Sistema óseo

Te explicamos qué es el sistema óseo y cuáles son sus funciones principales. Además, sus características y los tipos de huesos que lo conforman.

Sistema óseo
El sistema óseo está constituido por unos 206 huesos.

¿Qué es el sistema óseo?

El sistema óseo o sistema esquelético es una compleja y resistente estructura, formada por diferentes tipos de huesos, que constituye el esqueleto del ser humano. Sus funciones principales son: dar sostén al organismo y protección esencial a los órganos internos. Junto con el sistema muscular y las articulaciones conforman el aparato locomotor del cuerpo humano.

El sistema óseo está constituido por unos 206 huesos de distinta forma y tamaño, todos endurecidos a partir de la acumulación de calcio y otros elementos en un proceso llamado mineralización. Esto los convierte en piezas rígidas y resistentes, que se unen por medio de cartílagos que son tejidos bastante fuertes, pero elástico a la vez.

En el sistema óseo se combinan las células vivas (llamadas osteocitos) encargadas de generar sustancias vitales para el crecimiento y la reproducción, junto con materiales inertes (sales de calcio y de fósforo) que le otorgan su constitución y su fortaleza.

Esqueleto humano

El sistema óseo abarca la totalidad de los huesos del cuerpo, alrededor de 206 sin contar los dientes, y representa un 12 % del peso total del organismo.

Entre los huesos existe una masa de cartílagos, tendones y ligamentos que sirven de cojín para evitar que se rocen entre sí, y para que pueda articularse el esqueleto. Además, están recubiertos de musculatura que los protege y permite el movimiento del organismo.

Evolución del sistema óseo

El esqueleto es un elemento distintivo de los animales vertebrados, que tiene la capacidad de brindar sostén y formar un endoesqueleto, constituido por una columna vertebral que protege la médula y el tejido nervioso central.

Los animales vertebrados se diferencian de otros animales que no presentan esqueleto o lo presentan fuera del cuerpo, como el exoesqueleto de los insectos (un caparazón de quitina).

Funciones del sistema óseo

Sistema óseo
Los huesos, junto con los músculos y cartílagos, permiten el desplazamiento del cuerpo.

Entre las principales funciones del esqueleto se destacan las siguientes:

  • Sostén. Es la función del esqueleto de mantener al cuerpo erguido y contener diversos tejidos.
  • Protección. Es la función del esqueleto de actuar como coraza, a través de los huesos endurecidos que permiten aislar a ciertos órganos delicados o sectores vitales del organismo, como el cerebro, los pulmones y el corazón.
  • Movimiento. Es la función del esqueleto que da la capacidad de desplazamiento del ser, debido a que el sistema óseo forma un conjunto de partes rígidas y duras, junto con los cartílagos, las articulaciones y los músculos.
  • Almacenamiento de minerales. Es la función del esqueleto de para conservar minerales que contribuyen a mantener su rigidez y, además, es destinada para compensar el suministro de sales para los músculos y los nervios.
  • Almacenamiento de grasas. Es la función del esqueleto de conservar algunas grasas que son utilizadas como reserva potencial de energética para el organismo, por ejemplo: la que se almacena en la médula ósea.
  • Producción de hematocitos. Es la función del esqueleto, en particular de la médula ósea, de segregar glóbulos rojos necesarios para la sangre del organismo debido a que tienen la capacidad de transportar oxígeno y diversas enzimas.

Partes del sistema óseo

El sistema óseo comprende dos conjuntos de huesos diferenciados:

  • El esqueleto axial. Es un conjunto de huesos distribuidos cerca del eje del cuerpo (de ahí su nombre: axis significa “eje” en latín) y que cumplen las funciones de sostén y protección de los órganos vitales.
  • El esqueleto apendicular. Es un conjunto de huesos que conforman los apéndices, es decir, de las extremidades o partes anexas al eje del cuerpo, como la cabeza, los brazos y las piernas.

Tipos de huesos

Los huesos suelen clasificarse en base a su forma, de la siguiente manera:

  • Huesos largos. Huesos cilíndricos, alargados y rectos, con dos extremos (epífisis), como el fémur.
  • Huesos cortos. Huesos pequeños y achatados, más o menos cilíndricos, como los ubicados en el carpo (muñeca).
  • Huesos planos. Protegen las partes blandas del cuerpo, sobre todo las superficies extensas, como el cráneo.
  • Huesos sesamoideos. Huesos pequeños ubicados en las articulaciones, que cumplen el rol de incrementar la palanca ósea y permitir el movimiento, como la rótula.
  • Huesos irregulares. No tienen una forma definida que los asemeje a los anteriores.

Principales huesos del esqueleto

sistema óseo
El cráneo es el hueso más duro del cuerpo.

Entre los numerosos huesos del esqueleto se destacan los siguientes:

  • Cráneo. Es el hueso más duro del cuerpo humano y que protege el órgano más vital de todos: el cerebro.
  • Costillas. Son huesos que se extiende en pares simétricos en el torso y conforman la caja toráxica que protege a los pulmones y el corazón. .
  • Cúbito y radio. Son los principales huesos de los antebrazos que se extienden a la par y que conectan los huesos de la mano con los del brazo.
  • Húmero. Es el hueso principal del brazo que conecta los huesos del antebrazo con los del hombro.
  • Columna vertebral. Es una serie de huesos o vértebras que se extiende en la espalda desde la nuca hasta la pelvis. Cumple la función de proteger la médula espinal que es el principal cauce del sistema nervioso del organismo.
  • Pelvis. Es el principal hueso de la cadera y uno de los más grandes del cuerpo, que conecta la columna vertebra con los huesos de las piernas.
  • Fémur. Es el hueso de la parte superior de la pierna y es el más largo del cuerpo.
  • Tibia y peroné. Son huesos que se extienden a la par en la parte inferior de la pierna. Conectan el fémur con los huesos del pie.

Partes del hueso

médula ósea
La médula ósea genera glóbulos rojos y plaquetas.

Los huesos se componen de las siguientes partes:

  • Cartílago. Es un tejido flexible que recubre la parte externa de la unión entre los huesos, para evitar que los huesos se rocen entre sí y que se articulen.
  • Hueso esponjoso. Es la parte interna de los huesos, que se asemeja al aspecto de una esponja por sus orificios, y contiene la médula ósea.
  • Médula ósea. Es la sustancia interna de los huesos que cumple diversas funciones hematopoyéticas, es decir, de producción de glóbulos rojos y plaquetas para ser destinados a la sangre del organismo.
  • Hueso compacto. Es la parte externa, y la más rígida y dura, del hueso. Es de aspecto blanquecino debido a su formación de minerales a partir del calcio.
  • Periostio. Es una membrana densa y delgada, que contiene nervios y vasos sanguíneos, y que recubre la superficie de los huesos. Cumple la función de nutrir al esqueleto.

Cuidado de los huesos

Los huesos pueden sufrir deterioro por el paso del tiempo y enfermedades relacionadas con la pérdida de su dureza (osteoporosis) por descalcificación progresiva, o por el daño (autoinmune o no) a las articulaciones que ocasiona torceduras (ecoliosis o lordosis).

A partir del período de adultez es necesario realizar consultas médicas y chequeos regulares para mantener la salud del sistema óseo. Además, la actividad física es clave para preservar los huesos saludables, fortalecer los músculos y mantener el equilibrio del organismo.

Referencias

¿Cómo citar?

"Sistema óseo". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Enciclopedia Humanidades. Disponible en: https://humanidades.com/sistema-oseo/. Última edición: 30 abril, 2023. Consultado: 22 abril, 2024.

Sobre el autor

Fecha de actualización: 30 abril, 2023
Fecha de publicación: 30 julio, 2018

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Muchas gracias por visitarnos :)