Monarquía Romana

Te explicamos qué fue la monarquía romana, las dinastías y los reyes que formaron parte. Además, su organización económica, social y más.

monarquía romana
La Monarquía romana tuvo lugar entre el 753 a. C. y el 509 a. C.

¿Qué fue la Monarquía Romana?

La Monarquía romana fue la primera de las tres etapas en las que se dividió el desarrollo del gobierno de la Antigua Roma. Durante el período monárquico, entre el 753 a. C. y el 509 a. C., gobernaron siete reyes.

Los siete monarcas de Roma se destacaron por emplear una gran fuerza militar que les permitió ocupar más territorios y ampliar su imperio. Además, a través de alianzas estratégicas con poblaciones cercanas pudieron incrementar el número de tropas.

La monarquía decayó y fue suplantada por la segunda etapa, la República de Roma, que tuvo lugar entre el 264 y el 146 a. C. Fue considerado el período más significativo porque logró afianzar a Roma como potencia dominante.

La tercera y última etapa fue el Alto Imperio que tuvo lugar entre el 27 a. C. y el 476 d. C. Se caracterizó por un gobierno autócrata que decidía sin tener en cuenta leyes ni poderes que lo regulen.

Ver además: Civilización romana

Dinastías de la Monarquía romana

Monarquía romana
Roma estuvo gobernada por siete reyes durante un período de 244 años.

La dinastía romana gobernó durante 244 años y estuvo conformada por siete monarcas. El primero fue Rómulo, quien fundó la ciudad de Roma. El resto de los seis reyes fueron elegidos por el senado en representación del pueblo, y no por el linaje de sangre.

Los siete reyes de la Monarquía romana fueron:

  • Rómulo. Gobernó entre el 753 y el 716 a. C. Fue el monarca que fundó la ciudad de Roma y que implementó el sistema de gobierno monárquico. Realizó grandes atrocidades por el afán de poblar su territorio, convocando a diversos pueblos y grupos, como los esclavos, los prófugos y los refugiados, a través del engaño y por la fuerza.
  • Numa Pompilio. Gobernó entre el 716 y el 674 a. C. Fue un monarca que se interesó por las instituciones legales, religiosas y que logró instruir a la población para rendir culto a sus dioses. Realizó ajustes en el calendario planteado por Rómulo, como agregar los meses de enero y de febrero. Además, construyó el templo de Jano.
  • Tulio Hostilio. Gobernó entre el 674 y el 642 a.C. Fue un guerrero al estilo de Rómulo y se alejó de la doctrina y del culto a los dioses que había fomentado su antecesor, Numa Pompilio. Su afán en el arte de la guerra, en especial contra los albanos (sabinos), hizo que Roma se convirtiera en la primera potencia de la región.
  • Anco Marcio. Gobernó entre el 642 y el 617 a. C. Fue un monarca religioso y pensador que supo fomentar el comercio con los pueblos vecinos. Construyó prisiones, murallas, puentes y el puerto de Ostia en el río Tíber que permitió que Roma se convirtiera en un centro de intercambio de mercancías.
  • Tarquinio Prisco. Gobernó entre el 617 y el 578 a. C. Fue el primer rey de origen etrusco y logró ganar numerosas guerras que le permitieron ampliar el territorio romano. Introdujo el arte y la religión etruscos en la cultura romana, por lo que se considera a ese período como el más ilustrado de la etapa monárquica. Además, construyó una red de alcantarillado, el forum romano, el circo máximo y los cimientos del templo de Júpiter.
  • Servio Tulio. Gobernó entre el 578 y el 534 a. C. Fue uno de los monarcas más apreciados por la población, entre otras cuestiones, porque elaboró una nueva constitución que reconocía la distinción entre clases sociales según su nivel de riqueza. Llevó a cabo el primer censo de la historia y el derecho a voto fue establecido según la riqueza económica, por lo que el poder seguía reservado a una elite.
  • Tarquino el Soberbio. Gobernó entre el 534 y el 509 a. C. Fue un monarca de origen etrusco que ejerció su poder y control mediante la violencia y el terror de una manera sin precedentes en la historia de la Antigua Roma. Enloqueció y ejecutó a varios senadores. Su despotismo fue la razón por la que cayó el sistema monárquico y no hubo ningún otro rey luego de su mandato. Entre sus importantes obras logró finalizar la construcción del templo a Júpiter.

Organización política de la monarquía romana

monarquía romana
El senado estaba conformado por trescientos ancianos patricios.

La organización política durante la Monarquía romana se conformaba por tres sectores principales:

  • El rey. Era la máxima autoridad que ocupaba el rol de sacerdote supremo, juez y jefe militar. El rey era elegido por la asamblea popular con la intervención del Senado.
  • La asamblea popular. Estaba integrada por los ciudadanos y era convocada por el rey para aprobar o rechazar las leyes por aclamación unánime. La convocatoria tenía lugar en el Capitolio.
  • El senado. Estaba conformado por trescientos ancianos patricios padres de familia que cumplían la función de aconsejar al rey y de presentar a los candidatos para la sucesión al trono. Consistía en un cargo vitalicio, es decir, que lo ocupaban durante toda la vida.

Organización social de la monarquía romana

La organización social durante el periodo monárquico se dividió en tres grupos bien diferenciados:

  • Los patricios u hombres libres. Conformaban la clase aristocrática que tenía plenos derechos de ciudadanos, eran descendientes de los fundadores de Roma.
  • Los plebeyos. Conformaban la clase más numerosa integrada por extranjeros, libertos, vagabundos y habitantes de las ciudades Se dedicaban a la agricultura, al comercio, la industria y pagaban impuestos al gobierno a pesar de que estaban privados de varios derechos.
  • Los esclavos. Conformaban una clase social privada de sus derechos de manera total, hasta el punto de ser tratados como objetos. Eran prisioneros de guerra comprados en los mercados para ser usados en trabajos forzados.

Economía durante la Monarquía romana

monarquía romana - economía
En la Monarquía romana se intercambiaban cereales, metales, armas e, incluso, esclavos.

La economía durante la Monarquía romana se destacó por la actividad agrícola, el sistema de intercambio y el comercio comunitario con pueblos vecinos. Comercializaban mercancías de lo más variadas, como cereales, metales, armas e, incluso, esclavos para trabajar en la agricultura.

Religión durante la Monarquía romana

La religión romana era politeísta y conformaba una parte importante en la vida cotidiana de la población. Adoraban a diversas divinidades, pero la más importante era Júpiter, el rey de los dioses que junto a su esposa Juno, la diosa del cielo, gobernaban al resto de las deidades. Los sacerdotes eran solo encargados del culto, no constituían una casta ni eran representantes de la divinidad como lo eran los reyes.

Puede servirte: Imperio romano

Referencias:

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Monarquía Romana". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/monarquia-romana/. Última edición: 23 enero, 2023. Consultado: 9 julio, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 23 enero, 2023
Fecha de publicación: 2 junio, 2016

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)