Buen líder

Te explicamos qué es un buen líder y las cualidades que presenta. Además, cuáles son sus características generales y objetivos.

Buen líder
Un buen líder es capaz de tomar la mejor decisión para satisfacer su grupo de trabajo.

¿Qué es un Buen líder?

Comúnmente se llama líder a un individuo que demuestra capacidades para inspirar, dirigir, incentivar y conducir a un grupo determinado hacia sus objetivos, ya se trate de una corporación, un equipo deportivo o un partido político. Esta palabra proviene del inglés “leader” (dirigente) a su vez proveniente del verbo to lead (conducir).

Las capacidades del ejercicio de este rol son variadas y dependen de la naturaleza del grupo a liderar, pero se resumen para efectos prácticos en el término liderazgo: la capacidad para actuar como un líder en una situación determinada y ante un colectivo determinado.

Sin embargo, un líder puede ser mejor que otro, dependiendo de su entendimiento de las necesidades del grupo y de los mecanismos ideales para satisfacerlas. De esta manera, un líder no necesariamente será equivalente a un tirano, a un jefe o a un gobernante, sino que podrá delegar y administrar el poder que le entrega el grupo que lo sigue. Así, es posible hablar de buenos y malos líderes, conforme al modo en que ejercen dicho poder.

Ver además: Trabajo en equipo

Características de un buen líder:

  1. Modelo a seguir

buen líder
Un buen líder debe convertirse en un ejemplo a seguir para la colectividad.

Una de las principales características que se atribuyen a un buen líder tiene que ver con la capacidad para inspirar al grupo a seguir sus pasos, es decir, convertirse en un modelo para la colectividad. Esto tomando en cuenta que sus seguidores prestarán más caso a las acciones del líder que a sus consejos o instrucciones, por lo que un líder idóneo será el que predique con el ejemplo.

  1. Compromiso

Ningún líder puede ser bueno si no posee y demuestra una capacidad de compromiso para con la agrupación que lo sigue. A fin de cuentas, si el líder de una empresa cualquiera no parece interesado en ella sino en otros asuntos, ¿por qué habría de seguir dirigiendo las cosas? Una cuota importante de compromiso es esencial para ejercer el liderazgo de la mejor manera: el grupo debe poder confiar en el interés de su líder.

  1. Iniciativa

La toma de decisiones es uno de los ámbitos en que un grupo más acude a su líder. La conducción de un colectivo, desde una junta de condominio hasta una empresa internacional, dependerá siempre de la capacidad de tomar decisiones oportunas de sus líderes y de la manera específica en que estos enfrenten el reto adelante.

Los líderes pueden tomar decisiones de manera temeraria (valiente pero irresponsable), tímida (temerosa y con poca motivación) o algún punto intermedio entre dichos extremos. De un buen líder se espera que tome las decisiones pertinentes en la conducción de las estrategias del grupo, de la manera más conveniente para alcanzar los objetivos planteados.

  1. Aprendizaje constante

buen líder
Un buen líder presentara flexibilidad y una personalidad humilde.

La capacidad de aprender es fundamental en el abordaje de los problemas. Una persona que no desea (o no puede) seguir aprendiendo será incapaz de adaptarse a los cambios de contextos y a las nuevas exigencias de la vida, por lo que resultará conservadora y rígida en el mando. Un buen líder, en cambio, poseerá la flexibilidad y la humildad necesarias en su personalidad como para crecer constantemente de cara a los retos que presente la organización a la que pertenece.

  1. Claridad de visión

No se trata de que un líder deba poder predecir el futuro, pero sí se espera de él que intuya, anticipe o cuando menos se prepare para las futuras eventualidades, tomando así las precauciones necesarias que le conduzcan al éxito. El cortoplacismo e inmediatismo, o también la demora, pueden ser igualmente perjudiciales en su camino hacia el éxito.

  1. Respeto

Los buenos líderes inspiran respeto en su grupo, lo cual proviene no del miedo, la intimidación o la dominación, sino justamente el trato frontal y respetuoso, considerado, para con su entorno. Un líder déspota o uno pusilánime fallarán en granjearse el respeto de sus seguidores y es probable que duren poco a cargo de ellos.

  1. Comunicación eficiente

buen líder
Los líderes más eficientes logran transmitir claramente lo que están pensando.

La comunicación es la base de las relaciones humanas. Y mucho más cuando se trata de coordinar esfuerzos humanos en diversas áreas para obtener un fin común. Así, los líderes más eficientes serán aquellos que mejor transmitan lo que están pensando o la visión que tienen de las cosas a sus seguidores. Hacerse entender de la mejor manera es, en ese sentido, una virtud indispensable para el liderazgo.

  1. Valorar la creatividad

Muchas veces la solución a los problemas reside en áreas insospechadas o en formas de pensar novedosas, inesperadas, atrevidas. Un buen líder ha de ser capaz de considerar estas alternativas cuando sea necesario, sin pecar de aventurero pero sin castigar el pensamiento novedoso, out-of-the-box (en inglés: “fuera de la caja”).

Del mismo modo, un líder debe inspirar a su colectividad a respetar y cultivar el pensamiento creativo, pues allí reside el mayor potencial humano: en su capacidad de inventar.

Más en: Creatividad.

  1. Claridad de objetivos

buen líder
Un buen líder sabrá organizar las expectativas y necesidades del grupo.

Otro punto vital en la coordinación de esfuerzos humanos, es la claridad de objetivos. Trazarse metas inalcanzables y espuelear a la colectividad para alcanzarlos puede ser un plan tan malo como trazarse metas contradictorias, cuyo cumplimiento impida el de las demás. Un buen líder sabrá organizar las expectativas y necesidades del grupo, y traducirlas en una serie de pasos a seguir de manera lógica, secuencial y organizada.

  1. Optimismo

Un rasgo subjetivo pero valorado en un líder de cualquier naturaleza es el pensamiento positivo, la tenacidad y el empuje que transmita a quienes lo siguen. El derrotismo y la rendición son pésimos motivadores, mientras que una dosis de optimismo puede marcar toda la diferencia entre el éxito y el fracaso.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Buen líder". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/buen-lider/. Última edición: 23 enero, 2023. Consultado: 27 mayo, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 23 enero, 2023
Fecha de publicación: 11 mayo, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)