Semipresidencialismo

Te explicamos qué es el semipresidencialismo, cómo se clasifica y su estructura. Además, cuáles son sus características generales y ventajas.

semipresidencialismo
El semipresidencialismo es un modelo de gobierno democrático.

¿Qué es el semipresidencialismo?

Se conoce como semipresidencialismo al otorgamiento de la jefatura del Estado a más de una persona. En general estos gobiernos tienen como jefes de Estado a un presidente y un primer ministro junto a un gabinete. Estos dos últimos son responsables ante el poder legislativo, que puede votar para removerlos del cargo.

Se trata de un modelo de gobierno democrático en que el voto popular puede aún elegir al presidente de la república. Sin embargo, tanto él como su tren ministerial se encuentran sometidos a la evaluación política por parte del poder legislativo o parlamento.

Se le conoce también como sistema mixto, ya que se ubica en el medio entre los sistemas presidencialistas y los sistemas parlamentarios. También se lo denomina República bicéfala, ya que su liderazgo recae en al menos dos personas.

Ver además: Monarquía inglesa

No es presidencialismo

presidencialismo
El poder del presidente se equilibra únicamente con el poder legislativo y el judicial.

Los sistemas presidencialistas son aquellos que entregan el poder político a una sola figura: el presidente.

Esta figura puede nombrar o destituir ministros, vicepresidentes y otros integrantes del ejecutivo, sin que existan contrapesos internos.

Por ende, su poder se equilibra únicamente con el poder legislativo y el judicial.

Por el contrario, en el sistema semipresidencial existe también un primer ministro y un gabinete con quienes el presidente debe compartir el ejecutivo.

No es parlamentarismo

semipresidencialismo
En el parlamentarismo, el parlamento terminó siendo más importante que el monarca.

En los sistemas parlamentarios existe un presidente despojado de poderes ejecutivos reales. Esos poderes suelen ser concentrados en el primer ministro, distinguiendo así entre la jefatura de Estado y la jefatura de Gobierno.

Este tipo de gobierno suele encontrarse en las repúblicas que provienen de una monarquía parlamentaria. Esto se debe a que en la monarquía anterior, el parlamento terminó siendo más importante que el monarca.

En ese sentido, el parlamento es más el asiento del poder real que el presidente, a diferencia de los sistemas presidenciales y semipresidenciales.

Tipos de semipresidencialismo

Existen dos formas de semipresidencialismo, dependiendo de su estructura:

  • Sistema premier-presidencial. El primer ministro y el gabinete son exclusivamente responsables ante el poder legislativo o parlamento. El presidente es elegido por voto popular y él designa al primer ministro y al gabinete, los cuales pueden ser destituidos por el parlamento mediante un voto de censura.
  • Sistema presidente-parlamentario. Tanto el primer ministro como el gabinete son elegidos por el presidente (electo a su vez por votación popular), pero son doblemente responsables ante el parlamento y el propio presidente, lo cual significa una doble opción de removerlos del poder.

Estructura de poderes

La separación de los poderes legislativo y ejecutivo es un tema importante dentro de la estructura de los poderes de un sistema semipresidencial.

El presidente está obligado a gobernar junto con la mayoría del parlamento, lo cual suele conducir a que los legisladores cercanos al presidente o a su partido sean electos como primer ministro o ministro de gobierno. Así, se da pie a tres modelos de estructura:

  • Separación rígida por renuncia de parlamentarios. En estos casos, un legislador elegido para cargo ministerial (primer ministro o miembro de gabinete) deberá renunciar a su puesto en el parlamento, no pudiendo recuperarlo hasta la próxima legislatura. Esta medida está destinada a impedir la partidocracia, la predominancia de ciertos partidos políticos en el Estado, como ocurre en los sistemas parlamentarios.
  • Separación rígida por sustitución de parlamentarios. En estos casos, el parlamentario elegido para cargos ministeriales deberá ser sustituido temporalmente por otro, y podrá volver a ejercer el cargo parlamentario cuando no tenga ningún compromiso con el poder ejecutivo.
  • Separación parcial con ministros parlamentarios. En estos casos, no se prohíbe la convivencia del legislativo y el ejecutivo en el caso de que parlamentarios asuman funciones ministeriales, aunque por lo general los miembros del gabinete no suelen ser escogidos entre los miembros del parlamento. Sin embargo, esto permite mayores niveles de dominio partidista tanto del ejecutivo como del legislativo.

Historia del semipresidencialismo

República de Weimar
La república de Weimar tuvo el primer gobierno bicéfalo de la modernidad.

El primer caso de república bicéfala de la historia tuvo lugar en la República romana. El poder era controlado por dos cónsules de igual potestad e igual capacidad de veto si alguno de ellos tomaba una decisión sin consultar al otro.

Tomando este antecedente como ejemplo, en la Alemania de inicios del siglo XX (1919) se intentó una forma de sistema político que permitiera el equilibrio de los poderes del parlamento y del presidente. El resultado fue la primera República Semipresidencialista moderna: la República de Weimar.

Aunque esta república pronto fracasó y cedió terreno al modelo fascista del nazismo hitleriano, su modelo fue replicado en Francia bajo el mandato de Charles De Gaulle. Posteriormente su ejemplo inspiró a numerosas repúblicas a lo largo del mundo.

El atractivo de este modelo radica en que ofrece una forma de controlar los desmanes del poder ejecutivo en manos de un único presidente.

Desventajas del semipresidencialismo

La principal desventaja de este modelo es la facilidad con que un parlamento dividido alcanza un estado de conflicto y estancamiento. En estos casos, la única solución el cambio del ejecutivo. Así, el funcionamiento político de la república puede entorpecer y alargar los procesos del ejecutivo.

La excepción son aquellos casos en que el partido dominante y el partido del presidente son el mismo. Entonces se produce una agilidad procesal que, por otro lado, representa también sus inconvenientes, ya que la separación de poderes que el sistema tendría que defender, se hace más débil en estos casos.

Ventajas del semipresidencialismo

semipresidencialismo
El semipresidencialismo ofrece una vía intermedia que permite el voto popular. 

En comparación con el presidencialismo, las ventajas de este tipo de modelo son varias. En primer lugar, se le hace un enorme contrapeso al ejecutivo, que queda bastante impedido de realizar maniobras que le otorguen el poder total. En ese sentido el modelo defiende bastante más el equilibrio democrático.

Por otro lado, comparado con el parlamentarismo, ofrece una vía mixta e intermedia que aún otorga poder al voto popular y a la fe depositada en la elección presidencial.

División de las facultades

Uno de los dilemas de este modelo estriba en la repartición de las facultades presidenciales y las que competen al Primer Ministro. En ese sentido, suelen establecerse de acuerdo a dos posibilidades:

  • División por convención. El reparto de las facultades en ocasiones se determina mediante el acuerdo político, es decir, mediante consenso mutuo entre el Presidente y el Primer Ministro, lo cual permite su reformulación en cada caso pertinente.
  • División constitucional. En este caso la repartición de las facultades está explícitamente detallada en la Constitución política o en la legislación del Estado, de acuerdo a los intereses y las decisiones que se hayan tomado en la construcción del mismo.

Ejemplos históricos de semipresidencialismo

semipresidencialismo
El gobierno de De Gaulle fue semipresidencialista. 

El primer ejemplo histórico de este sistema fue la República de Weimar (1918-1933) en Alemania. Posteriormente, también se observó en la República Francesa bajo el mando de De Gaulle (1959-1969), también llamada Quinta República Francesa. En este caso el semipresidencialismo sigue siendo el modelo actual.

Países con sistema semipresidencialista

Hoy en día existen los siguientes países con sistema semipresidencialista:

Argelia Armenia
Azerbaiyán Burkina Faso
Cabo Verde Guyana
República Democrática de Congo Egipto
Francia Georgia
Guinea-Bisáu Haití
Madagascar Malí
Mauritania Mongolia
Mozambique Namibia
Níger Palestina
Portugal Rumanía
Rusia República Árabe Saharaui Democrática
Santo Tomé y Príncipe Senegal
Siria Sri Lanka
Taiwán Timor Oriental
Túnez Ucrania

Referencias:

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Semipresidencialismo". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/semipresidencialismo/. Última edición: 23 enero, 2023. Consultado: 17 julio, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 23 enero, 2023
Fecha de publicación: 14 marzo, 2019

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)