Reino visigodo

Te explicamos qué fue el reino visigodo, su origen e historia. Además, las características de sus principales reyes, sus instituciones y su final.

Los visigodos gobernaron en la península ibérica entre los siglos VI y VIII.

¿Qué fue el reino visigodo?

El reino visigodo fue un gobierno monárquico instituido en el siglo VI por las poblaciones visigodas que se instalaron en la península ibérica. Los visigodos eran una población de origen germánico que migró a la península en el siglo V y, si bien primero estableció su centro político en Tolosa (Toulouse) y extendió su dominio por parte de Francia (llamada entonces Galia), luego concentró su reino en la península ibérica (Hispania) y una porción meridional de Francia, y tuvo su centro político en Toledo (en la actual España).

El reino visigodo conservó algunas normas del derecho germánico, como la monarquía electiva de carácter militar, pero también incorporó prácticas e instituciones romanas, pues la mayoría de la población en la península era hispanorromana. Especialmente importantes fueron los reinados de Leovigildo y, sobre todo, Recaredo, quien se convirtió al catolicismo.

El último rey visigodo fue Rodrigo, quien debió hacer frente a conflictos internos y, finalmente, fue vencido por tropas musulmanas llegadas del norte de África en la batalla de Guadalete (711). El fin del reino visigodo marcó el comienzo de la dominación islámica en la península ibérica.

Las migraciones “bárbaras” en la península ibérica

El final del Imperio romano se debió tanto a razones internas como a grandes movimientos migratorios de pueblos (en su mayor parte germánicos, provenientes del norte de Europa), conocidos por los romanos como "bárbaros", que afectaron a los territorios occidentales del imperio.

Estas migraciones, a menudo violentas, incluyeron verdaderas invasiones que precipitaron el fin del imperio en el siglo V. Durante esta época, Roma fue saqueada en 410 por los visigodos, liderados por Alarico, a quien algunos historiadores consideran el primer rey visigodo. A la muerte de este, fue elegido como su sucesor Ataúlfo, quien obtuvo del emperador romano la autorización para instalarse en el sur de Galia.

Mientras tanto, los suevos, vándalos y alanos fueron los primeros pueblos que penetraron en la península ibérica (que en ese entonces era la provincia romana de Hispania) entre los años 409 y 411. Aunque Hispania siguió siendo nominalmente una provincia romana, los pueblos invasores se asentaron en diversas zonas de la península:

  • Los suevos en la Gallaecia (en el extremo noroeste de la península)
  • Los vándalos en la Bética (en el sur de la península)
  • Los alanos dispersos por la Lusitania (al sudoeste) y la Cartaginense (en el centro y el sudeste de la península)

El surgimiento del reino visigodo

Tras ser expulsados de la Galia por los francos, los visigodos establecieron su capital en Toledo.

La reacción del Imperio romano ante las migraciones en Hispania demostraba su debilidad: encargó a los visigodos, ya asentados en el sur de la Galia, penetrar en la península ibérica y expulsar a los invasores. Así lo hicieron con alanos y vándalos, y recibieron del emperador romano, Honorio, la región de Aquitania (en el sur de Francia), donde establecieron un reino federado de Roma en el año 418. Posteriormente, extendieron su dominación también a partes de Hispania.

Al caer el Imperio romano de Occidente en 476, el reino visigodo con capital en Tolosa (la actual Toulouse, en el sur de Francia) se independizó. El reino se extendía por el sur de la Galia y gran parte de Hispania. Finalmente, debido a la presión militar de otro pueblo germánico, los francos, que fueron conquistando la Galia, los visigodos se establecieron plenamente en la península ibérica.

Tras una larga migración, los visigodos establecieron en el siglo VI su nueva capital en Toledo, elegida por su estratégica localización central en la península. Así comenzó el reino visigodo de Toledo, que gobernó en la mayor parte de la península ibérica hasta el año 711.

Los principales reyes visigodos

El rey Ataúlfo condujo a sus tropas a Hispania y se instaló en Barcino (actual Barcelona).

Entre los reyes visigodos conocidos por las fuentes históricas, destacan los siguientes:

  • Alarico I (395-410). Fue un caudillo militar aliado de los romanos que en 395 se convirtió en el primer rey de los visigodos y dirigió el saqueo de Roma en 410.
  • Ataúlfo (410-415). Ayudó al emperador romano, Honorio, a vencer a un usurpador y recibió el permiso de establecerse en el sur de la Galia. Luego condujo a sus tropas a Hispania y se instaló en Barcino (en la actual Barcelona), donde fue asesinado en 415.
  • Walia (415-418). Mediante un tratado con el emperador romano, expulsó a los vándalos y alanos de Hispania y recibió la autorización de asentarse en Aquitania, donde estableció en 418 un reino federado de Roma (según un pacto llamado foedus).
  • Eurico (466-484). Declaró la independencia del reino visigodo tras producirse la caída del Imperio romano de Occidente. Además, conquistó más territorios en la Galia e Hispania y formuló un cuerpo legal, llamado Código de Eurico, que pasó por escrito algunas costumbres visigodas.
  • Alairco II (484-507). Estableció un código basado en el derecho romano. Alarico II fue derrotado por los francos, lo que determinó la retirada visigoda a Hispania y el establecimiento de la capital en Toledo.
  • Leovigildo (569-586). Considerado el auténtico artífice de la unidad política del reino visigodo. Sus campañas militares ampliaron la dominación visigoda a casi toda la península ibérica (especialmente tras vencer a los suevos y vascones), y su código legal (conocido como Código de Leovigildo) permitió los matrimonios mixtos entre visigodos e hispanorromanos (que anteriormente estaban prohibidos). Leovigildo también incorporó prácticas y símbolos del Imperio romano, pero continuó aferrado al arrianismo (una doctrina cristiana considerada herética por la Iglesia católica), lo que marcó una distancia con la población hispanorromana, mayormente católica.
  • Recaredo (586-601). Dio un paso clave en el proceso de integración entre las poblaciones visigoda e hispanorromana: rechazó el arrianismo, se convirtió al catolicismo y declaró a esta religión como religión oficial del reino en el Tercer Concilio de Toledo (589). También debió hacer frente a los bizantinos, que se habían instalado en el sur de la península.
  • Recesvinto (653-672). Bajo su reinado se redactó el Liber Iudiciorum o Fuero Juzgo (también conocido como Código de Recesvinto) en 654. Este nuevo código de leyes puso a todos los habitantes del reino, visigodos e hispanorromanos, bajo las mismas leyes.
  • Rodrigo (710-711), el último rey de los visigodos. Llegó al trono en un contexto de conflictos sucesorios, por lo que se vio inmerso en una guerra civil que fue aprovechada por las tropas musulmanas del norte de África, que invadieron la península ibérica y vencieron al rey en la batalla de Guadalete en 711. Este episodio terminó con la dominación visigoda de la península ibérica.

La organización política del reino visigodo

La monarquía electiva

La organización política del reino visigodo se sustentaba en el derecho germánico. Esto implicaba que la institución fundamental de gobierno era la asamblea de los hombres libres (integrada por nobles guerreros), en la que residía el poder del reino que era conferido a un rey (monarquía electiva). De todos modos, en la práctica muchos reyes accedieron al trono mediante usurpaciones.

Los reyes visigodos combinaron la organización germánica con prácticas y símbolos del Imperio romano. La legislación del reino visigodo consistió en la coexistencia de dos códigos, el visigodo y el romano, hasta que, durante el reinado de Recesvinto, se unificaron ambos códigos y se estableció una sola ley para toda la población (es decir, para los visigodos y los hispanorromanos).

Pese a estos intentos por consolidar un modelo de gobierno duradero en un territorio habitado por población mayoritariamente hispanorromana, los reyes visigodos no lograron establecer una monarquía estable.

Si bien la progresiva integración jurídica, política y religiosa de visigodos e hispanorromanos dio lugar a un reino unificado, la inestabilidad política derivada del carácter electivo de la monarquía fue uno de los motivos del derrumbamiento del reino visigodo en 711.

El Officium Palatinum

A lo largo de la historia del reino visigodo, los poderes del rey fueron amplios: era a un mismo tiempo juez supremo, jefe del ejército, legislador, y encargado de la guerra y de la paz. Los monarcas tenían una comitiva de clientes que los acompañaban, les juraban fidelidad y recibían a cambio protección y sustento.

En la práctica, el rey gobernaba con la ayuda del Officium Palatinum, integrado por individuos cercanos al rey. En el Officium Palatinum intervenían dos órganos de gestión: el Aula Regia o Consejo del Rey, que asesoraba al rey en tareas legislativas y asuntos de gobierno, y los Concilios de Toledo, que se reunían cada cierto tiempo para tratar temas políticos, jurídicos y religiosos.

Formaban parte del Officium Palatinum personajes de alto rango que, con el título de comes, estaban al frente de diferentes servicios: comes del Tesoro Regio, comes de administración de las tierras de la Corona, comes de recaudación de impuestos, comes de los gastos del monarca y de su casa. También participaban los grandes funcionarios territoriales y militares: duces provinciales (delegados del rey), comites civitates (jueces de las ciudades) y gardingos (jefes militares).

El fin del reino visigodo

Los musulmanes invadieron la península ibérica y derrotaron al rey Rodrigo en la batalla de Guadalete (711).

A la muerte del rey visigodo Witiza (700-710), se desató un conflicto civil en el reino visigodo que enfrentó a las tropas leales a Rodrigo, quien se proclamó rey, y las fuerzas de Agila II, quien estableció su dominio en el extremo noreste del reino.

Esta fragmentación interna del reino visigodo favoreció la invasión de las tropas musulmanas, subordinadas al Califato omeya, que estaban instaladas en el norte de África. Tras cruzar el estrecho de Gibraltar, las fuerzas árabes y bereberes musulmanas dirigidas por el general Tariq vencieron a Rodrigo en la batalla de Guadalete en 711. Muerto Rodrigo y vencido el reino visigodo, los musulmanes emprendieron la conquista de la península ibérica.

Sigue con:

Referencias

  • Arsenal, L. (2020). Godos de Hispania. Edaf.
  • Britannica, Encyclopedia (2022). Visigoth. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Cebrián, L. A. (2002). La aventura de los godos. La esfera de los libros. Gómez Aragonés, D. (2018). Bárbaros en Hispania. La esfera de los libros.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Reino visigodo". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/reino-visigodo/. Última edición: 1 febrero, 2024. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Augusto Gayubas

Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 1 febrero, 2024
Fecha de publicación: 28 septiembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)