usaron la escarapela tricolor de la Revolución francesa fue Anne-Josèphe Théroigne de Méricourt. En 1789, mientras la participación de las mujeres estaba prohibida en las asambleas revolucionarias, Théroigne asistió reiteradamente a las tribunas públicas.

Creó junto al revolucionario Charles-Gilbert Romme una sociedad política que tuvo una corta existencia, se unió sucesivamente a los clubes de los cordeleros (“cordeliers”) y de los jacobinos y fue calumniada por la prensa contrarrevolucionaria. En 1792 participó en el asalto al palacio de las Tullerías y, en 1793, fue acusada de apoyar a los girondinos y humillada en público. Concluyó internada en un asilo psiquiátrico.

Etta Palm

Antes de la creación de la Sociedad de las Republicanas Revolucionarias en 1793, se había creado otra sociedad de mujeres en 1791, la Sociedad Patriótica y de Beneficencia de las Amigas de la Verdad. Esta sociedad fue fundada por Etta Palm, una cortesana y espía neerlandesa que se implicó en el proceso revolucionario francés.

La sociedad estaba relacionada con el Círculo Social que frecuentaban revolucionarios como Condorcet, pero estaba reservada a mujeres y proponía reformas orientadas a la igualdad de hombres y mujeres en asuntos civiles, políticos y educativos. Dejó de funcionar luego de 1792.

Mary Wollstonecraft

Mary Wollstonecraft fue una escritora inglesa que defendió la Revolución francesa con su panfleto Vindicación de los derechos del hombre (1790). Posteriormente, en Vindicación de los derechos de la mujer (1792), cuestionó la idea de muchos políticos de que las mujeres debían ser educadas únicamente para las tareas del hogar y defendió el derecho a una educación racional para las mujeres.

Sigue con:

Referencias

  • Britannica, Encyclopaedia (2023). French Revolution. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/ 
  • Cokely, C. L. (2018,). Declaration of the Rights of Woman and of the [Female] Citizen. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Kelly, L. (1989). Las mujeres de la Revolución francesa. Vergara.
  • Mousset, S. (2017). Women’s Rights and the French Revolution: A Biography of Olympe De Gouges. Routledge.
  • Sazbón, J. (2018). Cuatro mujeres en la Revolución francesa. Biblos.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Mujeres en la Revolución francesa". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/mujeres-en-la-revolucion-francesa/. Última edición: 11 abril, 2024. Consultado: 27 mayo, 2024.

Sobre el autor

Autor: Augusto Gayubas

Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 11 abril, 2024
Fecha de publicación: 28 septiembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)