Comercio internacional

Te explicamos qué es el comercio internacional, cuáles son sus características y cómo funciona. Además, sus tipos y en qué se diferencia del comercio interior.

Comercio internacional
El comercio internacional es fundamental para el acercamiento entre países.

¿Qué es el comercio internacional?

El comercio internacional, comercio exterior o comercio mundial es el conjunto de transacciones a través de las cuales los distintos países intercambian bienes y servicios. Se trata de un factor central en las relaciones internacionales, dotado de una enorme incidencia en el funcionamiento de las economías nacionales y regionales.

A través del comercio internacional, cada país puede vender sus productos y comprar los que sea incapaz de producir, lo cual va en beneficio de todas las partes involucradas. Estas operaciones se realizan a través de divisas internacionales (como el dólar estadounidense) y mediante el sistema bancario internacional, y pueden ser de dos tipos:

  • Importaciones. Son las operaciones en las que se compran en el extranjero los bienes para el consumo en el propio país.
  • Exportaciones. Son las operaciones en las que se venden en el extranjero los bienes producidos en el propio país.

El comercio exterior es enormemente variado: cada región, país u organización maneja su propio saldo de productos y servicios vendidos al exterior, así como su demanda de consumo de bienes y servicios. Algunos países son grandes importadores, mientras que otros exportan mucho más de lo que compran.

La relación existente entre importaciones y exportaciones de un país es la “balanza comercial”. Esta tiene un impacto importante en la economía local, pues la cantidad de bienes y servicios que cada país ofrezca internacionalmente determinará el nivel de demanda de su moneda y, por lo tanto, su valor frente a la moneda de sus socios comerciales.

Características del comercio internacional

comercio internacional
El comercio internacional vincula vendedores y compradores muy lejanos geográficamente.

A grandes rasgos, el comercio internacional se caracteriza por lo siguiente:

  • Los compradores y los vendedores pueden estar muy separados geográficamente, incluso de un continente a otro o de un hemisferio a otro.
  • Las operaciones se dan en moneda extranjera o divisas internacionales de aceptación más o menos universal.
  • Los Estados y los acuerdos internacionales brindan controles y/o facilidades al intercambio a través de la imposición o exoneración de impuestos, cupos y restricciones.
  • Implica un mayor riesgo comercial que las transacciones a corta distancia, ya que la mercancía puede estar en tránsito durante semanas o incluso meses.
  • Permite el intercambio entre países sin contacto cultural o histórico alguno, sin la necesidad de intermediarios.
  • Aprovecha las nuevas tecnologías de información y comunicación para establecer sus operaciones. La red bancaria internacional es clave para el procesamiento de los pagos.
  • Propicia el acercamiento entre las naciones y, como consecuencia, nuevas oportunidades de desarrollo político, económico y diplomático regional.
  • No es ajeno a las dinámicas de dominio económico o cultural que tienen lugar en las relaciones internacionales.

¿Cómo funciona el comercio exterior?

El funcionamiento del sistema de comercio exterior en el mundo ha sido estudiado a lo largo de la historia desde distintas perspectivas académicas y filosóficas. Por lo tanto, hay diversas teorías que explican su funcionamiento, tales como:

  • El modelo de la ventaja absoluta. Propuesto por el economista británico Adam Smith (1723-1790), padre del capitalismo, este modelo sostiene que los países comercian libremente y sin necesidad de regulaciones ni controles, ya que las leyes del propio mercado (oferta y demanda) actúan también en la relación comercial entre los países.
  • La teoría de la ventaja competitiva. Propuesta por el economista inglés David Ricardo (1772-1883), esta teoría considera que todas las naciones se benefician del comercio exterior siempre que se especialicen en la producción de sus mejores bienes e importen del resto.
  • El modelo Heckscher-Ohlin. Formulado por el economista sueco Bertil Ohlin (1899-1979) en 1933, este modelo sostiene que los países tienden a especializarse en la exportación de aquellos bienes abundantes y a demandar aquellos escasos.
  • Los nuevos modelos de mercado. Luego de las décadas de 1970 y 1980, la tendencia en el estudio del comercio internacional fue destacar las fallas del mercado y la imposibilidad de que exista un mercado de competencia perfecta, equitativa entre las naciones. Según estos modelos, siempre hará falta algún tipo de acuerdo regulatorio que propicie un intercambio justo.

Hoy en día, se acepta que, como todas las actividades económicas, el comercio exterior requiere de reglas claras para operar de manera idónea. Si no, puede tender a favorecer injustamente a los países más poderosos y empobrecer a los más débiles, lo cual no permite el mutuo desarrollo.

En este sentido, existen normas y regulaciones locales, regionales y mundiales que permiten regular el comportamiento de los mercados, como son los aranceles, los acuerdos de producción y los bloques comerciales.

Las doctrinas comerciales que consideran apropiado el control del Estado sobre su comercio exterior se denominan “doctrinas proteccionistas” o “economías cerradas”. En cambio, las que abogan por la no intromisión del Estado en asuntos comerciales se denominan “doctrinas de libre mercado” o “economías abiertas”.

Origen del comercio internacional

comercio internacional
El comercio internacional ha existido desde épocas antiguas.

Desde épocas antiguas, el comercio internacional ha existido y ha sido una importante fuente de riquezas para las distintas naciones y culturas. A través del intercambio comercial, se esparcieron religiones y lenguas, se conocieron nuevos materiales e innovaciones tecnológicas, y se dio pie al surgimiento de guerras e imperios.

El comercio exterior, tal como se lo comprende hoy en día, se desarrolló a partir del proceso de mundialización que acompañó la entrada del mundo en la modernidad. También fueron determinantes los procesos de colonización y expansión imperial de las grandes potencias europeas, alrededor de los siglos XVI y XVII.

Sin embargo, fueron necesarias las nuevas tecnologías de telecomunicaciones desarrolladas durante el siglo XX para alcanzar un escenario de globalización económica como el actual, en el cual las mercancías y los capitales pueden fluir libremente a lo largo de los cinco continentes.

Tipos de comercio internacional

comercio internacional
El comercio electrónico surgió gracias a internet, a finales del siglo XX.

Los principales tipos de comercio internacional son:

  • El comercio de exportación e importación. Implica el intercambio de bienes o servicios producidos localmente por divisas internacionales provenientes de un mercado foráneo (exportación) o su proceso inverso (importación).
  • El comercio de intercambio. Tiene lugar cuando dos o más naciones deciden intercambiar bienes o servicios, a la manera de un trueque. Este tipo de operaciones suelen ocurrir entre países socios o aliados.
  • El comercio electrónico. Se distingue del de exportación e importación únicamente en que las transacciones, comunicaciones y pagos se dan de manera virtual, a través de plataformas comerciales en línea, sustentadas en internet.
  • El comercio bilateral. Consiste en un intercambio comercial amigable, en términos preferenciales, que tiene lugar entre dos países, normalmente vecinos o limítrofes.
  • El comercio regional. Involucra a diferentes naciones de una misma región geográfica, amparadas bajo un tratado de libre comercio o algún otro acuerdo similar, para otorgarse mutuamente beneficios impositivos y libertades comerciales exclusivas.

Importancia del comercio internacional

comercio internacional
El comercio internacional es un importante factor de integración económica.

En el panorama mundial contemporáneo, el comercio internacional juega un rol fundamental para las economías regionales. El intercambio de bienes, servicios y capitales que se produce en la actualidad hace a las naciones dependientes ya no de sus socios más cercanos geográficamente, sino también de países lejanos, lo cual a su vez conlleva un cambio de paradigma en la política internacional.

En este sentido, el comercio internacional es un importante factor en la integración económica de países o de bloques regionales, lo cual en teoría propiciaría la paz: es más difícil iniciar una guerra si la propia economía depende del intercambio con el extranjero. Las sanciones internacionales y los bloqueos económicos, así, podrían emplearse para el bienestar colectivo.

Sin embargo, las condiciones en que se produce el intercambio económico internacional rara vez son del todo equitativas y ajenas a las dinámicas de dominación que se producen en otros ámbitos de las relaciones internacionales. Es decir, el comercio internacional no es ajeno a las formas de explotación, al intercambio injusto o a la competencia desleal.

Diferencias entre comercio internacional y comercio interior

comercio internacional - importación
El comercio interior tiene lugar dentro de las fronteras de un mismo país.

La principal distinción entre el comercio exterior y el interior se refiere a un criterio meramente geográfico: el comercio internacional se produce de las fronteras para afuera, mientras que el interior se lleva a cabo de las fronteras para adentro.

Otra distinción importante tiene que ver con la abundancia de bienes y servicios, que suele ser mucho mayor en la oferta internacional que en la de un mismo país, ya que existe un número mayor de productores.

Por último, también se diferencian en la moneda que se utiliza para la transacción. En el mercado internacional se produce una importante convivencia de divisas internacionales, mientras que en el comercio interior se utiliza, mayormente, la moneda de curso local.

Sigue con:

Referencias

  • Allais, M., Balassa, B. y Bertrand, T. (2024). International trade. The Encyclopaedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Lobejón Herrero, L. (2001). El comercio internacional. Akal.
  • Padín Fabeiro, C. y Caballero Míguez, I. (2010). Comercio internacional. Ideaspropias Editorial.

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Comercio internacional". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/comercio-internacional/. Última edición: 29 abril, 2024. Consultado: 25 mayo, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 29 abril, 2024
Fecha de publicación: 21 julio, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)