Precámbrico

Te explicamos qué fue el Precámbrico, las etapas en las que se divide y cómo se formó la Tierra. Además, cuáles son sus características y cómo apareció la vida en el planeta.

precambrico
El Precámbrico duró 3960 millones de años aproximadamente.

¿Qué fue el Precámbrico?

Se conoce como Precámbrico a la primera y más larga etapa de la historia de la Tierra. Se trata de un eón que duró 3960 millones de años aproximadamente y terminó hace unos 540 millones, con el inicio del eón fanerozoico y su primera era, el Paleozoico. Su comienzo coincide con el origen del planeta, hace alrededor de 4500 millones de años, y su duración abarca gran parte de la historia geológica.

En el eón precámbrico se formó el planeta, se iniciaron los primeros eventos geológicos y tuvo origen la vida sobre la Tierra. A pesar de su importancia, el estudio del Precámbrico resulta difícil, dado que no hay casi registros fósiles que hayan llegado hasta la actualidad y las rocas formadas en esas épocas han cambiado considerablemente a lo largo de miles de millones de años de transformación.

Características del Precámbrico

Las principales características del Precámbrico son:

  • Comenzó hace 4500 millones de años, con la formación del planeta.
  • Tuvo una duración de 3960 millones de años, lo que representa el 88 % de la historia geológica de la Tierra.
  • Terminó hace 540 millones de años, con el inicio del eón fanerozoico.
  • Está subdividido en tres eones: el Hádico, el Arcaico y el Proterozoico.
  • La temperatura de su atmósfera era muy elevada en un principio, y se fue enfriando con el paso del tiempo.
  • El enfriamiento de la Tierra permitió la formación de las primeras estructuras rocosas.
  • Es el eón en el que aparecen el agua y las primeras formas de vida en el planeta.

División del Precámbrico

El eón precámbrico está subdividido a su vez en otros tres eones: 

  • Eón hádico. Es el más antiguo y se inició con la formación de la Tierra hace 4600 millones de años. No está subdividido en eras geológicas.
  • Eón arcaico. Se inició hace 3800 millones de años y se subdivide en tres eras:
    • Era paleoarcaica. Comenzó hace 3800 millones de años y duró 400 millones de años.
    • Era mesoarcaica. Comenzó hace 3400 millones de años y duró 400 millones de años.
    • Era neoarcaica. Comenzó hace 3000 millones de años y duró 500 millones de años.
  • Eón proterozoico. Se inició hace 2500 millones de años y terminó hace 540 millones de años. Se subdivide en tres eras:
    • Era paleoproterozoica. Comenzó hace 2500 millones de años y duró 900 millones de años.
    • Era mesoproterozoica. Comenzó hace 1600 millones de años y duró 700 millones de años.
    • Era neoproterozoica. Comenzó hace 900 millones de años y duró 360 millones de años.

La formación del planeta Tierra

Precámbrico
La hipótesis nebular sostiene que la Tierra se formó por una nube de polvo y gases.

Hay muchas teorías sobre la manera en la que se formaron nuestro planeta y el sistema solar. Las más aceptadas asumen que fue un proceso de sedimentación y estabilización de la misma materia de la que está compuesto el Sol, o de materia producida durante su nacimiento, reunida inicialmente en un disco planetesimal (jóvenes estrellas que comienzan a conformarse como planetas), hace poco más de 4500 millones de años.

Según esta teoría, conocida como “hipótesis nebular”, nuestro planeta se formó a partir de una nube de polvo y gases que empezaron a atraerse debido a la gravedad. Con el paso del tiempo, los planetesimales se habrían condensado lo suficiente como para tener una existencia material y una forma definida. Así se habrían formado el planeta Tierra y el resto del sistema solar.

Características geológicas del Precámbrico

precambrico geologia
Los cratones comenzaron a formarse sobre un manto de roca fundida.

Se cree que la Tierra se formó hace aproximadamente 4600 millones de años a partir del material que rodeaba al Sol. Al principio, se trataba de una bola caliente de minerales fundidos, debido a la acumulación de energía durante el proceso de formación.

A medida que la Tierra se fue enfriando, la corteza comenzó a solidificarse, formando una capa externa más rígida sobre el núcleo fundido. Así, debido a la solidificación y el enfriamiento de la corteza, empezó un proceso gradual en el que se conformaron los cratones, que son áreas estables y rígidas de la corteza terrestre que pueden considerarse núcleos precontinentales.

El proceso de convergencia y choque de cratones fue fundamental para entender la formación de los continentes. A medida que estos cratones se movieron y colisionaron, se crearon acumulaciones de material que finalmente se convirtieron en los núcleos de los continentes. Las formaciones rocosas más antiguas, llamadas escudos o macizos, aparecieron durante el eón arcaico, hace aproximadamente 3500 millones de años.

Clima del Precámbrico

En un principio, la temperatura en la protoatmósfera, conformada principalmente por vapor de agua, dióxido de carbono, azufre, amoníaco y nitrógeno, era extremadamente elevada. Sin embargo, la actividad volcánica terrestre expulsó grandes cantidades de dióxido de carbono y vapor de agua, lo que enfrió la temperatura planetaria de manera paulatina hasta alcanzar los 100 °C hace unos 3800 millones de años.

Solo entonces empezó a formarse el agua líquida, que dio lugar a los protoocéanos. Así comenzó el primer enfriamiento general del planeta, hasta que en el eón proterozoico (especialmente en la era geológica neoproterozoica, en el período criogénico), se produjo un enfriamiento con importantes descensos en la temperatura y la aparición de las primeras glaciaciones.

Actividad volcánica

La actividad volcánica fue muy importante durante las primeras etapas del Precámbrico. Los volcanes de ese período, mucho más grandes y activos que los de la actualidad, arrojaban grandes cantidades de lava que, al enfriarse, engrosaban la corteza terrestre.

De este modo, los eventos volcánicos del Precámbrico no solo dieron forma a la geografía terrestre, sino que también influyeron en la química de la atmósfera y los océanos. La emisión de gases volcánicos, como dióxido de carbono y vapor de agua, jugó un papel importante en la regulación del clima y en la formación de los primeros océanos. Además, la actividad volcánica liberó elementos y minerales esenciales que contribuyeron al desarrollo de la vida.

El origen de la vida

La hipótesis más aceptada supone que la vida empezó en el planeta hace un tiempo aproximado de entre 4280 y 3770 millones de años, cuando el vapor de agua empezó a condensarse y aparecieron las primeras reservas de agua líquida.

El modo exacto en que la vida tuvo su inicio es difícil de establecer, pero se cree que pudo tener su origen en burbujas microscópicas formadas en los océanos, que contenían ciertos elementos químicos. De estas burbujas se crearon estructuras más complejas y funcionales, que incluso lograron replicarse a sí mismas. Así habrían surgido las primeras protocélulas, que pusieron en marcha la evolución.

La Gran Oxidación

bacterias - precámbrico
Las primeras bacterias fueron capaces de aprovechar la luz solar.

La Gran Oxidación comenzó hace aproximadamente 2400 millones de años, durante el eón proterozoico. Antes de este evento, la atmósfera de la Tierra contenía niveles muy bajos de oxígeno, de modo que la vida existente en ese momento no dependía del oxígeno para sus procesos metabólicos.

La liberación de oxígeno en la atmósfera se produjo principalmente como resultado de la actividad fotosintética de cianobacterias, que son organismos microscópicos capaces de llevar a cabo la fotosíntesis. Mediante este proceso, estas bacterias captaban dióxido de carbono de la atmósfera y liberaban oxígeno. A medida que las cianobacterias proliferaron, el oxígeno comenzó a acumularse en la atmósfera y los océanos. A este proceso de aumento sustancial de oxígeno debido a la actividad fotosintética se lo denominó Gran Oxidación.

Otra consecuencia de la Gran Oxidación fue la formación de la capa de ozono en la estratósfera. El oxígeno liberado por las cianobacterias reaccionó con la radiación ultravioleta del Sol y creó moléculas de ozono, que formaron una capa protectora alrededor de la Tierra. Esta capa de ozono comenzó a bloquear gran parte de la radiación ultravioleta dañina, lo que permitió que distintas formas de vida pudieran colonizar las aguas superficiales y la tierra firme sin ser sometidas a niveles letales de radiación.

La Gran Oxidación también tuvo un profundo efecto en la evolución biológica, puesto que la disponibilidad creciente de oxígeno permitió el desarrollo de organismos aeróbicos, es decir, aquellos que dependen del oxígeno para vivir.

Referencias

  • AstroMía. (s.f.). Historia geológica: el Precámbrico. https://www.astromia.com/
  • Tarbuck, E. y Lutgens, F. (2005). Ciencias de la Tierra. Una introducción a la geología física. Pearson Educación.

Sigue con:

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Precámbrico". Autor: Gustavo Sposob. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/precambrico/. Última edición: 12 abril, 2024. Consultado: 25 mayo, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gustavo Sposob

Profesor de Enseñanza Media y Superior en Geografía (UBA).

Fecha de actualización: 12 abril, 2024
Fecha de publicación: 17 mayo, 2019

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)