Planetas

Te explicamos qué son los planetas, cómo se originaron y su clasificación. Además, cuáles son sus características y sus movimientos.

Planetas - Sistema solar
Los planetas pueden ser orbitados por lunas o satélites naturales y artificiales.

¿Qué son los planetas?

Los planetas son objetos celestes que orbitan alrededor de una estrella, que tienen forma esférica y que no tienen objetos de similar tamaño orbitando junto a él, según la definición que establece la Unión Astronómica Internacional (UAI).

En el sistema solar existen ocho planetas, que se clasifican según su composición y su ubicación: cuatro interiores terrestres (Mercurio, Venus, Tierra, Marte) y cuatro exteriores gaseosos (Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno). Fuera del sistema solar existen más de 4.000 planetas conocidos. Se los denomina exoplanetas porque se encuentran muy lejos de la Tierra.

Los planetas pueden ser orbitados por lunas u otros satélites naturales y, a diferencia de las estrellas, carecen de luz propia. Además, pueden estar rodeados de anillos, como en el caso de Saturno, Júpiter, Neptuno y Urano. 

Características de los planetas

Los planetas tienen las siguientes características:

  • Son objetos celestes que orbitan alrededor de una estrella, tienen forma esférica y tienen “limpia” su órbita, es decir, no presentan objetos de tamaño similar que orbiten junto a ellos.
  • Se clasifican en terrestres y gaseosos.
  • Pueden ser orbitados por lunas y otros satélites naturales.
  • Pueden estar rodeados de anillos.
  • Si se encuentran fuera del sistema solar, se los conoce como exoplanetas.
  • Se forman a partir de nebulosas.
  • Realizan dos movimientos: la rotación sobre su propio eje y la traslación alrededor de su estrella.

Origen de los planetas

La formación de planetas comienza a partir de una vasta nube de gas y polvo en el espacio conocida como nebulosa. Debido a la influencia de la gravedad, la nebulosa colapsa y forma una estrella en su centro y un disco protoplanetario alrededor de ella. En el disco protoplanetario, pequeñas partículas de polvo comienzan a unirse y crecer a través de colisiones y atracciones gravitacionales. Estos granos de polvo se acumulan para formar cuerpos rocosos o helados conocidos como planetesimales.

A medida que los planetesimales chocan y se fusionan, algunos de ellos alcanzan tamaños significativos. Estos son los precursores de los planetas. Los planetesimales más grandes ejercen una mayor influencia gravitacional y atraen más material del disco protoplanetario. Así, estos objetos en crecimiento se convierten en núcleos planetarios. Los núcleos planetarios continúan creciendo, limpian sus órbitas y eliminan otros planetesimales, y finalmente se convierten en planetas.

Movimientos planetarios

Los planetas se desplazan a lo largo de órbitas, atraídos por la gravedad de sus respectivas estrellas. Este movimiento que realizan los planetas alrededor de su estrella se conoce como traslación. En el caso de la Tierra, este movimiento le toma 365 días y 6 horas, lo que establece la duración de un año. Otros planetas del sistema solar realizan su traslación más rápido o más lento. Por ejemplo, Mercurio tarda 88 días, pero Saturno demora 29 años y 167 días terrestres en completar su traslación.

Por otro lado, los planetas también giran sobre su propio eje, en lo que se conoce como movimiento de rotación. En el caso de la Tierra, la rotación toma 24 horas, pero en otros planetas puede ser más rápida o más lenta, tal como ocurre con la traslación. Por ejemplo, Venus tarda 243 días terrestres en rotar, mientras que Júpiter lo hace en tan solo 9 horas y 55 minutos.

Clasificación de los planetas

Neptuno - Planetas
Los gigantes gaseosos a menudo envuelven un núcleo rocoso o metálico.

Los planetas pueden clasificarse de acuerdo con su composición y tamaño:

  • Planetas terrestres. Son planetas rocosos y tienen superficies sólidas. Su atmósfera puede estar compuesta por gases como oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono. Sus superficies pueden tener cráteres, montañas, volcanes o extensas llanuras. Mercurio, Venus, Marte y la Tierra son planetas terrestres.
  • Gigantes gaseosos. Están compuestos principalmente por gases como hidrógeno, metano y helio. Son significativamente más grandes y menos densos que los planetas terrestres. En algunos casos, cuando estos planetas se encuentran lejos de una fuente de energía estable (como una estrella), sus fluidos pueden congelarse y entonces pasan a ser gigantes helados. Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno son planetas gaseosos.
  • Planetas enanos. Son planetas que reúnen todas las condiciones para serlo excepto porque no tienen su órbita limpia. Se trata de una categoría relativamente reciente que fue adoptada por la Unión Astronómica Internacional en 2006. Suelen ser más pequeños que los planetas terrestres. Los planetas enanos más conocidos son Plutón, Ceres, Makemake, Eris y Haumea.

Esta clasificación se basa en los rasgos de los planetas de nuestro sistema solar, ya que son los únicos que están lo suficientemente cerca como para estudiarlos y establecer semejanzas y comparaciones.

El sistema solar

El sistema solar está compuesto por ocho planetas principales.

Nuestro sistema solar es el conjunto de planetas y objetos astronómicos que orbitan alrededor de la estrella que está en su centro, es decir, el Sol. Lo componen ocho planetas principales: cuatro interiores y cuatro exteriores. Además, incluye varios campos de asteroides y cinco planetas enanos, entre los que Plutón es el más conocido.

Planetas interiores

Planeta Tierra
La Tierra es uno de los cuatro planetas interiores.

Los planetas interiores son Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Sus principales características son:

  • Se encuentran más cerca del Sol que los planetas exteriores.
  • Sus órbitas son más pequeñas y se ubican entre el Sol y el Cinturón de Asteroides, una región que separa los planetas rocosos de los gaseosos en el sistema solar.
  • Son más pequeños en tamaño y menos masivos que los planetas exteriores.
  • Están compuestos principalmente de materiales rocosos y metálicos.
  • Tienen superficies sólidas y definidas, a diferencia de los planetas gaseosos.
  • Poseen atmósferas de composiciones variadas. La Tierra tiene una atmósfera rica en oxígeno y nitrógeno; Marte tiene una atmósfera más delgada compuesta principalmente de dióxido de carbono; Mercurio posee una atmósfera muy tenue; y Venus presenta una atmósfera densa formada mayoritariamente por dióxido de carbono.

Planetas exteriores

Planetas - Saturno
Algunos planetas exteriores cuentan con un sistema de anillos que los rodean.

Los planetas exteriores son Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Sus principales características son:

  • Son los más alejados del Sol dentro del sistema solar.
  • Sus órbitas son considerablemente más grandes que las de los planetas interiores y se encuentran más allá del Cinturón de Asteroides.
  • En términos de tamaño, son mucho más grandes y masivos que los planetas rocosos.
  • Están compuestos principalmente de gases y líquidos ligeros, como el hidrógeno y el helio, con núcleos rocosos y metálicos en su interior.
  • Carecen de superficies sólidas definidas. En cambio, tienen densas atmósferas que se encuentran bajo presiones extremas.
  • Cuentan con sistemas de anillos que los rodean.

Planetas enanos

Plutón - Planetas
Los planetas enanos son muy grandes como para ser asteroides.

Los planetas enanos del sistema solar son cinco: Ceres, Plutón, Makemake, Haumea y Eris.

Los conceptos de planeta y planeta enano fueron redefinidos en 2006 por la Unión Astronómica Internacional. Los planetas enanos son cuerpos celestes cuyas masas son demasiado pequeñas como para limpiar sus órbitas y forzar a otros cuerpos a orbitar a su alrededor, es decir, para tener sus propias lunas. Sin embargo, son demasiado grandes y sus formas son esféricas y regulares como para tratarse de asteroides.

Planetas extrasolares o exoplanetas

planetas interestelares
Los planetas extrasolares no orbitan alrededor del Sol.

Los planetas extrasolares o exoplanetas son aquellos que no forman parte del sistema solar. Los exoplanetas conocidos muestran una gran diversidad en términos de tamaño, composición y órbitas, y algunos se encuentran en ubicaciones muy alejadas de nuestro sistema solar. Entre los exoplanetas, hay planetas gigantes gaseosos y planetas rocosos, como la Tierra. Además de planetas que orbitan estrellas, también se han descubierto exoplanetas enanos y lunas en sistemas estelares distantes.

La búsqueda de exoplanetas habitables es un área de interés particular para las instituciones de exploración espacial. De este modo, se buscan planetas en la llamada “zona habitable” alrededor de una estrella, donde las condiciones podrían permitir la presencia de agua en estado líquido, un componente clave para la vida tal como la conocemos.

También existen los denominados planetas vagabundos o planetas huérfanos. Se trata de aquellos que, por una u otra razón, no orbitan a ninguna estrella, pero poseen el resto de las condiciones para ser considerados planetas.

La observación y la exploración planetaria

En la Antigüedad, la observación de los planetas se limitaba a lo que podía verse a simple vista, es decir, sin la utilización de telescopios. Algunas culturas, como la mesopotámica y la griega, documentaron observaciones sistemáticas de los movimientos planetarios, a los que les atribuían significados celestiales y divinos.

El siglo XVII presenció avances significativos con la invención del telescopio. Galileo Galilei, pionero en la observación telescópica, realizó observaciones de los planetas, las fases de Venus y las lunas de Júpiter. Además, Johannes Kepler, con sus leyes del movimiento planetario, proporcionó un marco teórico para comprender estas observaciones.

En el siglo XIX, la mejora de la tecnología óptica y la fotografía permitieron una documentación más precisa. La observación planetaria avanzó con telescopios más grandes, lo que facilitó la detección de detalles planetarios y el estudio de fenómenos espaciales.

El siglo XX trajo consigo avances notables con la exploración espacial. Misiones como Mariner y Viking proporcionaron observaciones cercanas de Marte, mientras que las sondas Voyager ofrecieron vistas detalladas de los gigantes gaseosos.

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Planetas". Autor: Gustavo Sposob. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/planetas/. Última edición: 19 mayo, 2024. Consultado: 11 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gustavo Sposob

Profesor de Enseñanza Media y Superior en Geografía (UBA).

Fecha de actualización: 19 mayo, 2024
Fecha de publicación: 27 octubre, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)