Colonización de América

Te explicamos todo sobre la colonización de América, la ocupación del territorio por las potencias europeas y sus características principales.

Colonización de América
Los europeos sometieron a las poblaciones americanas para colonizar el continente.

¿Qué fue la colonización de América?

La colonización de América fue un proceso histórico de apropiación y ocupación del territorio habitado por pueblos nativos americanos por parte de colonos europeos, en representación de la Corona española y de las grandes potencias europeas. Este proceso comenzó con la llegada de los primeros navegantes españoles en 1492 y terminó con las guerras de independencia americanas de finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX. 

Los principales beneficiados con la colonización de América fueron el Imperio español, el Imperio portugués y, posteriormente, el Imperio británico, el Reino de Francia y los Países Bajos. También existieron iniciativas de colonización menores de parte de Alemania, Dinamarca, Suecia, Rusia, Italia y Escocia.

Antes de la colonización, se desarrolló la conquista de América, que fue un período de enfrentamientos entre los invasores españoles y las diferentes poblaciones nativas. La conquista fue un proceso de corta duración, en el que el reino de España se apoderó de una gran cantidad de territorios, desde el norte hasta el sur del continente. 

Luego de la conquista, la Corona española organizó el territorio ocupado con el objetivo de continuar la dominación, extender su imperio y explotar los recursos del nuevo continente. Para ello, iniciaron el proceso de colonización, en el que fundaron ciudades, instalaron población permanente y crearon un sistema administrativo y de autoridades de gobierno que, en su conjunto, se conoce como sistema de dominación colonial

Puntos clave

  • La colonización de América fue un proceso de larga duración que se inició a fines del siglo XV y culminó en el siglo XIX. 
  • Durante la colonización, los reinos europeos sometieron a las poblaciones americanas y destruyeron sus modos de vida.
  • El Imperio español fue el que creó la colonia más grande en América; le siguieron el Imperio británico, el portugués, el francés y el holandés. 
  • En las colonias, se estableció una diferenciación social de clases basada en la discriminación racial. 
  • Las principales consecuencias de la colonización fueron la muerte de millones de nativos americanos por la violencia de los colonizadores, la introducción en el continente de millones de personas africanas esclavizadas y el enriquecimiento de los reinos europeos a partir de la explotación de recursos americanos. 

La conquista previa a la colonización de América

Los españoles sometieron a las sociedades nativas americanas antes de colonizar el territorio.

Desde finales del siglo XV y durante el siglo XVI, la Corona española se apoderó, mediante el uso de la fuerza, de una gran porción del territorio americano y sometió a las poblaciones nativas. Para ello, el reino de España financió expediciones militares de conquista conformadas por “hidalgos” (nobles españoles de poca fortuna) que buscaban obtener prestigio y riquezas.

Durante la conquista de América, los españoles se enfrentaron a sociedades nativas que tenían diferentes organizaciones políticas, económicas y sociales. En este proceso, fueron claves la ocupación de Mesoamérica —donde se ubicaba el Imperio azteca— y la conquista de la región andina —en la que sometieron al Imperio inca—. En ambos casos, los españoles se apoderaron de la autoridad y destruyeron la organización imperial. 

En otras regiones de América, donde habitaban sociedades nómadas o seminómadas, la conquista fue un proceso más lento y difícil. Eran poblaciones que no habían sido controladas por otras culturas americanas y que pudieron resistir a la dominación europea por mucho más tiempo. Tal es el caso de los araucanos y los pampas suramericanos. 

Para explicar el triunfo de los europeos sobre las sociedades americanas, los especialistas destacan diferentes razones:

  • Armas. Los españoles utilizaban armas de fuego, espadas de acero, armaduras de metal y peleaban a caballo, lo que les daba superioridad técnica en armamento por sobre las poblaciones nativas, que en su mayoría usaban flechas y lanzas con puntas de piedra, y se protegían el cuerpo con corazas de cuero. 
  • Enfermedades. Los europeos introdujeron, sin saberlo, microbios que produjeron enfermedades antes inexistentes en América y que se expandieron como epidemias entre las poblaciones nativas.
  • Rivalidades. Los conquistadores aprovecharon las rivalidades que existían entre las diferentes poblaciones americanas y se aliaron con los pueblos dominados por los grandes imperios para poder derrotarlos.

Puede servirte: Hernán Cortés

La catástrofe demográfica en la colonización de América

Los procesos de conquista y colonización tuvieron como principal consecuencia una caída abrupta de la población americana, conocida como la “catástrofe demográfica de América”. Se estima que murieron cerca de setenta millones de personas nativas americanas durante el siglo XVI. 

Entre las principales causas se cuentan:

  • Las guerras contra los conquistadores europeos, especialmente españoles.
  • El trato violento de los españoles en el sometimiento de la población.
  • Las epidemias de viruela, sarampión y gripe, que afectaron especialmente a la población americana, que no tenía defensas naturales. 
  • Las condiciones de explotación laboral impuestas sobre los indígenas, especialmente en la extracción de minerales (oro y plata).
  • Las hambrunas provocadas por la disminución de producción de alimentos, causada por la movilización forzada de grupos de población en el nuevo sistema económico colonial.
  • La desestructuración de los núcleos de organización social y familiar, que provocó una baja en la tasa de natalidad de la población americana.

La esclavitud

La trata de esclavos era un comercio trasatlántico organizado por comerciantes europeos.

Al conquistar los territorios, los europeos colonizadores necesitaban establecer las bases económicas para la vida en las nuevas colonias. En las primeras áreas ocupadas (en Mesoamérica y las islas del Caribe), los colonos organizaron plantaciones, para las que necesitaban mano de obra. Debido a la catástrofe demográfica de la población nativa americana, la mano de obra era escasa, por lo que los españoles decidieron recurrir al trabajo esclavo. Con el tiempo, la mano de obra esclava se convirtió en una de las bases fundamentales del sistema económico colonial.  

Los esclavos eran capturados en África, trasladados a América y vendidos como mercancías. Este comercio trasatlántico de esclavos era un negocio en el que intervenían mercaderes europeos (especialmente portugueses, ingleses y holandeses) y líderes africanos, que tomaban prisioneros de poblaciones enemigas y los vendían como esclavos a los comerciantes europeos. Los esclavos fueron despojados de todo tipo de derechos y estaban sujetos a la voluntad de sus dueños, los colonos europeos.

Se estima que entre los siglos XVI y XIX cerca de diez millones de personas fueron capturadas en África y esclavizadas en América. Fue en el siglo XVIII cuando se comerció la mayor cantidad de esclavos. Las regiones africanas más afectadas por la trata de esclavos trasatlántica fueron Senegambia, Sierra Leona, Costa de Barlovento, Costa del Oro, el golfo de Benín, el golfo de Biafra y la región central-occidental de África.

La ocupación europea del continente americano

La colonización de América fue llevada a cabo por diferentes Estados europeos, que compitieron entre sí por el control de los recursos y los territorios del continente. La ocupación del territorio americano se dio de la siguiente manera: 

  • La colonia española. La primera y más extensa de todas, ocupó la mayor parte del territorio de la actual Hispanoamérica, desde el Río de la Plata hasta México, incluyendo parte del Caribe y de las Antillas. Este territorio se dividió en cuatro grandes virreinatos: el virreinato de la Nueva España, el virreinato del Perú, el virreinato de Nueva Granada y el virreinato del Río de la Plata.
  • La colonia portuguesa. Abarcó el territorio que hoy ocupa Brasil en su totalidad. Se dividió en quince capitanías de casi 250 kilómetros de ancho cada una, otorgadas de manera vitalicia y hereditaria a nobles portugueses que estaban encargados de su explotación comercial. Sin embargo, en 1549 el rey designó a un gobernador general para toda la colonia.
  • La colonia británica. Se afianzó en América del Norte en competencia con los franceses, con trece colonias conformadas mediante sucesivas oleadas de inmigrantes y sus esclavos negros entre los siglos XVII y XVIII. Luego de vencer a Francia en la guerra de los Siete Años (1756-1763), los ingleses lograron dominar casi todo el territorio del norte de América. También tuvieron influencia en las Antillas y en el Caribe.
  • La colonia francesa. Se instaló en América del Norte, más específicamente en Quebec y otros territorios de la actual Canadá. También en importantes franjas costeras de lo que hoy es Estados Unidos y algunas islas de las Antillas. Muchas de estas colonias antillanas terminaron formándose con población de origen africano, a raíz del colosal movimiento de mano de obra esclava.
  • La colonia holandesa. Fue bastante menor en comparación con las demás, pero tuvo importantes asentamientos en América del Norte (la actual Nueva York fue inicialmente una Nueva Ámsterdam holandesa), Brasil y las Antillas menores (Curazao).

Algunas zonas de difícil acceso, como la selva amazónica, la Patagonia austral, el Gran Chaco y los desiertos del norte de Centroamérica, no pudieron ser controlados por los europeos durante siglos.

El sistema colonial español

Los españoles fueron la potencia europea que colonizó la mayor parte del territorio americano. Su imperio abarcó desde la región mesoamericana en América del Norte hasta la región patagónica de América del Sur. Para llevar a cabo una ocupación efectiva del territorio, la Corona española ordenó la fundación de ciudades, con el objetivo de crear una red que conectara todos sus dominios en el continente y permitiera asegurar su control frente a otras naciones europeas.

El gobierno colonial estuvo organizado con el siguiente sistema de autoridades: 

  • Rey. Era la máxima autoridad colonial y residía en España. 
  • Consejo de Indias. Era la institución española que se ocupaba de elaborar las leyes que regían en América. Además, funcionaba como máximo tribunal de justicia y proponía la designación de funcionarios españoles y religiosos en América.
  • Casa de contratación. Era el organismo que dirigía la actividad comercial americana y controlaba el comercio entre América y España.
  • Audiencias. Eran los tribunales de justicia españoles que residían en América, y se ocupaban de controlar el trabajo de las autoridades coloniales en el continente. 
  • Virreyes. Eran los representantes directos del rey en América. Ejercían funciones ejecutivas, legislativas y militares para el gobierno de los virreinatos.
  • Gobernadores y capitanes generales. Eran las autoridades locales, subordinadas al virrey. Los gobernadores administraban las provincias en las que estaban divididos los virreinatos y los capitanes generales controlaban las zonas de frontera, donde era necesaria una mayor defensa militar. 
  • Cabildos. Eran los organismos municipales que se ocupaban del gobierno de las ciudades.   

La economía americana de la colonia española se organizó en torno a la explotación de los recursos económicos, a través de distintos sistemas productivos que tuvieron como base la mano de obra de trabajadores indígenas y esclavos africanos. El principal interés económico de la Corona era la extracción y apropiación de oro y plata, que se enviaban a España. Para la actividad minera, se utilizaba mano de obra indígena.

Por otro lado, para sustentar la actividad colonial, se impulsaron la agricultura, la ganadería y la producción de manufacturas para el mercado interno americano. Para eso, la propiedad de la tierra se organizó en plantaciones (especializadas en un solo cultivo y con mano de obra esclava), haciendas (que abastecían a las regiones mineras con alimentos y bienes de necesidad básica) y estancias (con ganadería en grandes extensiones de tierra, mano de obra esclava y jornaleros).

El mito de “El Dorado”: La desmedida ambición de los conquistadores españoles, que solían ser ciudadanos de a pie buscando su fortuna en las Américas para volver a una posición mejorada en Europa, los llevaba a menudo a creer en leyendas de origen incierto respecto a ciudades hechas todas de oro, plata y otras riquezas. Esas ciudades imaginarias eran denominadas “El Dorado” por los indígenas, y muchas expediciones se perdieron siguiendo su supuesto rastro en las selvas de la Amazonía.

La expansión de la Iglesia católica

Desde el comienzo de los procesos de conquista y colonización, la Corona española recibió el apoyo de la alta jerarquía de la Iglesia católica. En 1493, el papa Alejandro IV otorgó a los Reyes Católicos el “derecho” a conquistar las tierras americanas. 

Además, en las décadas siguientes, obtuvieron el Patronato de Indias, que fue un permiso especial para administrar la creación de la Iglesia católica en América, nombrar obispos y cobrar el diezmo (el impuesto del 10 % de los ingresos destinado a la Iglesia). A cambio de esto, los reyes tenían el deber de evangelizar a los nativos americanos, defender la fe católica, sostener al clero y construir iglesias. 

Así, la Iglesia católica jugó un papel fundamental en la conquista, como elemento moral y cultural de la imposición española sobre los pueblos americanos, lo cual justificó el uso de la violencia como un mecanismo de conversión forzosa.

Recién en 1537, la bula papal Sublimis deus, promulgada por Paulo III, afirmó que los indígenas eran seres humanos y tenían alma (esto estaba en discusión entre algunos intelectuales europeos). Por lo tanto, tenían derecho a la libertad y a recibir una educación cristiana. Sin embargo, se los consideraba como niños y se les atribuyó la condición jurídica de menores de edad, por lo que no podían tomar decisiones y debían estar bajo la tutela de los españoles. En la práctica, esto significó la prohibición de esclavizar a los indígenas americanos, pero, a su vez, determinó su sujeción política a los conquistadores españoles. 

Ver también: Mestizaje

La sociedad colonial de clases

Colonización de América
En la sociedad colonial, la clase blanca y europea ocupaba todas las posiciones de poder.

La organización social establecida por los colonizadores europeos fue marcadamente racista, pues se basaba en las distinciones étnicas para el reconocimiento de los derechos de las personas. Esto fue así en la organización colonial de los territorios ocupados por los diferentes Estados europeos. 

Así, en la colonia española, la sociedad estaba estratificada en base a las diferencias étnicas. Además, era jerárquica (determinados grupos tenían mayores privilegios que otros) y rígida (no permitía la movilidad social de un grupo a otro). Estaba dividida en tres grupos sociales, categorizados por su origen étnico y actividad:

  • Blancos. Eran el estrato superior de la sociedad colonial y contaban con todos los privilegios: no pagaban tributos, no podían ser azotados, tenían una educación diferenciada y monopolizaban todos los cargos de poder, gobierno y autoridad. Se trataba de una minoría conformada por la nobleza y el clero. 
  • Indios. Los blancos distinguieron a la élite indígena (los dirigentes de las sociedades americanas antes de la llegada de los españoles) y le dieron un trato diferenciado, con el objetivo de garantizar el trabajo de sus poblaciones. La élite debía ocuparse de organizar el pago del tributo, y la masa indígena estaba sujeta al trabajo obligatorio, de modo que se convirtió en la mano de obra que sustentó a la sociedad colonial en la producción de alimentos y manufacturas, el transporte y la explotación minera.   
  • Negros. El comercio trasatlántico de esclavos generó que un gran porcentaje de la población de la América colonial fuera originaria del África subsahariana. Los esclavos no tenían libertad, sino que eran mercancías que podían ser compradas y vendidas por sus dueños, y tenían prohibido aprender oficios o recibir educación. Fueron empleados para el trabajo forzoso de las plantaciones y para tareas domésticas.

Importante: Más allá de esta categorización, en la realidad existió un proceso de mestizaje. A los hijos de personas blancas y negras se los llamaba mulatos; a los de personas negras con indígenas, zambos. En el siglo XVII, se estableció la diferenciación social en castas, que categorizó a las personas según el porcentaje de sangre blanca, indígena o negra.

Discusiones sobre la colonización de América

El término descubrimiento para referirse a la llegada de Colón a América ha sido ampliamente cuestionado.

Existen posturas encontradas respecto al modo de denominar a la conquista y la colonización de América. Movimientos indigenistas y de memoria aborigen luchan a favor de la visibilización y el reconocimiento de la masacre de los pueblos nativos, en contra de conceptos como “el encuentro de dos mundos” o “el Día de la Raza”.

Se ha cuestionado la expresión descubrimiento de América para referirse a la llegada de Colón a América en 1492, debido a que ya existían sociedades que habitaban el continente. Por lo tanto, no debería hablarse de un descubrimiento, sino de una conquista y una posterior colonización. 

Por otro lado, se debate el uso del concepto de genocidio para referirse a la muerte de los millones de nativos americanos durante los procesos de conquista y colonización. Hay quienes se niegan a utilizar este término porque sostienen que los europeos no tenían intención de aniquilar a los indígenas y la mayoría de las muertes fueron causadas por enfermedades. En cambio, otros especialistas postulan que debe hablarse de genocidio porque la colonización implicó la explotación sistemática de las comunidades indígenas y su destrucción cuando se resistían al sometimiento

Sigue con:

Referencias

  • Ackermann, M. E., Schroeder, M. J. y otros. (2008). “1450 to 1750” y “Africa and the Slave Trade”. Encyclopedia of World History. Vol II. Facts on File.
  • Leonard, T. M. y Francis, J. M. (2010). “The Atlantic World in the Age of Conquest, 1492-1560”, “The Spanish Atlantic in the Age of Conquest”, “Economy”, “Conquest” y “Native Americans”. Encyclopedia of Latin America. Facts on File. 
  • Magdoff, H., Nowell, C. E. y Webster, R. A. (2023). ”Western colonialism”. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Colonización de América". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/colonizacion-de-america/. Última edición: 24 febrero, 2024. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Teresa Kiss

Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 24 febrero, 2024
Fecha de publicación: 22 febrero, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)