Cultura tolteca

Te explicamos qué es la cultura tolteca, su organización sociopolítica y económica. Además, sus características generales, arte, mitología y más.

ruinas toltecas
Los toltecas tuvieron su apogeo entre los años 900 y 1200 d.C.

Cultura tolteca

La cultura tolteca fue una antigua civilización mesoamericana que habitó el norte del altiplano mexicano entre 900 d. C. y 1200 d. C.

La ciudad principal de los toltecas fue Tollan-Xicocotitlan (también conocida como “Tula”) y se cree que eran un pueblo guerrero que conquistó gran parte de la región. Su lengua principal era el náhuatl, pero hay evidencias de que el estado tolteca era multiétnico (con población otomí y huasteca).

Los toltecas son reconocidos por su amplia influencia en otras culturas de la región, como los mayas y los aztecas. Sin embargo, para historiadores y arqueólogos constituyen uno de los misterios más interesantes de las culturas precolombinas. Para la época de la conquista española, muchas de las dinastías reinantes de las civilizaciones americanas (como los zapotecas, los aztecas y los quiché) afirmaban ser descendientes de los toltecas. Sin embargo, muchos de los registros sobre la cultura tolteca mezclan elementos mitológicos con datos de la realidad, por lo que su historia es difícil de interpretar.

Ver además: Cultura Teotihuacana

Ubicación geográfica de los toltecas

Los toltecas habitaron el norte de la región mesoamericana, en los actuales estados mexicanos de Zacatecas, Hidalgo y parte de Jalisco. Se cree que durante el siglo X d. C. emigraron desde los desiertos del norte (al que en su mitología llamaban Huehuetlapallan o “Vieja tierra roja”) hasta Culhuacán, en el valle de México.

Las fronteras de su imperio fueron extensas, y su influencia se extendió hasta el sureste de la península de Yucatán, y se expandió su cultura a otros pueblos de la época, como los mayas, según se evidencia por la arquitectura y representaciones toltecas presentes en Chichen Itzá.

Historia del pueblo tolteca

La historia de los toltecas nos ha llegado a través de los aztecas y de los relatos que los conquistadores españoles escribieron para conocer a los pueblos americanos. En estos textos se mezclan sucesos históricos con creencias y suposiciones. Sin embargo, el análisis de las fuentes escritas y su comparación con los restos arqueológicos permitieron a los especialistas conocer mejor la historia y la cultura tolteca.

Aunque algunas de las crónicas mitológicas afirman que el primer gobernante tolteca data del siglo VII d. C., las evidencias arqueológicas ubican el origen de la cultura tolteca tres siglos más tarde, con la llegada del pueblo al valle de México.

Según las crónicas, bajo el liderazgo del rey Topiltzin (también llamado Quetzalcoatl), hacia 960 d. C. los toltecas se instalaron en la ciudad de Tula y la convirtieron en su capital. El auge de la civilización tolteca con capital en Tula duró hasta 1156 d. C., cuando el poder fue derrocado y la ciudad se sumió en una crisis profunda por disputas internas.

La última etapa de su historia comenzó cuando Huemac, el último rey de la dinastía tolteca, mudó la capital a Chapultepec. Luego de su muerte, cerca de 1162 d. C., se dio el fin de la independencia de la dinastía real y la caída del imperio tolteca. Durante el siglo siguiente, la influencia y el poder toltecas decayeron, cuando diferentes pueblos bárbaros penetraron en la región desde el norte y atacaron las ciudades de la zona central del Valle de México.

Organización política y social de los toltecas

Cultura tolteca - mayas
La monarquía tolteca era dinástica y cumplía algunas funciones religiosas.

La sociedad tolteca era profundamente militarista. Los toltecas obedecían a una monarquía guerrera legitimada por las creencias religiosas. La élite gobernante estaba integrada por guerreros, funcionarios, sacerdotes y jerarcas, encargados del gobierno, la organización estatal, la expansión militar y las ceremonias religiosas.

El resto de la población se componía de campesinos y trabajadores de oficio como artesanos, alfareros, carpinteros e hilanderos. Debajo en la escala social, se encontraban los esclavos, que eran capturados de los pueblos sometidos con las victorias militares.

Monarcas toltecas

Las listas de reyes que llegaron a los historiadores enumeran a los gobernantes del pueblo tolteca. Sin embargo, las listas difieren entre sí y algunas incluyen datos que no pudieron ser corroborados con las evidencias arqueológicas (como la existencia del pueblo tolteca previa al siglo X d. C.).

A partir de las crónicas de Fernando de Alva Ixtlilxochitl (cronista del siglo XVII), se conoce una lista de gobernantes que estuvieron, en su mayoría, 52 años en el poder. La datación corresponde a una mirada mitológica que posiciona a los reyes toltecas en un pasado lejano:

  • [sin datación]: Huemac. Líder religioso durante la primera emigración tolteca
  • 510-562 d. C.: Chalchiutlanetzin
  • 562-614 d. C.: Ixtlil Cuechahahuac
  • 614-666 d. C.: Huetzin
  • 666-718 d. C.: Totepeuh
  • 718-770 d. C.: Nacoxoc
  • 770-829 d. C.: Mitl Tlacominhua
  • 829-833 d. C.: Xihuiquenitzin* . Esta reina gobernó los cuatros años entre 979 y 1031. A su muerte, la nobleza gobernó en su nombre por 48 años.
  • 833-885 d. C.: Iztaccaltzin
  • 885-959 d. C.: Topiltzin (Quetzalcoatl)

En cambio, en los Anales de Cuauhitlan (parte del Códice Chimalpopoca, escrito en náhuatl durante el siglo XVI) se enumeran los siguientes reyes:

  • [sin datación]: Mixcoamatzatzin
  • 869 d. C.-¿?: Huetzin
  • ¿?-887 d. C.: Totepeuh
  • 887-923 d. C.: Ihuitimal
  • 923-947 d. C.: Topiltzin (Quetzalcoatl)
  • 947-983 d. C.: Matlacxochitl
  • 983-997 d. C.: Nauhyotzin I
  • 997-1025 d. C.: Matlaccoatzin
  • 1025-1046 d. C.: Tlilcoatzin
  • 1047-1122 d. C.: Huemac

Mitología tolteca

Cultura tolteca - Quetzalcóatl
El mito de Quetzalcóatl tuvo su origen en la cultura tolteca.

La mitología tolteca influenció las creencias de otras culturas mesoamericanas contemporáneas y posteriores, como los aztecas y los mayas. Su cosmovisión incluía una serie de dioses centrales como Quetzalcóatl, Tláloc, Centéotl, Itzlacoliuhque y Tezcatlipoca, a quienes rendían culto y ofrecían sacrificios humanos.

De esta cultura proviene el mito de Quetzalcóatl. Esta historia fue apropiada por otras culturas, lo que generó una multiplicidad de versiones.

En la cosmovisión tolteca, el mito cuenta de la caída del monarca-dios Quetzalcóatl. En su origen, Quetzalcoatl fue guía de su pueblo, enseñó sus artes y oficios religiosos y, además, alcanzó una profunda espiritualidad. Sin embargo, a través de engaños, el dios Tezcatlipoca le mostró a través en un espejo una imagen de vanidad e inmortalidad y llevó a Quetzalcoatl a cometer diferentes errores que lo hicieron caer en desgracia.

Religión tolteca

Cultura tolteca
Los Chac Mool eran estatuillas que se usaban en los sacrificios humanos.

La religión tolteca era politeísta, es decir, creían en la existencia de múltiples dioses. Veneraban a los dioses que consideraban más poderosos. Entre ellos se encontraban:

  • Quetzalcoatl, la serpiente emplumada. Era el dios más importante de la cultura tolteca y en la ciudad de Tula se encontraron miles de representaciones con su imagen. Este dios representaba la dualidad física y espiritual de los seres humanos. Muchos especialistas creen que los mitos de Quetzalcoatl se crearon a partir del gobernante Topiltzin (923-947 d. C).
  • Tezcatlipoca, el espejo humeante. Representaba el misterio y la transformación de las cosas. Tenía matices protectores pero también se lo identificaba como el dios que destruyó la obra de Quetzalcoatl a través del engaño y la manipulación.
  • Tlaloc, el dios de la tormenta. Los toltecas tomaron a Tlatoc de la cultura teotihuacana y lo adoraban también como un dios guerrero y feroz en la batalla.

En su veneración a los dioses, los toltecas practicaban ceremonias religiosas que incluían sacrificios humanos. Entre los edificios principales de la ciudad de Tula se descubrieron tzompantli, altares en los que se apoyaban los cráneos humanos. Dentro del Palacio Quemado y de los templos principales, los arqueólogos hallaron Chac Mool, pequeñas estatuas con forma humana con un contenedor sobre el que se depositaban los corazones humanos de las personas que se sacrificaban.

Arquitectura tolteca

Cultura tolteca
La arquitectura tolteca es reconocida por la decoración de sus edificios.

El sitio arqueológico de la ciudad de Tula muestra el esplendor de la arquitectura tolteca. En el centro de la ciudad se ubicaban edificios que parecen haber compartido funciones políticas y religiosas. Estos edificios, algunos de ellos con forma de pirámides, impactan por su tamaño, decoración e ingeniería arquitectónica.

Es característico de los toltecas el trabajo artístico sobre las columnas y otras estructuras de los templos. Es especialmente conocida la “Pirámide B” del sitio, en la que cuatro estatuas de guerreros toltecas (también conocidas como “los atlantes”) sostenían el techo. Algunos arqueólogos creen que este edificio fue un santuario de uso privado de la dinastía gobernante y que estaba dedicado a Quetzalcoatl, en su imagen de dios guerrero Tlahuizcalpantecuhtli.

En la ciudad se identificaron tres campos de “juego de pelota”, juego que practicaron diferentes culturas mesoamericanas a lo largo de su historia. Se cree que además de tener fines de entretenimiento, el juego tenía un papel sagrado.

Además de las pirámides principales, en el centro de la ciudad se ubicaba un gran edificio que los arqueólogos llaman “Palacio Quemado”. Se cree que allí vivía la familia gobernante, pero algunos especialistas consideran que puede haber utilizado con propósitos religiosos. Lo llamativo de este edificio es su estructura e ingeniería: cada una de las tres salas que lo componen tenía un patio interno abierto que cumplía funciones de ventilación, entrada de luz y recolección de agua.

Arte y artesanía tolteca

Cultura tolteca - guerreros
Una de las obras de arte más conocidas de la cultura tolteca son los Atlantes.

La producción artesanal y artística tolteca estaba vinculada a los rituales y la práctica religiosa. Como en otras culturas mesoamericanas, a través de estas piezas se ostentaba el estatus social y se veneraba a los dioses.

Una de las principales obras de la cultura tolteca que ha perdurado hasta nuestros días es el conjunto de guerreros de piedra o “atlantes” que aún permanecen en la ciudad de Tula, y que habrían estado decorados con mosaicos y plumas. Estas estatuas fueron labradas en bloques de basalto ensamblados, miden más de 4,5 metros de altura y sostenían el techo del templo. Los guerreros son representaciones de Quetzalcoatl y visten los trajes bélicos, con pechera y armas curvas, típicas del estilo tolteca.

Economía tolteca

La base de la economía tolteca fueron la agricultura y los tributos impuestos a los pueblos conquistados.

La agricultura se centraba en el cultivo de campos irrigados por un sistema complejo de canales. Allí se cosechaba maíz, frijoles y otras hortalizas características de la región mesoamericana. Además, algunos estudios indican que el amaranto era un alimento clave en la dieta tolteca.

El trabajo de metales, piedras y cerámicas se hacía principalmente en las ciudades. Además, a través del comercio y la imposición de tributos a los pueblos conquistados, los toltecas obtenían aquellas materias primas que eran escasas en la región y otros bienes de lujo que les permitía ostentar su poder.

Influencia tolteca en otras culturas

Muchos relatos sobre el pueblo tolteca sobrevivieron a través de la tradición oral azteca y sus escritos del siglo XVII. Sin embargo, en estas historias los toltecas son vistos como un ideal elevado al que debían apuntar como sociedad: un pueblo civilizado, distinguido por su sabiduría, riqueza y poder.

Según los aztecas, los toltecas inventaron todas las artes y los oficios sagrados (como el calendario y la escritura) y fueron gobernados por el dios Quetzalcoatl. Además, creían que sus líderes eran semidivinos, y sostenían que la clase gobernante azteca descendía directamente de ellos. De esta manera, a través de historias mitológicas sobre los toltecas, la élite azteca legitimaba su poder.

Desde el punto de vista religioso, el culto a Quetzalcoatl se esparció entre otras culturas mesoamericanas durante el auge de la civilización tolteca. En la ciudad maya de Chichen Itzá, además de otras similitudes arquitectónicas con la ciudad de Tula, se levantó un templo dedicado únicamente al dios tolteca Quetzalcoatl.

Toltequidad

Existe hoy en día un interés renovado por la cultura tolteca y por recuperar algunos de sus sentidos culturales y religiosos, considerados herencia perdida de los pueblos mesoamericanos.

Sin embargo, hay tantas discrepancias respecto a la interpretación de los mitos y los códices conservados, de la ubicación exacta de las ciudades toltecas y tal disparidad de versiones de sus mitos fundacionales, que este término y estas pretensiones son tenidas con recelo por los especialistas y académicos.

Sigue con: Mesoamérica

Referencias

  • Davies, Nigel (1980). The toltec heritage. University of Oklahoma Press: Norman.
  • Adams, R., & MacLeod, M. (Eds.). (2000). The Cambridge History of the Native Peoples of the Americas. Cambridge: Cambridge University Press.
  • Adams, Richard (1977): Prehistoric Mesoamerica. Boston: University of Oklahoma Press.
  • Duverger, Christian (1999): Mesoamérica, arte y antropología. País: CONACULTA-Landucci Editores.
  • Witschey, W. R. T., and Brown, C. (2012). Historical Dictionary of Mesoamerica. Lanham, MD: Scarecrow Press.

¿Cómo citar?

"Cultura tolteca". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/cultura-tolteca/. Última edición: 22 marzo, 2023. Consultado: 22 marzo, 2023.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de publicación: 14 marzo, 2017
Última edición: 22 marzo, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    Great! thank you for visiting us :)