Océano Ártico

Te explicamos qué es el océano Ártico, dónde se ubica y cuál es su extensión. Además, cuáles son sus características, corrientes oceánicas y más.

Océano Ártico
El polo norte no tiene tierra firme debajo de las anchas capas de hielo.

¿Qué es el océano Ártico?

El océano Ártico, también llamado Glacial Ártico, es el cuerpo de agua más pequeño y más septentrional del planeta. Está ubicado en el círculo polar ártico, y está rodeado por las costas de América del Norte, Asia y Europa. Se trata del océano más frío del planeta, cuyas aguas están cubiertas por una enorme masa de hielo la mayor parte del año.

Tiene una extensión aproximada de 14 millones de kilómetros cuadrados y su profundidad media es de 1.205 metros bajo el nivel del mar. Su profundidad máxima está en la cuenca de Makarov, con 4.500 metros por debajo de la superficie.

A pesar de las extremas condiciones de frío y oscuridad que predominan durante buena parte del año, el océano Ártico alberga una gran biodiversidad, con especies adaptadas al ambiente helado, como los osos polares, las focas y las ballenas.

El océano Ártico es particularmente vulnerable al cambio climático, pues su calentamiento es más rápido que en otras partes del mundo. Esto ha llevado a la disminución del hielo marino, el aumento de la temperatura del agua y la acidificación del océano, lo que afecta negativamente a la vida marina.

En los últimos años, el océano Ártico ha emergido como una región de creciente importancia geopolítica debido a los recursos naturales que alberga y a las rutas de navegación que se están abriendo a medida que el hielo marino disminuye como consecuencia del cambio climático.

La salinidad del océano Ártico es la más baja de todos los océanos del planeta, debido a la baja evaporación que presenta y las afluencias de agua dulce provenientes del deshielo.

Características del océano Ártico

Las principales características del océano Ártico son:

  • Es el océano más pequeño del planeta, con una extensión aproximada de 14 millones de kilómetros cuadrados.
  • Comenzó a formarse hace 200 millones de años, con la separación de Pangea.
  • Su flora y su fauna están adaptadas al hielo y las bajas temperaturas.
  • Posee importantes reservas de petróleo y gas natural.

Formación del océano Ártico

El océano Ártico se expandió y aumentó su superficie a medida que los continentes comenzaron a alejarse, después de la separación de Pangea. Hace 200 millones de años, cuando existía este supercontinente, el océano Ártico era más pequeño que en la actualidad. La deriva de los continentes y la formación de nuevo suelo oceánico permitió que este océano aumentara su extensión progresivamente.

Además, durante la época de Pangea, el océano Ártico se ubicaba en latitudes más bajas, y la zona tenía un clima más cálido que en la actualidad. Con el paso del tiempo geológico, el océano Ártico se acercó a regiones con climas cada vez más fríos y la temperatura de sus aguas disminuyó considerablemente. 

Clima del océano Ártico

Ártico - hielo
Los casquetes de hielo son masas heladas que se forman en la superficie.

El océano Ártico presenta un clima frío polar, con temperaturas extremadamente bajas durante la mayor parte del año. En el invierno, las temperaturas descienden y alcanzan mínimas de -30 °C. Estos inviernos prolongados se caracterizan por provocar la formación de extensas superficies de hielo marino. Estos hielos tienen un papel crucial en el ecosistema de la región, en la vida marina y en la dinámica climática global.

En el verano, las temperaturas ascienden y pueden alcanzar máximas de 10 °C. Durante este período, se fusionan parcialmente los hielos marinos, lo que permite la navegación en algunas áreas previamente congeladas.

La superficie no acuática del Ártico está cubierta de casquetes de hielo, que crecen hasta el doble de su tamaño durante el invierno y que son rodeados de agua helada en verano. Por debajo del hielo, se mantienen las aguas heladas.

Fauna y flora del océano Ártico

océano ártico
En el Ártico, muchos mamíferos poseen pelaje blanco, que actúa como camuflaje.

El Ártico es habitado por especies animales adaptadas al frío intenso, como focas, leones marinos, ballenas de diverso tipo y osos polares, los mayores depredadores de la región. El océano Ártico es, además, abundante en krill, un pequeño crustáceo que juega un rol vital en la base de la pirámide ecológica marina. También se destacan especies como el bacalao, el salmón y el arenque, que son muy explotadas por la industria pesquera de los países cercanos.

Los animales que habitan allí tienen adaptaciones evolutivas que les permiten sobrevivir a las condiciones climáticas del lugar. El abundante pelaje, las espesas capas de grasa y la piel gruesa les permiten mantener el calor, mientras que el color blanco les facilita el camuflaje en el hielo.

La vegetación en el Ártico es escasa, y se compone principalmente de musgos, líquenes y fitoplancton.

Recursos naturales del océano Ártico

océano ártico
El subsuelo del océano Ártico es rico en petróleo y gas natural.

El océano Ártico posee importantes reservas de petróleo y gas natural en sus plataformas continentales. Países como Rusia, Noruega, Canadá, Dinamarca y Estados Unidos tienen intereses en su explotación, y empresas petroleras de dichas naciones extraen estos recursos del océano.

Además, el océano Ártico contiene una variedad de minerales valiosos, como oro, plata, zinc y níquel. La explotación de estos minerales también es aprovechada por los países cercanos, en especial por Rusia, que es un importante productor y exportador de estos recursos.

Asimismo, el océano Ártico es muy aprovechado por sus recursos pesqueros. Se destacan especies como el bacalao, el salmón y el arenque. Países como Noruega, Rusia, Islandia y Canadá son los principales productores y exportadores en el mundo de estas especies. 

Contaminación del océano Ártico

océano ártico
El cambio climático produce el aumento de la temperatura del agua del océano Ártico.

La explotación petrolera en la plataforma continental del Ártico ha generado severos problemas de contaminación de las aguas. Los derrames de petróleo y la liberación de contaminantes químicos que produce la actividad petrolífera han impactado sobre la biodiversidad marina y generado cambios en la composición química del agua. Esto tiene consecuencias cada vez más significativas en la actividad pesquera, que representa una parte importante de los ingresos de los países de la región.

Además, el cambio climático está causando un aumento de la temperatura del agua en el Ártico. El deshielo de los casquetes polares que flotan sobre las aguas del océano impacta sobre la vida marina, en especial sobre aquellos animales que dependen de los hielos para vivir. Asimismo, el aumento de las temperaturas altera los patrones de migración y comportamiento de la fauna marina, lo que tiene consecuencias en su desarrollo y reproducción.

Referencias

Sigue con:

¿Cómo citar?

"Océano Ártico". Autor: Gustavo Sposob. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/oceano-artico/. Última edición: 24 enero, 2024. Consultado: 27 febrero, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gustavo Sposob

Profesor de Enseñanza Media y Superior en Geografía (UBA).

Fecha de actualización: 24 enero, 2024
Fecha de publicación: 16 julio, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)