Reinos de Taifas

Te explicamos qué fueron los reinos de taifas de la Península Ibérica. Además, su historia y su final.

La muerte de Almanzor desencadenó un proceso de fragmentación política.

¿Qué fueron los reinos de taifas?

Las taifas o reinos de taifas fueron pequeños Estados en los que se dividió la Península Ibérica bajo dominación musulmana (Al-Ándalus) luego de la disgregación del califato de Córdoba a comienzos del siglo XI. El término “taifas” significa “banderías”, y algunas de las taifas más importantes fueron Almería, Murcia, Granada, Sevilla, Toledo y Zaragoza.

La expansión del Imperio almorávide a fines del siglo XI terminó momentáneamente con las taifas de la Península Ibérica, pero a mediados del siglo XII se produjo una nueva fragmentación política que dio lugar a los segundos reinos de taifas. Poco después, el Imperio almohade absorbió las taifas, pero su derrota en la batalla de Las Navas de Tolosa (1212) determinó una nueva etapa conocida como terceros reinos de taifas, que concluyó en el mismo siglo XIII por las crecientes conquistas cristianas.

Los reinos de taifas solían pagar tributos (llamados parias) a los reyes cristianos, pero en ocasiones solicitaron el auxilio de Estados islámicos poderosos (los imperios almorávide y almohade) para hacer frente al avance militar cristiano.

Preguntas frecuentes

¿Qué eran las taifas?

Las taifas eran pequeños reinos musulmanes de la Península Ibérica que existieron en los períodos de fragmentación política de Al-Ándalus y solían pagar un tributo anual a los reinos cristianos.

¿Cuándo surgieron las taifas?

Los reinos de taifas surgieron cuando comenzó a disgregarse el califato de Córdoba a comienzos del siglo XI. Pronto las taifas comenzaron a independizarse y, en 1031, el califato dejó de existir.

¿Cuándo dejaron de existir las taifas?

Los reinos de taifas que surgieron a comienzos del siglo XI fueron absorbidos por el Imperio almorávide a fines del siglo XI, pero resurgieron cuando este imperio se disgregó a mediados del siglo XII. Posteriormente, el Imperio almohade volvió a unificar Al-Ándalus, pero entró en crisis en el siglo XIII y las taifas resurgieron brevemente. Las conquistas cristianas terminaron con las taifas en el siglo XIII, y el último Estado musulmán en la península (el reino nazarí de Granada) fue conquistado en 1492.

  • Ver además: Reinos españoles de la Edad Media

La crisis del siglo XI y el surgimiento de los reinos de taifas

En 1002, la muerte de Almanzor, gobernante del califato de Córdoba durante el reinado del califa Hisham II, abrió en Al-Ándalus una larga etapa de fragmentación política y disputas (fitna, en árabe). En menos de treinta años se sucedieron en el trono nueve califas y, finalmente, el califato de Córdoba dejó de existir en el año 1031. En su lugar surgieron pequeños reinos, llamados taifas (expresión que significa “banderías”).

De forma paulatina, las taifas de Almería, Murcia, Alpuente, Arcos, Badajoz, Carmona, Denia, Granada, Huelva, Morón, Silves, Toledo, Tortosa, Valencia y Zaragoza se fueron independizando del poder central de Córdoba.

El califato se fragmentó inicialmente en veintisiete taifas, pero las más poderosas se anexionaron a las más débiles.

Una vez rota su unidad, Al-Ándalus estuvo a merced de los cristianos del norte, que procedieron a la ocupación paulatina de los territorios que habían estado bajo el poder musulmán. Los reinos de taifas se vieron obligados a pagar tributos anuales, llamados parias, a los gobernantes cristianos, mientras que el avance cristiano llevó a la conquista de Toledo en el año 1085.

No obstante, este proceso no fue lineal, pues hubo momentos en los que la unidad andalusí pudo reconstruirse gracias al impulso de los imperios musulmanes del norte de África.

Los imperios norteafricanos

El Imperio almorávide y los segundos reinos de taifas

La debilidad de los reinos de taifas permitió a los reinos cristianos del norte tomar la iniciativa militar en la península. Esta ventaja cristiana fue interrumpida dos veces por la irrupción en Al-Ándalus de dos invasiones norteafricanas que consiguieron recuperar brevemente la unidad de la España musulmana.

Cuando los musulmanes perdieron Toledo en el año 1085, solicitaron la ayuda del poder que se había hecho fuerte al otro lado del estrecho de Gibraltar: el Imperio almorávide.

Los almorávides eran una agrupación de tribus bereberes dedicadas a la ganadería y caracterizadas por el rigor religioso que habían creado un imperio en el norte de África.

Los almorávides llegaron a la Península Ibérica en 1086, terminaron con las taifas y unificaron el poder político de Al-Ándalus. De este modo, lograron contener el avance de los cristianos hacia el sur. Sus éxitos militares más importantes fueron las batallas de Sagrajas (1086) y de Uclés (1108).

El poder almorávide fue efímero. A mediados del siglo XII, la unidad de Al-Ándalus se vino abajo y la fragmentación política dio paso a los segundos reinos de taifas.

El Imperio almohade y los terceros reinos de taifas

Los almohades del norte de África extendieron su imperio a la península en el siglo XII.

En 1146, tras un pedido de auxilio de la taifa de Mértola, comenzaron a llegar a la Península Ibérica los almohades, que habían constituido unos años antes un nuevo imperio en el Magreb, también formado por bereberes.

Los almohades no solo unificaron nuevamente Al-Ándalus, sino que hicieron frente a los cristianos con algunos éxitos militares notables, como el obtenido en Alarcos (1195) contra Alfonso VIII de Castilla. También corresponden a esta época algunas construcciones importantes, como la Giralda de Sevilla.

Sin embargo, la reunificación almohade de Al-Ándalus no duró demasiado. El momento clave fue la derrota sufrida ante los cristianos en Las Navas de Tolosa (1212). El declive del Imperio almohade provocó nuevamente la fitna (o fragmentación) y el período de los terceros reinos de taifas. El avance cristiano resultó prácticamente incontenible y, pronto, la España musulmana quedó reducida al reino nazarí de Granada. En 1492, la caída de este reino ante las tropas cristianas de los Reyes Católicos marcó el fin de la historia de Al-Ándalus.

Sigue con:

Referencias

  • Álvarez Palenzuela, V. A. (coord.) (2011). Historia de España de la Edad Media. Ariel.
  • Britannica, Encyclopaedia (2019). Al-Andalus. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/ 
  • Britannica, Encyclopaedia (2016). taifa. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/ 
  • González Ferrín, E. (2016). Historia general de Al Ándalus. Almuzara.
  • Guichard, P. & Soravia, B. (2006). Los reinos de taifas. Fragmentación política y esplendor cultural. Sarriá.

¿Cómo citar?

"Reinos de Taifas". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/reinos-de-taifas/. Última edición: 28 septiembre, 2023. Consultado: 21 febrero, 2024.

Sobre el autor

Autor: Augusto Gayubas

Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 28 septiembre, 2023
Fecha de publicación: 28 septiembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)