Revolución de España en 1808

Te explicamos qué fue la revolución de España en 1808. Además, su historia, la ocupación francesa, sus causas y consecuencias.

La invasión napoleónica provocó la resistencia armada y la formación de juntas.

¿Qué fue la revolución de España en 1808?

La revolución de España en 1808 fue el proceso que se abrió cuando las tropas de Napoleón invadieron la península ibérica. Los españoles “patriotas”, opuestos a la ocupación francesa, resistieron al ejército francés y desconocieron la autoridad de José Bonaparte, el rey impuesto por Napoleón. Un primer hecho de resistencia fue el levantamiento del 2 de mayo de 1808 en Madrid, que fue rápidamente reprimido.

El rey borbón, Fernando VII, estaba prisionero en Francia, y en España se constituyeron juntas provinciales que asumieron la soberanía y coordinaron la guerra de la Independencia contra la ocupación francesa. Luego se formó la Junta Central Suprema de Sevilla, que tomó una medida revolucionaria: convocó a Cortes (facultad hasta entonces exclusiva del monarca).

Aunque la lucha contra los franceses se sostuvo en nombre del rey Fernando VII, reconocido como rey legítimo, algunos integrantes de las juntas estaban influidos por ideas ilustradas y defendían principios liberales. Esto decidió que las Cortes de Cádiz, reunidas a partir de 1810, promulgaran en 1812 una Constitución liberal. Sin embargo, cuando Napoleón comenzó a ser derrotado en la guerra de la Independencia y finalmente retiró sus tropas de España, Fernando VII restableció el absolutismo.

Preguntas frecuentes

¿Qué sucedió en España en 1808?

El motín de Aranjuez forzó la renuncia de Manuel Godoy y la abdicación de Carlos IV en favor de su hijo, Fernando VII. Simultáneamente, las tropas napoleónicas invadieron España. El rey Fernando VII fue tomado prisionero y Napoleón instaló en el trono de España a su hermano, José Bonaparte. Los españoles “patriotas” se levantaron contra la ocupación francesa pero fueron duramente reprimidos. Desde ese momento, comenzó la guerra de la Independencia española que duró hasta 1814.

¿Qué sucedió el 2 de mayo de 1808 en España?

El 2 de mayo de 1808, los madrileños que se oponían a la ocupación francesa se levantaron contra los invasores. El levantamiento fue rápidamente reprimido por las tropas napoleónicas pero provocó otras reacciones antifrancesas en diversas zonas del país. Estos hechos marcaron el comienzo de la guerra de la Independencia española.

¿Qué consecuencias tuvieron los hechos de 1808?

La ocupación francesa de España provocó el inicio de la guerra de la Independencia española, protagonizada por los españoles “patriotas” que desconocían la autoridad del rey impuesto por Napoleón Bonaparte. El “vacío de poder” llevó a la formación de la Junta Central Suprema, que asumió la soberanía y convocó a Cortes generales y extraordinarias. En Hispanoamérica se formaron juntas de gobierno y comenzó un proceso que llevó a las luchas por la independencia.

La ocupación francesa de España

Napoleón inició la ocupación de España y forzó la abdicación de Fernando VII.

A comienzos del siglo XIX, Carlos IV de la Casa de Borbón reinaba en España, y Napoleón Bonaparte gobernaba en Francia, convertida en un imperio en 1804. En 1807, España y Francia acordaron, mediante el Tratado de Fontainebleau, invadir Portugal (aliado del Reino Unido). El gobierno español, a cargo de Manuel Godoy, permitió que las tropas francesas avanzaran por el territorio español hacia Portugal.

Pronto se hizo evidente que la entrada de las tropas napoleónicas en España se había convertido en una ocupación francesa del país, y que la intención de Napoleón era derrocar a los Borbones y establecer una nueva dinastía gobernante. Consciente de este hecho, Godoy tramó la huida de la familia real hacia Andalucía y, para eso, la Corte se desplazó a Aranjuez.

En Aranjuez los planes de Godoy se vieron frustrados. Entre el 17 y el 19 de marzo de 1808 estalló un motín popular organizado por la facción de la Corte que era partidaria de Fernando, príncipe de Asturias y opositor de las políticas de Godoy. El “motín de Aranjuez” precipitó la caída de Godoy y obligó a Carlos IV a abdicar en su hijo, que se convirtió en rey de España con el nombre de Fernando VII.

El enfrentamiento entre Fernando VII y Carlos IV tuvo como árbitro a Napoleón. Con las tropas francesas del general Joachim Murat en Madrid, Napoleón llamó a padre e hijo a Bayona, en Francia, y los forzó a abdicar en mayo de 1808. Mediante las abdicaciones de Bayona, los Borbones cedieron sus derechos a Napoleón, quien nombró rey de España a su hermano, José Bonaparte.

La guerra de la Independencia española

El 2 de mayo de 1808 estalló una insurrección antifrancesa en Madrid que fue reprimida.

Con la intención de atraer a la opinión ilustrada, el nuevo monarca, que adoptó el nombre de José I, promulgó en julio de 1808 el Estatuto de Bayona, una carta otorgada que concedía algunos derechos y limitaba el absolutismo que caracterizaba a la monarquía borbónica.

Sin embargo, desde el momento mismo en que había quedado en evidencia la invasión francesa, el descontento popular había estallado. El 2 de mayo de 1808 se inició una insurrección en Madrid que fue sofocada por la represión de las tropas napoleónicas.

Durante los días siguientes, los levantamientos antifranceses se extendieron por todo el país. Así se inició la guerra de la Independencia española (1808-1814). La coordinación de la resistencia militar española, que en general tomó la forma de una guerra de guerrillas, quedó a cargo de las juntas provinciales y, luego, de la Junta Central Suprema, con sede en Sevilla. También contó con el apoyo del ejército británico, comandado por el duque de Wellington.

La revolución política en España

Las abdicaciones de Bayona y la insurrección contra José I provocaron una situación de "vacío de poder" en España. Para hacer frente al invasor, se constituyeron juntas provinciales, que asumieron la soberanía en nombre del rey ausente (pues Fernando VII permanecía prisionero en el castillo de Valençay, en Francia).

En septiembre de 1808, las juntas provinciales se coordinaron y se constituyó la Junta Central Suprema. Pese a que gran parte de los miembros de estas juntas eran conservadores y partidarios del Antiguo Régimen, la situación bélica provocó la toma de medidas revolucionarias, como la convocatoria de Cortes (que, hasta entonces, solo podían ser convocadas por el rey).

Esta situación llevó posteriormente al reemplazo de la Junta Central Suprema por un Consejo de Regencia de España e Indias (1810) y a la formación de las Cortes de Cádiz (1810), que redactaron una Constitución liberal en 1812. También incentivó los procesos revolucionarios que tuvieron lugar en Hispanoamérica.

El fin de la guerra de la Independencia española

En 1814, Fernando VII recuperó el trono de España tras un acuerdo con Napoleón.

Tras el levantamiento general contra los invasores, las tropas españolas consiguieron algunos triunfos, como la victoria de Bailén en julio de 1808. Para poner fin a la insurrección, el propio Napoleón, al frente de 250.000 hombres, se dirigió en otoño a la península y ocupó la mayor parte del país, excepto las zonas periféricas y montañosas, donde se inició la guerra de guerrillas contra el ejército francés.

Durante seis años, se enfrentaron el ejército francés (con el apoyo de los “afrancesados”, españoles favorables al reinado de José Bonaparte), y la guerrilla española (formada por campesinos y antiguos militares españoles identificados como “patriotas”, con la ayuda del ejército británico).

El año decisivo fue 1812. El ejército británico comandado por el duque de Wellington, con el apoyo de españoles y portugueses, provocó sucesivas derrotas a los franceses (como en la batalla de los Arapiles) que continuaron durante 1813 (como en la batalla de San Marcial). Tras la catástrofe de la Grande Armée francesa en Rusia en 1812, el ejército de Napoleón quedó debilitado y el emperador de los franceses decidió devolver la corona de España a Fernando VII mediante el Tratado de Valençay (diciembre de 1813).

Las tropas francesas abandonaron el país, la guerra de la Independencia concluyó y Fernando VII volvió a ocupar el trono de España en 1814. El 4 de mayo de 1814, Fernando VII disolvió la Cortes de Cádiz, suspendió la Constitución de 1812 y restableció el absolutismo borbón.

Sigue con:

Referencias

  • Artola, M. (ed.) (2003). Las Cortes de Cádiz. Marcial Pons.
  • Aymes, J.-R. (2008). La guerra de la Independencia en España (1808-1814). Siglo XXI.
  • Britannica, Encyclopaedia (2023). Peninsular War. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/ 
  • Castells, I. & Moliner, A. (2000). Crisis del Antiguo Régimen y Revolución Liberal en España (1789-1845). Ariel.
  • Esdaile, C. (2003). La guerra de la Independencia: una nueva historia. Crítica.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Revolución de España en 1808". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/revolucion-de-espana-en-1808/. Última edición: 5 marzo, 2024. Consultado: 27 mayo, 2024.

Sobre el autor

Autor: Augusto Gayubas

Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 5 marzo, 2024
Fecha de publicación: 28 septiembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)