Fuego

Te explicamos todo sobre el fuego, cómo se produce y los componentes que posee. Además, cuáles son sus características y para qué se usa.

Fuego
El fuego es un conjunto de gases incandescentes que despiden energía.

¿Qué es el fuego?

Se llama fuego al conjunto de partículas incandescentes de materia combustible que, debido a una reacción química de oxidación violenta (conocida como combustión), liberan energía calórica (calor) y luz.

La combustión es una reacción química de oxidación bastante rápida que ocurre entre un material combustible (material capaz de liberar energía cuando se oxida) y un comburente (material que oxida a otra sustancia). Es una reacción exotérmica, es decir, que libera energía. 

Algunos materiales combustibles son la madera, el carbón y la gasolina, y algunos materiales comburentes son el oxígeno (O2), el ozono (O3) y el flúor (F2). Al quemarse un material combustible como la madera, se producen cenizas, dióxido de carbono (CO2), luz y otros residuos.

Las llamas son las partes del fuego que tienen emisión de luz. El humo, por su parte, está compuesto por las mismas partículas físicas, pero que no emiten luz.

¿Cómo fue descubierto y controlado el fuego?

Según las evidencias e investigaciones arqueológicas, se estima que el fuego fue descubierto por el Homo Erectus 500.000 a. C. (años antes de Cristo). 

Se cree que el descubrimiento del fuego ocurrió de manera accidental, es decir, que el primer contacto del ser humano con el fuego fue como consecuencia de un rayo en una tormenta, un volcán o algún otro fenómeno natural.

Un suceso que implicó una importante marca en la evolución y en la historia de la humanidad fue el control del fuego por el ser humano. El ser humano logró implementar técnicas que permitieron generar, mantener y controlar el fuego

Según las investigaciones, en un principio el fuego era trasladado por el ser humano en antorchas desde el lugar donde se producía debido a algún suceso natural, hasta el lugar donde iba a ser utilizado. Esto tenía el inconveniente de que se apagara. 

Luego, se comenzaron a hacer intentos de producir fuego, objetivo que se logró al golpear dos piedras para generar una chispa o frotando palos de madera para generar calor. Con el paso del tiempo el fuego ha sido estudiado, así como las técnicas para controlar su expansión y para su mantención por largos períodos de tiempo.

A lo largo de la historia el fuego fue utilizado para calentar los lugares, para cocinar, para la iluminación, para la producción industrial, entre muchos otros usos.

¿Cómo se produce el fuego?

El fuego puede producirse como consecuencia de muchos eventos cotidianos. Algunos son accidentales, como la incidencia de un relámpago sobre material combustible o la explosión de una cañería de gas, mientras que otros son producidos por el hombre, como la acción de encender un fósforo o cerilla.

Independientemente de la situación, para que se produzca fuego es necesaria la reacción en cadena de tres componentes fundamentales en las proporciones adecuadas:

  • Combustible. La materia combustible es aquella que puede someterse a procesos de combustión, es decir, de oxidación violenta y rápida. Cuando una sustancia combustible se oxida, los productos de la reacción son dióxido de carbono, calor y otra sustancia, que dependerá del tipo de combustible oxidado. Los combustibles pueden existir en estado líquido, sólido o gaseoso. Por ejemplo: el carbón y la madera son combustibles sólidos, el diésel y la gasolina son combustibles líquidos, y el gas natural y los gases licuados de petróleo son combustibles gaseosos.
  • Comburente. La materia comburente es aquella que oxida a otras sustancias. Por ejemplo: el oxígeno (O2), el ozono (O3), el flúor (F2) y el cloro (Cl2).
  • Calor. Para que la combustión se produzca, hace falta un mínimo de energía de activación, que inicia la reacción entre el combustible y el comburente, generando el fuego. Dicha energía calórica puede provenir de las llamas de un fuego más pequeño, de ciertas reacciones químicas, de las chispas de una fuente eléctrica o incluso puede generarse como resultado de los impactos o el rozamiento entre dos materiales (como ocurre con los fósforos).

Para que el fuego se produzca y se mantenga, debe haber una fuente inicial de calor que haga reaccionar una parte del combustible con una parte del comburente. El fuego generado en esta reacción inicial provocará que otras partes del combustible y el comburente reaccionen después, produciendo más fuego, que a su vez dará continuación a esta reacción. Así, se produce una reacción en cadena, hasta que se agote al menos una de las sustancias.

Componentes del fuego

El fuego se puede diferenciar en componentes como:

  • Llamas o flamas. Son un conjunto de gases incandescentes que se liberan durante la combustión. Pueden llegar a tener una temperatura de 1700 °C. El color de las llamas puede dar una idea del combustible que está ardiendo. Por ejemplo: llama azul (alcohol), llama roja (líquidos inflamables) y llama blanca (distintos metales).
  • Humo. Es el conjunto de partículas que se producen como resultado de la combustión incompleta, es decir, son partículas que no fueron totalmente quemadas. Estas partículas son suspendidas y arrastradas por las distintas corrientes de aire. El color del humo puede dar información sobre el tipo de combustible que está ardiendo. Por ejemplo: humo blanco (combustible vegetal) y humo negro (combustible derivado del petróleo).
  • Gases. Son compuestos químicos que se producen como resultado de la combustión. Algunos pueden ser incoloros, tóxicos e incluso mortales, si se inhalan en ciertas dosis. Los gases se liberan junto con el humo. Algunos de los gases que se liberan durante una combustión son: monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2), sulfuro de hidrógeno (H2S) y cianuro de hidrógeno (HCN).
  • Calor. Es la forma de energía que se transfiere debido a una diferencia de temperatura. El fuego está compuesto por energía en forma de luz y calor, ya que es el resultado de una reacción exotérmica (reacción que libera energía).

Tipos de fuego

Fuego
Los materiales que producen fuego de tipo A dejan brasas al ser quemados.

El fuego se clasifica generalmente atendiendo a la naturaleza de la sustancia combustible:

  • Fuegos tipo A (sólidos). Son fuegos producidos por la quema de materiales inflamables que forman brasas, generalmente de origen orgánico. Por ejemplo: la madera, las telas, el papel y ciertos tipos de plástico.
  • Fuegos tipo B (líquidos). Son fuegos producidos por la combustión de líquidos inflamables. Por ejemplo: el petróleo, la gasolina, el alcohol, ciertas pinturas, ciertos solventes, entre otros.
  • Fuegos tipo C (gases). Son fuegos producidos por la combustión de gases inflamables. Por ejemplo: el metano, el gas natural, el hidrógeno, el propano, entre otros.
  • Fuegos tipo D (metales). Son fuegos producidos por ciertos elementos metálicos que reaccionan violentamente al mezclarse con agua o con otras sustancias. Por ejemplo: el litio y el sodio que reaccionan violentamente con agua.
  • Fuegos tipo E (electricidad). Son fuegos producidos debido a cortocircuitos o al sobrecalentamiento de instalaciones eléctricas o equipos eléctricos. En este tipo de fuego también se incluyen los fuegos producidos por otros factores, pero que ocurren en presencia de corriente eléctrica.
  • Fuegos tipo F (grasas y aceites). Son fuegos producidos debido a la combustión de grasas y aceites que se utilizan principalmente en las cocinas.

Extintores de fuego

Los agentes extintores de fuego son productos químicos que extinguen el fuego actuando sobre uno o varios de los componentes del tetraedro del fuego. Los extintores de fuego se utilizan en caso de incendios. Un incendio es un fuego no controlado que puede quemar algo que no debe quemarse.

Los extintores de fuego se clasifican según el tipo de fuego que pueden apagar:

  • Extintor A. Se utiliza para extinguir fuegos de clase A. Utiliza agua.
  • Extintor AB. Se utiliza para extinguir fuegos de clase A y B. Puede utilizar agua pulverizada o espuma.
  • Extintor ABC. Se utiliza para extinguir fuegos de clase A, B, C y eléctricos. Utiliza polvo o dióxido de carbono (CO2).
  • Extintor K. Se utiliza para extinguir fuegos de clase E. Utiliza aditivos para evitar la conducción eléctrica.
  • Extintor específico para metales. Se utiliza para extinguir fuegos de clase D.

¿Para qué se usa el fuego?

Algunas de las aplicaciones del fuego son: 

  • Calefaccionar ambientes. El fuego se utiliza en distintos sistemas de calefacción, como los hornos, las chimeneas y las salamandras.
  • Iluminar ambientes. En épocas antiguas el fuego era utilizado para la iluminación (en candelabros, faroles, antorchas, velas y fogatas).
  • Cocinar. Desde hace miles de años el fuego es utilizado para realizar distintos tipos de cocción en alimentos.
  • Provocar reacciones de combustión controlada. La chispa se utiliza para iniciar la reacción de combustión en motores de combustión.
  • Iniciar o catalizar reacciones químicas en laboratorios. Muchas reacciones químicas ocurren a determinada temperatura. Para elevar la temperatura del recipiente de reacción se utiliza fuego.
  • Transformar la materia de un estado de agregación a otro. El fuego se utiliza para elevar la temperatura de un material hasta lograr que cambie su estado de agregación. Por ejemplo, al aumentar la temperatura del agua líquida se transforma en gas.

¿Por qué es importante el fuego?

El dominio del fuego fue una marca fundamental y un paso de avance en nuestra civilización. El fuego está involucrado en prácticamente todas las industrias desarrolladas por el ser humano.

Gracias al dominio del fuego, en la actualidad contamos con vehículos que funcionan con motores de combustión interna, tenemos calefacción y podemos cocinar y conservar nuestros alimentos por períodos considerables de tiempo. Además, podemos provocar y controlar la temperatura de muchos procesos industriales. Por otra parte, el fuego ayuda a prevenir enfermedades, pues puede ser utilizado para incinerar insumos hospitalarios infectados y que están en desuso.

¿Cuáles son los riesgos del fuego?

Fuego
El fuego no controlado puede causar daños a propiedades, animales e individuos.

El fuego es una herramienta poderosa y fundamental para la humanidad, pero también es un peligro constante. Las reacciones que desata pueden fácilmente salirse de control si no se toman las precauciones necesarias.

Cuando no está controlado, el fuego puede causar daños a propiedades, animales e individuos, ya que la materia orgánica es susceptible a la combustión. Las heridas por fuego son difíciles de curar y suelen dejar cicatrices o deformaciones permanentes, además de ser sumamente dolorosas y dejar un trauma emocional severo.

Prevención de incendios

detector de humo - fuego
Los detectores de humo permiten detectar el fuego rápidamente.

Los incendios son catástrofes de altísimo costo humano, ecológico y material, que a menudo pueden ser evitados. Para ello suelen recomendarse determinadas precauciones:

  • Mantener ordenado y a salvo el material inflamable.
  • Utilizar el fuego de manera responsable.
  • No arrojar en los bosques residuos de vidrio o metal que puedan servir de lupa y concentrar los rayos del sol para iniciar una llama.
  • Tomar las precauciones de rigor, colocar extintores de fuego en sitios clave, instalar alarmas contra incendios, entre otras medidas.

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar?

"Fuego". Autor: Dianelys Ondarse Álvarez. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/fuego/. Última edición: 13 octubre, 2023. Consultado: 13 abril, 2024.

Sobre el autor

Autor: Dianelys Ondarse Álvarez

Lic. en Radioquímica (Instituto Superior de Ciencias y Tecnologías Aplicadas. La Habana, Cuba). Dra. en Ciencia y Tecnología (Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires, Argentina).

Fecha de actualización: 13 octubre, 2023
Fecha de publicación: 14 marzo, 2019

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)