Contaminación atmosférica

Te explicamos qué es la contaminación atmosférica y sus consecuencias. Además, sus características y posibles soluciones.

Contaminación atmosférica
La contaminación atmosférica está en auge desde la explosión industrial.

¿Qué es la contaminación atmosférica?

La contaminación atmosférica es una problemática ambiental global que se origina por la emisión de sustancias tóxicas a la atmósfera, lo que genera consecuencias negativas para la salud humana, los ecosistemas y el clima. Los principales emisores de gases contaminantes a la atmósfera son los combustibles fósiles, la actividad industrial, el transporte y la producción de energía. 

La principal consecuencia de la contaminación atmosférica es el cambio climático. La mayoría de los gases emitidos por las actividades humanas son gases de efecto invernadero (GEI) que aumentan la capacidad de la atmósfera de retener calor y provocan el aumento progresivo de la temperatura del planeta. Este aumento de la temperatura contribuye a la intensificación de fenómenos climáticos extremos como las sequías, las tormentas y los huracanes. 

La contaminación atmosférica es una problemática que se intensificó después de la revolución industrial iniciada en el siglo XVIII. Con el paso del tiempo esta problemática se agravó a punto tal de que en muchas ciudades los niveles de contaminación del aire están muy por encima de los parámetros máximos considerados perjudiciales para la salud.

Tipos de contaminantes atmosféricos

Los combustibles fósiles son uno de los contaminantes más nocivos para la atmósfera.

De acuerdo a su proceso de inserción en la atmósfera, los contaminantes atmosféricos se pueden clasificar en:

  • Contaminantes primarios. Son contaminantes que son expulsados directamente a la atmósfera, como los gases de los escapes de los vehículos o las emisiones de las fábricas.
  • Contaminantes secundarios. Son sustancias que no son dañinas, pero que se vuelven tóxicas cuando reaccionan químicamente con otras sustancias de la atmósfera, como dióxido de nitrógeno.

De acuerdo a su composición, pueden identificarse dos tipos de contaminantes atmosféricos:

  • Gases. Los distintos contaminantes en forma gaseosa o de vapor ascienden a la atmósfera al ser menos densos que el aire y una vez allí ejercen un efecto nocivo. El dióxido de carbono, el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno y los gases resultantes de la quema de hidrocarburos (combustibles fósiles como la gasolina, el gasoil, el carbón, etc.) son ejemplos de gases contaminantes.
  • Aerosoles. Son mezclas heterogéneas de partículas sólidas o líquidas que permanecen en suspensión en un gas. Estas partículas pueden ser inhaladas y llegar al torrente sanguíneo, lo que puede producir diversos trastornos en la salud de las personas. Los aerosoles son producidos principalmente por la quema de combustibles fósiles y las industrias.

Gases contaminantes

Las centrales eléctricas emiten grandes cantidades de óxido de nitrógeno.

Los principales gases contaminantes que se emiten a la atmósfera son:

  • Clorofluorocarbono (CFC). Es un gas empleado en la industria de la refrigeración y climatización. Su emisión prácticamente se detuvo porque se comprobó que alteraba negativamente a la capa de ozono. 
  • Monóxido de carbono (CO). Es un gas que se emite principalmente por la combustión incompleta de combustibles en vehículos y equipos de calefacción. Es muy peligroso para los animales y las personas. 
  • Dióxido de carbono (CO2). Es un gas que existe naturalmente en la atmósfera. Sin embargo, se ha incrementado su concentración en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el gas natural y el carbón. Es uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI) que se emiten hacia la atmósfera.  
  • Óxido de nitrógeno (NO). Es un gas emitido principalmente por vehículos, centrales eléctricas e industrias. Contribuye a la formación de smog y lluvia ácida.
  •  Dióxido de azufre (SO2). Similar al caso anterior, este gas se produce durante la combustión del carbón con contenido de azufre y en la atmósfera genera ácido sulfúrico altamente dañino para la vida vegetal y animal.
  • Metano (CH4). Es otro gas fundamental para efecto invernadero. Se produce por la descomposición de la materia orgánica. La materia fecal de los animales y la acumulación de residuos orgánicos son las principales fuentes de emisión de este gas.  

Consecuencias de la contaminación atmosférica

Los principales efectos de la contaminación atmosférica son:

  • Deterioro de la calidad del aire. La reducción de la calidad del aire se traduce en un incremento de las enfermedades respiratorias, debilitamiento del sistema inmunológico y posibles complicaciones derivadas de la presencia de metales pesados o sustancias nocivas en el organismo de las personas. 
  • Formación de smog. Se conoce como “smog” a la suspensión de sustancias contaminantes en el aire, que suelen formar nubes grises que permanecen sobre las ciudades durante largos períodos de tiempo. Se produce principalmente en grandes ciudades con altos niveles de tráfico y actividad industrial. 
  • Cambio climático. El cambio climático se manifiesta en el aumento de la temperatura global del planeta, y en la intensificación de fenómenos climáticos extremos como las sequías, las olas de calor, las tormentas y los huracanes. 
  • Destrucción de la capa de ozono. Es una capa de gas que se encuentra en la atmósfera que contiene altas concentraciones de ozono. La capa de ozono es importante porque actúa como un escudo protector para la Tierra de la radiación ultravioleta que emite el sol. Esta radiación puede debilitar el sistema inmunológico y causar cáncer en las personas.  

Riesgos para la salud

La contaminación atmosférica puede deteriorar las paredes pulmonares.

Los principales problemas de salud que presentan las personas que se exponen durante mucho tiempo a la contaminación ambiental son: 

  • Problemas respiratorios. La exposición a la contaminación puede causar asma, bronquitis crónica y otras enfermedades respiratorias.
  • Enfermedades cardiovasculares. La exposición a la contaminación del aire se ha relacionado con el aumento del riesgo de enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardiovasculares.
  • Cáncer. La exposición prolongada a la contaminación puede aumentar el riesgo de contraer cáncer de pulmón, piel, vejiga y otros tipos de cáncer.
  • Problemas neurológicos. La exposición a contaminantes ambientales como el plomo y el mercurio puede dañar el sistema nervioso central y provocar problemas neurológicos de todo tipo.
  • Dificultades reproductivas. La exposición a la contaminación puede afectar la fertilidad tanto en hombres como en mujeres y aumentar el riesgo de abortos espontáneos.
  • Malformaciones genéticas. La exposición a la contaminación puede generar daños en el material genético y producir malformaciones. 

Ciudades con alta contaminación atmosférica

Las ciudades con mayor contaminación atmosférica del planeta son aquellas con mayor circulación de vehículos, más actividad industrial y menores controles por parte del Estado. 

Algunas de las ciudades con peores niveles de calidad del aire son: 

  • Delhi (India)
  • Lahore (Pakistán)
  • Johannesburgo (Sudáfrica)
  • Yakarta (Indonesia)
  • Daca (Bangladesh)
  • Santiago de Chile (Chile)
  • Karachi (Pakistán)
  • Katmandú (Nepal)
  • Bombay (India)
  • Pekín (China)

Posibles soluciones a la contaminación atmosférica

La prohibición de los aerosoles o sprays con CFC redujo el deterioro de la capa de ozono.

Algunas de las estrategias que los especialistas en contaminación ambiental sugieren para mejorar las condiciones de vida en el planeta son:

  • Promover el uso de energías renovables. Energías como la solar o la eólica pueden ayudar a disminuir los niveles de contaminación atmosférica.
  • Fomentar la eficiencia energética. La inversión en tecnologías sostenibles en la industria puede contribuir a disminuir la emisión de gases contaminantes que se producen por la producción de energía y combustibles.
  • Implementar medidas de gestión adecuada de residuos. Mejorar la gestión de los residuos puede contribuir a disminuir la cantidad de desechos y minimizar su impacto.
  • Fomentar la educación ambiental. Prácticas educativas enfocadas en la educación ambiental contribuyen a concientizar sobre la importancia del cuidado ambiental en los ámbitos públicos y privados.
  • Fomentar la investigación. El desarrollo de tecnologías menos contaminantes para las industrias y los vehículos puede contribuir a mejorar las condiciones ambientales del planeta. 
  • Disminuir la utilización de los automóviles particulares. Fomentar el uso del transporte público y de vehículos no contaminantes como las bicicletas contribuye a que disminuyan las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. 

Protocolos internacionales

Existen varios protocolos ambientales internacionales vigentes a nivel mundial. Algunos de los más importantes son:

  • Protocolo de Montreal. Es un acuerdo internacional para proteger la capa de ozono mediante la eliminación gradual de la producción y consumo de sustancias que deterioran la capa de ozono como los clorofluorocarbonos (CFC). Está vigente desde 1989.
  • Protocolo de Kioto. Es un acuerdo internacional para combatir el cambio climático a partir de establecer objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Está vigente desde 1997. 
  • Convenio de Estocolmo. Es un acuerdo internacional para proteger la salud humana y el ambiente de los contaminantes orgánicos persistentes (COP). Está vigente desde 2004. 
  • Acuerdo de París. Es un acuerdo internacional para limitar el aumento de la temperatura global a menos de 2 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Está vigente desde 2015. 

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar?

"Contaminación atmosférica". Autor: Gustavo Sposob. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/contaminacion-atmosferica/. Última edición: 19 febrero, 2024. Consultado: 27 febrero, 2024.

Sobre el autor

Autor: Gustavo Sposob

Profesor de Enseñanza Media y Superior en Geografía (UBA).

Fecha de actualización: 19 febrero, 2024
Fecha de publicación: 21 marzo, 2017

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)