Buena Persona

Te explicamos qué es una buena persona y cómo interactúa con los demás. Además, cuáles son sus características y algunos referentes.

Buena persona
Una persona bondadosa siempre deseará lo mejor para los demás.

¿Cómo es una buena persona?

Una buena persona es aquella que siempre desea lo mejor para los demás y actúa en consecuencia. Cuando una persona reconoce a otra como un par y la respeta, puede actuar de manera compasiva, bondadosa y humilde (ya que no se considera superior a otro ser).

Una buena persona se destaca por su capacidad de empatía, que consiste en percibir y comprender los sentimientos, pensamientos y emociones de los demás. Se considera que alguien es una buena persona por sus actos y por sus palabras.

Todo ser humano nace siendo buena persona. A medida que crece e incorpora una cultura particular, adopta determinados valores y aprendizajes que lo condicionan. La bondad es algo natural en los seres humanos, es una cualidad que se debe trabajar y cultivar durante toda la vida.

A lo largo de la historia existieron varias personalidades que se destacaron por dedicar su vida al trabajo contra la injusticia civil y social, y por ayudar a quienes más lo necesitaban. Por ejemplo: la Madre Teresa de Calcuta, Mahatma Gandhi y Martin Luther King.

Características de una buena persona

Buena persona
El sentido del humor puede proporcionar alegría a personas que la necesitan.

Una buena persona se caracteriza por desarrollar numerosas cualidades, conductas y capacidades, entre las principales se destacan:

  • Bondad. Es la capacidad de tener comportamientos benévolos, generosos y amables para los demás. Una persona puede ser bondadosa desde la palabra, los gestos y las acciones.
  • Empatía. Es la capacidad de comprender la manera de pensar y de sentir de los demás. Ocurre cuando un individuo logra sentir lo que representa estar en el lugar de la otra persona, tanto en un momento de felicidad como de angustia.
  • Conciencia. Es el conocimiento en torno a la responsabilidad que tiene un individuo ante una determinada cosa, ser o situación. Esto le permite al individuo darse cuenta del impacto que generan sus palabras o acciones, en los demás y en el entorno que los rodea.
  • Sinceridad. Es la virtud de manifestar y actuar acorde a lo que se siente y piensa con total franqueza, sin fingir ni disimular. A veces, una persona puede ser sincera e hiriente a la vez, al manifestarse de manera grosera o hiriente. Una buena persona es sincera y empática, por lo que será franca pero sin ofender al otro.
  • Confianza. Es la virtud de inspirar seguridad en los demás, por los valores, las palabras y una actitud de lealtad ante quien confiesa algo privado o íntimo.
  • Humildad. Es la capacidad de reconocer las virtudes propias y aceptar las limitaciones o defectos, y actuar acorde a ellos de manera transparente o genuina. Una persona humilde es modesta y sencilla, que no tiene complejos de superioridad.
  • Gratitud. Es la capacidad de agradecer. Sucede cuando una persona es capaz de reconocer el valor de una acción que hizo otra persona o, por ejemplo, la magnitud y admiración hacia la naturaleza. La gratitud es la capacidad de agradecer y demostrar ese agradecimiento. la persona es capaz de demostrar su agradecimiento.

Referentes por ser buenas personas

Malala Yousafzai
Con el eslogan “yo soy Malala” el mundo entero exigió el derecho a la educación.

Entre las principales personas que marcaron la historia por ser consideradas buenas personas, se destacan:

  • Nelson Mandela (1918 – 2013). Fue un abogado, político, filántropo y activista sudafricano que se pronunció y actuó en contra del apartheid (un sistema de segregación Sudáfrica). Se convirtió en el primer mandatario de tez negra que encabezó el Poder Ejecutivo y el primero en ser elegido a través de elecciones. Debido a sus manifestaciones y reclamos, fue privado de su libertad por la oposición, y se convirtió en un ícono de la injusticia y de la opresión que se vivía en Sudáfrica. Fue liberado en 1990 por intervención del presidente Frederik de Klerk quien, finalmente, negoció y puso fin al sistema del apartheid. En 1993, Mandela recibió el premio Nobel de la Paz, que decidió compartir con Klerk.
  • Luther King (1929 - 1968). Fue un pastor, líder y activista pacifista estadounidense que luchó por los derechos civiles, como el derecho a votar, a la no discriminación por el color de piel o a la igualdad de oportunidades. Por ejemplo, consiguió el derecho de acceder y de sentarse en el transporte público, para personas de tez negra. En 1964 obtuvo el premio Nobel de la Paz por dedicar su vida a la integración racial en Estados Unidos. En 1968 fue asesinado de un disparo mientras estaba en el balcón de una habitación del hotel donde se alojaba. Su lucha sigue siendo un ejemplo en la actualidad.
  • Mahatma Gandhi (1869 – 1948). Fue un dirigente político, abogado y pacifista indio que perseveró en la lucha no violenta contra el imperio británico. Logró la independencia de la India luego de varios siglos de estar bajo el dominio británico y se convirtió en símbolo de la libertad a nivel mundial. Practicaba la vida espiritual a través de la meditación, tenía hábitos muy simples y humildes. Los indios lo veneraban como a un santo, por lo que lo llamaron Mahatma que en sánscrito significa “alma grande”.
  • La Madre Teresa de Calcuta (1910 – 1997). Fue una monja católica albanesa, naturalizada en India, que se hizo reconocida en todo el mundo por dedicar su vida a ayudar a los más pobres. Descubrió su vocación desde muy joven y ayudó a los más pobres, a quienes ofreció un hogar donde pudieran reponerse o morir en paz y con dignidad en los casos más críticos. En 1979 recibió el premio Nobel de la Paz por su labor humanitaria, desinteresada, amorosa y compasiva, además de numerosos reconocimientos a nivel mundial.
  • Malala Yousafzai (1997). Es una activista, bloguera y estudiante universitaria pakistaní que, con solo 16 años, se convirtió en la persona más joven en recibir el premio Nobel de la Paz, por sus esfuerzos por la lucha de los derechos civiles. A los 13 años y bajo un seudónimo, Malala escribió en un blog de la cadena BBC para dar a conocer al mundo cómo era su vida bajo el régimen terrorista Talibán, que prohibía el acceso a la educación para las niñas. En 2012 ese grupo terrorista trató de matarla de dos disparos, pero Malala sobrevivió. El atentado provocó una condena a nivel mundial y Malala recibió ayuda de diferentes personalidades, gobiernos y entidades. Bajo el eslogan “yo soy Malala”, el mundo entero exigió que todos los niños y niñas tuvieran derecho a la educación.

Referencias:

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Buena Persona". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/buena-persona/. Última edición: 23 enero, 2023. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 23 enero, 2023
Fecha de publicación: 9 marzo, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)