Auguste Comte

Te contamos quién fue Auguste Comte y cuáles fueron sus aportes a la filosofía. Además, su relación con el positivismo y las ciencias.

Auguste Comte es famoso por ser el fundador del positivismo.

¿Quién fue Auguste Comte?

Auguste Comte (1798-1857) fue un filósofo y pensador francés del siglo XIX, conocido por ser el fundador del positivismo y por haber dado inicio a los estudios en sociología. 

Las ideas de Comte tuvieron un gran impacto en el pensamiento del siglo XIX e incluso en el del siglo XX. Creador del positivismo como corriente filosófica, es considerado el primer filósofo de la ciencia. Su obra influyó en pensadores como John Stuart Mill (1806-1873), Émile Durkheim (1858-1917), Herbert Spencer (1820-1903) y Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865), entre otros. 

Comte acuñó el término “sociología”, disciplina de la que es considerado el padre fundador, junto a Henri de Saint-Simon (1760-1825) y otros pensadores clásicos. Su concepto de evolucionismo social marcó el camino a seguir para las generaciones posteriores a su época. Entre sus obras más conocidas están Curso de filosofía positiva, Discurso del espíritu positivo y Catecismo positivista.

El positivismo es una corriente filosófica de los siglos XIX y XX que defiende al método científico como la única forma de obtener un conocimiento válido.

Vida de Auguste Comte

Auguste Comte nació el 19 de enero de 1798 en Montpellier, Francia. Proveniente de una familia católica y monárquica, se declaró librepensador y republicano a una edad temprana. Comte ingresó a la École Polytechnique en París en 1814, donde demostró su talento y comenzó a leer obras de diversos autores que alimentaron su idea de una reforma social basada en la ciencia y la técnica.

En 1817, Comte conoció a Henri de Saint-Simon, líder socialista y discípulo de Jean le Rond D'Alembert (1717-1783). Trabajó como su secretario hasta 1824, colaborando en la idea de reorganizar la sociedad a través de la ciencia y la técnica. Durante este período, escribió un plan científico para la reorganización social por encargo de Saint-Simon. En 1824, Comte se independizó y comenzó a impartir lecciones a un grupo de discípulos en su casa, entre los que se encontraban destacadas figuras, como Alexander von Humboldt (1769-1859), Louis Poinsot (1777-1859) y Henri Marie Ducrotay de Blainville (1777-1850).

En 1825, Comte contrajo matrimonio con Caroline Massin y, al año siguiente, sufrió un episodio de locura que lo llevó a permanecer en un manicomio durante aproximadamente un año. A pesar de las recaídas y las dificultades económicas, se desempeñó como profesor auxiliar en la École Polytechnique, aunque sin lograr obtener una cátedra ni reconocimiento oficial. Mantuvo su sustento gracias al apoyo del filósofo John Stuart Mill y sus discípulos ingleses, quienes le otorgaron un subsidio.

En 1840, Comte experimentó una crisis aguda que lo llevó a la separación definitiva de su esposa en 1842. A partir de entonces, entró en una fase de delirio mental y se consideró a sí mismo como el mesías de una misión social. Durante esta etapa, conoció a Clotilde de Vaux, quien falleció un año después. Este encuentro marcó un nuevo enfoque en su pensamiento y dio lugar a su proyecto de una nueva religión, la religión de la Humanidad, que intentó organizar como una iglesia

Durante la revolución de 1848, por otro lado, Comte se alineó inicialmente con los revolucionarios, pero pronto se desilusionó y se unió a Napoleón III, quien había instaurado el Segundo Imperio mediante un golpe de Estado en 1852.

La última etapa del pensamiento de Comte se encuentra expuesta en obras como el "Discurso sobre el conjunto del positivismo" (1848) y el "Sistema de política positiva o Tratado de sociología instituyendo la religión de la Humanidad" (1851-1854). Sin embargo, no logró completar varias de las obras que había anunciado, como un tratado de educación universal y un tratado de filosofía primera.

Augusto Comte falleció el 5 de septiembre de 1857, dejando una extensa correspondencia que fue publicada póstumamente. Su legado como fundador del positivismo y su influencia en la filosofía y la sociología continúan siendo objeto de estudio y debate en la actualidad.

Pensamiento de Comte

El pensamiento de Comte puede clasificarse según sus intereses. Al haber fundado el positivismo y haber sido uno de los primeros pensadores en dedicarse a la sociología, existen muchas maneras de acercarse a su obra. 

En general, existen tres grandes núcleos del pensamiento comtiano: la ley de los tres estadios, la concepción positivista de la ciencia y la concepción sociológica del positivismo como religión de la Humanidad.

La ley de los tres estadios

La ley de los tres estadios es el núcleo de la filosofía de Auguste Comte. Según Comte, esta ley describe la evolución del pensamiento humano y se aplica tanto al progreso científico como al progreso social y cultural. Los tres estadios son: el estadio teológico, el estadio metafísico y el estadio positivo.

  • En el estadio teológico, el hombre atribuye los fenómenos naturales a la voluntad de seres sobrehumanos y recurre a la religión y la magia para explicarlos y controlarlos. 
  • En el estadio metafísico, las divinidades son reemplazadas por fuerzas abstractas inherentes a las cosas mismas, pero todavía no se logra una verdadera explicación de los fenómenos debido a las abstracciones lógicas. 
  • En el estadio positivo, el hombre renuncia a buscar causas últimas y se enfoca en observar y formular las leyes que rigen los fenómenos naturales a través de la ciencia. En este estadio, la metafísica es reemplazada por la ciencia moderna.

Comte sostiene que estos tres estadios se excluyen mutuamente y que la humanidad progresa a medida que avanza hacia el estadio positivo. Además, aplica esta ley a la evolución de las ciencias, las civilizaciones y las culturas, y considera que la sociedad industrial y científica es el estadio final de desarrollo de la humanidad.

Comte fundamenta esta ley argumentando que está inscrita en la naturaleza del espíritu humano y que se puede observar tanto en la historia de las ciencias como en la experiencia personal de cada individuo. También plantea que la teología ha servido como punto de partida para el desarrollo humano al proporcionar un programa inicial de comprensión y praxis, que posteriormente es reemplazado por la ciencia.

En resumen, la ley de los tres estadios de Comte describe la evolución del pensamiento humano desde el estadio teológico hasta el estadio positivo, donde la ciencia reemplaza a la religión y la metafísica. Esta ley es considerada fundamental en el positivismo de Comte y se aplica al progreso científico, cultural y social.

La concepción positivista de la ciencia

El método científico según Comte se caracteriza por prescindir de la búsqueda de causas reales y se limita a establecer relaciones entre los fenómenos observables. El positivismo de Comte se basa en el conocimiento científico-positivo, donde las leyes científicas son consideradas como relaciones invariables entre fenómenos. No se permite ir más allá de los datos positivamente dados en la experiencia y no se requiere recurrir a entidades o principios trascendentes.

Comte propone una clasificación del saber que responda al estadio positivo, excluyendo los saberes teológicos y metafísicos. Según él, las disciplinas científicas se diferencian por la complejidad y extensión de sus objetos de estudio. La Matemática es la ciencia más simple, seguida de la Astronomía, la Física, la Química, la Biología y finalmente la Sociología, que se encuentra en el estadio metafísico y busca establecer las leyes que rigen los fenómenos sociales.

Comte considera que la Sociología tiene un papel fundamental, ya que representa el término último del progreso intelectual y se propone elaborar los nuevos principios de la moral y el derecho. La Filosofía, por otro lado, no es según Comte un saber con un ámbito de estudio propio, sino que se ocupa de las relaciones entre las distintas ciencias y el descubrimiento de principios comunes a todas.

En resumen, para Comte el método científico se basa en la búsqueda de relaciones entre los fenómenos observables, prescindiendo de causas reales. Las ciencias se diferencian por la complejidad y extensión de sus objetos de estudio, y la Sociología ocupa un lugar destacado en el sistema filosófico comtiano. La Filosofía, por su parte, se encarga de estudiar las relaciones entre las ciencias y descubrir principios comunes.

La concepción sociológica del positivismo

Comte creía que el desarrollo de la Sociología de acuerdo con el positivismo conduciría al orden social. 

La Sociología consta de dos partes: la Estática y la Dinámica. La Estática social, por un lado, estudia las condiciones comunes a todas las sociedades, como la sociabilidad, la familia y la división del trabajo. Comte valoraba especialmente la institución familiar y se oponía a la igualdad y a las doctrinas democráticas y socialistas.

La Dinámica social, por otro lado, se centra en el estudio de las leyes de desarrollo de la sociedad, y su ley fundamental es la de los tres estadios. Según esta ley, la humanidad progresa a través de etapas de perfeccionamiento, al igual que un individuo pasa por diferentes estados en su vida. Comte consideraba que el progreso social era necesario e indefinido, y cada estado social era resultado del anterior y motor del siguiente.

Comte creía que la crisis moral y pública de la sociedad se debía a la coexistencia de filosofías opuestas y abogaba por la unificación del pensamiento a través de la Sociología como ciencia positiva. Su tesis política sostenía que se podía llegar a la unidad social a través del ejercicio de la Sociología, que proponía un sistema de unidad en la doctrina.

En cuanto a la religión, Comte rechazaba las concepciones teológicas y metafísicas, y propuso una religión positivista basada en el culto al "Gran Ser", que representa la humanidad en su conjunto. Esta religión enfatizaba el amor, el orden y el progreso como principios fundamentales. Comte diseñó ceremonias de culto, un calendario positivista, sacramentos sociales y un sacerdocio positivista.

Para Comte, la unidad espiritual entre los hombres dependía del método positivo, y consideraba que la felicidad de la sociedad se lograría a través del desarrollo de la razón iluminada por las ciencias y la institución de una ciencia positiva que estudiara los hechos sociales. La religión positivista tenía un papel social importante en la organización de la sociedad y se basaba en la veneración a la humanidad.

En resumen, Comte postulaba que la Sociología, basada en el positivismo, conduciría al orden social. La Estática social estudiaba las condiciones comunes a todas las sociedades, mientras que la Dinámica social analizaba las leyes de desarrollo social. Comte buscaba la unificación del pensamiento a través de la Sociología y promovía una religión positivista centrada en el culto a la humanidad.

Obra de Comte

Los principales trabajos de Comte fueron:

  • Curso de filosofía positiva (1830)
  • Discurso sobre el espíritu positivo (1844)
  • Sistema de política positiva (1851)

La obra más conocida de Comte es su tratado Curso de Filosofía Positiva. Esta obra es considerada fundamental en el desarrollo de la filosofía positivista y establece su enfoque en la aplicación del método científico a las ciencias sociales y la búsqueda de leyes generales que gobiernen la sociedad humana.

Recepción de la obra de Comte

La obra de Auguste Comte, fundador del positivismo y uno de los filósofos más importantes del siglo XIX, influyó en diversos pensadores de su época y en generaciones posteriores. 

Su enfoque positivista y su énfasis en la observación empírica y el método científico tuvieron un impacto significativo en el desarrollo de la sociología, la filosofía y otras disciplinas durante el siglo XIX y el XX.

Algunos de los pensadores más destacados que fueron influenciados directamente por la obra de Comte son:

  • Émile Durkheim (1858-1917). Fue un sociólogo francés considerado uno de los padres fundadores de la sociología moderna. Comte tuvo una gran influencia en su pensamiento, especialmente en su enfoque positivista y en la importancia que otorgó a la observación empírica en el estudio de la sociedad.
  • John Stuart Mill (1806-1873). Fue un filósofo y economista británico, influido por el positivismo de Comte en su enfoque hacia las ciencias sociales. Adoptó la idea de que el conocimiento científico se basa en la observación y la experiencia, y aplicó estos principios en su obra sobre la lógica y el método científico.
  • Herbert Spencer (1820-1903). Fue un sociólogo y filósofo británico, y uno de los primeros en popularizar el término "sobrevivencia del más apto" y en aplicar la teoría de la evolución de Charles Darwin a la sociedad humana. Fue influido por Comte, pero también desarrolló sus propias ideas, creando una versión más evolucionista del positivismo.
  • Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865). Fue un filósofo y político francés conocido por ser uno de los primeros teóricos anarquistas. Aunque tuvo algunas críticas hacia Comte, también se vio influenciado por su filosofía social. Adoptó la idea de la "ley de los tres estados" de Comte, que describe la evolución del pensamiento humano desde la etapa teológica hasta la positiva.

Sigue con:

Referencias

  • Atencia, J. M. (1990). Positivismo, metafísica y filosofía de la ciencia en Augusto Comte, Universidad de Málaga. Málaga.
  • Comte, A. (1875). Principios de filosofía positiva. imp. de la Lib. del Mercurio.
  • Gane, M. (2006). Auguste Comte. Taylor & Francis.
  • Jean-Paul Frick, Auguste Comte, ou La République positive, Presses universitaires de Nancy, Nancy, 1990.

¿Cómo citar?

"Auguste Comte". Autor: Juan Pablo Segundo Espínola. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/auguste-comte/. Última edición: 24 noviembre, 2023. Consultado: 27 febrero, 2024.

Sobre el autor

Autor: Juan Pablo Segundo Espínola

Licenciado en Filosofía (Universidad de Buenos Aires)

Fecha de actualización: 24 noviembre, 2023
Fecha de publicación: 24 noviembre, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)