Oración

Te explicamos qué es una oración, su estructura y qué es el sujeto y el predicado. Además, los tipos de oraciones y sus características.

oración
En una oración bimembre existe una división interna entre sujeto y predicado.

¿Qué es una oración?

Una oración es una unidad de sentido compuesta por diferentes palabras ordenadas que expresan una idea o mensaje. Es el fragmento más básico del discurso y su objetivo es comunicar, por lo que siempre debe tener sentido (dentro de un contexto) y coherencia. Por ejemplo: Los niños visitarán la muestra esta tarde.

Lo que caracteriza a una oración es la unidad temática, ya que las palabras que la constituyen deben referirse a un tema determinado. Toda oración encierra un pensamiento completo, es decir, tiene en sí misma un significado y se puede encontrar de manera escrita (se reconoce por comenzar con una letra mayúscula y finalizar con un punto) o ser formulada de forma oral.

Existen diferentes tipos de oraciones dependiendo de lo que se desee comunicar. En la mayoría de los casos, las oraciones tienen una división interna entre sujeto (elemento que indica a aquel que lleva adelante la acción) y predicado (elemento que indica la acción que se realiza y su contexto). Hay oraciones muy breves, de solo tres o cuatro palabras, y oraciones más extensas.

Ver además: Funciones del lenguaje

Características de una oración

Algunas de las principales características de una oración son:

  • Está formada por un conjunto de palabras.
  • Tiene sentido y funciona por sí misma.
  • Sirve para comunicar una idea o transmitir un mensaje.
  • Es usada tanto de forma oral como escrita.
  • Puede formar parte de una estructura mayor, como un párrafo o un texto.
  • Puede ser bimembre (cuando está formada por un sujeto y un predicado) o unimembre (cuando no puede dividirse en sujeto y predicado).
  • Varía en extensión.
  • Está formada por diferentes elementos que cumplen una determinada función dentro de la oración.

Tipos de palabras en una oración

Las oraciones se construyen a partir de palabras, que se diferencian entre sí según sus características y forman diferentes clases o categorías gramaticales. Además, de acuerdo al rol que cumplen, estas palabras tienen una función sintáctica dentro de la oración.

Los principales tipos de palabras que pueden encontrarse dentro de una oración son:

  • Sustantivos. Son palabras que se usan para nombrar cosas materiales e inmateriales. Existen diferentes tipos, de acuerdo a aquello que designan, como los sustantivos comunes (avión, vaca, pizarra), propios (Marcelo, Valeria, Madrid), abstractos (pobreza, pasión, miedo), colectivos (manada, biblioteca, jauría), entre otros. Por ejemplo: Marcelo viajará a Madrid en avión para asistir a un congreso de psicología.
  • Adjetivos. Son palabras que acompañan al sustantivo y expresan cualidades o características. Los adjetivos pueden ser calificativos (grande, dulce, rojo), posesivos (mío, tuya, nuestro), indefinidos (todo, varios, mucho), demostrativos (estos, ese, aquellas), numerales (treinta, doble, quinto), entre otros. Por ejemplo: Después de mucho tiempo los veinte trabajadores pudieron volver a la antigua fábrica.
  • Pronombres. Son palabras que se usan para reemplazar a un nombre o sustantivo, que ya ha sido nombrado. Pueden ser personales (tú, ella, yo), demostrativos (esa, aquella, esos), posesivos (mío, tuyos, nuestras), relativos (cuyo, el cual, quienes), indefinidos (ninguno, toda, muchos), entre otros. Por ejemplo: Ninguna de esas bolsas es mía, creo que son suyas.
  • Artículos. Son palabras que acompañan al sustantivo y concuerdan con él en género y número. Pueden ser determinados (el, la, las, los), indeterminados (una, uno, unas, unos) o invariables (lo). Por ejemplo: Un profesor será el encargado de guiar a los alumnos hacia una nueva aventura.
  • Adverbios. Son palabras invariables (sin género ni número) que complementan o agregan información sobre un verbo, un adjetivo u otros adverbios. Pueden ser de cantidad (mucho, nada, poco), de modo (así, bien, perfectamente), de lugar (acá, ahí, adelante), de tiempo (hoy, nunca, ahora), de afirmación (sí, claro, obvio), de negación (no, nunca, jamás), entre otros. Por ejemplo: Hacía mucho tiempo que no disfrutábamos de un día tan perfecto como el de hoy.
  • Verbos. Son palabras que se usan para expresar acciones y concuerdan en persona y número con el sujeto de la oración. Por ejemplo: Los pintores terminaron el mural y el gerente lo inauguró esa misma tarde.
  • Preposiciones. Son palabras que se usan para establecer una relación entre dos palabras de la oración. Las preposiciones son: a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, so, sobre, tras, versus, vía. Por ejemplo: El perro de mi tía salió a la calle sin correa y estuvo perdido durante tres horas.
  • Conjunciones. Son palabras que se usan en una oración para unir palabras o proposiciones y pueden ser coordinantes (unen elementos con igual categoría gramatical) o subordinantes (unen elementos con diferente jerarquía gramatical). Algunos ejemplos de conjunciones son: y, o, u, e, pero, aunque, porque, ya que, a pesar de, así como, es decir, entre otras. Por ejemplo: Javier y Paula volvieron a su casa porque la lluvia les impidió armar la carpa, así que volverán a la montaña el fin de semana que viene.

Tipos de oraciones

oración
Una oración está formada por un conjunto de palabras.

Las oraciones se pueden clasificar de diversos modos.

Según su estructura:

  • Oraciones bimembres. Son oraciones formadas por sujeto y predicado. Por ejemplo: Los espectadores se sentaron en sus butacas.
  • Oraciones unimembres. Son oraciones formadas por un único miembro y no pueden dividirse en sujeto y predicado. Por ejemplo: ¡Qué lindo día!

Según su complejidad:

  • Oraciones simples. Son oraciones que están compuestas por un único verbo, que refiere a un único sujeto. Por ejemplo: Ella correrá la maratón.
  • Oraciones compuestas. Son oraciones formadas por dos o más verbos conjugados que refieren a dos sujetos distintos. Por ejemplo: Ella correrá la maratón y yo la esperaré en la meta.

Según el sujeto:

  • Oraciones personales. Son oraciones con un sujeto determinado. Este sujeto puede ser explícito o tácito. Por ejemplo: Los deportistas tienen tiempo hasta mañana para entregar los certificados.
  • Oraciones impersonales. Son oraciones en las que ninguno de los elementos que las conforman es el sujeto ni está omitido. Por ejemplo: Hay mucho ruido.

Según la voz del verbo:

  • Oraciones activas. Son oraciones en las que el sujeto ejecuta de forma directa un verbo. Por ejemplo: El presidente será el encargado de entregar las medallas.
  • Oraciones pasivas. Son oraciones en las que el sujeto recibe la acción de forma pasiva y es ejecutada por un complemento agente. Por ejemplo: Las medallas serán entregadas por el presidente.

Según la intención del hablante:

  • Oraciones afirmativas. Son oraciones que certifican un hecho o una información. Por ejemplo: La carrera terminará en cinco minutos.
  • Oraciones interrogativas. Son oraciones en las que el emisor hace una pregunta que se expresa entre signos de interrogación. Por ejemplo: ¿En dónde se pueden comprar las entradas?
  • Oraciones negativas. Son oraciones que niegan algún hecho, circunstancia o afirmación. Por ejemplo: No quedan más entradas para la carrera de hoy.
  • Oraciones exclamativas. Son oraciones que indican énfasis o expresan algo entre signos de exclamación. Por ejemplo: ¡Qué desgracia!

La estructura de una oración

oración
Un sintagma nominal puede estar compuesto por uno o más sustantivos.

Las oraciones bimembres están formadas por dos partes principales:

  • Un sintagma nominal o sujeto. Se compone de uno o más sustantivos que, a su vez, pueden estar explícitos o implícitos. Por ejemplo: Los pasajeros deberán presentar su pasaporte en la ventanilla.
  • Un sintagma verbal o predicado. Se compone de uno o más verbos (explícitos o implícitos) y elementos que acompañan al verbo y lo modifican. Por ejemplo: Los pasajeros deberán presentar su pasaporte en la ventanilla.

Cada sintagma, sea este nominal o verbal (sujeto o predicado), debe tener un núcleo, que tiene determinado género (femenino o masculino) y número (plural o singular). En el sujeto, los núcleos suelen ser sustantivos y en el predicado suelen ser verbos y, en ambos casos, están acompañados por elementos que los modifican o complementan.

El sujeto de una oración

El sujeto de la oración es la parte de la oración bimembre en la que se habla de aquel que lleva adelante la acción. El sujeto puede encontrarse antes o después del predicado y puede ser:

  • Sujeto expreso. Aquel sujeto que está mencionado de forma explícita en la oración. Por ejemplo: La profesora llegó tarde a la escuela.
  • Sujeto tácito. Aquel sujeto que no está nombrado de forma explícita en la oración pero que se puede reconocer por el contexto. Por ejemplo: Llegamos en hora al examen (sujeto tácito: nosotros).

Todo sujeto de una oración está formado por un núcleo, que es la palabra central del sujeto, y que puede ser un sustantivo o pronombre. El sujeto es simple cuando está formado por un único núcleo. Por ejemplo: Julián obtuvo la mejor nota de su clase. Y es compuesto, cuando está formado por dos o más núcleos. Por ejemplo: Julián y Micaela no deberán rendir el recuperatorio.

Además, existen en el sujeto ciertos elementos que modifican o brindan datos complementarios del núcleo. Estos elementos son:

  • Modificador directo. Es un pronombre, artículo o adjetivo que modifica o califica al núcleo del sujeto. Por ejemplo: El libro de actas negro quedó sobre la mesa.
  • Modificador indirecto. Es un nexo subordinante que modifica al núcleo del sujeto a través de una preposición. Por ejemplo: El libro de actas negro quedó sobre la mesa.
  • Aposición. Es una palabra o sintagma nominal que complementa al núcleo del sujeto. Suele incluirse entre comas. Por ejemplo: El libro de actas negro, que hay que entregar a la junta directiva, quedó sobre la mesa.

Predicado de una oración

El predicado de una oración es aquella parte de una oración bimembre en la que se expresa algo sobre el sujeto y puede ser verbal o no verbal. Por ejemplo: Nosotros siempre llegamos temprano.

El predicado puede ser:

  • Predicado no verbal. No contiene un verbo y en su lugar suele haber una coma. Por ejemplo: La película, interesante. Puede ser nominal, cuando el núcleo es un sustantivo o adjetivo; adverbial, cuando el núcleo es un adverbio; o verboidal, cuando el núcleo es un verboide. En los casos en los que no existe la coma, se trata de una oración unimembre.
  • Predicado verbal. Detalla la acción que lleva adelante el sujeto, por lo que siempre contiene al verbo (en pasado, presente o futuro) que es el núcleo. El predicado es simple cuando la oración contiene solo un verbo. Por ejemplo: Los hermanos fueron a la playa ese verano. Por otro lado, el predicado es compuesto cuando la oración contiene dos o más verbos. Por ejemplo: Los hermanos fueron a la playa ese verano y se compraron una casa. En todos los casos el verbo debe concordar en género y número con el núcleo del sujeto.

Además del núcleo, el predicado verbal está formado por otros elementos que lo complementan. Estos son:

  • Objeto directo. Es el elemento al que se le atribuye directamente la acción del verbo y puede ser reemplazada por “lo”, “los”, “la” o “las”. Por ejemplo: Sus hermanos compraron la casa de la costa ese verano. / Sus hermanos la compraron ese verano.
  • Objeto indirecto. Es el elemento que indica al receptor de una determinada acción y suele reconocerse porque va antecedido por la preposición “a” y “para” y puede ser reemplazado por “le” o “les”. Por ejemplo: Él dio a sus hijos una lección de vida / Él les dio una lección de vida.
  • Complemento agente. Es el elemento que se utiliza en la voz pasiva para aludir a aquel que lleva adelante la acción. Suele reconocerse porque va encabezado por las preposiciones “por” o “de”. Por ejemplo: El terreno fue vendido por uno de los dueños del restaurante.
  • Complemento circunstancial. Es el elemento que da información acerca del tiempo, el lugar, la cantidad, el modo, la causa, la finalidad, entre otros, en los que se desarrolla la acción. Por ejemplo: Nos encontraremos a las tres de la tarde en la plaza de la Constitución.

Puntuación de una oración

oración
En la mitad de la estructura de la oración no puede haber un punto.

Toda oración escrita comienza con una palabra que se escribe con la primera letra en mayúscula y finaliza con un punto. Este punto puede ser punto aparte (cierra un párrafo), punto seguido (continúa el mismo párrafo) o punto final (cierra un texto).

En la mitad de la estructura de la oración no puede haber un punto, pero sí puede que se encuentre una coma o un punto y coma.

Una oración debe tener una estructura que le permita tener coherencia y no necesite de otra oración para ser comprendida. Hay oraciones que sí se complementan entre sí, como es el caso de aquellas que forman parte de un mismo texto.

Sigue con: Recursos literarios

Referencias:

¿Cómo citar?

"Oración". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/oracion/. Última edición: 23 enero, 2023. Consultado: 26 febrero, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 23 enero, 2023
Fecha de publicación: 7 septiembre, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)